Cómo tratar la psoriasis y los eczemas

La psoriasis y los eczemas tienen difícil tratamiento en el ámbito de la medicina convencional. Hasta ahora se trataban fundamentalmente con cremas que contienen corticoides pero acaba de salir una nueva crema con ingredientes naturales que carece de los indeseables efectos secundarios de las mismas. Además, existe un aparato ya conocido por nuestro lectores –el Recuperador Electrónico- con el que se obtienen excelentes resultados en combinación con métodos naturales.

Nuestra piel es un complejo órgano que, entre otras funciones, regula la temperatura corporal, transmite estímulos de dolor o placer y actúa como barrera protectora impidiendo que determinadas sustancias penetren en el organismo, tanto las toxinas como los rayos perjudiciales del sol. Pero además es afectada por el viento, la sequedad ambiental, la mala alimentación, el estrés y los problemas psicológicos y emocionales. Todo lo cual puede favorecer la aparición de enfermedades como la psoriasis y los distintos tipos de dermatitis, patologías que afortunadamente hoy pueden aliviarse gracias al desarrollo de diversas terapias y remedios naturales que superan los efectos secundarios de los tratamientos tradicionales.

PSORIASIS Y DERMATITIS 

La psoriasis está considerada una enfermedad crónica no contagiosa que produce descamación e inflamación y cuyo síntoma más habitual es la aparición en la piel de manchas o placas recubiertas de escamas (células muertas que se desprenden del cuerpo). Suele manifestarse entre los 15 y los 35 años pero también puede darse en niños y personas mayores. Esta enfermedad -que se calcula que afecta a un 2% de la población- no está considerada estrictamente hereditaria a pesar de lo cual sí parece transmitirse cierta predisposición a padecerla ya que un tercio de los afectados tiene antecedentes familiares. Ahora bien, además de esa predisposición genética, la dolencia sólo aparece si se dan otros factores como estrés psicológico, un shock traumático, cambios hormonales, consumo excesivo de alcohol y tabaco o tener sobrepeso, entre otras posibilidades.

La verdad es que se desconoce qué causa la psoriasis y por eso no existe aún un tratamiento estándar aunque distintas medicinas, cremas y terapias pueden eliminar temporalmente los síntomas. Puede desaparecer durante largas temporadas para volver a reaparecer de improviso en los mismos u otros sitios del cuerpo. Eso sí, cada persona afectada tiene su particular psoriasis y lo que le va bien a una puede que no sirva para otra o que sólo sirva alguna vez.

Para tratar los distintos tipos de psoriasis existe pues un amplio abanico de tratamientos. Algunos son efectivos para mucha gente pero ninguno lo es para todo el mundo. Además, la psoriasis requiere constancia en el tratamiento y en muchas ocasiones deben combinarse o alternarse distintas fórmulas.

LAS DERMATITIS 

Algo parecido ocurre con la dermatitis, una inflamación de las capas superficiales de la piel que se acompaña de ampollas, supuración, costras, descamación y, frecuentemente, picores. Existen varios tipos y sus síntomas pueden aparecer a cualquier edad y en cualquier parte del cuerpo. Y, por cierto, el eczema se relaciona en ocasiones con el asma, enfermedades ambas que se han incrementado dramáticamente en los últimos 20 años sin que los expertos sepan por qué. Se piensa que los cambios en la dieta, la contaminación ambiental y los factores genéticos podrían ser los causantes.
Es todo caso, es en los meses de marzo y abril cuando se agravan o rebrotan las psoriasis y las dermatitis.

NUEVO TRATAMIENTO TÓPICO 

Hasta ahora el eczema y la psoriasis se han tratado tradicionalmente con cremas de corticoides repletas de conservantes con inevitables efectos secundarios perjudiciales como -entre otros- pérdida de grosor y debilitamiento de la piel. Se ha observado que muchos pacientes reaccionan a los conservantes que contienen las cremas corporales en vez de reaccionar a los principios activos, algo que dificulta e incluso impide la mejoría del paciente. Y aunque siguen siendo escasas las alternativas naturales a esas cremas con corticoides o esteroides, las investigaciones llevadas a cabo últimamente por los laboratorios han dado como resultado la comercialización de productos que mitigan -en mayor o menor medida- los síntomas de enfermedades como las descritas. Gracias a lo cual es posible hoy encontrar en el mercado una nueva crema que resulta de la combinación de materiales naturales sin refinar. Además de fitoesteroles extraídos de la semilla de soja, esta nueva fórmula contiene extractos de regaliz y aloe vera (cactus famoso por sus propiedades calmantes y antiinflamatorias), óxido de zinc, cera de abejas y aceite de borraja -que producen una acción calmante antiinflamatoria y protectora contra los agentes irritantes externos- así como ácido hialurónico y aceite de rosas que, combinados con vitamina A, ayudan a mantener la piel elástica e hidratada. Esta alternativa completamente natural limpia y repara la piel del mismo modo que lo hacían las cremas tradicionales pero sin los indeseables efectos secundarios de los corticoides puesto que no los contiene. No obstante, los expertos advierten que patologías como los eczemas o la psoriasis no se curan únicamente con cremas si bien éstas pueden hacer mucho por aliviar su sintomatología y son una alternativa natural excelente.

EL RECUPERADOR ELECTRÓNICO 

No debemos olvidar, en cualquier caso, que el acné, el herpes, la psoriasis y otras enfermedades de la piel han sido tratadas con éxito con el Recuperador Electrónico de Indiba, otra posibilidad terapéutica para el tratamiento de estas patologías (vea el número 22 de la revista). Este aparato -que está suscitando gran interés científico- funciona muy bien cuando se aplica directamente sobre las placas de psoriasis, junto a la crema adecuada para el tipo de piel del paciente en cuestión. Incluso en los casos de psoriasis artrítica -que produce grandes dolores articulares-, el Indiba hace desaparecer los dolores, mejora la circulación y el paciente percibe una sensación de relajación y tranquilidad. En pocos meses se hacen evidentes sus buenos resultados en el tratamiento de patologías de la piel.

En cualquier caso, es importante saber que, se opte por el remedio que se opte, hay que ser constante en el tratamiento y vigilar la dieta ya que una deficiente o desequilibrada alimentación puede ser el origen de problemas de la piel como los expuestos en estas páginas.

LA INFLUENCIA DE LA MENTE Y LAS EMOCIONES 

Aunque se desconocen las causas que provocan estas patologías de la piel –como ya hemos dicho-, parece estar sin embargo claro que el problema no está sólo en ella. Al menos, son cada vez más los especialistas que piensan que tanto el origen de las psoriasis como de las dermatitis está en el interior de la persona.

“El cuerpo humano es sabio y cuando nuestro interior no está en armonía con nosotros mismos da señal de aviso y se manifiesta en nuestro espejo, que es la piel-afirma María Contreras, directora del centro naturópata que lleva su nombre en Barcelona y donde hace mucho tiempo se viene tratando con éxito todo tipo de psoriasis, incluidas las más complicadas y dolorosas-. A fin de cuentas, la piel expresa externamente lo que hay en el interior del cuerpo por lo que todo intento de curación fracasará si no prestamos además más atención a nuestros actos”.

María Contreras nos explicaría a continuación que lo primero que debe hacerse es la historia clínica de los pacientes e interrogarles sobre sus patrones familiares y enfermedades así como saber los tratamientos que ha recibido y está recibiendo. Después hay que animarles psicológicamente porque en muchos casos han tirado la toalla, dándoles además una descripción exhaustiva de su patología ya que la mayoría de los afectados por enfermedades de la piel están desinformados acerca de lo que les ocurre.

Hay que tratar al paciente de forma holística –nos añadiría- porque las manifestaciones de la psoriasis y otras enfermedades de la piel son muy variadas, al igual que la virulencia de sus apariciones. Y está comprobado que las lesiones aumentan o disminuyen según el estado emocional, físico y psíquico del paciente. Es más, pienso sinceramente que la enfermedad es carencia de calma, afecto, coordinación y armonía. La mente influye en el organismo. La angustia, las emociones contenidas, los sentimientos de rechazo, la soledad, la incomprensión y muchas otras pautas de comportamiento negativo tienen un efecto devastador sobre el estado de salud del ser humano”.

En cuanto a los tratamientos que practica, son todos naturales y carecen de contraindicaciones y efectos secundarios.

LA IMPORTANCIA DE LA DIETA 

María Contreras nos explicaría a continuación la primordial función que tiene la dieta en las enfermedades de la piel. “Para poder tratar con éxito los problemas de la piel –aseguraría- es fundamental una correcta alimentación exenta de toxinas y baja en proteínas. Normalmente los productos animales contienen gran cantidad de grasa saturada mientras que los aceites vegetales, los pescados grasos (salmón, caballa, arenque), los frutos secos y las judías son especialmente ricos en grasas insaturadas (de la variedad poliinsaturadas). Luego, el organismo descompone las grasas en ácidos grasos, necesarios para sintetizar sustancias fundamentales para el cuerpo. Sin un adecuado suministro de ácidos, nuestro organismo no funciona. Debemos pues consumir grasas insaturadas moderando el consumo de grasas saturadas. Es además aconsejable consumir alimentos ricos en antioxidantes como frutas, verduras, cereales integrales, semillas, etc., ya que además son una excelente fuente de fibra dietética, fundamental para evitar el estreñimiento. Y es que cuando la comida permanece demasiado tiempo en el intestino se produce una acumulación de toxinas. Por el contrario, su correcta y rápida eliminación es lo que permite mejorar la psoriasis y cualquier enfermedad de la piel.”

Al preguntarle si había que renunciar a algún alimento, María Contreras fue concisa: “Además de eliminar todo alimento con grasa saturada, hay que suprimir las bebidas gaseosas, las de cola, el café, el tabaco, el alcohol, el cerdo, el marisco y los picantes”.

LA PSORIASIS DE UÑAS 

Los pacientes con psoriasis en cara, uñas y manos tienen un problema añadido ya que debido a lo antiestético de su enfermedad sufren rechazo por parte de la sociedad. Además, la psoriasis en las uñas es frecuentemente un síntoma de que existe tendencia a la psoriasis artrítica, una tipología más compleja y dolorosa. María Contreras propone para esos casos un remedio natural pero advierte que, como en todo tratamiento, “la clave del éxito está en la constancia del paciente”. Esta es su receta personal: “Caliente aceite de oliva al baño María. Cuando esté tibio, añada el jugo de medio limón y una cucharadita de miel. Luego sumerja las uñas cinco minutos cada día. El resultado está garantizado. Tengo muchísimos pacientes que tenían las uñas totalmente deterioradas y ahora están sanas. Claro que paralelamente están con tratamientos de fondo puesto que utilizar sólo tratamientos tópicos es incorrecto e insuficiente”.

CÓMO MANTENER EL ECZEMA A RAYA  

En cuanto a cómo mantener el eczema a raya, estos fueron sus consejos:

  1. Haga ejercicio con regularidad: reduce el estrés y la ansiedad que a menudo causan el eczema.
  2. Siga una dieta adecuada e intente descubrir el vínculo entre lo que come y el trastorno de la piel.
  3. Duerma bien y las horas que sean necesarias. La fatiga puede sobrecargar la piel y dificultar la solución de los problemas.
  4. Beba mucha agua y evite estimulantes como la cafeína y el alcohol. El 25% de las personas están bastante deshidratadas lo cual debilita su piel, hace perder energía y provoca cambios de humor.
  5. Aprenda a relajarse y a encontrar tiempo libre para sí mismo todos los días. La piel lo agradecerá.

L. J.

Este reportaje aparece en
27
Abril 2001
Ver número