CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 82 / ABRIL / 2006

Estimados amigos de: como seguidor y admirador no sólo de vuestra maravillosa revista sino de la gran labor social que realizáis me permito haceros una propuesta que ayudaría a los muchos lectores que no somos profesionales de la salud y no podemos contar a menudo con el consejo o la indicación de un profesional de la medicina natural. ¿Por que no publicáis una especie de lista con los mejores productos naturales -complejos, compuestos, vitaminas, etc.- que a vuestro juicio existen hoy en el mercado para las dolencias más importantes dando incluso los nombres comerciales? Seguro que la gran mayoría de los lectores se ven tan abrumados como yo a la hora de comprar o elegir tal o cual producto ante la inmensa gama existente. Si fuera posible orientando sobre sus posibles contraindicaciones, para qué están recomendados, etc. Pienso que sería un reto muy importante y que a vosotros no os pesará elaborar ese compendio ya que los lectores sabemos que vuestro único objetivo es mantenernos informados y al tanto de la verdad en medicina y que lo contado nos puede ser útil en la vida diaria. Espero que sea posible.

Daniel García Sánchez
(Huelva)

Para hacer eso y ser honestos deberíamos contar con una infraestructura y personal con el que no contamos… además de ser una idea discutible. Porque su propuesta implica aceptar que cada “enfermedad” tiene una causa y no es así. No existen enfermedades sino enfermos. Hay que valorar los casos individualmente. Lo de relacionar fármacos con el tratamiento de “enfermedades” concretas es una idea transmitida por las multinacionales farmacéuticas que los médicos y la gente en general ha terminado aceptando como algo de sentido común cuando no lo es. Claro que los medicamentos no se desarrollan para curar sino para paliar síntomas y asegurar el negocio. Lo hemos explicado y denunciado muchas veces. Mire, según los médicos la inmensa mayoría de las llamadas “enfermedades” son de “etiología idiopática”. Que en palabras llanas quiere decir de “origen o causa desconocida”. Y es imposible ayudar a alguien a curarse cuando se ignora el problema que le ha llevado a enfermar. Y como quiera que las causas del mal-estar suelen ser casi siempre distintas afrontar el tratamiento de un enfermo exige conocer lo que le ha llevado a ese estado. Mientras algo tan simple no se entienda los médicos no podrán ayudar eficazmente a sus pacientes.


Saludos. siempre que tengo ocasión leo vuestra revista porque a nivel nacional es la única que me parece seria en el tema de las terapias naturales, muy actualizada e informativa. El motivo de mi e-mail es que los médicos sospechan que mi madre puede tener endometriosis. Según pude leer en Medline tiene los síntomas. El ginecólogo ha determinado que necesita hacerle una laparoscopia -introduciéndola por el ombligo- para ver hasta dónde llega el daño y si es necesario, sobre la marcha, operarla. Pero leyendo en Medline empecé acongojarme ya que las estrategias usadas parecen inútiles y dolorosas. Al parecer lo que le espera a mi madre es:
-Meterse en un quirófano para que le hagan una laparoscopia con anestesia general -algo bastante doloroso y peligroso para ser solo un diagnóstico- y si ven algo anormal o grave operar sobre la marcha. Que supongo que será lo que denominan operación conservadora -estaría guapo que le quitasen ya los ovarios con una histerectomía…- que parece ser que no es una panacea. Lo que realmente me preocupa es la carta libre que tienen para, según los casos, ¡extirpar nervios!
-Si ven algo anormal -más leve- le pueden dar fármacos que produzcan un pseudoembarazo o una pseudomenopausia, justo lo necesario para que le aparezca osteoporosis, sudores, etc.
-¿Y si no ven nada? Pues habrá sufrido un quirófano, prueba de laparoscopia y anestesia general… ¿Hay derecho? Es mi madre. Y estoy seguro de que tiene que haber un tratamiento natural a esto sin necesidad de pasar por el quirófano. Ni siquiera para diagnosticarlo. Me gustaría que me ayudaran pues no dispongo de mucho tiempo ya que se hizo las pruebas de la anestesia y probablemente en 15 a 60 días le hagan la prueba. Mi madre tiene 48 años, lleva años sufriendo sofocos y otros síntomas de perimenopausia, dolores de espalda y está operada de una hernia. Apenas duerme de noche y necesita tomar analgésicos a diario para soportar el dolor. La llevé a 2 clínicas naturales que sólo tuvieron efectos parciales en la salud y muy grandes en la economía y en la moral. Está bastante desesperada, desengañada con todo y sólo pide que le quiten los dolores y no el dinero. Yo soy entrenador personal, conozco bastante de estos temas y se que me van a decir que necesitan ver a la paciente, etc. Soy de Asturias, no somos ricos y no tenemos mucho tiempo. Necesito darle a mi madre algo para tomar ¡ya! que le haga mejorar algo de forma que cuando llegue el momento de la operación pueda convencerla de que no se someta a ella. Pensé en algo así pero necesito ayuda: un multivitamínico-mineral-antioxidante de alta potencia, silimarina -con tantos fármacos fijo que el hígado está tocado-, probióticos, suero de leche, aceite de lino, altas dosis de aceite de pescado destilado molecularmente, una dieta sana rica en frutas, verduras, carnes magras, pescados, frutos secos y aceites vírgenes, ejercicio físico -hace Tai-Chi, natación y caminar aunque yo le añadiría algo de pesas suaves-… ¿Qué más podría darle? ¿Homeopatía? ¿Plantas? Espero su ayuda. Realmente la necesito. Muchas gracias por todo y seguid así porque estáis ayudando a mucha gente. Por favor, ayudadme. Un saludo

Pablo Suárez

Efectivamente lo primero que hay que hacer es desintoxicar el organismo, eliminar los bloqueos físicos y energéticos, alimentar al cuerpo correctamente, armonizarlo y elevar sus defensas naturales. Lo explicamos ya un artículo que apareció en el número 66 de la revista. Entre en la sección de Reportajes de nuestra web: www.dsalud.com. Dicho esto es evidente que las soluciones que usted ha propuesto son correctas. Lo que además puede hacer lo encontrará en el texto mencionado.


Sr. Director: soy adicta a su revista por toda la información que nos aporta. Es un placer cada número nuevo que llega. Me gustaría que publicasen mi carta para que, tanto por parte de su revista como de algún lector que haya pasado por lo que voy a exponer, fueran tan amables de ayudarnos. Tengo una hija de 43 años que desde hace 10 viene padeciendo de mucho frío en general. El caso es que cada vez va a más. Ningún médico le soluciona el problema. Ha estado y está con homeópatas, kinesiología y terapia sacro-craneal además de la medicina tradicional y seguimos sin solucionar su problema. Algunos le dicen “¡Esto no se puede dejar!” pero no acaban de mandarle al facultativo idóneo. El frío es tan glacial que por respeto a ella no digo cómo duerme ni con la ropa que anda normalmente. Esto le está causando muchos problemas así que, por favor, le agradecería me informasen si está en sus posibles el profesional idóneo para este caso. Mil gracias por tomar en consideración mi carta. Atentamente,

Araceli Landeta
Tres Cantos (Madrid)

Como siempre, hay que averiguar la causa. Todo parece apuntar a una infección renal adquirida hace años o a un desequilibrio bioenergético pero no puede asegurarse. Le sugerimos que acuda a la consulta del Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16) o a la del Dr. Enrique de Juan (91 548 77 14).


Hola, amigos. Os escribo porque tengo una duda y me gustaría que me ayudarais. Hace poco escribisteis sobre ionizadores y me interesé por el que vende Mass Ibérica así que tras informarme les pregunté por las partes por millón de ozono que el aparato expulsa a fin de asegurarme de que no sobrepasa el 0,1 de ozono. Los responsables me respondieron que no disponían de esa cifra pero me aseguraron que ni produce demasiado ozono ni es perjudicial para la salud porque si así fuera se notaría enseguida ya que daría dolor de cabeza y se notaría el olor a ozono en el ambiente. ¿Es así? Estoy muy interesado en comprar un ionizador y éste es asequible. Espero vuestra respuesta.

Rocío Romero Romero
(Huelva)

Ese aparato carece de efectos secundarios. Puedes adquirirlo sin problema.


Sr. Director: he leído su contestación a Mª Carmen Ruiz sobre la enfermedad de la ELA y quisiera aportar algunas reflexiones. Soy acupuntor y lógicamente mi visión está de acuerdo con los postulados de la Medicina Tradicional China. Esto no quita que admita todo lo bueno que la medicina moderna nos aporta pero como usted bien dice en el tema de la ELA aporta muy poco. El famoso Rilutek, único fármaco que está aconsejado, apenas incide en el transcurso de la enfermedad ofreciendo apenas unos meses más de vida. Lamentablemente tampoco con la medicina china el pronóstico es muy halagüeño. Una vez las motoneuronas han empezado a destruirse parece que es muy difícil que la enfermedad vuelva hacia atrás. Lógicamente empezar el tratamiento cuanto antes mejora el pronóstico fatal. Para la medicina china el tratamiento es holístico donde el individuo, su forma de ser y encarar su enfermedad es única y único tiene que ser su tratamiento. Además la respuesta que el organismo es capaz de dar ante una enfermedad es crucial para la curación y no hay que olvidar en ese sentido que el Shen -la conciencia, el estado de ánimo- se altera cada vez más a medida que avanza la enfermedad. Por eso la terapia debe tender en gran medida a tranquilizar al enfermo. Por otra parte además de tratar la enfermedad según el síndrome de cada momento habrá que potenciar el sistema energético general y dotar de todas las armas posibles al organismo para que éste reaccione. Añadiré, ya que no lo mencionan en su respuesta e infiero que no lo deben conocer, que en China el doctor Huang Hongyun -del Sisan Workers Sanatorium de Pekín- está teniendo resultados espectaculares. Su método consiste en utilizar células-madre de fetos que, después de ser cultivadas en laboratorio, son introducidas en el cerebro del paciente en las zonas atrofiadas regenerándolas. Parece que el método funciona si el organismo no está muy deteriorado. El problema es que auque este médico trabaja en la lejana China el precio es disparatado, especialmente si los comparamos con los costes a los que nos tienen acostumbrados en los hospitales privados de España. Doy mi correo electrónico ofreciéndome a enviar gratuitamente a todo aquel que me lo solicite un pequeño trabajo que realicé sobre esta enfermedad y que da una visión general sobre ella y su tratamiento. Un saludo.

Fernando Ruiz González

Conocemos el método y lo estamos investigando. De hecho se hace ya en varios países de forma discreta. Nosotros hemos decidido centrar la investigación en el trabajo de un médico ucraniano que trabaja en Kiev con apoyo oficial. Nos referimos al Dr. Alexander Smikodub. Cuando el artículo esté listo lo publicaremos. Por supuesto, agradecemos sinceramente su aportación.


Estimado Sr. Director: tengo tres consultas diferentes así que intentaré sintetizarlas aunque a veces matizar es imprescindible.
1ª) Adquirí el libro La Dieta Definitiva, bajé peso y me sentí con energía pero a los 4 meses la rompí por falta de tiempo. Y a excepción de la piel -la veía un poco flácida- por lo demás estaba contentísima. Pesaba 86 kilos aproximadamente y me quedé en 73. Pienso volver a hacerla aunque me preocupa el estado de la piel, como ajada un poco, pero entiendo que hay que llevarla a término hasta conseguir lo deseado porque al mismo tiempo tiene uno un proceso de mentalización diferente a medida que las emociones mejoran al verse una mejor y más guapa. Ahora he vuelto a coger unos 4 kilos comiendo de todo pero veo que no recupero como antes y eso que tengo un metabolismo lento, tiroides hacia hipo… y fibromialgia acompañados de 4 hernias discales. La D-9 toca la médula con un hemangioma somático, cifosis y espondiliartrosis y con un hombro que me quieren operar (tendinitis con calcificación y desgaste). A todo esto paso a explicarle la 2ª consulta.
2ª) Con todo esto que acaba de ver puede imaginarse la cantidad de cosas que siento a nivel de dolor y malestar. Tengo 42 años, muchas ganas de vivir y soy la hermana de la alegría, con cara de niña y aspecto alegre. Los médicos, a excepción del que me trata muy personalmente, no se creen que yo esté así. El neurocirujano me diagnosticó silla de ruedas hace 3 años si seguía subiendo escaleras y trabajando tanto pero no tengo carrera ni profesión específica para poder hacer un trabajo que no requiera esfuerzos físicos, me deje tiempo para cuidarme y así mi enfermedad no avance tan deprisa. Paso más de 12 horas diarias en distintos trabajos para llegar a fin de mes. Tengo certificada una minusvalía del 42%. Le pido al Gobierno que me ayude ya que yo no puedo trabajar tantas horas como los demás porque las necesito para cuidarme y así al mismo tiempo aún puedo trabajar y sentirme útil a la sociedad, creando por ello en el presente y a la larga menos gasto a la Seguridad Social. Pero todo está tan politizado y tan mal estructurado que una persona no es igual en Madrid que en Galicia. Tengo un conocido en la capital que por una hernia discal cobra 80.000 pesetas y está cargando sacos de cemento. Yo, para subir unas bolsas de la compra, necesito ayuda. Muchas veces, cuando voy al trabajo siguiente, ya no puedo con el alma de mis dolores y malestares. De hecho, y aunque soy muy positiva y río lo que puedo, mi diagnóstico ha empeorado y ahora tengo problemas con la mandíbula para hablar y con la lengua, aparte de todos los demás. He solicitado en mi tierra una invalidez y me la han denegado.
3ª) Soy una luchadora innata por mí y por los demás, y el hecho de que esté de pie y con esta cara de alegría es por eso, por mis ganas de vivir. Busco todo lo que me pueda ayudar a estar un poco mejor. Tomo buenos nutrientes, duermo en fotón y hago alguna terapia cuando puedo. Y del photon quiero hablarle. En mi tierra fui una de las primeras en usarlo y mi estado mejoró en aquellos tiempos (hace 14 años). De no dormir al acostarme a poder hacerlo, de tener dolor de piernas y circulación a estar bien, sin dolor. Pero mi base de descanso tenía el infrarrojo y los magnetos. Resulta que la base me resultaba dura y quería cambiarla por lo que a la misma persona que me vendiera el otro se lo compré aunque venía sin los imanes. Ella me decía que con el fotón era suficiente. Yo la creí a medias porque notaba menos energía y algo me faltaba. Las leyes del universo son puras y, como tales, respondieron a mis dudas generales. La base no correspondía a la misma empresa que me había vendido el otro. Aparte de la salud, me sentí engañada. El Photón es buenísimo pero le faltan los magnetos que tiene el primer colchón que tuve, que era de la Nikken y que parece ser que a esta empresa la avalan estudios de la Universidad… Mi pregunta es: ¿qué es lo mejor para el ser humano? ¿Fotón y magnetos? Yo estaba mejor. ¿Tienen los imanes que estar colocados con el polo negativo hacia la piel del ser humano? Tengo entendido que estos eran dos socios de la misma empresa. Sr. Campoy, ¿podía aclarármelo? El fotón lleva aluminio y este componente es cancerígeno según informes. ¿Qué hay de verdad en todo esto? ¿Es bueno estar durmiendo a diario encima de los imanes o el fotón? Ya sé, Sr. Campoy, que usted es sincero pero aquí voy a solicitar también su franqueza. Atentamente,

Pilar López
(Lugo)

No terminamos de entender cuál es la primera pregunta que plantea pero aprovechamos para decirla que la mejor manera de mejorar el estado músculo-esquelétíco de su cuerpo es seguir La Dieta Definitiva hasta que adelgace… definitivamente. Sin olvidar que al suprimir los hidratos de carbono y los lácteos -como en ella se sugiere- mejorará de otras dolencias. En cuanto a la negativa a darla la invalidez total debe acudir a un abogado o al servicio de asesoría jurídica de algún sindicato. Ellos sabrán orientarla. Finalmente, en cuanto a sus dudas sobre el photon le sugerimos que lea en la sección de Reportajes de nuestra web -www.dsalud.com- el artículo que con el título “Colchones, edredones y almohadas… para aislarnos de las radiaciones y conciliar el sueño” publicamos en el número 62 de la revista. Leyéndolo verá que los imanes no son imprescindibles.


Estas cartas aparecen en
82
Abril 2006
Ver número