Cómo recuperar el rostro de hace 20 años en 10 días

 

El sueño humano de parecer eternamente joven está cada vez más cerca de convertirse en realidad. Y a ello contribuye uno de los más revolucionarios tratamientos médicos de los últimos tiempos: el Molding Mask. Con él, sin anestesia ni bisturí, se logra regenerar y rejuvenecer de tal modo la piel que -tras los diez días que dura el tratamiento- se recupera el rostro de veinte años atrás. Le explicamos cómo.

dos décadas, el médico y científico norteamericano Roderick Mee dedicó su tiempo a hallar fórmulas que permitieran a la piel humana volver a exhibir las características que tuvo veinte años antes. Es decir, buscaba algo así como un “elixir de la eterna juventud facial” que devolviera la tersura a la piel del rostro y la dejara sin manchas, arrugas o cicatrices. Y no sólo eso, quería también que no tuviera las dos mayores dificultades en la aplicación de los tratamientos estéticos habituales: los inevitables que comporta toda cirugía y la anestesia. Buscaba, en suma, una fórmula de éxito… y sin riesgos. Y lo consiguió.

UN TRATAMIENTO ÚNICO EN EL MUNDO

Gravemente enfermo, el doctor Mee decidiría compartir su “secreto” y durante 3 años –hasta 1992, año en que falleció- trabajó con el médico español doctor Ramón Roigé perfeccionando las diferentes fórmulas del tratamiento, pensadas para diferentes situaciones de la piel de los posibles pacientes. Ya solo, el doctor Roigé conseguiría reducir el tiempo de aplicación y mejorar aún más los resultados. Y le puso nombre al resultado: Molding Mask.

Hoy Roigé no sólo aplica este tratamiento en la clínica marbellí Molding Clinic sino que, además, enseña cómo se aplica. Así, discípulos suyos lo están utilizando en países como Brasil, Italia, Corea, Inglaterra o Rusia. Y es tal su éxito que diversos dermatólogos, tras visitar a pacientes tratados por el doctor Roigé, han coincidido en señalar que produce un “rejuvenecimiento real” de la piel sorprendiéndose de que pueda lograrse tal recuperación en sólo 10 días. Hemos hablado de todo esto con él.

-¿En qué radica el éxito de este tratamiento, avalado incluso por dermatólogos?

Pues en que supera a los demás procedimientos estéticos. A unos porque precisan de cirugía; a otros por su dudosa eficacia; y a algunos más por sus riesgos. Molding Mask no sólo es el tratamiento más inocuo –no requiere cirugía ni anestesia- sino también el único que además de eliminar arrugas y “quitar años de encima” aporta una mejora de la calidad de la piel del rostro. Calidad que es duradera si se realiza el tratamiento correctamente.

-¿Y en qué se basa?

-En algo tan sencillo como la rehidratación de la piel. Esa es la clave del tratamiento. Verá, nuestra piel, especialmente la que más se expone al sol, padece múltiples agresiones a lo largo de la vida y eso la hace envejecer antes que otras zonas que quedan más ocultas por la ropa. Uno de los elementos que conducen a ese envejecimiento es la deshidratación por el contacto constante con el aire y la luz. Rehidratar la piel es, pues, la pieza clave para que recupere su antigua textura y por eso la rehidratación es la piedra angular de este tratamiento.

-Pero tenemos entendido que, junto a esa rehidratación, usted mantiene que al mismo tiempo se logran otros efectos que contribuyen al espectacular resultado final.

-Así es. Verá, con el Molding Mask se consigue también la corrección de la capa córnea de la epidermis dañada por los agentes atmosféricos. Esto se hace exfoliando y rehidratando la piel. Y el otro gran efecto que se logra es la regeneración de la dermis con un aumento del colágeno y de la elastina.

-¿Y cuál es el resultado?

-Pues después de aplicar este tratamiento en más de 1.500 rostros puedo afirmar que el resultado final es un rejuvenecimiento real de la piel, que pierde su aspecto degradado y recupera su belleza y tersura. Pero lo más importante es que, a diferencia de otros tratamientos, Molding Mask logra mejorar la calidad de la piel. No se limita a quitar arrugas o a estirar el rostro. La piel tratada con este sistema se mantiene fresca y joven durante años y sigue su normal proceso de envejecimiento a partir del estado de salud de la piel recuperada.

REJUVENECIMIENTO REAL

-Dice usted que el tratamiento es inocuo, pero, ¿se hacen aún así pruebas previas a las personas que quieran someterse a él?

-Sí, en todos los casos. De hecho, durante la primera visita, en la que se le hace un primer estudio al paciente y se le explica en qué consiste el tratamiento, se le pide que se someta a un chequeo médico completo. Superado éste, se le ingresa en la clínica donde pasará diez días en reposo recuperando la tranquilidad y la salud. El paciente puede incluso aprovechar su estancia para, al mismo tiempo, perder algún kilo de más sometiéndose a alguno de los tratamientos que, a tal fin, disponemos en la clínica.

-¿Y que se hace en esos diez días?

-Pues el primer día se efectúa una terapia de regeneración intensa de la piel del rostro. Dura aproximadamente una hora y se realiza en el quirófano con la persona ligeramente sedada, no anestesiada. Después se coloca una primera máscara que mantendrá durante dos días para, después, levantarla y aplicar otra hecha con productos que consiguen una rápida reepitelización epidérmica. Esto se repite en los días sucesivos. Al noveno día se intensifica el tratamiento con una última y definitiva máscara que culmina el proceso de rejuvenecimiento de la piel y le añade textura y elasticidad. A los diez días la persona puede regresar a su casa completamente trasformada. Sólo necesitará afinar el tratamiento aplicándose durante seis meses unas cremas preparadas especialmente para el cuidado posterior del Molding Mask.

-¿De qué tipo de productos se componen esas máscaras?

-Mire, los ingredientes de la fórmula del Molding Mask son, en gran parte, de origen natural pero también un pequeño porcentaje de sus componentes se obtiene por síntesis química mediante una fórmula ampliamente experimentada.

-¿Puede ser más explícito? ¿Cuáles son esos componentes de los que habla?

Entienda mi reticencia a responder a sus preguntas. Comprendo su insistencia pero, verá, esa fórmula no está comercializada y constituye la pieza clave de este tratamiento conjuntamente con la técnica.

Patente y secreto. No logramos conocer cuáles son los componentes de la fórmula. Pero como no quisimos que confiar en el éxito del tratamiento fuera para nosotros y para los lectores una simple cuestión de fe quisimos conocer la opinión que sobre él tienen varios prestigiosos cirujanos plásticos y directores médicos de clínicas estéticas. Y hemos de admitir que en todos los casos la respuesta fue: “Sí, funciona”. Y lo reconocen a pesar de que el simple hecho de admitir el éxito de este tratamiento que en España sólo aplica el doctor Roigé les puede suponer alguna desventaja. “Hay que rendirse ante la evidencia”, nos decía con honestidad uno de los cirujanos consultados.

SIN RIESGOS

Hay que agregar que el Molding Mask es un tratamiento que, según Roigé, carece de riesgos porque el paciente es atendido sin anestesia y ningún bisturí interviene en el proceso.

-Yo mismo aplico el tratamiento –nos diría- junto a un equipo de médicos y ATS.

-¿Y tras el tratamiento hay que tener algún cuidado especial?

-El único cuidado que se requiere es utilizar los protectores solares que recomendamos para después del tratamiento. Se puede seguir con las actividades cotidianas e, incluso, deportivas aún siendo al aire libre (golf, tenis, etc.) siempre que no se olvide utilizar las cremas post-tratamiento; sobre todo, el protector solar.

-¿Y esas cremas protectoras se tienen que aplicar durante mucho tiempo?

-Durante los cuatro meses posteriores. A partir del quinto mes se puede empezar a tomar el sol sin protección durante 30 minutos diarios la primera semana, 45 minutos la segunda y una hora la tercera. A partir del sexto mes se podrá tomar el sol libremente sin necesidad de ponerse las cremas. Y eso es todo. No hay más cuidados posteriores.

-Desde luego, las imágenes hablan por sí solas. Los resultados son ciertamente espectaculares.

-Podría enseñarle cientos de fotografías y en todas vería lo mismo: un “antes” envejecido, arrugado, caduco, y un “después” resplandeciente, joven, nuevo. La persona se vuelve a ver a sí misma con el aspecto que tenía veinte años antes.

-Imaginamos sus reacciones. Una última pregunta: es obvio que cada caso es un mundo distinto pero, ¿en qué banda de precios oscila un tratamiento con el Molding Mask?

-Pues dependiendo de las circunstancias personales de cada paciente, el coste, que incluye la habitación, la comida y los cuidados durante diez días, oscila entre las 6.000 Y los 8.000 euros.

-Gracias por todo, doctor.

-A ustedes.  

Sara Muñoz
 

Este reportaje aparece en
44
Noviembre 2002
Ver número