El tamaño de la letra y el carácter (II)


Los rasgos de la escritura reflejan de manera inconsciente nuestra personalidad y nuestros procesos mentales. De ahí que aprender a interpretarla sea una herramienta de autoconocimiento verdaderamente útil. En esta sección intentaremos enseñarle a hacerlo de la manera más sencilla posible. Ojalá lo consigamos.

En el número anterior empezamos a ver algunas de las características que puede presentar la escritura atendiendo a su TAMAÑO, familiarizándonos con la identificación de la escritura: muy grande, grande, normal, pequeña y muy pequeña. Y aprendimos, paralelamente, cuáles son las características psicológicas que acompañan a esas características grafognómicas.

Aprendamos ahora a identificar otras posibilidades de análisis que ofrece el tamaño de nuestra escritura.

¿SU ESCRITURA ES CRECIENTE O DECRECIENTE?

Son dos conceptos claramente identificables y totalmente opuestos. En el caso de la escritura creciente nos encontramos con un tipo de letra que va aumentando su tamaño a lo largo de cada palabra (véase la ilustración que incluimos como ejemplo gráfico). Por el contrario, en el caso de una escritura decreciente el tamaño de la misma se va haciendo menor a lo largo de la palabra (véase la ilustración correspondiente).

Pues bien, la correspondencia psicológica de estas características es la siguiente: aquellos cuya escritura es predominantemente creciente tienen caracteres con cierta tendencia a la ingenuidad y una gran capacidad de asombro. Suele tratarse de personas bondadosas y confiadas, a veces demasiado; podemos decir que necesitarían ser algo más analíticas, más críticas.

En cuanto a las personas cuya escritura es decreciente cabe decir que su grafía se corresponde con personalidades donde predomina la observación y el análisis prudente. Suelen ser personas con gran capacidad de juicio crítico que pueden llegar -en casos extremos- a la desconfianza.

 

¿ESCRITURA UNIFORME O IRREGULAR?

Nos encontramos ante lo que llamamos escritura uniforme cuando el tamaño de las letras se mantiene prácticamente igual a lo largo de la palabra y del escrito. Por supuesto, estamos considerando el tamaño de las mayúsculas entre sí y de los cuerpos centrales de las minúsculas entre sí igualmente (recuérdese que en el número anterior explicamos el concepto de cuerpo central).

Su perfil psicológico corresponde al de una personalidad equilibrada, reflexiva, ordenada y constante en la que la prudencia y el orden se hacen evidentes.

Como siempre, la misma característica a nivel psicológico puede ser algo negativa si se da en exceso; y así, las personas cuya escritura es claramente uniforme pueden caer en la rutina, en la ausencia total de fantasía y presentar ciertas dificultades para adaptarse al ambiente que les rodea por exceso de rigidez.

Por el contrario, una escritura es irregular cuando el tamaño de las letras dentro de la palabra cambia constantemente (ver ilustración).

A nivel psicológico, esta característica grafognómica señala a personas muy emotivas, con una gran carga de sensibilidad. En el caso de que la escritura sea muy irregular, las características psicológicas correspondientes se ven acentuadas y en ese caso estaremos ante una personalidad cuya emotividad se descontrola fácilmente, con una marcada inseguridad e inestabilidad a este nivel; suelen ser personas que tan pronto se valoran positivamente como se sienten inestables e inseguras.

 


AUMENTOS BRUSCOS DE TAMAÑO

En ocasiones nos encontramos con que a lo largo de un cuerpo de escritura aparece un aumento brusco de tamaño, normalmente en una determinada letra y sólo en ella (ver ilustración).

En estos casos estamos ante una persona que puede presentar auténticas explosiones en su emotividad -normalmente en sentido negativo-, explosiones de un genio difícilmente controlado o que, por no ser correctamente canalizado, sale a borbotones en el momento y de la forma menos adecuada; son personas que corren el peligro de ser demasiado agresivas y violentas.

(En el próximo número completaremos las características correspondientes al apartado de TAMAÑO de la escritura. Así que si en la tuya encuentras alguna característica de TAMAÑO que aún no sabes cómo clasificar, ¡atención al próximo mes!)

 

Mª Jesús Escudero Villanueva

Este reportaje aparece en
12
Enero 2000
Ver número