Las ligaduras de la escritura (IV)

Los rasgos de la escritura reflejan de manera inconsciente nuestra personalidad y nuestros procesos mentales. De ahí que aprender a interpretarla sea una herramienta de autoconocimiento verdaderamente útil. En esta sección intentaremos enseñarle a hacerlo de la manera más sencilla posible. Ojalá lo consigamos.

Terminamos por fin con el bloque que estamos estudiando y para ello veremos cuatro tipos de escritura que presentan carac-terísticas opuestas entre sí. Para empezar, estudiemos lo que llamamos

ESCRITURA MONÓTONA

Es una escritura carente casi por completo de movimiento, con un trazado muy igual, muy rutinario, sin toques perso-nales, poco original; en ocasiones encontramos que la per-sona que escribe así tiende a hacerlo siguiendo la caligra-fía que aprendió en el colegio de forma que su escritura no presenta aportaciones personales.
A nivel psicológico, suele coincidir con personalidades que caen fácilmente en la rutina, en la falta de creatividad, con una evidente falta de originalidad; son personas nada dadas a la sociabilidad. Es muy difícil -por no decir casi imposible- saber lo que piensan, lo que sienten. Son bas-tante impermeables, frías, faltas de sensibilidad y dan una imagen de control y de dominio importante en sus emociones.

 

 

ESCRITURA CON VARIACIONES

Se trata de un tipo de escritura que podríamos definir como opuesta a la anterior. En ella aparecen pequeñas pero armo-niosas variaciones en varios de sus elementos. Así, podemos encontrar pequeños cambios a lo largo del escrito en el ta-maño, la forma, inclinación, etc.. Pero debemos fijarnos en que estos pequeños cambios, en algunos de los elementos de la grafognomía de la escritura, aparecerán sólo de forma ligera y siempre dando al escrito una clara sensación de ritmo, de armonía.

A nivel psicológico, también encontraremos las caracterís-ticas opuestas al caso anterior: estamos ante una persona-lidad con un buen nivel de sensibilidad, con imaginación y capacidad de creación, con originalidad, que se muestra tal como es y sólo si llega al extremo puede caer en ser una persona excesivamente sensible y poco constante.

 

 

ESCRITURA DE TRAZADO EQUILIBRADO, COMPENSADO

Para identificar esta característica de la escritura debe-mos fijarnos en el aspecto de conjunto que produce el cuer-po de escritura completo.

Si damos la vuelta al escrito apreciaremos claramente la impresión de equilibrio que produce la página, la sensación de armonía entre lo escrito y los espacios en blanco.
La mejor forma de entender esto es ver la gráfica corres-pondiente y a ella remito al lector.

A nivel psicológico, las personas que escriben así muestran un buen equilibrio mental, una buena relación entre ellos y su entorno. También podemos decir que estas personas son eficaces en sus trabajos, constantes en sus proyectos y po-seen una notable claridad de pensamiento.

Sólo en el caso de que se llegue a un caso extremo habla-ríamos de una persona con falta de flexibilidad en sus planteamientos.

 

 

ESCRITURA CON DESEQUILIBRIOS

Evidentemente, estamos hablando del caso contrario al ante-riormente descrito: cuando volvemos la página del revés la impresión general del cuerpo de escritura es claramente falta de proporción, falta de equilibrio entre lo escrito y el papel.

A nivel psicológico, este tipo de escritura corresponde a personas con una gran sensibilidad, con una enorme emotivi-dad, normalmente llegando a la falta de equilibrio emocional.

 

 


Mª Jesús Escudero Villanueva
Grafóloga y perito calígrafo

Este reportaje aparece en
27
Abril 2001
Ver número