Gafas especiales para quienes pasan horas ante el ordenador

Si nota que los ojos le molestan, que siente picor y cansancio por estar muchas horas sentado ante una mesa y centrada toda su atención en un pequeño espacio -por ejemplo, ante un ordenador- alégrese ya que acaban de aparecer unas gafas especiales que -según sus creadores- van a resolverle el problema. Ahora bien, ¿sirven para todo el mundo? ¿Y qué pasa con los que ya usan gafas porque tienen problemas como miopía, hipermetropía o astigmatismo? ¿Son compatibles con el uso de lentillas? Y además, ¿son caras o asequibles? Hemos decidido averiguarlo.

Las personas que trabajan durante muchas horas delante de un ordenador lo mismo que aquellas que por las especiales características de su trabajo tienen que fijar su atención durante mucho tiempo en un espacio físico reducido -delineantes, arquitectos, controladores de vuelo, correctores de estilo, escritores, secretarias, traductores, jugadores de ajedrez, etc.- terminan sufriendo cansancio visual, lo que los expertos llaman astenopía acomodativa, que se caracteriza por una sensación de ligero picor en los ojos. Pues bien, para resolver ese problema acaban de aparecer unas gafas que -según sus inventores- permiten a sus usuarios un menor cansancio en la vista.

Se trata de unos lentes especiales denominados Clarlet Business que permiten compensar artificialmente los constantes cambios de enfoque que el ojo debe realizar cuando trabaja a distancias cortas y que provocan cansancio muscular. Pero como están diseñados para resolver esa situación sólo son útiles para aquellos casos cuyo objeto de atención está entre los 30 centímetros y un metro.

Son ideales, por tanto, para quienes trabajan con ordenador. Y no porque la radiación de las pantallas, a pesar de los filtros incorporados, provoquen problemas visuales -que eso no está demostrado- sino porque atenúa notablemente el cansancio al ocuparse la lente de realizar articialmente en lugar del ojo esa adaptación constante a las distintas distancias.

Y no se trata de una lente bifocal del estilo de las que permiten por la parte inferior leer y por la superior mirar de lejos. No. Es una lente monofocal que, gracias a sus singulares características, logra que la visión sea -casi simultáneamente- igual de nítida a 30 cms. que a 90.

Algo que es posible porque la lente está construida mediante secciones de esferas independientes unidas entre sí y eso permite variar automáticamente la curvaturacuando la mirada cambia de orientación. Es decir, gracias al diseño asimétrico de la superficie para el ojo derecho e izquierdo, ambos perciben sensaciones visuales idénticas al cambiar la orientación.

Ahora bien, ¿las puede usar todo el mundo? ¿Y quienes tienen ya gafas graduadas? ¿Y los que usan lentillas? ¿Y si…? Demasiadas preguntas en el tintero. Quisimos que se nos contestaran.

Enrique Orellana, experto de la casa alemana que las fabrica-Carl Zeiss– accedió a aclararnos nuestras dudas.

-A primera vista no parecen unas gafas tan especiales…

-No dan esa impresión, es verdad. Pero las apariencias engañan. Son fruto de la más avanzada tecnología de vanguardia.

-¿Con qué material se han hecho?

-Están fabricadas en un material plástico resistente y fino llamado CR 39, estético, fácil de limpiar y más ligero que una lente corriente.

-¿Y son tan útiles como se dice? Es decir, ¿reducen tan notablemente el cansancio visual? ¿Por ejemplo, de quien trabaja horas ante un ordenador?

-Sin duda alguna. Pero quienes trabajan ante un ordenador no deberían por eso olvidar las recomendaciones básicas al respecto.

-¿Por ejemplo?

-No tener detrás o delante del ordenador puertas o ventanas por donde entre la luz para evitar los reflejos, no vestir de blanco -en ese caso el reflejo en pantalla es muy superior-, no trabajar con luces que incidan en la pantalla directamente -mejor luces apantalladas-, tener el respaldo de la silla recto, procurar que la mesa esté a la altura adecuada (que nos permita cruzar las piernas por debajo), que las plantas de los pies estén apoyadas sobre una superficie inclinada y no horizontal, que la pantalla no sea de fósforo verde… En fin, lo que todo el mundo debería saber.

-Si el proceso es como se dice deberían también ser útiles para las personas con vista cansada, no?

-Y así es. Con ellas, las personas con vista cansada que tienen que alejar de los ojos el texto para poder leerlo correctamente no tendrán que hacerlo.  De hecho, apreciarán un elevado confort visual.

-¿Y qué cuestan estas gafas especiales?

-Unas doce mil pesetas los dos lentes.

-¿La montura se cobra aparte?

-Sí.

-¿Y son antirreflejantes?

-Si se encargan, sí. Y como la diferencia de precio es pequeña -no llega a las 1.000 ptas.- compensa.

-¿Pueden usarlas también quienes llevan lentillas?

-Sin ningún problema.

-¿Y pueden graduarse?

-Sólo en los casos de quienes tienen dos o menos dioptrías de miopía. En cuanto a quienes padecen hipermetropía o astigmatismo, se pueden corregir hasta 4 dioptrías.

-¿Con qué diferencia de precio?

-Ninguna. Cuestan lo mismo graduadas que sin graduar.

-Luego quienes tienen mayor graduación no pueden encargarlas salvo si usan lentillas. ¿Y no pueden superponerse a las gafas graduadas?

-Actualmente, no. En cualquier caso, existe otro tipo de lentes que pueden resolver el problema aunque son más caros.

-¿Y si a pesar de todo quien las compra no se acomoda a ellas por lo que sea…?

-Entonces tiene dos meses de plazo para cambiarlas por cualquier otro producto. Siempre, obviamente, que no estén rotas o rayadas.

 Carmen Quintana

Este reportaje aparece en
12
Enero 2000
Ver número