La Psico Respiración Trascendente

Médico Naturista boliviano, Raúl Antezana Saravia -de 54 años- es el creador de una novedosa terapia integral denominada Psico Respiración Trascendente que no es sino el resultado de la fusión esencial de diferentes técnicas: Respiración Holotrópica, Terapia Regresiva, Rebirthing, Yoga Nidra, Programación Neurolinguística (PNL), Iridiología Psicosomática, Homeopatía… Un método terapéutico que intenta enseñar a desprogramar la mente a través de los estados no ordinarios de conciencia de todo aquello que signifique un conflicto y un trauma psicológico y a reprogramarla con el objetivo de movilizar los mecanismos naturales de curación de la persona. Tal fue la entrevista que mantuvimos con él durante su reciente visita a España.

-¿Qué es la Psico Respiración Trascendente?

-Es un proceso terapéutico cuyo objetivo es acceder a la mente subconsciente a fin de hacer aflorar los diversos traumas, conflictos o bloqueos que la persona ha ido almacenando a lo largo de su existencia y que producen alteraciones de salud, bien a nivel físico, bien a nivel psicológico. Porque con la Psico Respiración Trascendente se pueden tratar esos traumas. ¿Cómo? Pues con ayuda de distintas técnicas como la respiración intensa que es terapéutica, la terapia regresiva, la limpieza de contenidos psicológicos y emocionales y, finalmente, una reprogramación que permita al paciente adoptar nuevas actitudes y comportamientos. Ello permite a la persona vivir una vida más real y expresar su verdadero ser en lugar de estar movido constantemente por creencias, deseos y patrones inconscientes.

-Es decir, que si he entendido bien lo que usted propone en realidad es la aplicación de técnicas terapéuticas ya conocidas pero de una manera integral…

-Exacto. Verá, mis primeras experiencias en el ámbito de la Medicina no convencional llegaron con la creación en 1973 del Instituto Boliviano de Yoga. Allí comencé a formarme en diferentes terapias complementarias si bien trabajando fundamentalmente en dos líneas: la Medicina Natural y el Yoga. Después tuve la oportunidad de conocer el trabajo de Ronald Hubbard –el fundador de Dianética– y vi que esa técnica es muy parecida a otra que yo ya aplicaba: el Yoga Nidra. Así que me especialicé en Yoga-Nidra, una terapia yóguica focalizada en la “limpieza psíquica”. Más adelante completé mi formación con técnicas de Terapia Regresiva, Respiración Holotrópica, Rebirthing, Programación Neurolingüística… Y con todo ello fui dando forma a una terapia global y sistematizada que integraba lo mejor de cada uno de los métodos terapéuticos que había estudiado y practicado.

¿Cómo se planteó hacer esa labor de síntesis?

Porque me di cuenta de que todas esas escuelas habían descubierto líneas de trabajo muy interesantes que tenían algo de genial pero, a su vez, carecían de lo que las demás aportaban. Así que lo primero que hice fue ver qué le faltaba a cada una de esas terapias, en qué fallaba. Por ejemplo, en el Rebirthing se trabaja fundamentalmente con la respiración y gracias a ella la persona remueve “cosas” dentro… pero no sabe lo que está removiendo ni cómo trabajarlo (in situ); por tanto, le resulta difícil superarlo. Es decir, el Rebirthing permite llevar al paciente a estados alterados de conciencia… pero sin las ventajas de la Terapia Regresiva. En el Rebirthing obviamente, las afirmaciones de Leonard Orr son enormemente útiles pero mi experiencia es que si se incorporan dentro de una sesión en la que el paciente ha llegado a un estado alterado de conciencia mediante la respiración la mente profunda está mucho más abierta y así los decretos o afirmaciones tienen un impacto mucho mayor. La respiración yóguica, por su parte, lleva también a la persona a estados alterados de conciencia pero tampoco se reviven los hechos y, por tanto, no hay descarga psíquica ni emocional y, si existe, es inconsciente. Y tampoco existe la fase de limpieza psíquica y autorreprogramación para erradicar el daño y salir de su problemática.

Las técnicas mentales de Dianética, en cambio, no llevan al paciente a estados alterados de conciencia y sí le inducen a estados regresivos con lo que se llega a la descarga y a la catarsis del contenido psíquico, emocional y sentimental del conflicto o trauma pero, sin embargo, no permite la limpieza psíquica (identificación de los componentes de un trauma o conflicto) ni tampoco se efectúa una autorreprogramación.

En cuanto a la Programación Neurolingüística coloca al ego dentro de esquemas y parámetros mentales en los que puede manejarse la situación pero no tiene la acción terapéutica de los estados alterados de conciencia, la regresión o la limpieza psíquica y emocional.

En suma, cada técnica tiene puntos a favor pero también carencias por lo que aplicando sólo una de ellas la persona tratada se queda a medias. Bueno, pues he comprobado que sintetizándolas todas se puede llegar al núcleo del problema, desmenuzarlo, disolverlo y superarlo. En eso consiste la Psico Respiración Trascendente. Y le aseguro que con ella se consiguen acortar notablemente los plazos de sanación. Se trata de una terapia holística, sincretismo de otras muchas terapias, que la hace eficaz y completa, y mediante la cual se busca movilizar los mecanismos naturales de curación del propio paciente.

-Pero, ¿cómo llega a diagnosticar la causa del problema de un paciente? Y cómo sabe la técnica a aplicar en cada caso? ¿O el protocolo implica aplicar todas las terapias que integra la Psico Respiración Trascendente en todos los casos?

-La Psico Respiración Trascendente es un sistema integrado. Mire, cuando una persona enferma viene a la consulta en realidad está buscando orientación en su vida. No sabe de dónde proviene su enfermedad y lo único que busca es curarse. De ahí que sea tan importante interpretar bien lo que le sucede y anotar todos sus síntomas además de apoyarse en otras técnicas de diagnóstico para saber qué órganos están afectados, tanto mediante análisis convencionales como con métodos complementarios como la Iridología o la Reflexología (auricular, palmar y plantar). Eso nos permite tener un diagnóstico psicosomático que refleje de forma global el problema del paciente. A partir de ahí habrá que plantear un tratamiento completamente personalizado ya que no podemos olvidar que el mismo síntoma puede reflejar problemas distintos en cada persona.

Tenemos así un mapa de la persona que nos indicará cómo trabajar con ella. Luego, una vez que el paciente entre en estado alterado de conciencia a través de la respiración intensa, aparecerán en el cuerpo los somáticos y comprobaremos que los síntomas están relacionados con las emociones: miedo, angustia, ansiedad, depresión, o con determinados conflicto y traumas fácilmente identificados por la enfermedad o síntoma…

¿Cómo induce a sus pacientes el estado alterado de conciencia?

-Mediante respiración yóguica. Sabemos que cuando el nivel de oxígeno en el cerebro aumenta los neurotransmisores se activan y se segrega un torrente de hormonas endógenas –es decir, fabricadas por nuestro propio organismo- que se distribuyen por todo el cuerpo: dopamina, serotonina, ocitocina… Drogas naturales todas ellas que se asocian con estados de felicidad y plenitud. Y esa situación lleva al paciente a un estado alterado de conciencia que permite abrir la puerta de su subconsciente, de su mente profunda, haciendo que el consciente se haga a un lado. Una situación que permite, sin perder la consciencia, revivenciar varias veces los hechos traumáticos del pasado hasta eliminar el contenido psíquico, emocional o sentimental negativo que provocaron la enfermedad. Por ejemplo, formulando preguntas como “¿Por qué papá no estuvo presente durante mi nacimiento? ¿Cómo me afectó esa situación? ¿Por qué mi mamá no me recibió con cariño? ¿Cómo reaccioné y reacciono hoy ante esta situación? ¿Qué me provoca?” La ventaja es que en ese estado el paciente observa los hechos de forma no racional, como un espectador externo ajeno a ellos. Y ello le permite vivenciarlos, emocionalizarlos y sentimentalizarlos tal cual sucedieron en el momento en que se provocó el trauma o conflicto y al comprenderlos dejen de hacerle daño. Se trata de que conozca todos los posibles elementos que tienen relación con su malestar: abandono, sufrimiento, dolor, soledad, desamor, etc. De hecho, la parte más importante de la Psico Respiración Trascendente es el reconocimiento de los elementos del problema porque con ello el paciente toma consciencia de que es un ser autónomo e individual al igual que los demás y que cada persona tiene su forma de sentir y pensar. Debe entender, en suma, que su salud física y psicológica no puede seguir afectada por hechos y programaciones del pasado.

El último paso es la auto-reprogramación. Y para ello utilizamos algunas técnicas de la Programación Neurolingüística. Se trata de que el paciente se autoafirme reconociéndose y verbalizando lo que siente (en una visión real de sí mismo). El terapeuta en este caso simplemente debe orientarle a fin de que las frases no expresen un deseo sino una afirmación, una realidad. Asimismo hay que cuidar de que las palabras no expresen una obligación como “Tengo que..” o “Debería…”;es decir, uno no debe decir “Tengo que ser valiente ” sino”Soy valiente”.

¿La respiración yóguica tiene similitud con la Respiración Holotrópica de Stanislav Groff?

-Se basan en los mismos principios pero yo utilizo la respiración yóguica porque permite aumentar más el nivel de oxígeno en el cerebro. Lo normal es respirar 15 veces por minuto y con ella la frecuencia aumenta hasta 30, 60 e, incluso, más veces. La idea es absorber la mayor cantidad de aire que se pueda en cada inspiración y soltarlo muy rápidamente ya que ello produce una sobrecarga de oxígeno y provoca lo que se conoce como tetania, algo que asusta a las personas pero que no es más que la manifestación de un miedo. Y es que el miedo es paralizante, contracturante. Sin embargo, cuando se supera ese miedo la tetania desaparece y uno comienza a relajarse.

¿Y no hay peligro de que esas alteraciones respiratorias causen lesiones cerebrales?

-No, no hay peligro. Lo que pasa es que a veces la persona no puede superar el miedo y entonces hay que averiguar cuál es ese miedo y su causa emocional. En una ocasión Leonard Orr, “padre” del Rebirthing, mantuvo durante un curso a una persona con tetania durante horas y cuando le preguntaron qué podía hacerse para ayudarla se limitó a responder: “Que respire de forma más suave cada vez. Se le pasará en cuanto supere su miedo y se relaje”.

Cuando somete a un paciente a un estado regresivo, ¿trabaja usted sobre cada experiencia traumática que surge en el proceso o sólo lo utiliza como medio para llegar al origen del trauma?

-Trabajo todo lo que va saliendo porque entiendo que es necesario ir “limpiando” –desbloqueando energéticamente- desde lo más reciente hasta lo más antiguo. Es posible trabajar varios conflictos que están encadenados y a veces trabajar solo aquel que es más fuerte. Claro que cada sesión viene a durar entre una y dos horas. Así, que sesión a sesión, vamos haciendo aflorar los traumas del paciente ayudándole a entender qué los motivó y así superarlos. Hasta que al final consigue comprender lo que le ha sucedido y se da cuenta de que todo eso se puede cambiar (porque no es la realidad de “sí mismo”. Entonces comienza la reprogramación.

-¿Y cuántas sesiones necesita?

-Depende de la persona. A veces basta una sola sesión y en otras ocasiones varias. Lo normal es que una terapia completa dure unas 10 sesiones a un ritmo de 2 por semana. Con lo que en un tiempo máximo de 2-3 meses de trabajo efectivo el problema de la persona suele estar resuelto.

¿Dónde ha obtenido mejores resultados? ¿En qué áreas es más adecuada la terapia?

-A la consulta llegan enfermos con todo tipo de patologías, incluso enfermos terminales que han pasado por la medicina convencional y han recibido todo tipo de tratamientos agresivos, quimioterapia incluida. Y también personas con todo tipo de miedos, fobias, síndromes de pánico, angustia, depresión… Bueno, pues en todas las patologías se obtienen resultados. La anorexia nerviosa, por ejemplo, puede resolverse en sólo 3 o 4 sesiones, dependiendo de la intensidad. A fin de cuentas se trata de llevar a la persona a ser consciente de lo que se está haciendo a sí misma, de lo que la ha llevado a provocar esa situación. Pueden ser problemas de autoestima, sexualidad, etc. Y cuando el paciente comprende el problema deja de autoagredirse.

Es más, debo decirle que hago terapias integrales y cuando es necesario acudo a los productos naturales, a la medicina naturopática, a la homeopatía. Por ejemplo, utilizo un compuesto medicinal (formula magistral) de sangre de drago, tajibo, muérdago, uña de gato y wira-wira acedrilla dulcamara que ha dado muy buenos resultados en casos de cáncer. También apoyo los tratamientos con una alimentación adecuada. Y cuando procede, se complementa con Psicoterapia, Yoga, Reiki, Bioenergética… Normalmente, al ofrecerle una visión global, la persona entiende que su mente y su cuerpo están tremendamente relacionados y que debe sanar todos sus “cuerpos” (energético, físico, emocional y mental). Hoy estoy convencido, por mi experiencia, de que todas las técnicas curativas y médicas se pueden fusionar para acercarse a la persona y despertar en ella su capacidad de sanación.

¿Cuáles son los traumas más básicos que ha detectado en la gente?

-Los traumas pueden comenzar con la concepción, durante el periodo de gestación, en el nacimiento, en la primera infancia, en la adolescencia… Y tener lugar en casa, en la escuela, en la calle, en el trabajo…. merced a las relaciones con padres, familiares, amigos, profesores, vecinos, etc. Ahora bien, debo decir que todos los terapeutas conocen la tremenda influencia de los años de infancia en la formación de la personalidad. Si a un niño su papá le dice que es tonto y después se lo dice un profesor y algún compañero de clase él terminará creyendo que eso es verdad porque las personas que tienen más ascendencia para él así lo consideran con lo que hace de ello algo que marcará toda su vida. Reconocerlo es pues el primer paso para cambiarlo. De hecho, en la infancia encontramos desde problemas simples hasta traumas muy graves que con el paso de los años pueden provocar enfermedades físicas muy serias.

¿Y cuál debe ser la postura del terapeuta en esos casos?

-El terapeuta tiene que colocarse siempre en posición de observador, no de “participante”. De esa manera puede tratar incluso a familiares, algo imposible en muchas técnicas psicológicas. Su papel es el de guía. Es el paciente quien hace una auto-investigación cada vez más profunda que le lleva a buscar más adentro el porqué, cómo, desde cuándo, etc. Tiene que averiguar qué ocurrió en el pasado y como le afectó. Es un detective de sí mismo que cuando encuentra las causas trabaja sobre ellas hasta liberarlas. Pero siempre utilizando sus propios recursos.

¿Ha venido a España sólo para dar conocer la terapia?

-Sí. En Bolivia Chile y Brasil hace años que doy cursos a médicos, psicólogos, pedagogos, sociólogos, naturistas y público en general a fin de que aprendan el sistema. Quiero enseñar este sistema aquí en España. Es sencillo y está al alcance de cualquiera. Actualmente estoy recopilando el método en un libro que espero publicar próximamente.

-Una última cuestión: ¿se puede usar la Psico Respiración Trascendente en niños?

-No es recomendable. Sólo a partir de los 12 o 13 años, cuando ya existe un criterio formado y el joven puede indagar lo que está buscando y lo que puede hacer. Un niño no puede descubrir qué elementos conforman su problemática. Y tampoco se puede aplicar correctamente en ancianos cuando éstos tienen ya lagunas mentales porque se pierden y no hay secuencia en la terapia.

-Dígame, ¿considera usted la Psico Respiración Trascendente una técnica de crecimiento personal?

Evidentemente. De hecho, uno de sus aspectos más sorprendentes es que con ella la persona puede llegar a estados de realización espiritual, de iluminación, de insight, de conciencia trascendente con acceso al programa original de cada ser. Cuando uno entra en un estado alterado de conciencia se puede liberar la información que permite a la persona verse a sí misma, descubrir quién es realmente y lo que puede hacer… lo que le coloca en una situación muy ventajosa. Puede descubrir, por ejemplo, que las experiencias que antes la afectaban negativamente hoy son comprendidas y las asume de modo muy diferente. Obviamente, no se trata de inducir la idea de conformismo en alguien sino de darle las herramientas para poder responder con tranquilidad ante cualquier situación que le presente la vida.

María Pinar Merino

Este reportaje aparece en
69
Febrero 2005
Ver número