Oberon: revolucionario método para diagnosticar y tratar las enfermedades

Un dispositivo central del tamaño de un libro, un casco generador de impulsos magnéticos de débil intensidad, una cámara de resonancia y un ordenador de última generación. Es la última propuesta en el campo del diagnóstico: el Oberon. Basado en tecnología rusa y en el sistema de diagnóstico no lineal –la intensidad del intercambio de información entre dos sistemas aumenta en la medida en que cualquiera de ellos se desestabiliza- el Oberon permite reducir el tiempo para una valoración precisa de las condiciones de un organismo. Capaz de llegar a zonas del cuerpo reservadas hasta ahora a la Resonancia Magnética o a la Tomografía por ordenador ha sido concebido para registrar las más mínimas alteraciones en los órganos y en las estructuras histiológicas y citológicas así como para predecir la posible tendencia patológica. Incluso puede sugerir alternativas naturales y convencionales de tratamiento.

Frente a los grandes y costosos aparatos de diagnóstico que hacen enormemente cara y lenta la realización de pruebas -muchas de ellas imprescindibles a corto plazo- hoy se está abriendo paso una nueva generación de sistemas que aúnan diagnóstico y tratamiento. Partiendo de una concepción bioeléctrica del ser humano pretenden adelantarse incluso a la aparición de los síntomas. Su volumen no es mucho mayor que el de un ordenador portátil y su coste muy inferior al de los grandes sistemas de diagnóstico hospitalario lo que podría convertirles en dispositivos complementarios o de apoyo imprescindibles en fases preventivas o terapéuticas. En estas páginas nos hemos ocupado en números anteriores de algunos de ellos (véalos en www.dsalud.com); en esta ocasión trataremos del Oberon.

Producto de la tecnología rusa el Oberon se presenta como “la tecnología –sistema de análisis no lineal (NLS)- más avanzada de información en la actualidad y el logro más sorprendente y útil de la ciencia natural moderna”. Sus defensores aseguran que está llamado a revolucionar no sólo el ámbito del diagnóstico sino el del tratamiento de múltiples enfermedades. Pero, más allá de las palabras, serán los médicos y terapeutas quienes deberán constatar si es así.

UN POCO DE TEORÍA

El aparato responde a la existencia en el cuerpo humano de un plano informativo electromagnético con capacidad de replicar a cualquier radiación externa. “La información sobre el estado concreto del objeto biológico –según la documentación del dispositivo- nos viene dada por la captación por parte del aparato de las fluctuaciones apenas observables de las señales emitidas. Como es natural, cuanto más inestable y, por tanto, más dañado o deteriorado está el tejido a estudiar más intensa será la señal que recibiremos –Teoría de la Lógica de la Entropía Cuántica-. Siendo así, por la intensidad de esta respuesta podremos observar los daños acumulados en diferentes partes del organismo”.

Todo se inicia cuando el impacto magnético provocado a nivel celular por un campo físico externo de débil intensidad hace perder la orientación a los elementos atómicos de la célula con el consiguiente desalineamiento de las estructuras spin de los electrones deslocalizados en el centro de la célula nerviosa de la corteza cerebral. En una segunda fase, una vez que el impulso magnético cesa, la recuperación de los mismos dibuja un mapa de señales que el ordenador decodifica estableciendo un diagnóstico través de un análisis matemático de porcentaje de posibilidades. ¿Complejo?

Si en la década de los 60 del pasado siglo XX nos hubiéramos planteado escribir un artículo como éste tratando de explicar a los médicos que más allá de los perniciosos rayos X existía la posibilidad de conseguir imágenes notablemente más específicas del interior de nuestro organismo la mayor parte de ellos se habrían mostrado escépticos. Si además hubiéramos tratado de explicarles que podía conseguirse mediante la estimulación del paciente con un campo electromagnético externo -producido por un imán de 1’5 teslas (equivalente a 15.000 veces el campo magnético de la Tierra)- la respuesta hubiera sido una abierta sonrisa. Y si, finalmente, hubiéramos tratado de explicar que el imán atrae a los protones contenidos en los átomos de los tejidos alineándolos con el campo magnético y que cuando se interrumpe el pulso los protones vuelven a su posición original de relajación liberando energía y señales de radio que, analizadas por un ordenador, son transformadas en diferentes imágenes… antes de terminar probablemente no habría nadie ni leyéndonos, ni escuchándonos. Bueno, pues todo esto tan aparentemente complejo no es sino lo que explica el funcionamiento de la Resonancia Nuclear Magnética.

Para valorar la utilidad de un sistema no conviene dejarse embelesar por él pero tampoco asustarse por la terminología que lo define. Hoy nadie necesita conocer la jerga técnica –ni siquiera los médicos-, ni la base física o técnica de su funcionamiento. Simplemente se utiliza cuando se necesita lo mismo que cualquier otra técnica o tecnología de diagnóstico. Así que no utilizaremos demasiado espacio para tratar de explicar la base teórica del Oberon -la teoría de la Lógica de la Entropía Cuántica de Van Hoven desarrollada por Stanislav Nesterov- ni el método de análisis lineal derivado de la misma. Quienes al terminar de leer este artículo se encuentren interesados en el dispositivo encontrarán seguro la forma de acceder a unos conocimientos más complejos y una terminología más científica.

Añadiremos a lo dicho al principio, simplemente, que cada órgano y cada tejido tiene su propia y distintiva oscilación almacenada en la memoria del programa que puede ser visualizada en la pantalla bajo la forma de un gráfico que representa la condición del intercambio de información entre el órgano -el tejido- y el exterior. Cada proceso patológico tiene también su gráfico personal individual almacenado en la memoria del programa donde existe un gran número de procesos patológicos ya descritos considerando además edad, sexo y otras variantes. “Después de haber leído –señala el Instituto de Psicofísica Aplicada de Omsk (Rusia), diseñador del aparato- las características de frecuencia del objeto biológico examinado el dispositivo Oberonpuede confrontar el grado de semejanza de sus espectros con el proceso de referencia correspondiente (tejido sano, tejido patológico, agente infeccioso) y definir el proceso patológico más análogo o similar, o bien la tendencia en relación o a partir de su origen. Mediante procesos combinados la modalidad de diagnosis virtual nos permite establecer una diagnosis diferencial para cada uno de estos procesos y su posible tratamiento”.

Dicho lo cual añadiremos que para nosotros lo realmente importante era saber si funciona o no. Y la mejor manera de saberlo era conocer la opinión de aquellos médicos o terapeutas biológicos que ya lo han incorporado a su trabajo diario con pacientes.

DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA EN CONSULTA

José Salamaes doctor en Medicina por el Departamento de Medicina Física, Radiología y Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Málaga. Desde 1983 hasta hoy ha alternado el ejercicio de la Medicina pública en el Servicio Andaluz de Salud con el ejercicio privado donde aplica un enfoque holístico a los problemas del enfermo. Los médicos convencionales le consideran un médico alternativo mientras que para los médicos dedicados a la medicina alternativa conserva “ramalazos” de la medicina convencional. “Debido a que me he dedicado mucho al tema psicogeriátrico -es miembro de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología Médicaprecisamente por el deterioro de los pacientes con problemas de demencia o Parkinson, y psiquiátricos, con poca capacidad de explicitar sus dolencias, a partir de 1996 introduje conceptos de Bioenergía basada en la Física Cuántica –nos diría Salama- como un factor más a la hora de valorar el estado del paciente y las posibilidades terapéuticas de éste”.

Salama incorporaría a su consulta en 1996 laMedicina Tradicional China –especialmente la Acupuntura y el uso de ventosas-, en 1998 la Terapia Mora, en el 2001 el QXCI, más conocido como Quantum (vea en nuestra web -www.dsalud.com- los reportajes sobre ambos dispositivos publicados en los números 68, 78 y 81) y desde hace poco más de un año el sistema Oberon en torno al cual ha creado en Torremolinos (Málaga) un centro de diagnóstico y terapias bioenergéticas llamado Quantum Center.

Actualmente ya ha valorado con el Oberon a 677 pacientes. “Ahora –nos diría- estamos validando datos, haciendo el seguimiento de los pacientes, pidiéndoles las pruebas complementarias pertinentes que permitan confirmar o descartar los hallazgos encontrados. Por el momento estimamos una fiabilidad del 71% reseñando que el perfil del paciente que acude a nuestro centro es un paciente psicosomático donde hay factores psicosociales que se le escapan al Oberon.La principal aportación del sistema Oberonradica especialmente en lo referente a patología orgánica ya que los mejores resultados encontrados hasta ahora los hemos obtenido en los diagnósticos de osteoporosis, osteoartrosis, hernias discales, disquinecia biliar, arterioesclerosis, ateromatosis, diabetes mellitus, bocio nodular tóxico, coronariopatías y miocardiopatías hipertróficas donde el porcentaje de aciertos ha alcanzado el 80%”.

Abdel Asís Campos, Doctor por laFacultad de Medicina de la Universidad de Monterrey (México), está especializado en Medicina Homeopática por el Instituto Politécnico Nacional de México D. F. y es autor de múltiples investigaciones científicas en la rama de las medicinas homeopática y biológica. Lleva aproximadamente un año usando el Oberon y ha superado los 1.100 estudios obteniendo con ello una valiosa experiencia. “Los demás aparatos que utilizaba en mi clínica naturista –nos aseguró-se han quedado obsoletos ante la certera capacidad diagnóstica del Sistema Oberon. En el 99% de los casos estudiados he obtenido resultados curativos satisfactorios. El Sistema Oberonproporciona la calidad de servicio que todo médico desea tener como herramienta auxiliar para ofrecer una mejor calidad de consulta de forma rápida, sólida y permanente a todo paciente interesado en mejorar o revisar su salud”.

Miguel Ángel de Isidro se formó en el campo de las terapias biológicas. En el año 2000 fue contratado por una sociedad de investigación en Biotecnología de Tel Aviv (Israel) en la que lleva trabajando más de 6 años colaborando en el desarrollo de un compuesto que se ha demostrado útil para la Condroplasia (alteración de los cartílagos metafisiarios), primer y único compuesto en el mundo con eficacia para este trastorno genético. Pues bien, de forma paralela puso en marcha la clínica médico-naturista Madi en Gijón, una de las clínicas mejor equipadas en tecnología de este sector ya que cuenta con sistemas de Biorresonancia, Biofotonterapia, Ozonoterapia, Oxigenoterapia ionizada, Hidroterapia de colon, Magnetoterapia, Electrosegmentografía, Hipertermia, Electrolisis, Papimi, test de sangre HLBO, OrganometríayFotografía de infrarrojos, entre otros. Su experiencia comparativa en la valoración de nuevos sistemas es por ello aún más valiosa. Con el Oberon acumula un trabajo de dos años. “El Oberon –afirma Isidro- es un sistema que requiere una buena formación pero en contraprestación proporciona una enorme cantidad de información individual, muy detallada, que no he visto en otros sistemas por lo que lo considero más completo. Así mismo, puedes trabajar a tus pacientes desde una perspectiva de medicina funcional mucho más precisa. Con el Oberonpodemos ver todo el desarrollo de un proceso patológico, desde su inicio hasta su manifestación, mientras que en la medicina convencional solemos ver sólo una pequeña ventana de dicho proceso siendo en muchos casos ya un poco tarde para poder prevenir el desarrollo del mismo”.

Carlos Alejandro López es médico cirujano por la Universidad del Cauca en Colombia. En la actualidad práctica la medicina privada en Cali. Su primer contacto con Oberon fue en la feria empresarial de Badenbaden 2004. “Mi impresión –nos cuenta- fue que se trataba de un aparato innovador con una propuesta diferente a las hoy planteadas en medicina alternativa. En aquella ocasión me sorprendió su capacidad para diagnosticar con precisión microorganismos que serían muy difíciles de detectar por otro método convencional. Igualmente el diseño del software muestra una lógica interesante que relaciona los aspectos de anatomía, histología y fisiopatología de un modo no solamente estático sino funcional, muy similar al que pretendemos evaluar bajo una visión más sistemática y holística del cuerpo humano”. Comenzó a utilizarlo en marzo del 2005, primero de forma ocasional y a partir de diciembre de forma continua. “Encontré una gran evolución en el Oberon en términos de dimensión diagnóstica –nos diría-pero especialmente me llamó mucho la atención su capacidad matemática para establecer de forma probabilística el diagnóstico usando tanto la matemática de orden lineal y no lineal lo que desde mi punto de vista es una gran integración entre la medicina convencional y alternativa. Por tanto siento que el método realmente supera las expectativas de otros con los que he trabajado anteriormente”.

SIMPLE Y LLAMATIVO

El Oberon esconde su complejidad bajo una presentación llamativa que permite entender rápidamente los datos suministrados por el sistema. El resultado final se visualiza en la pantalla del ordenador donde sobre un modelo virtual del órgano van apareciendo diferentes marcas de distintos colores. Se representa el valor de daño o desajuste de cada sistema con colores que van desde el amarillo claro (valor mínimo) pasando por el naranja, el rojo y el púrpura hasta llegar al negro (valor máximo).

Las señales coloreadas sobre la imagen permiten al médico determinar el foco patológico con alto grado de precisión.El médico o terapeuta puede realizar así una exploración clínica completa del cuerpo humano comprobando el estado de todos los sistemas y órganos vitales: células, tejidos, cromosomas, estructuras del ADN… Investigando incluso las posibles causas de cada enfermedad (bacterias, virus, hongos, parásitos, radiaciones, sustancias tóxicas…).

Confrontando la escala de colores de las marcas y su orden sobre el modelo informatizado del órgano así como la dinámica del cambio en el tiempo de esas tendencias el médico o terapeuta puede enjuiciar como va progresando el proceso de desequilibrio de la estructura biológica.

Pero el aparato propone además soluciones. Mediante el análisis matemático de las distintas opciones el dispositivo realiza una propuesta de tratamiento, bien con remedios naturales, bien farmacológicos. Es más, el aparato cuenta con la posibilidad de registrar las fluctuaciones de frecuencia de cada preparado, remedio o fármaco y hacer una confrontación informatizada entre las características concretas del espectro de todos los preparados que están almacenados en la memoria del programa -se pueden llegar a almacenar varios millares de remedios tanto del campo de la medicina natural como del de la medicina convencional- y la característica del proceso patológico sugiriendo el remedio más eficaz. Esta posibilidad le hace particularmente atractivo para quienes se sienten más cómodos en el campo de la medicina farmacológica que en el de los preparados naturales.

El sistema permite también actuar sobre el organismo de forma sistémica a través de la combinación de oscilaciones electromagnéticas diferentemente moduladas emitidas desde el Oberon, lo que se define como Metaterapia.

CASOS PRÁCTICOS

Los médicos y terapeutas consultados nos comentaron algunos de los casos con los que se habían encontrado durante su manejo del Oberon.

Los primeros 80 casos estudiados por el doctor Salama fueron de voluntarios sanos con el fin de “validar” el procedimiento y formar al personal. “De esos 80 pacientes voluntarios sanos –nos diría Salama- el Oberondetectó en un paciente, en el apartado de ‘proceso oculto’, una alta probabilidad de cáncer sin precisar dónde aunque indicando altos niveles de entropía en la zona pancreática y urogenital. Sometido el paciente a las pruebas convencionales pertinentes el diagnóstico fue el de insuficiencia renal, postrenal secundaria a cáncer de próstata”. También nos destacó el doctor Salama el caso de una paciente que acudió a su consulta con la “sensación de bulto en el cuello”. “ElOberon nos contaría sobre el caso-registró una alta probabilidad de cáncer de tiroides así que se derivó a la paciente a un endocrino el cual le realizó una ecografía y una biopsia que sirvió para detectar ‘células displásicas’ con alta probabilidad de que evolucionaran a neoplásicas. La paciente fue intervenida el pasado mes de diciembre con éxito realizándosele una tiroidectomía parcial”. De las experiencias acumuladas por Salama cabría señalar que 143 pacientes acudieron con problemas de cefaleas -tensionales, vasculares o mixtas- y en todas ellas los registros obtenidos permitieron esclarecer las causas e identificar normas dietéticas e intolerancias que contribuyeron a la desaparición de las crisis y, en otros casos, a una mejoría muy evidente.

El doctorAbdel Asís Camposdestacaría por su parte el caso de un hombre de 53 años al que en abril del 2006 se le diagnosticó un tumor en el testículo izquierdo aplicándosele una orquidectomía radical a la que debía seguir un protocolo de quimioterapia y radiaciones. Un mes después, sometido al Oberon, el diagnóstico fue muy diferente. “En realidad se trataba –nos explicaría- de un paciente diabético descompensado con enfermedad linfática por la invasión y agresión principalmente de la bacteria Pseudomona Aeroginosaante la que, debido a su personalidad, marcada con un alto grado de estrés, su sistema inmune no pudo ser eficiente. El sistema señaló escasas posibilidades de células cancerosas pero, sin embargo, detectó una fase agresiva de microorganismospansistémicos detectándose la Pseudomona Aeroginosacomo principal agente patógeno así como los oportunistas Klebsiella Pneumonae, Cándida Tobusta,la bacteria Lactisy el Bacillus Cereus. Se sugirió la exterminación de los agentes patógenos para reducir a cero la posibilidad de un linfoma y se desaconsejó la terapia de quimioterapia hasta no determinar el estado de salud del paciente sin la acción patógena de esos microorganismos”. El resultado fue que en el mes de agosto los procesos de células malignas de la región genitourinarias eran totalmente negativos. “Concluimos que nunca existió una enfermedad cancerosa, sólo una infección de esa región estratosféricamente agresiva. Actualmente este paciente se encuentra en tratamiento para fortalecer su sistema inmune”.

El médico colombiano Carlos Andrés López también compartió con nosotros sus experiencias. “Un caso que vale la pena resaltar -señalaría- es el de una paciente con diagnóstico de lupus eritematoso sistémicocuando el Oberonmostraba un alto grado de alteración en las articulaciones. La orientación diagnóstica fue la de una artritis reactiva provocada por una infección de gonococoen el tejido linfático de la faringe y en órganos ginecológicos. El inmunofenotipo mostró el tratamiento dirigido a la infección y logró estabilizar a la paciente con reducción del dolor, inflamación articular e incapacidad”. López quiso hacer hincapié en el tratamiento con Metaterapia en pacientes con situaciones agudas en las cuales ha observado en su experiencia con el Oberon una disminución importante del dolor después del tratamiento. “Me gustaría destacar dos casos. Primero el de una mujer de mediana edad a quien se le diagnosticó fibromialgia y que llegó a la consulta con incapacidad total para moverse por sí misma. Se le realizó Metaterapiasobre los nervios de la columna lumbar y al cabo de aproximadamente 30 minutos la paciente pudo ya moverse sola. Estuvo asintomática 18 horas desde la consulta inicial. El segundo caso que me gustaría contar es el de un hombre de mediana edad con un cuadro de disentería con dolor abdominal agudo intenso a quien se le diagnosticó colitis a través de la tecnología Oberon. Al inicio de la Metaterapiael dolor se exacerbó, especialmente cuando afectó la entropía descrita en el órgano a niveles 5 y 6 para, posteriormente, disminuir. En este caso el paciente quedó completamente asintomático después de la terapia; de forma permanente”.

Cabe agregar que ya el 26 de agosto del 2002 el Hospital of Senior Department of Public Health Services of Administrationde Omsk (Rusia) publicaba un informe en el que se confirmaba el tratamiento de cerca de dos mil pacientes -hombres y mujeres- de 17 a 83 años con el sistema de diagnóstico Oberon. “El método diagnóstico NLS-Oberon –señala el informe- no tiene ninguna contraindicación y es comparable, por lo que se refiere al volumen informativo, con otros métodos de investigación tecnológica (ultrasónico, tomografía computerizada o resonancia magnética nuclear) y en algunos casos los supera”. Los resultados coincidieron con los datos de otras técnicas de diagnóstico en el 82% de casos según el informe.

El sistema, en suma, parece esperanzador. Ahora bien, que nadie espere de él la perfección porque no la encontrará como no podrá encontrarla en ningún otro sistema similar. Es probable que haya profesionales que al utilizarlo no hayan encontrado las respuestas adecuadas. En algún caso quizás por falta de formación -imprescindible en estos sistemas para saber interpretar bien todas las variables- o por otras razones que habrá que ir descubriendo. Como ocurre, por ejemplo, cuando el paciente ha estado ingiriendo ciertos tipos de fármacos. Es el caso de los corticoides, capaces de enmascarar las lecturas. “ElOberon -nos confirmaría de hecho el doctor López- presenta una limitación clara en pacientes con cáncer que se encuentran en tratamiento con Quimioterapia pues disminuye en ellos la sensibilidad a la hora del diagnóstico”.

Terminamos. Como decíamos al principio de este artículo serán los médicos que utilicen el sistema en el futuro los que decidirán finalmente sobre su eficacia pero no está de más recordar lo que señala el informe del ya mencionado hospital de Omsk: “En el curso de su desarrollo el método puede llegar a ser un instrumento puntero de diagnóstico y observación respecto a un número amplio de enfermedades y sistemas: sistema corazón-vascular, respiratorio, órganos digestivos, sistema urogenital y otros varios órganos y sistemas; permitiendo recoger rápidamente información detallada sobre la lesión y su modelo, y evaluando la eficacia del tratamiento”. Y todo ello con un dispositivo central del tamaño de un libro, un casco generador de impulsos magnéticos de débil intensidad, una pequeña cámara de resonancia y un ordenador de última generación. Un diagnóstico fácil, rápido y más barato que los actualmente utilizados.

Antonio F. Muro

Este reportaje aparece en
87
Octubre 2006
Ver número