Las ligaduras de la escritura (II)


Los rasgos de la escritura reflejan de manera inconsciente nuestra personalidad y nuestros procesos mentales. De ahí que aprender a interpretarla sea una herramienta de autoconocimiento verdaderamente útil. En esta sección intentaremos enseñarle a hacerlo de la manera más sencilla posible. Ojalá lo consigamos.

Como es de suponer que el lector que sigue la sección habrá estado practicando en la identificación del tipo de escritura atendiendo al tipo de unión de las letras y las palabras -LIGADAS, AGRUPADAS Y DESLIGADAS, vamos a comentar este mes algunos detalles sobre el grado de unión.

Y empezaremos centrándonos en el estudio de las mayúsculas y su posible unión con la letra siguiente:

CUANDO LA MAYÚSCULA SE UNE A LA MINÚSCULA SIGUIENTE

En primer lugar, debemos considerar que hay algunas mayúsculas cuya unión a la letra siguiente es casi imprescindible para el trazado de la palabra, como suele ser el caso de la letra «C» en la palabra «Cuando».

Si nos encontramos con este tipo de unión no debemos tenerla en cuenta porque es natural y, simplemente, deja fluir de forma espontánea la grafomotricidad dentro de la palabra.

Muy diferente es el caso en que veamos algunas mayúsculas como la «N», la «T», la «F» o la «V» unidas a la minúscula siguiente.

Si nos encontramos ante uno de esos casos ya podemos decir que la escritura presenta ligados entre mayúsculas y la minúscula siguiente. A nivel psicológico, quien así escribe suele ser una persona muy precipitada, demasiado rápida y, en general, poco reflexiva.

 

CUANDO LA MAYÚSCULA SE DESLIGA DE LA LETRA SIGUIENTE

Estamos ante el caso opuesto al anterior: el escritor separa las mayúsculas de la minúscula siguiente, especialmente en los casos en que normalmente deberían aparecer unidas de forma natural. Pensemos, por ejemplo, en la palabra «Cuchara», donde lo natural sería que la mayúscula se uniera a la letra que le sigue. así en el caso de que aparecieran ambas letras separadas, debemos considerar este rasgo como importante.

A nivel psicológico es evidente que nos encontramos ante una persona muy reflexiva, pudiendo a veces llegar a la indecisión.

Veamos ahora otras de las posibles peculiaridades en la unión de las letras:

 

ESCRITURA QUE PRESENTA ROTOS EN EL TRAZADO

En este caso estamos ante una escritura completamente desligada en la que las letras parecen haber sido trazadas en varias etapas de forma que aparecen con aspecto de tener «roturas» en su trazado.

Bien, pues cuando encontremos este tipo de escritura de forma habitual y de predominio claro, además de saber que su autor es una persona con una falta total de seguridad en sí mismo y de decisión, estaría bien que pidiera ayuda profesional a su médico o psicólogo ya que este rasgo grafognómico es compatible con procesos de tipo cardiopulmonar y con ciertos problemas psicológicos.

Debemos tener en cuenta que el cansancio físico puede producir este tipo de escritura y es posible también encontrarla en personas muy ancianas.

Pero no todo es negativo en las personas que tienen esta peculiaridad en su escritura. Debemos saber que se trata también de individuos muy intuitivos, capaces de acertar con la solución de ciertos temas con una velocidad increíble.

 

ESCRITURA CON LIGADOS ALTOS

Se trata de un caso muy llamativo en el aspecto de conjunto de la escritura ya que en estos casos estamos ante una escritura con un claro predominio ligado, tan importante que no sólo es que se unen las letras dentro de la palabra sino que algunas palabras llegan a unirse entre sí por medio de ligaduras en la zona alta de las letras. Se trata de un fenómeno tan sencillo como que el útil de escritura casi no deja de tocar el papel en ningún momento.

A nivel psicológico, suelen ser personas muy extrovertidas, rápidas y ágiles en todos sus procesos psicológicos, y de muy buena memoria.

En el plano negativo, es evidente que si se presenta esta característica en exceso estamos ante personalidades tendentes a hacerse «un lío» por exceso de rapidez intelectual.

Este tipo de escritura también se presenta en ciertos cuadros psicológicos de tipo obsesivo.

 

ESCRITURA REENGANCHADA

Debemos fijarnos muy cuidadosamente antes de decidir que una escritura es reenganchada.

La clave para su identificación es que a primera vista da la impresión de ser una escritura que presenta un trazado continuo, como si fuera ligada; pero si la vemos con más detalle, encontramos que en muchas ocasiones las letras se han trazado por separado y se han unido con «reenganches».

Es normal en niños que aún no dominan bien la escritura así como en personas de mucha edad.

Suele reflejar falta de dominio, de coordinación al usar el útil de escritura. Por otra parte, tras este rasgo puede aparecer un problema psicológico o, simplemente, fatiga física, además de la falta de dominio de la escritura que hemos comentado.

Continuaremos en próximos números viendo otras peculiaridades dentro de este mismo bloque de LIGADOS DE LA ESCRITURA.

 

Mª Jesús Escudero Villanueva

Este reportaje aparece en
25
Febrero 2001
Ver número