En 2020 murieron en España 17.197 personas menos que en 2019 y 26.608 menos que en 2018

En 2020 fallecieron en España por todas las causas miles de personas menos que en los años anteriores demostrando que la pandemia es una farsa como venimos denunciando desde el principio. Lo constata más allá de cualquier discusión el único dato no manipulable: el Índice Nacional de Defunciones (INDEF). Y según éste -el gobierno proporcionó el dato en su web el pasado 22 de enero- el año pasado murieron en nuestro país 401.359 personas cuando los fallecidos en los últimos diez años fueron 418.556 en 2019, 427.967 en 2018, 422.142 en 2017, 409.363 en 2016, 423.014 en 2015, 395.659 en 2014, 388.467 en 2013, 403.943 en 2012 y 388.804 en 2011 (este es el enlace https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/docs/indNacDefunciones/2020_Defunciones_11.pdf). Es decir, hay que remontarse a 2014 para encontrar una cifra tan baja. Son 17.197 muertos menos que en 2019 y 26.608 menos que en 2018. Y eso que a 17 de diciembre los fallecidos eran 366.163 y por tanto el gobierno ha «encontrado» en las dos últimas dos semanas 35.196 fallecidos más, el doble de lo previsto según la media de los meses anteriores. Si el dato es real o ha sido un intento de última hora de maquillar la farsa es indiferente. Ha quedado demostrado que nunca ha existido pandemia alguna y que las medidas adoptadas -confinamiento, mascarillas, distancia social, vacunas, etc.- no se han justificado nunca.

Los desinformadores autodesignados como «verificadores» o descubridores de «bulos» alegan siempre que las cifras del ministerio son «provisionales» pero ocultan que las definitivas no varían en más de uno o dos centenares de personas. ¿Y qué dice el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre 2020? Nada porque no ha cerrado siquiera los informes de 2019. Lo único que hay en su web es una nota de prensa -no es pues un dato oficial- según la cual en los cinco primeros meses de 2020 habrían muerto en España por todas las causas 231.014 personas asegurando que eran 43.537 más que en el mismo periodo del año anterior. Nota de prensa que sirvió para que las autoridades -en connivencia con los grandes medios de comunicación- aterrorizaran a la población haciéndola creer que si en los 7 meses siguientes la tendencia se mantenía llegaríamos a 100.000 muertes más que en 2019. ¿Cómo es posible pues que la gente siga creyéndose las constantes mentiras de nuestra clase política, sanitaria y periodística? Los datos demuestran que han mentido -y mienten- con total desfachatez. Llevamos un año entero diciéndolo: la pandemia es una farsa. Si aún lo duda le damos más datos: a 19 de noviembre de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) había contabilizado entre los 7.800 millones de habitantes del planeta 56.464.316 “casos Covid»  (el 0,72%) y 1.353.786 “muertos Covid» (el 0,0173%); luego el 99,2% de la población mundial no estaba contagiada y el 99,98% sobrevivía a tan terrible virus. Pues bien, a 21 de enero de 2021 los “casos” eran 96.625.755 (1,238%) y los “muertos” 2.065.698 (el 0,0264%). Y eso implica que a principios de 2021 el 98,76% de la población mundial continúa sin estar “contagiada” y el 99,97% sigue sobreviviendo al virus. Y eso que la OMS pidió en noviembre a los gobiernos con el fin de “engordar” rápidamente las cifras que pasaran a contabilizar como “casos Covid» todos los “sospechosos” aunque no se confirmaran con pruebas PCR haciendo que en solo dos meses pasaran de 56.464.316 a 96.625.755 –un 171% más– y las «muertes» de 1.353.786 a 2.065.698 -un 152,5% más-. Y es evidente que tan gigantesca subida en solo dos meses se debe al cambio de criterio porque de lo contrario lo que ello demuestra es la TOTAL INEFICACIA de las medidas adoptadas. En fin, ¿a alguien le importa la verdad?

Jose Antonio Campoy

Director