Luis Jiménez: “La Naturopatía cuenta con amplio respaldo popular”

 

Elegido recientemente presidente de la Federación Española de Asociaciones Profesionales de Naturópatas (FENACO), Luis Jiménez García se ha marcado como objetivo prioritario lograr la reunificación del sector y luchar para que se regule académica y profesionalmente la Naturopatía. Que no se oficialice su enseñanza y su ejercicio profesional cuando hay miles de terapeutas que la practican y gozan de amplio respaldo popular es un auténtico sinsentido.

El reconocimiento oficial de que va a regularse pronto en España la anormal situación jurídica de las llamadas medicinas alternativas o complementarias y de quienes las practican es sin duda una buena noticia. Que esa regulación responda al sentido común y no se trate de otro parche para contentar a la industria farmacéutica y al colectivo médico alopático es otro cantar. Estaremos a la expectativa en la revista. En todo caso, hemos querido conocer la opinión al respecto de uno de los colectivos más importantes afectados por este nuevo marco jurídico que va a nacer, FENACO, entidad que agrupa a buena parte de los naturópatas españoles. Su recién elegido presidente, Luis Jiménez, nos lo contó durante una visita a nuestra redacción.

-Parece que existe por fin intención de regular la Naturopatía. ¿Cual es la posición de FENACO e ese respecto?

-En primer lugar nos gustaría transmitir, tanto a los medios de comunicación como a los ciudadanos, el concepto de Naturopatía. Y lograr que la gente identifique claramente a quienes practicamos esta rama de la salud como profesionales sanitarios con un campo de actuación bien delimitado que nos diferencia claramente de otros colectivos que desarrollan otras actividades en el ámbito de la salud. A partir de ahí queremos mantener un diálogo abierto con los demás colectivos y, especialmente, con los ministerios de Sanidad y Educación para definir el marco académico más adecuado que faculte el ejercicio profesional de la Naturopatía en el futuro. No es aceptable que una profesión como la nuestra, reconocida oficialmente en diversos países europeos, recogida en España dentro del marco legislativo vigente, existente desde hace décadas y cuyos profesionales atienden las necesidades de miles de ciudadanos que demandan nuestros servicios siga sin aceptarse y reconocerse oficialmente. No es de recibo que los naturópatas trabajemos aún de forma alegal –que no ilegal- porque desde los distintos gobiernos no se ha querido afrontar la realidad social de la Naturopatía, disciplina quecuenta con un amplio respaldo popular.

A estas alturas, ¿usted cree que la sociedad desconoce lo que es un naturópata?

Desgraciadamente creo que no sólo existe desconocimiento y confusión entre los ciudadanos sino en otros colectivos sanitarios. En ocasiones me ha sorprendido encontrar un gran vacío en cuanto al planteamiento de la salud desde los métodos naturales debido a la excesiva tecnificación en las ciencias de la salud por parte de la Administración. Por eso FENACO ha iniciado una campaña de difusión con la intención de mostrar el carácter científico de la Naturopatía, su filosofía y praxis, de acuerdo al paradigma de salud en el que está inmersa. Con ello esperamos que el desconocimiento existente en la actualidad sobre esta disciplina termine y dé paso a un espacio de convivencia y cooperación multidisciplinar que nos permita integrarnos entre los distintos colectivos sanitarios que buscan potenciar la salud y la calidad de vida de los españoles. Así podrán éstos disfrutar de un abanico de posibilidades sanitarias más amplio beneficiándose de todos los conocimientos existentes para el cuidado y el bienestar humanos.¿Tan difícil es crear un marco regulador que otorgue a los ciudadanos la garantía de disfrutar libremente de los servicios profesionales de los naturópatas de acuerdo a su propio criterio? Existe libertad de credo, de ideología, de prensa… ¿Qué pasa con la salud?

¿Cómo define usted entonces a un naturópata?

Según la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), naturópata es el practicante de la Medicina Tradicional, En 1987 también la Organización Internacional del Trabajo (OIT) recogió al naturópata en la clasificación internacional de ocupaciones definiéndolo como “practicante de las medicinas tradicionales”. A ello añadiré que un naturópata es un ser humano que tiene como principio fundamental de su vida profesional la potenciación de la salud de los ciudadanos a través de métodos naturales y contempla a la persona como un ser integrado que vive y se desarrolla en un contexto especifico, mostrando su realidad vital a través de sus emociones, pensamientos y manifestaciones fisiológicas. Desde esta perspectiva, el naturópata potencia la salud en todos los ámbitos expresivos de ese ser a través de métodos naturales. Porque, como dijo Maslow, “los humanos somos seres cosmogénicamente trascendentes”.

Habla usted de métodos naturales, de Medicina Tradicional, de “educar en la salud”. ¿Qué significa esto realmente?

-La naturaleza ha desplegado en el planeta Tierra una serie de elementos y fuerzas que mantienen el equilibrio de su propia existencia. El ser humano, como elemento más desarrollado de la propia creación natural, tras la observación consciente, puede trasladar este conocimiento a un ámbito concreto para utilizarlo teniendo como modelo a la propia naturaleza. Así, podemos hablar del agua, del sol, del aire, de la tierra, del puente entre las radiaciones y el ser humano (mundo vegetal), de la propia consciencia humana a través de las manos, de la palabra, el sonido, la música, el color, de la adaptación al medio con la intención de mantener el equilibrio y vivir en armonía con la naturaleza, etc. Todas ellas fuentes naturales de equilibrio y bienestar por formar parte y ser los pilares de la armonía terrestre. El naturópata, por tanto, a través de los agentes naturales y su conocimiento en este campo, acompañará a la persona que le visita con la intención de que no sólo recobre el equilibrio en este sentido sino de que desarrolle su autogestión para vivir desde la cultura de la salud. Es decir, el naturópata educa para que cada ciudadano se haga responsable de su calidad de vida desarrollando en él la capacidad de vivir en armonía con la naturaleza. No quiero que se confundan y crean que en este caso estoy hablando de vivir en el campo; esto, aunque beneficioso en ocasiones, no es imprescindible ya que la armonía con la naturaleza nace en el acto de reconocernos como parte de la propia naturaleza y vivir en consecuencia.

En España no existe aún título académico oficialmente reconocido en Naturopatía. Sin embargo, usted habla de un conocimiento de carácter facultativo en el campo de aplicación de los métodos naturales. ¿Cómo se obtiene ese conocimiento en nuestro país?

-Existen en España desde hace setenta y ocho años Escuelas de Naturopatía donde se estudian las materias que la dan sentido y otras disciplinas tradicionales que configuran el cuerpo de doctrina para el ejercicio profesional de un practicante de los métodos naturales de salud. Sin embargo, en el Reino Unido existe el grado de Doctor en Naturopatía desde la década de los años 20 del siglo pasado cuyo representante en España fue nuestro presidente y fundador D.Diego Prieto Bueno, la persona que difundió los estudios de Naturopatía junto al gran estudioso de la materia y doctor en farmacia D. José Artiga. En Alemania existe también legalmente la figura del heilpraktiker que se forma en centros privados y accede posteriormente a un diploma otorgado por el Estado a través de un examen corporativo. En la actualidad, FENACO vela por la formación de los futuros naturópatas y en este sentido ha desarrollado, a través de su vicepresidencia de Formación y Didáctica, un plan de actuación dentro del sistema nacional de acreditación denominado POGSEN (Plan de Ordenación General del Sistema Educativo en Naturopatía) con el que distingue a las escuelas asociadas que imparten los contenidos propuestos por FENACO en su plan de estudios con una carga crediticia paralela a los titulados superiores del espacio europeo (Declaración de Bolonia, 1999). Las diferentes áreas de la Naturopatía se van sumando posteriormente a los tres años de estudio (en un perfil similar a las especialidades o cursos de postgrado o másters) después de haber obtenido la cualificación oportuna de acuerdo a los contenidos estudiados. Así, nos podemos encontrar con profesionales que, tras la obtención del DAP (Documento Acreditativo Profesional) que le permite acceder a FENACO continúan con su formación hasta alcanzar una especialización especifica dentro del amplio espectro de los Métodos Naturales de Salud. Esto, sin contar la formación continuada y todos los eventos nacionales e internacionales que aglutinan a profesionales de todos los países para compartir la última hora de los descubrimientos en materia natural.

¿Han mantenido ustedes como FENACO contactos con la Administración para formalizar su situaciónprofesional y que los ciudadanos podamos acceder a los servicios de un naturópata con total garantía?

-Desde el año 1984 en que FENACO queda inscrita en el Ministerio de Trabajo, Sanidad y Consumo como entidad profesional de derecho común hemos venido desarrollando diversas propuestas tanto con el Ministerio de Sanidad como con el de Educación. Y desde el pasado 4 de mayo, fecha en que asumió el cargo la nueva junta directiva de FENACO, hemos mantenido diversas reuniones con el Ministerio de Sanidad y Consumo, concretamente con el Subsecretario General de Ordenación Profesional, Marc Soler, y con la Jefa de dicho servicio,Berta Sanchís. Y debo decir que la atención y sensibilidad mostradas por esos representantes del Ministerio nos produjo una gran satisfacción ya que nos transmitieron su intención de proceder a la petición de una formación reglada conjuntamente con el Ministerio de Educación para el ejercicio profesional en el ámbito de Sanidad. Así mismo, hemos presentado ante el Congreso de los Diputados una serie de enmiendas al articulado de la LOPS (Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias) a través del Partido Andalucista y su diputado D. José Núñez que serán presentadas en septiembre por el portavoz del grupo mixto con la intención de regular la profesión a través de la aprobación de la citada ley. En ese sentido hemos obtenido el apoyo de otros colectivos así como de diversas formaciones políticas que desean que en España, como marca la directriz del Parlamento Europeo, se regulen los métodos naturales de salud para gozar de una Sanidad integrada como modelo de futuro que reporte bienestar y calidad de vida a los ciudadanos europeos, tal como recoge el Informe Lanoye-Collins publicado por la OMS en 1997 con el título “Horizonte de la Medicina Tradicional 2002-2005”.

En tal sentido trabajamos también nosotros desde hace años. Lo demuestra la creación de la Unión Europea de Naturopatía cuyos estatutos fueron registrados en Bruselas y están hoy respaldados por las federaciones profesionales fundadoras de Alemania –Deutscher Heilpraktiker Verband (DHV)-, Francia –Fédération Francaise de Naturopathie (FENAHMAN)-, Portugal –Federaçáo Nacional de Medicinas Alternativas Naturais (FENAMAN)-, Italia –Federazione Nazionale Naturopati Heilpraktiker Professonisti (FNNHP)-, Bélgica –Union des Naturopathes de Belgique (U.N.B.)– y España –Federación Española de Asociaciones Profesionales de Naturópatas (FENACO)-, una de cuyas misiones es transmitir a los europarlamentarios las inquietudes de nuestro sector en Europa y agilizar las actuaciones que han de realizarse para adaptarse en cada país a las directrices del proyecto Europeo y a la OMS en materia de Salud Natural.

-Hasta ahora estamos hablando de la figura del naturópata. Sin embargo, el ámbito de los métodos naturales de salud engloba también a los elaboradores de productos naturales y a los empresarios de productos dietéticos y fitoterapéuticos.  ¿Cuál es la postura de FENACO ante estos colectivos?

-Desde que iniciamos nuestra andadura hace ahora cuatro meses hemos mantenido reuniones con todas las organizaciones del sector con la idea de fomentar la unidad. Le puedo decir que en breve se presentará ante los medios de comunicación la Mesa de Unidad de la Naturopatía que englobará a diversas organizaciones que aun existen en España y más tarde se fundará la Mesa Unitaria del Sector, representada por los tres grandes grupos mencionados que unificarán sus recursos para presentar ideas que dinamicen al colectivo en todas sus áreas. Este proyecto ha sido muy bien acogido por todas las entidades ya que potenciará la comunicación entre las diversas áreas de la salud natural facilitando la creatividad hacia una mejora constante en los contenidos de los que nos nutrimos todos los miembros de esta gran familia. Las primeras acciones conjuntas aunarán esfuerzos en una misma dirección para la presentación social y ministerial de un colectivo cada vez más consciente de su identidad y que se reconoce como necesario para el buen funcionamiento de la salud natural en España. Realmente es imprescindible que la sociedad comprenda la labor que realizan miles de ciudadanos a diario para mantener vivo un sector que existe desde hace cientos de años en todo el mundo y que en España supone una riqueza de aproximadamente un billón de pesetas anuales que se movilizan en las actividades del sector. Sólo pedimos que nos dejen “en paz”, que nos dejen trabajar en paz, que nos dejen hacer lo que sabemos hacer y todos nos beneficiaremos; especialmente los ciudadanos que verán ampliado el panorama sobre el que elegir. En una sociedad multidisciplinar se busca la suma de las partes, no la segregación o la marginación de algunos. Estamos dispuestos a presentar todos los detalles que sean necesarios para que se atiendan nuestras peticiones, para dialogar desde el respeto. Tenemos mucho que decir, mucho que aportar, contamos con soluciones naturales para muchos de los “caos” cotidianos de nuestra sociedad actual. Nuestras propuestas son cooperativas, integradoras, complementarias. Es pues incomprensible el muro que han puesto algunos ante este colectivo desde hace años (quiero creer que es por desinformación) y parece mentira que en la sociedad del siglo XXI, donde la comunicación en tiempo real es la reina, todavía tengamos que recurrir al proceso lento, desalentador y decimonónico de los comités y estudios que se eternizan por los siglos de los siglos. Espero de corazón que esté cambiando algo ya que detrás de cualquier sigla existe un ser humano y éste comprenderá el papel tan importante que representa en este momento de integración mundial. Estamos abocados a entendernos y vivir en armonía en todas las áreas de la expresión humana. Hablamos de “pueblo mundial”, de “familia humana”, de globalización, respeto, derechos humanos y un largo etcétera de conceptos que muestran el principio de integración que el colectivo humano está logrando. Por tanto, deseo -y quiero creer- que las buenas palabras que hemos recibido en estos primeros contactos se traducirán antes de fin de año en una realidad que nos permita a todos disfrutar de este avance.

Jorge Palafox
 

Este reportaje aparece en
53
Septiembre 2003
Ver número