Cómo recuperar la piel tras las fiestas

Finalizadas las largas jornadas de las fiestas navideñas y Año Nuevo somos muchas las mujeres que solemos comprobar desoladas los estragos causados por el exceso de maquillaje en nuestra piel. Nos miramos en el espejo y, o bien descubrimos un claro exceso de grasa, o edemas palpebrales (en los párpados), pruritos, hinchazones y un sinfín de pequeñas anomalías que impiden que nuestra belleza sea lo perfecta que deseamos.

Es entonces cuando nos planteamos que ha llegado el momento de ayudar a nuestra piel a desintoxicarse. Y nada mejor para ello que utilizar las técnicas naturales de belleza.

Obviamente, y como quiera que la alimentación juega un papel importante, lo primero que procedería sería desintoxicar nuestro organismo. Algo de lo que se les habla a los lectores en otras páginas de la revista por lo que a ellas me remito.

CUIDADOS NATURALES 

En cuanto a qué hacer con nuestra piel, podemos empezar utilizando unos preparados externos elaborados con fitoterapia -es decir, usando plantas- en forma de abluciones (o sea, utilizándolos para lavarnos la piel con ellos). Son los casos del romero, la manzanilla y la menta que nos ayudarán a desengrasar, desinflamar y reforzar la piel, respectivamente.

A continuación podemos seguir con la utilización de aceites que palien la sequedad de la piel. Son los casos de los aceites de germen de trigo, de rosa mosqueta o de prímula.

Ahora bien, si los efectos negativos de esos días son muy notables tendremos que utilizar fórmulas más específicas. Por ejemplo, para las bolsas o edemas de los párpados mezclaremos 20 gramos de cada una estas plantas: trébol de agua, malva, manzanilla y menta. Después tomaremos 20 gramos de la mezcla y la depositaremos en un cuarto de litro de agua para hacer una infusión con ella guardando el resto para posteriores usos. Entonces dejamos enfriar el líquido y empapamos luego un paño con él para hacer una compresa que colocaremos en la zona a tratar. El resultado nos proporcionará una gran relajación y hará que la piel de la zona ocular quede totalmente distendida.

A continuación, y con pequeños toques, aplicaremos una mezcla de aceites o cremas específicas para lograr la reafirmación de la zona que con el vaciado linfático obtenido con las plantas antes mencionadas podría haber quedado flácida.

Otro problema que podemos encontrarnos es la aparición de un exceso de grasa, lo que suele provocar prurito, pequeñas anomalías del folículo pilosebáceo. Bien, pues para paliar este problema lo mejor es utilizar la geoterapia (uso de arcilla) en forma de mascarilla preparada con aceites esenciales. Una buena fórmula sería mezclar arcilla blanca con dos gotas de aceite de menta y dos de aceite de limón.

La pasta resultantedebe aplicarse directamente sobre el rostro durante 10 minutos retirándola posteriormente con agua de rosas.

LOS PUNTOS KNAP 

Otra técnica efectiva para desintoxicar y regenerar el rostro es la utilización de los puntos KNAP, de gran ayuda en los problemas de belleza de las personas que gozan de buena salud.

Se trata de unos puntos (ver el dibujo) en los que suele producirse una acumulación de ácidos (úrico y láctico) y de toxinas que cuando se tocan dan la impresión de tener la forma de pequeños cristales punzantes.

Estos puntos se sitúan sobre los trayectos nerviosos y su desbloqueo permite la liberación de esos circuitos y, como consecuencia, una mejor inervación de los órganos correspondientes.

La localización de los puntos más sensibles se hace palpando y basta un poco de entrenamiento y una buena observación del dibujo para encontrarlos al primer intento y casi intuitivamente. La técnica consiste en comprimir esos puntos.

Para ello se coloca la punta del dedo pulgar o del corazón con suficiente fuerza en el punto hasta encontrar el lugar exacto. Es entonces cuando se apoya el pulgar y se da en él un masaje circular entre 10 y 20 segundos. Es aconsejable hacer esta dispersión en el sentido contrario al de las agujas del reloj ya que si lo hacemos en el solar -o directo- el efecto obtenido será el de tonificación.

La sesión terminará con un masaje general facial usando una crema regeneradora o un aceite aplicando al final una mascarilla relajante hecha con la mezcla de valeriana, manzanilla y menta en infusión a la cual se añadirá arcilla blanca (caolín).

Si sigue nuestros consejos -incluida la desintoxicación alimentaria- comprobará que los resultados son casi inmediatos ya que al eliminar las toxinas mejorará la circulación sanguínea y linfática de la zona.

En cuanto a la periodicidad de estos tratamientos recomendados para la piel decir que deben repetirse dos veces por semana el primer mes y una vez a la semana los siguientes tres meses.

Este reportaje aparece en
12
Enero 2000
Ver número