Para recuperar la salud, nada como un buen SPA

Son muchos los lectores que en los últimos años nos han preguntado qué servicios se ofrecen tanto en los balnearios o termas como en los spa ya que no han acudido nunca a ellos y quisieran estar informados para poder decidirse. Pues bien, hemos decidido complacerles y para ello nada mejor que adentrarnos en uno de los más recientes –acaba de abrir sus puertas en Valencia- y, sin duda, de los más completos que existen en España: Vitality Center. Les contamos sus numerosas y sorprendentes posibilidades.

Lugares de ensueño en los que dar un descanso merecido a nuestro cuerpo y olvidar por unos momentos las tensiones y prisas de la vida diaria. Así podríamos definir un spa, famosos ya en el antiguo mundo de griegos y romanos. Y es que, ayer como hoy, estos centros de hidroterapia continúan siendo lugares de reposo y serenidad donde reponerse o aliviarse de diferentes dolencias o donde, simplemente, recuperar la armonía y el equilibrio interiores y olvidarse por un rato del ajetreo y las preocupaciones de la vida diaria.

SALUS PER AQUAM

Por cierto, es curioso pero aún no se ha establecido el origen de la palabra spa. Según la Real Academia Española de la Lengua es el topónimo de un centro termal situado en el pueblo belga de Spa, en la provincia de Lieja, conocido ya en la época romana por las propiedades curativas de sus aguas. Mientras, otros afirman que viene del acrónimo en latín de la frase salus per aquam, es decir, “salud a través del agua”. Y es que el agua es precisamente uno de los recursos medicinales naturales más antiguos según hemos explicado en numerosas ocasiones en nuestras páginas y la lista de aplicaciones de la Hidroterapia crece cada día. Cabe explicar que la diferencia entre un spa y un balneario o terma es que en estos últimos el agua empleada tiene propiedades minero-medicinales mientras en aquél no. Por lo demás, en ambos tipos de centros se ofrecen tratamientos muy similares (duchas, baños, masajes, saunas, fangos, etc.). Eso sí, sepa que los efectos beneficiosos no se deben únicamente a los tratamientos hidroterápicos que se dispensan en ellos sino a su acción sinérgica con el cambio de hábitos, la tranquilidad y la liberación -siquiera temporal- de las preocupaciones cotidianas y de ese bien llamado “mal de la modernidad” que es el estrés que se producen cuando estamos en uno de esos centros. De ahí que se recomiende especialmente su uso a toda persona afectada de estrés, depresión, neurosis, insomnio, fatiga, etc., o simplemente a la que necesita relajarse, quiere mejorar su aspecto exterior o necesita reducir el tiempo de convalecencia tras una enfermedad, accidente, parto, etc.
En cuanto a los tratamientos los más demandados año tras año son las curas antiestrés y los programas de belleza. Para aliviar el primero y procurarse la segunda los spa disponen de un completo arsenal terapéutico compuesto por duchas totales o parciales, baños, masajes manuales o con aparatología dentro o fuera del agua, chorros de agua fría o caliente dirigidos por manos expertas a todos los puntos del organismo, fangos, parafinas, barros del Mar Muerto, algas, envolturas, saunas húmedas y secas, aceites esenciales, aromaterapia y un larguísimo etcétera que repercuten en diferentes niveles que incluyen no sólo los meramente orgánicos sino también el energético, el psicológico y el emocional de la persona. Además, puesto que el medio acuoso es nuestro medio original su indicación abarca a todas las edades y condiciones. Así que si está pensando en acudir a uno de esos centros para recuperarse de las vacaciones –que, hay que decirlo, también a veces estresan- o para encarar la vuelta al trabajo o a las obligaciones, no dude más y vaya. Acertará.

UNA NUEVA PROPUESTA

Hace apenas unos meses abría sus puertas en la ciudad de Valencia Vitality Center, un spa que, además de ser un lugar en el que sus profesionales cuidan hasta el más mínimo de los detalles para que quien se decida a disfrutar de él recobre el equilibrio, la serenidad y el bienestar, ofrece una amplia variedad de tratamientos para todos los gustos y necesidades. “El nuestro –nos cuenta Amparo Llaosa, directora de Vitality Centeres un centro especialmente creado para cuidar a quienes nos visiten y para ello contamos con un grupo de excelentes profesionales que se encargan de estimular los sentidos y emociones del cliente mediante terapias exclusivas y naturales con aceites esenciales, tratamientos holísticos y plantas medicinales especialmente seleccionadas… En fin, lo que pretendemos es que  sea un lugar donde las personas dejen a un lado sus preocupaciones y permitan que nuestro equipo se encargue durante unos minutos de su completo bienestar físico y emocional”.
Durante esa especie de “alto en el camino” que supone la visita a este spa podemos elegir, por ejemplo, completar su Circuito –guiado por personal sanitario de apoyo- que incluye varios pasos. El primero de ellos será una ducha tras la cual comienza el recorrido con un baño en la piscina -con chorros cervicales, dorsales, abdominales y de piernas- y jacuzzi. Posteriormente se pasa a la sauna finlandesa en la que la temperatura oscila ente los 80 y los 110 º C y la humedad es de entre el 5 y el 25%. Lo más adecuado es permanecer en la cabina de 5 a 8 minutos y hacer cortas inmersiones -totales o parciales- en el pozo de agua fría o combinar esta sauna con la ducha bitérmica o de rocío. “Conviene comenzar con la ducha bitérmica  –nos diría Amparo Llaosa- porque es más estimulante y combinarla con la ducha de rocío para terminar con la de aceites esenciales que mejorarán la piel y dejarán en ella un suave olor”. Entre los beneficios de esta sauna destacan que actúa como relajante del sistema nervioso, produce la vasodilatación de las ramificaciones respiratorias y la oxigenación y vasodilatación periférica, estimula el sistema circulatorio y la circulación sanguínea en las extremidades, eleva la frecuencia cardiaca, facilita la eliminación de toxinas por la piel y mejora la elasticidad del tejido muscular y las articulaciones.
El siguiente paso sería el baño de vapor o Hamman que consiste en una sauna a una temperatura de entre 43 y 46º C y un índice de humedad del 100%. Se puede permanecer más de 8 minutos y también es adecuado hacer inmersiones totales o parciales en el pozo de agua fría o combinarlo con las duchas bitérmicas y de rocío. Este tratamiento mejora la actividad nerviosa, induce a la relajación, mejora la oxigenación, favorece la dilatación de las vías respiratorias y aumenta su índice de humedad, provoca la vasodilatación periférica, estimula la circulación, elimina las toxinas de la piel, favorece su hidratación y retrasa la aparición de arrugas.
Por último se propone un tiempo de relajación en una hamaca o camilla en la que el cliente se puede tomar un té o un zumo natural mientras durante 20 minutos recibe un masaje de reflexología podal. “Además –continúa nuestra entrevistada- cabe la posibilidad de unir el Circuitoa cualquiera de los muchos tratamientos estéticos tanto faciales como corporales que ofrecemos”. Así, entre los primeros destacan los tratamientos renovadores, purificantes, reafirmantes, reparadores, anti-age, anti-acné, etc., que estimulan la piel y le devuelven su suavidad, luminosidad, tersura, belleza y vitalidad. Asimismo ofrecen tratamientos específicos como el de Vitamina C, pensado para contrarrestar los efectos oxidantes del medio ambiente y la propia oxidación celular y con el que se proporciona a la dermis defensas antioxidantes, se restaura su salud y aumenta su claridad y luminosidad. También destaca el Tratamiento enzimático antiacné diseñado específicamente para las pieles con problemas o con tendencia al acné o las espinillas, que ayuda a reducir la inflamación e irritación mientras facilita la curación de la piel. “Por otro lado, el Tratamiento con alfahiodroxiácidos es perfecto para incrementar la firmeza de la piel –añadiría Amparo-. Ayuda a estimular la renovación de las células y proporciona una equilibrada protección antioxidante y una adecuada hidratación. El Redness, en cambio, es el adecuado para aliviar pieles con tendencia a la rojez, la tirantez, el picor o la sensibilidad extrema. Lo que hace es fortalecer la piel y mejorar su confort”.
Por lo que respecta a los tratamientos corporales disponen de programas reafirmantes, anticelulíticos, relajantes, hidratantes, oxigenantes, activadores de la circulación, calmantes (especialmente para las piernas), exfoliantes, desintoxicantes, tonificantes, etc., para los que únicamente se emplean aceites esenciales y productos naturales. Vitality Center ofrece también una gran variedad de programas específicos que, según el criterio de los profesionales en cada caso, pueden aplicarse acompañados de aparatología como -por citar uno- el recuperador electrónico de Indiba cuya eficacia terapéutica ya conocen nuestros lectores. Y luego están los llamados Especiales Vitality que son programas pensados para necesidades o situaciones concretas como los denominados “Pies de seda”, el “Novias”, “Pre-mamá” (con el que se relaja también al bebé y se prepara a ambos para el alumbramiento), “Nueva mamá”, “Eros” (pensado específicamente para el cuidado de la piel masculina), “Pindasweda” (que ayuda a reequilibrar las energías, activa el metabolismo y tiene gran efecto desintoxicante), etc., que combinan el Circuito descrito con alguno o varios de los otros tratamientos.
Además, su selección de masajes es igualmente interesante. Junto al ayurvédico y al shiatsu, a los que tienen fines meramente relajantes, a los terapéuticos, a los que provocan drenaje linfático, a los que se complementan con Aromaterapia, Acupuntura, Reflexología podal o con piedras a diferentes temperaturas destacamos el Masaje Tai (que combina yoga y digitopresión para restablecer el equilibrio físico y emocional de la persona) y el Masaje Tuina (mediante el que se efectúan presiones, rotaciones, estiramientos y fricciones con los dedos, manos y codos sobre las 361 puntos de acupuntura y los 12 meridianos energéticos del cuerpo descritos por la Medicina Tradicional China). También podemos optar por lo que llaman Envolturas, bien con lodos del Mar Muerto, bien con diferentes tipos de arcillas y elementos naturales con los que se pretende purificar, relajar reequilibrar, reafirmar, adelgazar o desintoxicar el cuerpo y que se pueden combinar con otros programas como masajes, reflexología podal, etc. Asimismo, aplican presoterapia, fisioterapia y estética decorativa (micropigmentaciones), entre otros tratamientos de belleza tanto para ellas como para ellos.
No insistimos más. Suponemos que habrá bastado la descripción de los tratamientos de los que puede disfrutar en un spa para convencerle de las bondades de estos lugares donde el tiempo parece detenerse –obviamente unos son más completos que otros- y en los que sólo hay que relajarse, desconectar y dejar que le cuiden.

L.J.

Este reportaje aparece en
97
Septiembre 2007
Ver número