Una mala aspiradora es tan indeseable como una escoba

 

El problema de las escobas tradicionales es que levantan las micropartículas que se acumulan en los suelos de nuestras casas, colegios y lugares de trabajo haciendo que permanezcan en suspensión en el aire durante algún tiempo y entren en nosotros a través de las fosas nasales y la boca además de impregnar nuestros ojos, la piel y la ropa. Y ello puede provocar alergias, asma, dermatitis, rinitis y otras dolencias. Pues bien, con la mayor parte las aspiradoras pasa lo mismo ya que se calcula que en torno al 40% de las partículas que aspiran termina volviendo a la atmósfera… salvo que gocen de mecanismos que lo impidan. De ahí la importancia que para la salud tiene elegir una aspiradora en condiciones.

La mayoría de las aspiradoras que se encuentran hoy en el mercado –incluso las de las marcas más prestigiosas- utilizan una simple bolsa de papel o un filtro en el que se depositan las partículas que succionan. El inconveniente es que estos elementos se obstruyen con cierta facilidad a causa de las propias impurezas recogidas y es corriente que la máquina se obstruya parcialmente perdiendo pronto potencia de succión. El resultado es más que obvio: el polvo, los ácaros y, en general, la suciedad que contamina el lugar queda sin recoger. Inconveniente que se une al hecho de que hasta un 40% de lo recogido… termina volviendo al medio ambiente porque no son precisamente herméticas. Todo lo cual puede acabar provocando problemas alérgicos que empiezan manifestándose por estornudos, moqueo o picor de ojos y que se pueden acompañar por tos, falta de aliento, etc.

De hecho en los últimos años se ha venido observando que las alergias, la rinitis y el asma afectan a un número cada vez mayor de personas -sobre todo en las ciudades- algo que muchos investigadores achacan al aumento de la polución atmosférica –con razón- pero no es menos cierto que hoy nuestros hogares están llenos de sustancias –muchas de ellas sintéticas- que no se eliminan fácilmente con la limpieza corriente y que son nocivas para la salud. Es decir, a los ácaros del polvo y a la piel y pelo de los animales se unen ahora multitud de sustancias químicas volátiles que terminan depositándose en toda la casa. Especialmente los numerosos derivados del petróleo –en todas sus formas y presentaciones- con los que convivimos a diario en nuestros hogares.

En todo caso son los ácaros -unos arácnidos microscópicos que se alimentan del polvo- los principales responsables de muchas alergias crónicas cuyos síntomas van desde reacciones cutáneas leves hasta dolencias mucho más serias como el asma bronquial. Bueno, en realidad lo son sus heces ya que las mismas contienen una proteína denominada Der p1, antígeno que provoca la reacción inmunitaria del cuerpo. Y la única manera de erradicarlos es utilizar potentes aspiradores cuyos filtros sean de 0,2 micras como máximo y el uso de sistemas que les impidan retornar a la atmósfera. Algo que la mayoría de las aspiradoras convencionales –algunas muy potentes- no logran aunque sí las de tipo industrial. usadas en laboratorios y centros hospitalarios.

HOGARES SIN ALÉRGENOS

La aspiradora la inventó el británico Herbert Cecil Booth en 1901 pero su tamaño hacía que fueran necesarias al menos dos personas para manejarla; sería presentada en sociedad durante la coronación del rey Eduardo VII usándola para eliminar el polvo de la alfombra de la Abadía de Westminster. Seis años después, en 1907, James Murray Spangler la hacía más manejable y por eso hoy es considerado el “padre” de la aspiradora portátil. Aunque la popularidad de este electrodoméstico comenzaría cuando William Hoover se encargó de aplicar a ella la electricidad. Obviamente su primer destino fue la industria pero bastaron unos años para que entrara ya en los primeros hogares. Sin embargo, durante décadas los cambios que se produjeron en ellas no fueron demasiado sustanciales. Habría que esperar hasta finales del siglo XX para su mejora efectiva siendo de nuevo otro británico, el diseñador y empresario James Dyson, quien lo lograra.  Frustrado por la ineficacia de las aspiradoras de su época Dyson decidió buscar una solución y en 1978 se planteó diseñar un aparato con una importante potencia de succión pero que además no se bloqueara al acumularse la suciedad que recoge en el filtro. Lo lograría tras muchos años de trabajo e investigación y ¡5.127 prototipos! mediante el uso de ciclones artificiales. De hecho, uno de aquellos prototipos -bautizado como G-Force– obtendría el primer premio en la Feria Internacional de Diseño celebrada en Japón en 1991 y como quiera que los japoneses son unos enamorados de los productos de alta tecnología convirtieron la aspiradora en un símbolo de estatus social que las llevaría a venderse allí a ¡2.000 dólares! Años después la venta de la licencia japonesa permitiría a Dyson abrir en 1993 un centro de investigación y desarrollo en Wiltshire (Gran Bretaña) para perfeccionar la tecnología. Su idea era lograr recoger con sus aspiradoras desde las más finas y microscópicas partículas de polvo y suciedad hasta el humo de un cigarrillo. Lo lograría en 1993, año en que lanzó al mercado su revolucionaria aspiradora Dyson Dual Cyclone o DC01. Un aparato que se caracteriza por incorporar una turbina llamada “ciclón” -de ahí el nombre- que remueve las partículas de polvo al tiempo que genera fuerzas centrífugas ¡100.000 veces más potentes que la fuerza de la gravedad! Sería además la primera aspiradora sin bolsa que se comercializó en el mundo y aún hoy es la única que no puede ser obstruida por la suciedad y, por tanto, no pierde en ningún momento su capacidad de succión. Además sus filtros impiden el paso de cualquier partícula microscópica -las heces de los ácaros, el polen, las bacterias, el moho, el pelo y la piel de los animales…- y por eso hoy la recomiendan organismos de salud de todo el mundo a las personas afectadas por alergias.

EFICACIA ANTIALERGÉNICA CONTRASTADA

Como decimos las Dyson son –así lo asegura la empresa- las únicas aspiradoras del mercado que mantienen una succión constante mientras se están empleando. ¿La clave? Los ciclones que genera su estructura técnica concebidos para que no se obstruya con el polvo. Ahora bien, la DC01 presentada en 1993 poseía sólo dos de estos ciclones y actualmente algunos modelos incluyen hasta 12 de esos mecanismos. El ciclón más externo se diseñó para atrapar las partículas de suciedad más pesadas y/o de mayor tamaño -como pelusas, pelos, arenillas, etc.- y  el más interno para acelerar el aire de tal forma que se generen en el interior de la aspiradora poderosísimas fuerzas centrífugas como si, efectivamente, se produjera un ciclón dentro de la máquina. Acción ciclónica que, por otra parte, hace que hasta las más ínfimas partículas se separen. Es tal la fuerza que se genera que es muy difícil que la máquina se atasque o pierda succión de forma que la aspiradora limpia el último lugar tan bien como el primero. Luego, una vez separadas las partículas nocivas son depositadas en un deposito o cubo transparente –ubicado en el lugar que ocupa la bolsa en otras aspiradoras- lo que permite ver cuándo está lleno e, incluso, recuperar objetos que se hayan podido aspirar por error. Cuando el cubo se llena basta con extraerlo y enjuagarlo.

Las aspiradoras Dyson se caracterizan además por llevar instalados unos filtros permanentes de características particulares. El primero de ellos –el filtro premotor- está diseñado para retener y destruir partículas incluso de tamaño microscópico (en concreto de 0,1 micrón como es el caso de las partículas del humo de un cigarrillo). No necesita ser cambiado nunca y el único mantenimiento que precisa es lavarlo cada seis meses. El otro –el filtro postmotor- es un filtro HEPA que incluye unas pantallas bactericidas llamadas Bactisafe que atrapan y eliminan bacterias, virus, mohos y otros alérgenos que, de esta forma, no son expulsados al exterior (a diferencia de lo que ocurre con otras aspiradoras que no incorporan estos filtros específicos). Y es tal su eficacia que incluso atrapan y eliminan las partículas de carbono que produce el propio motor de la aspiradora. Así, según James Dyson, “el aire que devuelve la aspiradora es más saludable que el que recoge y por eso se recomienda para personas que padezcan problemas de alergias respiratorias”. Pues bien, esta tecnología ciclónica ya se incorporaba en aquella primera DC01 y hoy, perfeccionada, se aplica en todos los demás modelos.

Es el caso de la DC05, lanzada más tarde al mercado. En España la eficacia de ese modelo la comprobarían seis expertos del Servicio de Alergología del Hospital Clínico Universitario de Valencia que realizaron un estudio sobre su eficacia como instrumento de desalergenización. Las conclusiones de ese estudio -presentado en el XXIV Congreso de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica celebrado en Marbella (Málaga) en octubre de 2004 y que se recoge en las publicaciones oficiales de dicha sociedad- están firmadas por M. Alvariño MartínEl-Qutob López, M. Durá Calatayud, R. Cervera Aznar, I. Iglesias Sánchez y M. Lombardero– y en ellas se afirma que “la aspiradora DC05puede ser una alternativa válida como parte de las medidas de desalergenización encaminadas a disminuir la exposición a alérgenos perennes en los domicilios”. Y ello porque “este modelo de aspirador demostró retener la totalidad de los alérgenos recogidos en el lugar de aplicación”.

Es decir, comprobaron que el aire que salía del aspirador Dyson que utilizaron para hacer la prueba no contenía alérgenos pues todos eran recogidos y eliminados por los filtros de la máquina. Obviamente estudios tan contundentes como éste -realizados por expertos independientes- son los que han llevado a instituciones como la Fundación Británica de Alergología a recomendar estas aspiradoras a toda persona que sufra alergias y a aquéllas que convivan con animales porque “ofrecen una garantía de dejar nuestro hogar libre de alérgenos y de partículas nocivas para la salud”.

Bueno, pues por si fuera poco la tecnología de la DC05 sería mejorada con un nuevo sistema llamado Root Cyclone que ofrece aún mayor potencia de succión en la recogida de partículas manteniendo el mismo tipo de filtros -los HEPA- de eficacia contrastada en la retención de micropartículas. Incremento de potencia que se debe a que la nueva tecnología incluye 8 ciclones. “El polvo, el polen, los epitelios de animales domésticos e incluso las heces de los ácaros del polvo o las partículas nocivas del humo del tabaco –explica Dyson-son retenidas y destruidas en el aspirador que expulsa aire limpio y sin olores. Con estás máquinas –especialmente con las que incluyen la tecnología Root Cyclone- queda menos suciedad por aspirar en nuestro hogar. La prueba de su efectividad es que deberá vaciar el cubo contenedor muy frecuentemente pero hay que tener en cuenta que la suciedad que no va a parar al cubo está todavía en nuestras alfombras, moquetas, sofás, etc.”

Poco después Dyson se volvería a superar y empezaría a comercializar la tecnología Root12Cyclone que de nuevo supera a sus predecesoras al incluir ¡12 ciclones! Según quienes la han utilizado durante su funcionamiento se puede observar cómo la suciedad es literalmente centrifugada y relegada a la base del cubo transparente. “Hoy por hoy –afirmó recientemente- no es posible encontrar ninguna otra aspiradora que ofrezca tan elevada potencia de succión constante y que aspire tal cantidad y variedad de partículas nocivas. Llevamos 12 años en el mercado y nuestras máquinas no han dejado de ser líderes mundiales en cuanto a tecnología e innovación”. La rotundidad de Dyson puede parecer gratuita pero se apoya en el trabajo de un equipo potente ya que cuenta con un equipo de cerca de ¡350 ingenieros!

Cabe añadir que las actuales aspiradoras de agua que además incorporan filtros HEPA son también efectivas pero a diferencia de las Dyson no está garantizada la potencia de succión.

¿Y no presenta ningún inconveniente? Pues hay que decir que para algunas personas sí: no son baratas. Aunque realmente ésa es una apreciación relativa al menos para quienes padecen asma, problemas respiratorios o alergias. Porque esas personas sí van a rentabilizar la inversión en muy poco tiempo. En salud y en dinero.

 

L. J.

 


 

Algunos consejos

Para evitar los molestos síntomas de las alergias respiratorias lo más oportuno es lograr un ambiente sano en el hogar. Para ello siga las siguientes recomendaciones que deberán extremarse en el caso de que se conviva con perros o gatos (lo que debe evitarse cuando hay personas alérgicas):

-Evite el exceso de humedad ya que en los ambientes húmedos los ácaros y los mohos proliferan rápidamente.
-Ventile bien el lugar a diario durante al menos 10 minutos.
-Pase la aspiradora regularmente a colchones, tapicerías y cortinas ya que en ellos se instalan los ácaros.
-Limite el uso de moquetas y alfombras porque pueden ser colonizadas por los ácaros y porque pueden desprender sustancias nocivas por el pegamento o por la composición de sus fibras.
-Evite usar toda sustancia que produzca vapores tóxicos (pinturas, muebles, tapicerías, etc.)
-Reduzca el número de superficies y objetos decorativos que puedan atraer el polvo y mantenga limpias las estanterías con libros porque suelen acumularlo fácilmente. Procure limpiar con un paño húmedo.
-Limpie adecuadamente -y procure luego mantenerlos limpios- los sistemas de aire acondicionado ya que en ellos sobreviven gérmenes que pueden provocar resfriados, gripes, asma, problemas oculares, dolores de cabeza, bronquitis y, por supuesto, reacciones alérgicas.
 

Este reportaje aparece en
79
Enero 2006
Ver número