CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 78 / DICIEMBRE / 2005

 

Hola. Ante todo quiero daros las gracias por la revista. Y luego deciros que tengo lo que llaman Sida, hepatitis B y hasta hace poco hepatitis C. Hasta hace poco… porque ya no. Ahora me dicen que nunca la tuve. Para quien le pueda interesar diré que he tomado durante dos meses Viusid y dos medicamentos de un laboratorio homeopático: 2LS1 y 2LHB. La hepatitis B, sin embargo, continúa activa y desconozco si hay algún tratamiento eficaz para combatirla. Por otro lado quiero deciros que me encuentro excelentemente. Gracias, creo yo, a una práctica constante de autotratamientos de Reiki y más relajada de Chi-Kung. Mi médico me suspendió el tratamiento antirretroviral para controlar el hígado y en ese momento me vi en la posibilidad de abandonarlos definitivamente. Bueno, pues después de seis meses -y tras cinco años sin ninguna infección importante- he tenido un herpes Zoster y las defensas han bajado considerablemente. Me temo que he de admitir la eficacia de los cócteles. No conozco otra manera de combatir el sida eficazmente. Algo he oído de un nuevo cóctel de fitoterapia china pero no sé si aquí está disponible. Conozco las teorías alternativas pero a los enfermos lo que nos interesa es la clínica y los resultados. No me vale los que nunca han estado enfermos graves porque yo lo estuve y mucho. Agradecería que publicarais mi correo electrónico para poder recibir información de experiencias de tratamientos eficaces (teniendo en cuenta que cada paciente es un mundo). Gracias, ánimo y un abrazo.

Edorta Azcoaga Blasco
(Guizpúzcoa)

Publicado queda tu e-mail. En cualquier caso debes saber que además del Viusid tanto los tratamientos con el Papimi como con el BIRM y el Bio-Bac han dado excelentes resultados en Sida y hepatitis. Como es útil el Cellfood y la vitamina C natural en dosis altas (mejor en forma de ascorbato cálcico). Te sugerimos que leas lo que ya publicamos sobre ello en la sección de Reportajes de nuestra web: www.dsalud.com


Estimado director: soy asidua lectora de su magnífica revista y también asistí al último congreso por lo que le doy mis mas expresivas gracias por su valentía y por el calor humano que en el mismo se respiraba. En su último número se hablaba de los peligros de los cosméticos y demás productos que llevan sustancias tóxicas en su composición. Quiero decirle que a raíz de leerlo tiré a la basura todas las cremas que tenía en mi cuarto de baño porque al comprobar las etiquetas ni una sola se pudo salvar (algunas de ellas carísimas) pero como Vd. bien dice la salud es lo primero y tiene que anteponerse a todo. Habitualmente me curo mediante Homeopatía y estaba encantada hasta ahora… y digo hasta ahora porque con motivo de un catarro en la farmacia me recomendaron un expectorante llamado Expecto DHU de los laboratorios homeopáticos DHU Ibérica e imagine mi sorpresa cuando al leer la composición y las posibles contraindicaciones me encontré con que el excipiente está formado por parahidroxibenzoato de metilo y de propilo… y en el propio folleto se advierte de la hipersensibilidad a esos parahidroxibenzoatos; entre paréntesis pone Parabenos. El medicamento se toma por vía oral con lo que mi alarma crece aún mas pues en la revista sólo hablan de los enjuagues y usos tópicos pero me asusta que por vía oral sea todavía mas dañino. ¿Qué está pasando? ¿Tampoco vamos a poder fiarnos de los laboratorios homeopáticos? De verdad, estoy desconcertada. Y sobre todo desilusionada porque la propaganda de dicho laboratorio es un canto a la salud y a los descubrimientos de Hamneman. El frasco es un jarabe de 200 ml. pero así como de los componentes aporta la cantidad de los parabenos no. Ni tampoco de la sacarosa y del agua purificada que forman dicho excipiente. Agradecida por su ayuda le saluda atentamente,

Carmen Gamboa

Los parahidroxibenzoato de metilo y propilo son dos tipos de parabenos que se utilizan en numerosos excipientes -incluidos muchos fármacos alopáticos- porque se trata de conservantes que mantienen el pH del producto que contienen. También es habitual encontrarlos en cremas y productos de belleza, especialmente en desodorantes. Y aunque los expertos aseguran que hace falta tomar grandes cantidades para que resulten tóxicos la verdad es que provocan con cierta frecuencia reacciones alérgicas. Además un grupo de investigación de la Universidad de Reading en Gran Bretaña halló hace algún tiempo altos niveles de parabenos en los desodorantes y otros productos cosméticos advirtiendo que pueden imitar el comportamiento de los estrógenos y favorecer el crecimiento de tumores asociados a los niveles de esta hormona. Philippa Darbre, coordinadora de ese estudio, afirmaría: «Aunque el trabajo no prueba que los parabenos sean causa directa del cáncer hemos encontrado niveles suficientemente elevados como para creer que pueden influir en el crecimiento de los tumores. Aún debemos estudiar si estas sustancias son capaces por sí mismas de transformar las células sanas en cancerígenas». Dicho lo cual Darbre agregaría que a su juicio los desodorantes, a causa de los parabenos, pueden encontrarse en el origen de numerosos casos de cáncer de mama. Otros colegas lo niegan diciendo que aunque se demostrara que pueden promover el desarrollo de tumores asociados a los niveles de estrógenos el riesgo sería «minúsculo» en comparación con el generado por otros factores de riesgo conocidos. Pues bien, para nosotros es obvio que riesgo minúsculo no significa riesgo inexistente. Así pues no entendemos por qué unos laboratorios homeopáticos como los de DHU Ibérica los utilizan.


Estimado Sr. Campoy: una doctora cuyo nombre omito por respeto me ha dicho que tiene unas gotas homeopáticas -Cineraria Marítima- fabricadas en Alemania que, puestas en los ojos, pueden eliminar o reducir las cataratas que, como sabe, yo tengo. Pero no me atrevo a utilizarlas por las contraindicaciones que puedan tener en tanto no reciba el asesoramiento adecuado y, por tanto, acudo a Ud. para que tenga la bondad de asesorarme. La doctora dice que esas gotas se utilizan mucho en la India. Un cordial saludo,

Fernando Benítez Valdivia
(San Roque) Cádiz

Hay varios remedios vegetales que se dice previenen las cataratas y mejoran el cristalino en caso de tenerlas ya: las semillas de granada Punica granatum, la hoja de llantén Plantago major y la Cineraria Marítima pero esa capacidad no ha sido validada con estudios clínicos. Lo que no impide que se hagan colirios con ellas. En el caso de la Cineraria Maritima comercializa un colirio para tratar la opacidad de la córnea y las cataratas Laboratorios Knop. Dudamos que sea peligroso su uso pero su eficacia está por comprobar. Dicho esto le recordamos que en la revista publicamos un reportaje sobre unas gotas basadas en la N-acetil-carnosina cuya efectividad sobre las cataratas sí parece clara. Se comercializan en Europa como Can-C (lea el artículo que publicamos sobre ellas en el nº 69 de la revista entrando en el apartado Reportajes de nuestra web -www.dsalud.com- o entre directamente en www.can-c.net).


¡Hola amigos! Antes de contaros mi problema os quiero felicitar por vuestra valiosa revista. Tengo 35 años y desde que en marzo pasado me hicieron un legrado he estado visitando numerosos ginecólogos, incluido un especialista en enfermedades de transmisión sexual. Al mes de la aspiración empecé a sentir irritación y picores que se concentraban no en la vagina sino en la zona de orinar y en los genitales. Y aunque todos los análisis daban como resultado la presencia de hongos el diagnóstico de la mayoría de los doctores fue que padecía de Candidiasis. La verdad es que hasta el día de hoy sus cremas y óvulos no me han servido de mucho e incluso un médico del hospital donde me intervinieron me dijo que no sabían cómo curarme y que fuera yo probando con el medicamento que me fuera más eficaz. Desde entonces han pasado siete meses y lo estoy pasando realmente mal pues parece que no hay manera de resolver el problema. He consultado en Internet y estoy siguiendo los consejos de la nutricionista ortomolecular Cala H. Cervera de reducir el consumo de azúcares y otros alimentos no aconsejables para este tipo de enfermedad pero me sería de mucha ayuda que me aconsejaseis sobre qué hacer, si hay médicos especialistas en este problema (preferiblemente en Asturias) y que me aclaraseis -una vez leído vuestro artículo sobre la Candidiasis- cuáles son los alimentos «acidificantes» y cuáles los «alcalinizantes». Un afectuoso saludo.

Estefanía Platas Herrero
(Gijón) Asturias

Los alimentos alcalinizantes son -en general- aquellos ricos en sales minerales. Por ejemplo, las frutas maduras (menos los arándanos y las ciruelas), las verduras de hoja verde, las patatas, los frutos secos -dátiles, pasas, higos secos, nueces, castañas, almendras, avellanas-, las legumbres verdes (excepto la acelga, el ruibarbo y la acedera), los rábanos, el maíz, el mijo, las zanahorias, la sal… Y son acidificantes los ricos en proteínas y grasas: la carne, el pescado, los embutidos, las margarinas, las mantequillas, los quesos, los cereales refinados (y, por tanto, el pan, los pasteles, las tartas…), la yema de los huevos, los frutos grasos, la harina blanca, las leguminosas, el azúcar, los aceites, el chocolate, el café, el alcohol, el vinagre, la mostaza y frutas como los arándanos o las ciruelas. Considerándose alimentos neutros los que contienen tanto proteínas como minerales: el yogur, el tofu, los cereales integrales, la leche pasteurizada, el suero lácteo… Imposible ofrecerle la lista completa porque hay muchos alimentos pero esperamos que nuestra pista le sirva. En cuanto a su problema de cándidas machaque 2-3 dientes de ajo junto a un cuarto de cebolla y macere la mezcla con limón unas horas. Luego ingiera la mezcla sola, en ensalada, con una tostada… en fin, como prefiera. Y haga eso a diario hasta que desaparezca.


Sr. Director: a primeros de mayo pasado detectaron a Carlos, mi marido, un tumor inoperable de 8 centímetros en el páncreas y el oncólogo le dijo que el asunto era muy grave y que debía someterse de inmediato a un tratamiento quimioterápico. Pasada nuestra desesperación habló con nosotros, nos puso en antecedentes de las bondades de un nuevo producto que estaban probando y nos dijo, en plan favor, que si queríamos Carlos podía entrar a formar parte del ensayo alegando que los que hoy se utilizan no iban a servirle. Como somos lectores de su revista desde hace tiempo le interrogamos a fondo y le preguntamos diez veces -no respondía nunca- si ese producto -cuyo nombre no mencionó- servía para curar el cáncer o si al menos había expectativas de ello y finalmente nos dijo, en tono arisco, que ningún producto curaba el cáncer pero que «quizás» «podría» «alargar» su vida. Unos años ¡o unos meses! Que eso no se sabía. Como no se sabían los efectos secundarios que podía provocar. Como supondrá Carlos se negó y yo le apoyé. Y no se imagina el cabreo que cogió el oncólogo. Luego asistimos al congreso sobre cáncer que organizaron ustedes unos días después, también en mayo. Pues bien, le escribimos estas líneas para darle en nombre de ambos nuestras más emocionadas gracias. Porque tras sólo cinco meses de hacer una dieta alimenticia estricta, hacer una cura de desintoxicación profunda, seguir un tratamiento ortomolecular y tomar Bio-Bac ¡los análisis no detectan ya nada y el tumor no aparece! No tenemos palabras para expresar el agradecimiento que sentimos. Sólo le rogamos que publique esta carta para que otras personas en la misma situación se conciencien de la verdad. ¡Cuánta razón tienen ustedes en sus denuncias! En el ámbito del cáncer estamos en manos de gente sin escrúpulos ni ética. Reciba todo nuestro cariño y apoyo.

Lucía y Carlos Gálvez
(Sevilla)

Gracias a ustedes por su testimonio. Y felicidades. Porque han sido ustedes los que perdieron el miedo y han hecho posible lo sucedido.


Estas cartas aparecen en
78
Diciembre 2005
Ver número