Las ligaduras de la escritura


Los rasgos de la escritura reflejan de manera inconsciente nuestra personalidad y nuestros procesos mentales. De ahí que aprender a interpretarla sea una herramienta de autoconocimiento verdaderamente útil. En esta sección intentaremos enseñarle a hacerlo de la manera más sencilla posible. Ojalá lo consigamos.

Comenzamos este mes un nuevo bloque en el que vamos a fijarnos en la forma en que se unen las diferentes letras dentro de la palabra y a lo largo del texto. Vamos a hablar, pues, de las LIGADURAS DE LA ESCRITURA.

ESCRITURAS LIGADAS, DESLIGADAS Y AGRUPADAS

Atendiendo al tipo de unión de las letras y palabras, la escritura puede clasificarse básicamente en tres tipos: ligadas, desligadas y agrupadas. Posteriormente veremos otras peculiaridades que pueden afectar al grado o a la forma de esa unión.

ESCRITURA LIGADA

A nivel grafognómico este tipo de escritura es fácilmente identificable porque todas o casi todas sus letras aparecen ligadas en un trazado continuo, sin interrupciones; en todo caso, el útil de escritura sólo se levanta del papel para aquellos trazos imprescindibles como las tildes de las “ñ” o las barras de las “t”.

En cuanto a la Grafotecnia, es decir, a la equivalencia psicológica de este rasgo, estamos ante una persona con un claro predominio de la lógica en sus procesos mentales.
Suelen ser personas con buena capacidad para contactar con los demás, con buen nivel de sociabilidad; además, es típico que posean una gran memoria.

En casos extremos -y en sentido negativo- podemos encontrar la escritura ligada en personas con gran tendencia a la rutina, individuos que no son capaces de crear o de tener ideas propias sino únicamente de seguir las directrices marcadas de un modo un tanto automático y monótono.

 

ESCRITURA DESLIGADA

Se trata del caso totalmente opuesto a la escritura anterior: en este tipo de escritura las letras aparecen totalmente separadas entre sí dentro de la palabra.
A nivel psicológico también es fácil deducir que nos encontramos con la cara opuesta de la moneda respecto al bloque anterior: estamos ante una escritura típica de personas introvertidas a las que les encanta mantener su vida interior muy en privado, poco dadas a la comunicación.

Son personas muy reflexivas y en ocasiones aparece este tipo de grafía en personas dadas a la creación, a inventar o idear cosas; el problema es que sus creaciones difícilmente pasan a ser reales, suelen más bien quedarse en el plano de lo ideal.

 

ESCRITURA AGRUPADA

En este tipo de grafía las letras aparecen asociadas formando pequeños grupos dentro de la palabra, dando un aspecto armónico al cuerpo de escritura.
A nivel psicológico, hay que decir una vez más que en el punto medio está el equilibrio: estamos ante un tipo de escritura que evita los extremos de la muy ligada o la totalmente desligada.

A nivel psicológico, esta escritura es característica de quienes poseen un buen equilibrio entre la intuición (propia de la escritura desligada) y la lógica (típica de la escritura ligada).

Suelen ser personas capaces de tener un buen nivel de creación y pensamiento pero a la vez capaces de llevar sus ideas a la práctica, al plano material.
Se trata, asimismo, de personas sociables que saben en un momento dado adaptarse a los acontecimientos si la situación lo requiere, evitando posturas rígidas.

Quiero terminar este primer bloque sobre la unión de las letras recalcando que lo importante para decidir si una escritura es ligada, agrupada o desligada es fijarse en la impresión de conjunto que presenta el texto, ver qué tipo de escritura predomina claramente.

 

Este reportaje aparece en
24
Enero 2001
Ver número