CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 73 / JUNIO / 2005

El aceite de rosa mosqueta contiene también vitaminas C (en cantidad importante), E, B1 y B2 Me acabo de suscribir a su valiente y admirable revista y me gustaría saber si conocen alguna terapia alternativa para la diabetes tipo I. La medicina oficial sólo sabe dar la «muleta» hormonal de la insulina y evitar mediante controles analíticos posibles nefropatías, retinopatías, etc. He llegado a pensar si el Bio-Bac podría servir. Les agradecería por ello que me facilitasen la forma de contactar con D. Rafael Chacón o con el Dr. Fermín Moriano. Mi interés se debe a que tengo un hijo diabético insulinodependiente desde los 15 años, hoy tiene 30 y empieza a sufrir algunas complicaciones. Entre 1990 y 1999 recibió ayuda homeopática pero la abandonó por sus escasos resultados. Lleva también doce años recibiendo ayuda de la Acupuntura así como aportes de cromo, zinc, vitamina B6, levadura de cerveza, etc. Datos que aporto sólo como detalle de mi espíritu abierto a la medicina paralela. En España hay 150.000 niños y jóvenes diabéticos tipo I, es decir, insulinodependientes y que son los casos graves. Y cada día se diagnostican más casos de niños a edades muy tempranas. Hay además 1,5 millones de diabéticos adultos tipo II, enfermedad de menor importancia y tratable por la Naturopatía y la Dietética. En la medicina alopática la esperanza de algún tratamiento eficaz está en la investigación del Dr. Bernat Soria sobre células-madre embrionarias que ahora, afortunadamente, apoya el Partido Socialista, pero, ¿conocen ustedes algún alternativo alternativo? Disculpen mi planteamiento y les saludo afectuosamente con respeto y admiración.

Jorge Recasens Bravo
(Valencia)

El Bio-Bac no ha sido probado en ensayos clínicos con diabéticos por el fabricante -así nos lo ha dicho el propio Rafael Chacón cuando le llamamos para hacer la consulta- pero hemos sabido que algunos médicos, tanto en España como en Colombia, lo han usado en casos de diabetes tipo I con notable éxito. En cambio, sabemos también que a personas con diabetes tipo II les ha hecho subir mucho los niveles de glucosa. El teléfono del laboratorio que pide es el 91 849 92 77. Y el del Dr. Fermín Moriano el 91 548 77 13. Añadiremos que hay otro producto a nuestro juicio excelente: Diamel. Lo fabrica Laboratorios Catalysis -presente en 90 países- y se encuentra en farmacias. También ayuda un tratamiento ortomolecular adecuado y personalizado. Entre en el apartado «Medicina Ortomolecular» de nuestra web -www.dsalud.com- para mayor información. Una última cuestión: averigüe si su hijo tuvo, cuando le apareció la diabetes, algún fuerte impacto emocional. Una fuerte bronca con usted o su pareja, algún fuerte altercado en el colegio, alguna ruptura sentimental traumática… Si así fuera sería necesaria además una buena terapia anatheorética (pueden informarle en el 91 522 89 09).


«Somos demasiados y no podrán pasar por encima de los años que tuvimos que callar. Por los libros prohibidos y las entradas secretas».
«Por todos los que un día se atrevieron a gritar que la tierra era redonda y que había algo más que dragones y abismos donde acabamos los mapas».
«Por las noches de vacío, cuando te ibas a dormir esperando que la suerte volviera a sonreír, con los ojos abiertos esperando un milagro».
«Siento que llegó nuestra hora. Ésta es nuestra revolución.»
«Somos demasiados y no podrán pasar por encima de la vida que queremos heredar, donde no tenga miedo a decir lo que pienso.»
«Por todas las canciones que empiezan a nacer para no ser escuchadas y al fin lo van a ser, cantadas con rabia por los que siempre callaron».
«Siento que llegó nuestra hora. Ésta es nuestra revolución».
«Somos una luz cegadora, fuerte, más brillante que el Sol».
«¡Revolución! Este es el día de la revolución.» «Por todas las canciones que empiezan a nacer para no ser escuchadas y al fin lo van a ser, cantadas con rabia por los que siempre callaron».
«Siento que llegó nuestra hora. Ésta es nuestra revolución».
«¡Porque siento que éste es el momento de olvidar lo que nos separó y pensar en lo que nos une!»
Querida redacción de Discovery DSALUD: la letra que os envío es de una canción de «Amaral» pero yo, al igual -creo- que muchos de los que hemos acudido al maravilloso encuentro sobre cáncer que ustedes, tan generosa y desprendidamente han organizado en Madrid coincido con el mensaje que trasciende las palabras. Quiero transmitirles todo mi amor y todo mi cariño de la mejor de las formas: con el corazón. Están ustedes haciendo historia y les apoyo y admiro por ello. He sido uno de los tantos asistentes, naturópata y osteópata entre otras terapias, y quiero que sepan que lo que he podido percibir en este congreso ha sido tan bueno, ¡tan bonito!, que nada más y nada menos que por ello les deseo hereden los cielos con sus inmortales almas. Les dejo constancia de que por mi parte cuentan con un apoyo y una disposición plena para difundir lo que allí hemos escuchado todos, las verdades que todos sabemos y yo hasta ahora he procurado no gritar demasiado alto por miedo. Hay que reconocerlo. Mis queridos hermanos, les deseo el éxito para su proyecto periodístico científico y, lo que es más alto aún, las bendiciones de los cielos. Con todo mi amor y sinceridad,

Pedro González Alamillo

La verdad, agradecemos sinceramente sus palabras pero nos abruma usted. Nosotros sólo actuamos en conciencia y, es verdad, sin miedo; pero porque sabemos bien que el miedo impide ser libres. Y sin libertad no hay auténtica vida. Esa es la razón de que haya gente viviendo muerta sin ser consciente de ello.


Estimado Sr. Campoy: sirvan estas líneas para felicitarle -a Ud. de forma muy especial pero también a todo su equipo de colaboradores y a todos los ponentes- por organizar el «I Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer» al que asistí y me pareció sumamente interesante. Espero que tengamos otra oportunidad en un futuro no demasiado lejano de poder escuchar a más investigadores y médicos de la talla y calidad humana de los de este congreso. Gracias por su valentía y su tenacidad en divulgar cada mes múltiples hallazgos de considerable valor y en denunciar las mentiras que se pretende hacer tragar a los ciudadanos una y otra vez por presiones económicas o -lo que quizás sea aún peor- por ignorancia y/o tontería y/o cobardía. ¡Enhorabuena y ánimo para seguir en su lucha!

Christina Brouwers


Queridos compañeros: tanto en mi propio nombre como en mi condición de presidenta de la Asociación Española de Medicina Biológica (AMEBA) os hago llegar nuestra más sincera felicitación por el éxito obtenido en vuestro congreso internacional sobre cáncer. Me llena el corazón de alegría y renueva las ilusiones y esperanzas de seguir ayudando a nuestros semejantes con nuestro trabajo e investigación diaria y me hace sentir que ni estamos tan solos ni, desde luego, somos tan pocos. Un cordial saludo,

Nuria Lorite
Presidenta de la Asociación Española de Medicina Biológica (AMEBA)


Estimado Sr. Campoy: sufro cataratas en ambos ojos y en le izquierdo, además, esclerosis leve del núcleo. Pues bien, en el nº 69 de la revista publicaron un reportaje muy interesante informando de que en el Instituto Oftalmológico de Moscú se han elaborado unas gotas capaces de eliminar las cataratas. He consultado con varios oftalmólogos de la zona para que me informasen sobre ello y no me han hecho ni caso. ¿Podría indicarme alguna dirección donde pudieran informarme? Mi doctor me ha aconsejado una fórmula de gotas homeopáticas y unas cápsulas llamadas Nattokinol para los ojos pero, claro, eso no quita las cataratas. Un abrazo.

Fernando Benítez Valdivia
San Roque (Cádiz)

La única manera de acceder a esas gotas, como ya explicamos en el reportaje que menciona, es a través de la web www.can-c.net


Sr. Director: a pesar de que soy consciente de que no terminarán tan siquiera de leer esta carta e irá directamente a la papelera me dirijo a Vd. para hacerle llegar la gran ilusión con la que acudí los pasados 14 y 15 de mayo al Palacio de Congresos para oír hablar de alternativas para curar el cáncer que, desgraciadamente, se ha llevado a dos seres muy queridos para mí como una hermana (cáncer de mama) y mi marido (tumor cerebral). Los dos pasaron por Radiología y Quimioterapia -para hacerles sufrir un poco más- y, al final, la muerte… Imagine pues la gran decepción con la que salí tras constatar que ningún periodista de prensa, radio y televisión estaba allí para fotografiar cómo entre 1.000 y 1.500 personas, levantadas del asiento, aplaudíamos entusiasmadamente a los médicos que vinieron desde tan lejos de forma altruista para informar a quien quisiera escuchar de que hay formas alternativas para tratar el cáncer. Sr. Director, tengo 68 años, una mínima pensión para sobrevivir y la gran suerte de haberme encontrado en mi camino con personas y una revista llamada Discovery DSALUD que me han ayudado a conocer una medicina no convencional y ésta, a su vez, a seguir adelante mejor de salud que cuando tenía 40 años. No entiendo cómo a los medios de comunicación no les puede interesar informar a los ciudadanos de cualquier rayo de esperanza que haya para tratar enfermedades tan graves. Con su actitud de silencio más parece que les interesa defender una medicina radical y obsoleta antes que cumplir su alta misión de informar a los ciudadanos. Hay silencios que hablan por si solos. Muchas gracias.

Pilar Trigueros (Madrid)

Tenga la seguridad de que no tenemos por costumbre tirar las cartas sin leerlas. Y en esta ocasión con mayor motivo. Mire, entendemos su enfado pero nuestro director ya dijo durante la apertura del congreso que la inmensa mayoría de los medios de comunicación no acudirían a cubrir el evento a pesar de haber sido invitados. Y excepción hecha de la agencia EFE y de algunos medios alternativos así fue. No nos pilló en absoluto de sorpresa. Por eso lo anunciamos. Pero es que en España los periodistas no son libres y los medios de comunicación están al servicio del poder. Aunque haya aún mucha gente ingenua que crea lo contrario.


Sr. Director: tengo 46 años, soy diabética desde hace 24 y hasta hace seis meses tenía otro problema añadido: mi peso. A pesar de comer controladamente desde hace no menos de una década me sobraban veinte kilos y no lograba bajarlos. Pues bien, un amigo médico me sugirió hace medio año que probara a seguir La Dieta Definitiva, le hice caso y quiero comunicarle que en cinco meses y medio no sólo he perdido 17 kilos sino que mi diabetes ha estado controlada durante todo ese tiempo. Lo que le comunico para que lo sepa a la par que le transmito mi más sincero agradecimiento por haber escrito tan fantástico libro. Estará usted siempre presente en mi corazón. Besos.

Graciela Guzmán
(Bilbao)


Estas cartas aparecen en
73
Junio 2005
Ver número