Cómo desintoxicarnos en sólo diez días

Buena parte de lo que llamamos enfermedades tienen su origen en la intoxicación a la que año tras año sometemos de forma constante a nuestro organismo sin darle tiempo para recuperarse.Intoxicación que llega generalmente a su máximo durante las fiestas navideñas y de Año Nuevo, época particularmente dada a los excesos de todo tipo. Pensando en ello y sabedores de que la mayor parte de la gente se hace la promesa de cambiar de vida cada primero de Enero hemos pensado en ofrecer a nuestros lectores un método rápido de desintoxicación que les permita a continuación recuperar la salud y adelgazar sin apenas esfuerzo y sin pasar hambre siguiendo nuestra Dieta Definitiva. Es nuestro regalo de Año Nuevo. Y créanos: funciona.

La vida sedentaria, el estrés, la rapidez con que muchos almorzamos a mediodía, el consiguiente abuso de bocadillos, sandwiches, hamburguesas, perritos calientes y pizzas ingeridas con bebidas alcohólicas, colas o refrescos con gas y azúcar, unido a esos tentempiés consumidos entre horas -galletas, bollos, pasteles, patatas fritas, caramelos, frutos secos, aceitunas, etc.- pueden hacer de nuestra alimentación diaria un ejercicio continuado hacia el sobrepeso, la obesidad, los problemas cardiovasculares y el cansancio crónico. Porque quien no engorda en exceso termina con su organismo intoxicado. Problema que se intensifica normalmente en estas fiestas navideñas y de Año Nuevo en las que se dispara el consumo de las delicias habituales de la época -turrones, peladillas, nueces, chocolate, almendras garrapiñadas, piñones, etc.-, el café y el alcohol. Pantagruélicas celebraciones que muchos terminan a veces con un chocolate caliente con churros con el que intentar disipar el exceso de alcohol consumido en esas inacabables noches con la excusa del frío ambiente exterior.

En cualquier caso, el exceso que cometemos en tan pocos días no suele ser sino la gota que colma el vaso de nuestra intoxicación. Y a la alegría de las fiestas suele seguir en la mayoría de las ocasiones un sentimiento de hastío en la convicción de habernos pasado, de pesadez y auténtico agotamiento físico.
Nada debe pues extrañarnos que cada Año Nuevo sean millones los españoles que se hacen la “firme” promesa de ponerse a régimen. Unos, para intentar eliminar los kilos de más cogidos durante esos días; otros, para desintoxicar el organismo; los más, para recuperar la figura -algunos ni recuerdan cómo eran delgados- de una vez para siempre: “Esta vez -se prometen- hago el régimen hasta el final”. Por supuesto, la intención es buena y suele ser sincera. Los resultados, sin embargo, llevan a la inmensa mayoría al abandono a los pocos días. Demasiado esfuerzo -se dicen- para tan escaso resultado.

Y es que son multitud las dietas absolutamente inútiles que circulan por ahí. Sirven para vender revistas y libros, eso sí, pero no hacen adelgazar a nadie. Claro que eso es lo de menos, lo que importa es que se trata de un magnífico negocio para quienes viven de vender ilusiones y para quienes fabrican todo tipo de productos presuntamente adelgazantes y fármacos o productos sustitutivos de la comida relacionados con el problema; para los que fabrican aparatos cuasi mágicos y para quienes venden cremas milagrosas que se supone te hacen “adelgazar” en horas (burdas mentiras para gente ingenua), para quienes han inventado sorprendentes mezclas de infusiones que se supone poco menos que queman la grasa y para quienes venden vendas frías que destrozan la piel o excepcionales y carísimas fajas adelgazantes que no adelgazan un gramo. Y bien está para ellos que la gente no adelgace: se les acabaría el negocio.

LA DIETA DEFINITIVA 

Lo explicamos en los dos primeros números de la revista. La única manera de adelgazar, para los expertos nutrólogos de todo el mundo, es consumir menos calorías que las que gastamos. En eso se basan todas las llamadas dietas hipocalóricas. Su principal problema es que suele pasarse hambre. Y la gente las deja. Pero en realidad el problema es que el organismo termina ajustando su metabolismo basal a esa ingesta reducida y uno deja de adelgazar a las pocas semanas para desesperación de quienes las siguen.

Comentamos también las demás. Las más conocidas al menos. Y explicamos por qué no funcionan o, en el caso de las que sí hacen adelgazar, los peligros para la salud que conllevan. Y dimos las bases de la única dieta que de verdad nos consta que sirve para adelgazar sin pasar hambre, sin pesar la comida, sin hacer deporte ni otro ejercicio que el de caminar un poco todos los días, sin pastillas ni diuréticos. Nos referimos, obviamente, a la Dieta Definitiva con la que miles de nuestros lectores han perdido peso. Y no vamos a hablar de ella puesto que ya la conocen. Lo que no obsta para que la incluyamos en recuadro aparte a fin de que quienes lean esta revista por primera vez y no tuvieran acceso a la misma, puedan beneficiarse de ella.

En cualquier caso, son muchas las personas que no padecen problemas de sobrepeso u obesidad pero tienen su organismo intoxicado. Personas que no quieren perder peso -o no sólo quieren eso- sino eliminar todas esas toxinas que abotargan su mente y su cuerpo. Y de ello es de lo que vamos a hablar en este artículo. No de las posibilidades de una desintoxicación parcial con remedios naturales, piel incluida, algo útil y a lo que la revista dedica varias páginas en distintas secciones de este número, sino a una desintoxicación profunda y drástica. Una desintoxicación que proponemos hacer a todos nuestros lectores y que luego pueden completar quienes deseen seguir adelgazando -porque también se adelgaza rápidamente con ella- siguiendo la Dieta Definitiva. Nos referimos a la cura mediante sirope de savia y limón. En cualquier caso, y como siempre hacemos, hágala bajo la supervisión de su médico. No porque tenga peligro alguno sino porque cada persona es un mundo y conviene seguir los consejos de un profesional. Aunque la mayor parte probablemente le diga que no sirve para nada: los médicos, en su mayoría, no han sido formados en nutrición. Es más, la mayoría saben de ello poco y lo que saben suele estar equivocado. La mejor demostración es que los principales expertos del mundo afirman que hacer adelgazar a un obeso es poco menos que imposible. Y lo explican en sesudos tratados de cientos -o miles- de páginas. Expertos para quienes la Dieta Definitiva, por ejemplo, no existe. Lo que se explica bien: es la demostración palpable de que sus creencias no valen ni el papel en el que están escritas. Y lamentamos tener que ser tan duros pero es hora de poner las cosas en su sitio. A pesar de lo cual, nos reiteramos: busque si así se queda más tranquilo el asesoramiento de un médico, preferentemente naturista o al menos no fanatizado por lo que le han dicho que es la verdad. También los hay.

EL AYUNO Y LA DESINTOXICACIÓN 

La necesidad de someter al cuerpo a una desintoxicación cada cierto tiempo es algo que recogen todas las culturas. Normalmente, eso sí, recomendada por imperativo religioso, única manera de que la masa inculta atendiera cualquier norma higiénica mínima. En el Occidente cristiano se resume en la Cuaresma, es decir, en suprimir la ingesta de carne los viernes. En la cultura islámica tal norma se recoge en el Ramadán, mucho más extensa en el tiempo y que se reduce a la prohibición de ingerir alimento. Claro que esa norma no deja de ser una copia del ayuno tradicionalmente recomendado por la práctica totalidad de las culturas milenarias orientales.

Y es que el ayuno ha sido considerado siempre en Oriente fuente de armonía, norma de imprescindible cumplimiento para poder mantener la salud, preventivo de cualquier enfermedad.

Hoy día sabemos que esa tradición tenía como fin permitir al organismo liberarse de sus toxinas suprimiendo todo alimento y así dedicar toda su energía a depurarse por dentro sin tener que dedicar parte al proceso de digestión -operación que requiere un gran consumo energético-; hecho que, paralelamente, garantizaba no ingerir durante ese tiempo nuevas toxinas.

De ahí que el ayuno fuera elemento imprescindible para conservar una buena salud y se llegara a recomendar seguirlo hasta durante 40 días. De ahí precisamente nace la “cuarentena”. El propio Jesús de Nazaret ayunó 40 días en el desierto cuando decidió comenzar su “vida pública”. Debía “purificarse”.

Ahora bien, atendiendo a nuestros conocimientos actuales, ¿se trata de una buena medida? Las opiniones al respecto están divididas. Nosotros pensamos que en las distintas épocas en que se adoptaron, posiblemente fueron una buena medida. Pero con los conocimientos y las posibilidades actuales, no. Porque un ayuno total ingiriendo sólo agua es verdad que desintoxica el organismo pero se corre el riesgo de dejarlo durante ese tiempo sin algunos de los oligoelementos imprescindibles para la vida. Es decir, el beneficio del ayuno se puede ver contrarrestado por los posibles perjuicios. Y aunque sus defensores argumentan que no hay peligro ya que se trata de poco tiempo es mejor a nuestro juicio buscar una alternativa. Especialmente porque cuando las personas se sometían en la antigüedad a un ayuno cesaban en sus actividades y descansaban. Y ese es un lujo que hoy día pocos pueden permitirse.
Afortunadamente, desde hace unos años la fórmula existe. Fue propuesta por Stanley Burroughs y constituye sin duda una alternativa ciertamente válida al ayuno tradicional. Nos referimos a la cura con sirope de savia y limón.

LA CURA CON SIROPE DE SAVIA Y LIMÓN 

Así llamada, no constituye una forma de alimentación. Por tanto, no debe seguirse más que durante un cierto tiempo que, como norma, debe estar entre los siete y los diez días. Tiempo más que suficiente, en general, para desintoxicarse y eliminar buena parte -en la mayoría de los casos, no todos- de los depósitos de grasa acumulados en el cuerpo. ¿Y en qué consiste? Pues es sencillo: se trata de ingerir exclusivamente durante ese tiempo  -7 o 10 días- un preparado elaborado a base de sirope de savia y palma mezclado con zumo de limón y agua al que se le añade un poco de canela y una pizca de cayena picante. Mezcla que será nuestro único alimento durante esos días si bien podemos tomar paralelamente algunas infusiones.

El método original -creado, como ya hemos dicho, por Stanley Burroughs- se completa con un sistema especial de masaje que llama Vitaflex y el uso de Cromoterapia. Pero aun cuando cabe admitir que esos dos elementos son muy útiles, no son imprescindibles. Obviamente, si puede conseguir que alguien le de un masaje en todo el cuerpo durante los días que dure la cura, mejor. Pero si no es así, no es motivo para que no siga la terapia que le proponemos. Entre otras cosas, porque lo normal es que tras ese tiempo usted se haya deshinchado, su cuerpo habrá logrado una desintoxicación importante -cuyo grado dependerá también del grado de intoxicación de su organismo- y, además, perderá entre cuatro y siete kilos. En tan corto espacio de tiempo… y sin pasar hambre.

Esa es precisamente una de las razones del éxito de este método: el primer día puede tener usted algo de ansiedad -su mente le dice que “hay” que comer, que es lo que “corresponde”- pero el segundo esa sensación habrá desaparecido y a partir de entonces no tendrá ni ansiedad ni hambre. Y lo más importante: no sólo no se sentirá cansado sino que comprobará, quizá perplejo, que tiene mucha más energía que antes. Es decir, no padecerá síntomas tan habituales en otras dietas como nerviosismo, irritabilidad, fatiga o desvitalización. Antes bien, se sentirá más ligero y con más ganas de vivir. Incluso dormirá y descansará mejor.

LOS INGREDIENTES 

La razón es simple: la mezcla contiene por sí misma -y de forma equilibrada- la mayor parte de las vitaminas, minerales (potasio, sodio, calcio, magnesio, zinc, manganeso y hierro), enzimas y demás oligoelementos que el organismo necesita, lo que con la alimentación normal no es tan frecuente que ocurra. La grasa, obviamente, la sacará de los depósitos acumulados en el cuerpo, quemándolos. Y en cuanto a los hidratos de carbono del sirope de savia -fructosa y glucosa- son naturales porque no contiene azúcar artificial alguno.

Por otra parte, el limón -también importante fuente de minerales y vitaminas, especialmente de la C- es un antioxidante natural que ayuda en la eliminación de los depósitos grasos y mejora la actividad del metabolismo. Además de ser un buen diurético. En cuanto a la cayena, además de contrarrestar el fuerte sabor dulzón del sirope de savia, es una buena fuente de vitaminas del complejo B, disuelve flemas y regenera la sangre.

LOS EFECTOS 

Como ya hemos comentado, el ayuno con sirope de savia y limón permite al cuerpo dedicar su energía a la desintoxicación, a eliminar las toxinas acumuladas. Y así, tras efectuar una primera limpieza del tracto digestivo, el cuerpo dedicará luego sus esfuerzos a eliminar toxinas del hígado y de los riñones. Paralelamente, la presión de los vasos sanguíneos se irá regularizando ayudando a mantener una buena circulación.

Es más, también desaparecen rápidamente las enfermedades respiratorias -catarros, gripes, sinusitis, bronquitis…- y los estados febriles así como diversas alergias, causadas muchas veces por la acumulación de toxinas.

Igualmente es útil para eliminar los depósitos calcáreos en articulaciones y músculos así como los depósitos de colesterol en arterias y venas. Y como quiera que numerosas infecciones se deben a la acumulación de toxinas, la eliminación de éstas hace superar el problema.

No podemos olvidar tampoco, por otra parte, que muchas de las llamadas enfermedades tienen su origen en el sistema digestivo, así que no está de más reiterar que una alimentación sana y equilibrada es el mejor remedio para conservar la salud.

LA PREPARACIÓN 

Hace unos años el sirope de savia que se utilizaba para esta cura era exclusivamente el de arce -proveniente especialmente de América del Norte y, más concretamente, de Canadá- pero con el tiempo se descubrió que su contenido de minerales estaba sujeto a diversos condicionamientos, desde la calidad de la tierra hasta las condiciones climatológicas. Problema que se resolvería satisfactoriamente al mezclarlo con el sirope de savia de palma y conseguir que la proporción de minerales sea exactamente la adecuada.

Eso sí, no se deje confundir con esos otros siropes industriales fabricados masivamente que no proceden de la savia del árbol aunque se comercialicen como siropes de arce. Precisión necesaria tras la que pasamos a explicarle cómo prepararlo:

Utilice una botella de litro y medio o dos de vidrio o plástico (más cómodo este último material si debe llevarla consigo, por ejemplo al trabajo). Tras lavar bien su interior, use un embudo y vierta en ella el contenido de 14 cucharadas soperas grandes de sirope de savia de arce y palma. A continuación, exprima cuatro limones grandes y eche el zumo en la botella. Después añada una pizca de cayena picante molida (la puntita de una cucharadita de café; y no se pase porque si lo hace puede resultarle desagradable al paladar). Para terminar, y a fin de darle un toque de sabor, puede añadir media cucharadita de café de canela en polvo. Rellene después el resto de la botella de agua y agite fuertemente la mezcla. Tendrá así preparada su “comida” para todo el día.

Obviamente, lo suyo es beberse media botella por la mañana y otra media durante la tarde-noche repartiéndola en varias tomas. Pero puede usted distribuir el líquido como prefiera. Nuestro consejo es que se beba un vaso cada vez que sienta hambre. Y que, a continuación, se beba otro u otros dos más de agua.

Como ya le adelantamos, el primer día puede tener ansiedad porque el cuerpo, inconscientemente, reclamará la comida a la que está habituado. Suele suceder sobre todo a mediodía, a la hora de almorzar. Un buen truco para “engañar” entonces al organismo consiste en tomarse después del sirope de savia la infusión que suela ingerir normalmente tras la comida: café (descafeinado), té, manzanilla, poleo… De esa forma al cuerpo le dará la “sensación” de que ya ha comido porque ese líquido es con el que termina normalmente su comida. Le aseguramos que funciona.

Eso sí, no tome a lo largo del resto del día ningún otro café más (ni siquiera descafeinado), ni té (contiene un excitante similar: la teína).

Y otro consejo importante: beba cuanto pueda. Un mínimo de dos litros de agua, además del preparado. Pero recuerde que si se bebe cuatro o cinco litros de agua la desintoxicación será más rápida y más efectiva. Y no se preocupe incluso si tiene normalmente retención de líquido: cuanto más líquido ingiera, más líquido expulsará (el que beba ahora más parte del que retenía).

LIMPIAR EL INTESTINO 

Una de las cosas fundamentales que deberá tener en cuenta y del que depende en buena medida el éxito de esta cura es la necesaria limpieza del intestino. La mayor parte de las personas intoxicadas suele padecer gases, hinchazón y estreñimiento cuando no gastritis o úlceras a causa de las deficientes digestiones por malas combinaciones alimenticias, falta de suficiente fibra en la comida y consumo excesivo de pan blanco además de ingerir demasiado alcohol y café. Y no digamos nada de la malsana costumbre de comer dulces o fruta de postre, error tan extendido en nuestra sociedad.

De ahí que la limpieza del intestino se convierta en algo prioritario. Porque debe saber que aun cuando no va a ingerir alimento sólido alguno durante estos días defecará todos y cada uno de ellos. Y que si así no sucediera es que algo no funciona bien en su organismo.

Nuestra sugerencia en cuanto a lo que en tal sentido puede hacer depende ya de su preferencia. Puede elegir uno de estos dos sistemas:

1) Beba a lo largo de la mañana -con el estómago vacío y antes de tomar el sirope de savia con limón- un litro de agua al que habrá debido echar dos cucharaditas de sal marina (no use sal común). De esa forma, media hora después el intestino habrá quedado limpio.
2) Si no le gusta esa primera solución, tome entonces cada mañana uno o dos vasos de agua templada tirando a caliente nada más levantarse y cada noche una infusión laxante suave de plantas.

En cualquier caso, no estará de más que el segundo, quinto y octavo día utilice un enema. Bastará echar en un irrigador (de venta en farmacias) entre litro y medio y dos de agua templada. Pero previamente eche en el tubo de plástico una pequeña cantidad de aceite de oliva -un par de cucharadas soperas- para que “abra camino” al agua (ya sabe que agua y aceite no se mezclan).

Una vez en su interior, aguante lo que pueda y luego siéntese tranquilamente en el inodoro hasta desalojar completamente el líquido y los desechos del intestino.

Eso sí, póngase el enema por la noche cuando ya esté en casa… por si acaso. A veces no sale todo el líquido a la primera.

SÍNTOMAS CARACTERÍSTICOS 

Es importante también que sepa que la desintoxicación hará que su organismo utilice todas las vías naturales para eliminar toxinas: a través de la defecación, de la orina (en general más oscura y de olor penetrante), del aliento (notará un fuerte olor dulzón que si le resulta poco agradable puede disimular masticando hojas de menta o perejil fresco), de la vagina (con aumento del flujo), de la boca (la sentirá a veces pastosa) y de la piel (no sólo por el sudor sino también por las inpurezas que tenga).

En ese sentido, es conveniente explicar que son muchas las personas a las que el ayuno con sirope de savia y limón activa drásticamente al principio sus problemas de piel: forúnculos, abscesos, granos, herpes, eczemas, espinillas, urticaria… A fin de cuentas, tales manifestaciones no son sino el medio que utiliza el organismo para deshacerse de las impurezas, de las toxinas acumuladas. No se preocupe pues por ello: indica que la limpieza se está activando. Y que, gracias a ello, en unos días lo más probable es que esas impurezas, terminada la desintoxicación, desaparezcan de forma natural.

Como también a veces se potencian los dos o tres primeros días los problemas que arrastramos y que se manifiestan mediante cefaleas, jaquecas, migrañas, náuseas o vómitos. No deje por ello la cura. Son los síntomas de que el organismo está reaccionando.

ALGUNAS COSAS MÁS QUE DEBE SABER 

Muchas personas piensan que como no ingieren alimento sólido alguno lo mejor es tomar un completo vitamínico durante la cura para prevenir posibles carencias. No lo haga. Podría comprometer el resultado y no es necesario.

También son muchas las personas que entienden que habrá que hacer mucho ejercicio o deporte para que la cura funcione. Y tampoco es así. De hecho, no le recomendamos que haga deporte o ejercicio intenso mientras la siga. Pero sí debe hacer algo -consejo que es extensible para toda la vida- de mucha utilidad: caminar a paso ligero -no correr- al menos media hora al día.

Otro problema que le puede surgir es qué hacer si está tomando medicamentos. En ese caso deberá consultar con su médico si puede o no interrumpir la medicación ya que cada caso es distinto y depende del problema que usted tenga. Pero, por norma, cualquier fármaco dificulta el proceso de purificación. En todo caso, si no tiene más remedio que seguir medicándose, hágalo. Pero no es razón suficiente para por ello no hacer la cura desintoxicadora.

En cuanto a las infusiones de hierbas puede tomar las que quiera a lo largo del día, excepción hecha del té y del café (salvo un descafeinado a mediodía). Pero no pruebe el alcohol. Y, por supuesto, sepa que el tabaco le está envenenando. Desintoxicarse mientras simultáneamente se intoxica es absurdo. Pero de usted depende. Es su salud y su vida.

¿Y CÓMO SABER QUE EL PROCESO DE DESINTOXICACIÓN HA TERMINADO? 

Ya dijimos al principio de este artículo que el tiempo que debería seguirse este singular ” ayuno” es de 7-10 días. Es el tiempo mínimo para que el proceso sea eficaz. Ahora bien, que el mismo sea suficiente para lograr nuestro objetivo de desintoxicación total dependerá ya de nuestra acumulación de toxinas. Algo que es fácil constatar por nosotros mismos: mientras el organismo está depurándose tendremos la lengua cubierta con una capa blanca pastosa. Así que si a los diez días la lengua no ha recuperado su característico tono rosáceo y aparece limpia es que el proceso no ha terminado. Algunos expertos aconsejan en tal caso proseguir con la cura unos días más. Nosotros, sin embargo, le aconsejamos que comience a alimentarse normalmente de forma equilibrada -mucho mejor haciendo la Dieta Definitiva- y repita la cura tres meses después. Y si aún así no lo consiguiera totalmente, volver a insistir una tercera vez pasado otro trimestre.

NO COMIENCE A COMER SIN MÁS TRAS LA CURA 

Terminados los siete-diez días de cura no empiece ya a comer de forma normal. Deje que su metabolismo se habitúe de nuevo poco a poco. Dos días de transición pueden ser suficientes. Nuestro consejo es que ingiera lo siguiente:

Primer día:

Desayuno: un vaso grande de sirope de savia y limón.
1 pieza de fruta: manzana o pera.
Mediodía: un vaso grande de zumo de naranja, manzana o piña.
Almuerzo: un vaso grande de sirope de savia y limón.
1 pieza de fruta: manzana o pera.
Merienda: un vaso grande de zumo de naranja, manzana o piña.
Cena: un vaso grande de sirope de savia y limón.

Segundo día:

Desayuno: un vaso grande de zumo de naranja, manzana o piña.
2 piezas de fruta: manzana, pera o plátano.
Mediodía: 1 pieza de fruta: manzana, pera, naranja o mandarina.
Comida:   un caldo de verduras sin grasa.
2 piezas de fruta: manzana, pera o plátano.
Merienda: un vaso grande de zumo de naranja, manzana o piña.
una rebanada de pan integral.
Cena: una ensalada de manzana, pera y plátano.
un vaso grande de sirope de savia y limón.

A partir del tercer día vaya incorporando poco a poco nuevos alimentos pero procure no ingerir en los tres días siguientes a la fase de transición ni carne, ni pescado graso, ni embutidos, ni queso (salvo requesón o el de Burgos), ni pan blanco, ni repostería, ni leche, ni café, ni alcohol. A partir del cuarto, empiece a comer normalmente; eso sí, de forma equilibrada y atendiendo las normas de la Dieta Definitiva o, en su defecto, las de la Dieta Mediterránea.

Y no vuelva a caer en los mismos errores alimenticios de antes. Su cuerpo no es un acordeón y someter el metabolismo a constantes cambios termina siendo perjudicial. Recuérdelo.

 José Antonio Campoy

Recuadro:


LA DIETA DEFINITIVA  

Los fundamentos y normas de la Dieta Definitiva fueron publicadas en los dos primeros números de la revista. En todo caso, para quienes no la conocen porque no adquirieron aquellos dos ejemplares -que aún pueden pedirse a nuestra redacción-ofrecemos un breve resumen. Recordamos, en cualquier caso, que tanto las mujeres mayores de 45 años como los niños menores de 5 deben tener en cuenta algunas cuestiones que ya publicamos en el número 2 y que no repetimos aquí por falta de espacio.

LOS ALIMENTOS PERMITIDOS 

FRUTAS 

DULCES 

Frambuesa
Fresa
Mango
Manzana
Melón
Mora
Níspero
Papaya
Pera
Pero
Piña
Sandía

ÁCIDAS 

Arándanos
Albaricoque
Cerezas
Ciruelas
Granada
Kiwi
Limón
Mandarina
Naranja
Melocotón
Nectarina
Pomelo

PESCADO 

Todos. Sin excepción.
A modo de ejemplo y como recordatorio:

Anchoas
Atún
Bacalao
Bonito
Gallo
Lenguado
Lubina
Merluza
 Mero
Pescadilla
Pez espada
Raya
Salmón
Salmonete
Sardinas
Etc.

CARNE 

Carnes blancas y magras. Aves.
Jamón curado, jamón york
y fiambres o salchichas de pavo o pollo.

MARISCO 

Todos, salvo las ostras y las vieiras.
A modo de ejemplo y como recordatorio:

Almejas
Bígaros
Bogavante
Buey de Mar
Calamar
Camarones
Cangrejo
Cigalas
Coquinas
Choclo
Chirlas
Gambas
Langosta
Langostinos
Mejillones
Navajas
Nécoras
Percebes
Pulpo
Quisquilla
Sepia

HUEVOS 

Hasta dos diarios, tres veces por semana.

VERDURAS Y HORTALIZAS

(Sólo las mencionadas)
Acederas
Acelgas
Alcachofa
Ajo
Apio
Berenjenas
Berros
Brócoli
Brotes de soja
Calabacín
Calabaza
Cebolla
Col
Col de bruselas
Coliflor
Champiñón
Chucrut
Endibias
Espárragos
Escarola
Espinacas
Hinojo
Judías verdes
Lechuga
Nabiza
Palmitos
Pimiento
Pepino
Puerros
Rábanos
Repollo
Setas
Tomate
Yuca

POSTRES 

Queso fresco tipo Burgos. Requesón sin azúcar.
Yogures desnatados sin azúcar.
Flan de huevo sin azúcar.

BEBIDAS 

Agua. Zumos de fruta y verduras.
Café descafeinado.
Infusiones (todas menos anís).

CONDIMENTOS 

Aceite de oliva y vegetales. Sal. Pimienta. Ajo. Limón.
Perejil. Todo tipo de finas hierbas.

ENDULZANTES 

Sacarinas, ciclamatos y aspartamo.

LAS REGLAS DE LA DIETA DEFINITIVA 

1. La fruta -entera o en zumo- debe ingerirse siempre en ayunas y sola: jamás durante o después de una comida.

2. Hasta una hora antes del almuerzo se debe comer sólo fruta o zumos de fruta naturales -la cantidad que se desee-, pero nunca mezclando las dulces con las ácidas.

3. Excepción hecha de los zumos de las mañanas, a lo largo del día sólo se debe beber agua -sin gas- y nunca menos de tres litros diarios, además de las infusiones y el café descafeinado.

4. La carne, el pescado, el marisco y los huevos procure cocinarlos al vapor, al horno, a la plancha, asados o cocidos antes que fritos.

5. Las verduras y hortalizas, aliñadas si lo desea, puede tomarlas solas, combinadas entre sí o como acompañamiento de la carne, el pescado, el marisco y los huevos. Y aunque puede asarlas, cocerlas o hacerlas al vapor o al horno recuerde que se conservan mucho mejor sus propiedades nutricionales cuando se comen crudas.

6. No consuma requesón de postre si en esa comida toma jamón o pescado graso.

7. No pese o cuente la comida. Puede comer hasta saciarse. Pero no abuse tampoco: adelgazará antes.

8. El único ejercicio que debe hacer necesariamente es el de caminar -no correr- al menos 4 kilómetros diarios. Y

9. Practique la técnica del espejo interior.

LA TÉCNICA DEL ESPEJO INTERIOR 

Son muchas las escuelas de pensamiento que, en relación con el tema que nos ocupa, insisten en la importancia de utilizar nuestra mente para obtener resultados prácticos. Escuelas que han desarrollado diversas técnicas que se han constatado como eficaces y que se basan en el principio de que se puede actuar desde dentro hacia fuera. Obviamente, no es este el momento de explicar los fundamentos en que tal hecho se sustenta, pero esté seguro el lector de que hay evidencias de que es así. Por tanto, incluso aunque no crea en ello, le sugerimos que haga el ejercicio que le proponemos. No pierde nada, le llevará poco tiempo y sus resultados los comprobará en breves días.

Si puede, practique el ejercicio desde una semana antes de iniciar la dieta y prosiga con él durante otras dos semanas cuando la esté siguiendo. Será suficiente. Pero si se decide a comenzarla de inmediato, tampoco importa; en tal caso, simplemente haga el ejercicio durante las tres primeras semanas. Y aunque es mejor hacerlo por la mañana, cuando se levante, o poco antes de acostarse, puede hacerlo a la hora que le venga bien. Se trata de lo siguiente:

Colóquese delante de un espejo y mire su imagen reflejada en él. Vea pausadamente su aspecto físico, sin meter la barriga o intentar disimular lo que no le guste. Luego, cierre los ojos y visualícese delgado. Piense en cómo le gustaría estar, en cómo quisiera que los demás le vieran. Mantenga esa imagen durante dos minutos. Recréese en ella. 

Es todo. Luego, a lo largo del día, no le diga a nadie que está a dieta e intente pensar en sí mismo como una persona delgada. Piense incluso que todo el mundo le ve igual de delgado; en casa, en el trabajo, en sus reuniones familiares o con amigos. Se sorprenderá de los resultados. Porque su cuerpo, sin que usted haga nada a nivel consciente, empezará a trabajar para conseguir esa silueta. Y ya suponemos que si usted no conoce nada del auténtico poder de la mente, se mostrará escéptico, pero también su mente está en estos momentos realizando a nivel inconsciente miles de procesos en el interior de su cuerpo sin que usted se dé cuenta… a pesar de que es usted mismo -su mente- quien lo hace posible.

ALGUNAS OTRAS COSAS QUE DEBE SABER 

En cuanto a la forma de cocinar

Tanto la carne como el pescado y el marisco deberían cocinarse preferentemente al vapor, al horno, a la plancha, cocida o asada antes que frita. En cuanto a las verduras y hortalizas deberían comerse crudas ya que así conservarían mejor sus nutrientes, pero si se decide a cocinarlas, prefiéralas igualmente de las formas descritas antes que fritas.

En cuanto al ejercicio

Caminar cuatro kilómetros diarios es suficiente para adelgazar pero no deje de hacerlo ningún día. Ni siquiera es preciso que los haga de una vez; puede dividir el trayecto en dos o tres tramos a lo largo del día. Una manera inteligente de hacerlo es aprovechar cualquier circunstancia; y así, si vive en un piso, por ejemplo, no tome el ascensor y suba andando. Obviamente, cuanto más ejercicio haga -insistimos, sin forzar- más rápidamente adelgazará. En invierno una buena medida es “mover el esqueleto”, es decir, bailar en su propia casa. Además, suele ser divertido; y si le da vergüenza, hágalo a solas.

Este reportaje aparece en
12
Enero 2000
Ver número