La utilidad del MORA en casos de cáncer

Para el doctor Gottfried Cornelissen el cáncer es consecuencia de un daño sostenido sobre el metabolismo de las mitocondrias celulares, resultado tanto de una deficiencia nutricional como del impacto de los tóxicos sobre ellas. La mutación de su ADN sería por tanto efecto y no causa de la célula tumoral. Y bastaría reforzar el sistema inmune con suplementos adecuadamente testados para cada paciente, equilibrar el sistema hormonal y eliminar los materiales tóxicos del organismo para evitar entre el 60 y el 80% de los desarrollos tumorales. Sencilla terapia que, eso sí, complementa con un aparato de diagnosis y tratamiento por biofrecuencias –el MORA– capaz de testar y corregir desequilibrios antes de que se produzcan los daños en las mitocondrias. Y de revertir la situación cuando estos daños ya se han producido.

Este reportaje aparece en
119
Septiembre 2009
Ver número