CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 96 / JULIO – AGOSTO / 2007

Estimado Director: ante todo quisiera agradecerle tan buena revista ya que nos ayuda enormemente en la vida diaria, a veces un tanto dura por problemas de salud. Verá, tras peregrinar por las consultas de innumerables médicos y hacerme todo tipo de pruebas -análisis, radiografías, resonancias…- me han diagnosticado finalmente fibromialgia. También tengo estenosis foramidal en la parte derecha, artrosis, tendinitis, hernia discal… Podría seguir pero prefiero dejarlo. Lo que sí puedo decir es que no padezco de depresión, soy optimista y afirmo que no va a poder conmigo ninguna enfermedad. Así que sigo haciendo una vida lo más normal posible, descansando bastante, eso sí, pero también haciendo ejercicio y moviéndome todo lo que puedo. Trabajo fuera de casa, tengo familia numerosa y no dejo nada de lo que eso conlleva. Pues bien, he encontrado mejoría con una cama de calor llamada Ceragem por lo que le agradecería que escribieran un artículo en la revista sobre ella. Somos muchas las personas que la usamos a diario y nuestra duda es si realmente nos está beneficiando su uso o, como dicen algunos, nos puede perjudicar a la larga. Les envío un saludo muy cordial.

Humbelina Díaz Moreno
(Guadalajara)

Ceragem es una de esas camillas que da masajes de forma automática mientras una placa de carbono incorporada emite radiaciones infrarrojas de onda larga cuya capacidad máxima de penetración está entre 0,5 y 1 milímetro. Lo idóneo porque los rayos infrarrojos de mayor penetración pueden alterar negativamente el organismo e, incluso, producir cáncer. Por consiguiente, la camilla es útil en la medida en que da masajes pero el calor que proporciona sólo sirve para estimular la circulación sanguínea superficial. Alegar pues que posee propiedades para mejorar el estado de los órganos y músculos internos es una falacia. Y en casos de fibromialgia alivia pero no resuelve el problema. De hecho en la revista hemos dedicado ya varios artículos a esa dolencia. Puede consultarlos en la sección de Reportajes de nuestra web -www.dsalud.com- pues aparecieron en los números 34, 35, 61, 66 y 81. Le sugerimos por tanto que los lea para saber todo lo que puede hacer. Y ello incluye ante todo averiguar si es usted alérgica o intolerante a algún alimento mediante un test alimentario y proceder además a desintoxicar su organismo. Pregunte por el médico más cercano a su domicilio que pueda encargarse de ello llamando al 96 422 02 16. Y si el caso es grave no olvide el reportaje que publicamos en el número 81 donde explicábamos que el doctor alemán Johann Andreas Bauer alivia el dolor crónico de los pacientes de fibromialgia en apenas hora y media operándolos con un éxito del 90%. Simplemente eliminando quirúrgicamente -con anestesia local- el exceso de colágeno que obstruye los canales energéticos del cuerpo, comprime los tejidos y genera el dolor. Trabaja en Suiza pero atiende en español los lunes de 16.00 a 18.00 en el teléfono 00 390 815 15 74 70. En cuanto al silicio orgánico lea lo que publicamos en el número 59.


Vaya por delante la felicitación al equipo de redacción por tan estupenda revista que leo desde su número inicial. Es un regalo mensual que el universo pone a disposición de todos los que nos preguntamos algo sobre las causas de determinadas patologías, sobre la salud y sobre la vida. En esta ocasión deseo que podáis darme cierta luz sobre un problema que me ha surgido. Tengo 49 años y mis encías sangran desde hace un año con mucha facilidad. No tengo nuevas caries y me cepillo los dientes con la regularidad de siempre pero desde hace unos meses noto que se mueven los dientes de la mandíbula superior. Mi dentista de toda la vida me dice que tengo sarro, que he de hacerme limpiezas de forma aún más asidua y que para eso no hay solución más que limpieza y antibióticos. Y yo me pregunto: antibióticos, ¿para qué? Tengo también un poco de sarro en los dientes de la mandíbula inferior pero esos no se mueven, sólo los de la zona superior y en ella no hay sarro. Por favor, ¿podrían indicarme algún especialista alternativo o darme alguna orientación de cómo podría encauzar este problema? Gracias de antemano y un saludo desde el corazón.

Carmen Vera Muñoz
(Sevilla)

Su dentista le recomienda antibióticos porque es probable que haya placas bacterianas en sus encías. Sólo que hay antibióticos naturales que además aportan otras cosas. Nuestro consejo es que deje de ingerir una temporada todo tipo de azúcares -y, por tanto, los hidratos de carbono refinados- y almidones, tome a diario cítricos (limón, naranja, mandarina, pomelo, lima, kiwis…) en piezas o en forma de zumo, ingiera un ajo crudo diario mezclado con aceite de oliva virgen al acostarse y tome un complejo de vitaminas B. También sería idóneo un complejo de minerales apoyado por una cápsula de zinc de 50-100 mg. Finalmente tome una o dos infusiones de salvia al día.


En la entrevista que hicieron en el nº 88 a D. Rafael Chacón -por cierto, me he quedado asombrado de la actuación del Ministerio de Sanidad, de los jueces y de un largo etcétera- éste dice en una de sus contestaciones lo siguiente: «Están dejando que los pacientes sigan hoy obteniendo el producto». Cosa que no sabía y que me ha alegrado mucho. ¿Podrían indicarme con quién puedo contactar para la adquisición del Bio-Bac? Gracias anticipadas. Estoy suscrito a la revista desde su origen y cada vez me agradan más los contenidos, su valentía de exposición y su seriedad. También adquirí en su momento el libro sobre el cáncer. Enhorabuena.

Ricarco Guerra Arnáez
(Cantabria)

Pues la verdad es que hemos facilitado el número de teléfono donde puede obtenerse el Bio-Bac en numerosas ocasiones, especialmente respondiendo cartas de otros lectores pero quizás no lea usted habitualmente esta sección así que lo volvemos a dar: es el 91 849 92 77.


Sr. Campoy: quiero ante todo felicitarle por la magnífica revista que dirige. Tuve la fortuna de contactar con su publicación ojeando un número atrasado en la consulta de un naturópata, momento en el que decidí suscribirme -hace aproximadamente año y medio- no habiendo defraudado a día de hoy mis expectativas y manteniendo la calidad de la información que ya aprecié en ese primer contacto. Bien, he leído el Aviso a nuestros lectores de la sección de Cartas sobre la cantidad de consultas que reciben y la imposibilidad de contestar todas. Lo entiendo y de ahí que antes de escribirles buscara información en su web sobre lo que me interesa pero no he encontrado ninguna referencia. También he visto la relación de médicos colaboradores pero dada su extensión se me hace difícil elegir el idóneo para la dolencia que me preocupa: la «poliquistosis renal». La padecen cuatro de los cinco sobrinos de mi esposa. Y su madre, ya fallecida, estuvo en hemodiálisis y necesitó un posterior transplante. La hermana tenía la misma dolencia. El caso es que la medicina «oficial» no hace más que controles cada cierto tiempo para constatar que ahí siguen los quistes. En el último a uno de los hermanos le detectaron un pequeño tumor «benigno» y, claro, se dispararon las alarmas. Aparentemente están tranquilos porque les dicen que de momento no hay tratamiento y la dolencia no es grave pero como en la revista hablan a menudo de tratamientos novedosos les agradeceríamos cualquier información que pudiese llevar a una solución del problema. Les agradecería que el centro o médico de referencia estuviese ubicado en el área de Barcelona. Gracias por su interés y reciban un cordial saludo.

Antonio Pérez de la Cruz
(Navarra)

La principal causa de mortalidad entre los enfermos de poliquistosis renal son las complicaciones cardiovasculares y éstas pueden prevenirse. Basta asegurarse la suficiente ingesta diaria de vitamina C, de dos aminoácidos -la lisina y la prolina-, de las vitaminas del complejo B, de la coenzima Q10 y de ácidos grasos omega 3. Asimismo se deben evitar los analgésicos, tener cuidado con los diuréticos y controlar la ingesta de alimentos ricos en proteínas. Y, por supuesto, beber agua lo más pura posible y de baja mineralización. Salvo complicaciones no tienen motivo para preocuparse. En cualquier caso, puede ayudarles un perfil genético personalizado. En la Clínica Euroespes de La Coruña los hacen (981 78 05 05).


Señor director: ante todo quiero felicitarle y desearle el mayor éxito para la revista puesto que a través de ella muchos estamos aprendiendo a usar sistemas de curación no agresivos y más eficaces. Por otro lado, quiero decirle que es admirable la labor de información que desarrollan porque nos ha abierto los ojos sobre el actual sistema sanitario. En fin, le quedaría muy agradecido si le fuera posible contestarme a dos temas. Hace unos ocho años me detectaron una anomalía en los glóbulos rojos: son de mayor tamaño del normal y ello me ocasiona diversos síntomas. En el hospital me hacen un seguimiento pero no me dan solución alguna. Yo soy asiduo lector de la revista pero no he visto nada en relación a este problema por lo que me gustaría preguntarles si existe algo para curar o paliar esta deficiencia. Por otro lado, desearía información sobre la melatonina pues sé que hace varios años que el Ministerio de Sanidad y Consumo prohibió su venta en España alegando la necesidad de investigar más sobre ella aunque yo me temo que dicha investigación no se va a producir puesto que es un producto natural y no interesa a la industria farmacéutica. En espera de que puedan hacer un hueco en su revista les doy las gracias anticipadas y les deseo lo mejor. Un saludo.

Francisco Rico García
(Asturias)

Para producir glóbulos rojos la médula ósea necesita además de hierro tanta vitamina B9 o ácido fólico como vitamina B12 o cobalamina. Y cuando falta alguna de ambas vitaminas -por déficit en la dieta o porque el organismo no las asimila bien- lo que la médula produce son glóbulos rojos grandes y anormales a los que se conoce como megaloblastos así como glóbulos blancos y plaquetas también anormales. Al problema se le denomina Anemia megaloblástica y hay pues dos subcategorías: la Anemia perniciosa -cuando la causa es la deficiencia de vitamina B12 o cobalamina- y la Anemia por deficiencia de ácido fólico (folato) -cuando la produce un déficit de vitamina B9-. El tratamiento pues es obvio pero debe ser su médico el que le diga -mediante unos sencillos análisis- de cuál de esas dos vitaminas es usted deficitario. En cuanto a la importancia de la melatonina le invitamos a leer en la sección de Reportajes de nuestra web -www.dsalud.com- el amplio texto que le dedicamos en el número 83. ¿Por qué Sanidad la tiene prohibida en España? Por el artículo 33; es decir, porque le da la gana.


Estimado Sr. Campoy: enhorabuena y gracias por la revista. Me abre un nuevo e interesantísimo horizonte en temas de salud sobre el que me gustaría formularle una pregunta: tengo una hermana de 31 años cuyo primer hijo ha nacido inesperadamente con Síndrome de Down (rechazó hacerse la amniocentesis al no haber indicios ni antecedentes familiares). Nada más nacer el niño entró en cuidados neonatales en los que se descartó cardiopatía. Entre las 48 y las 72 horas apareció una sepsis (fulminante, según nos dijeron) que dio lugar a una enterocolitis necrotizante causándole la muerte cuatro días después de haber nacido sin que diera tiempo a operar. Diez días después dijeron que los cultivos en sangre habían resultado negativos y que la muestra del cariotipo había llegado semicoagulada a Barcelona sin que ya fuera posible tomar nuevas muestras. En la semana 35 de gestación a la madre le hicieron un exudado vaginal, según dicen indica el protocolo, cuyos resultados fueron también negativos. Un mes después del fallecimiento del neonato y a petición de la madre le hicieron un nuevo exudado vaginal y anal cuyos resultados fueron: «Crecimiento vaginal de cocos gram (+) y bacilos gram (-) y crecimiento rectal de cocos gram (+). Se aísla E. Coli y Streptococos B agalactiae en el vaginal y se aísla Streptococo B agalactiae en el rectal». Ambos padres se han realizado pruebas genéticas cuyo resultado para ambos fue que «en el estudio citogenético de 15 metafases obtenidas a partir de un cultivo estimulado con fitohemaglutinina (PHA) y con una resolución de 400 bandas no se aprecia ninguna anomalía a nivel cromosómico». En el apartado de Observaciones se dice que «no se excluye la presencia de anomalías no detectables debido a limitaciones inherentes a la propia técnica, tales como mosaicos de baja frecuencia y anomalías estructurales de pequeño tamaño (microdelaciones, microduplicaciones y translocaciones teloméricas). En suma, de cara a un nuevo embarazo, ¿hay alguna prueba genética más o algún especialista al que puedan dirigirse o es suficiente con esta prueba para descartar malformaciones? ¿Cómo evitar durante la próxima gestación una nueva infección y qué tratamiento poner al neonato o a la madre como medidas preventiva o paliativa? Muchas gracias anticipadas por su respuesta.

Pilar Mª Alcántara Alcalde
(Córdoba)

La célula original o cigoto de la que todos provenimos es el resultado de la fusión de un óvulo con un espermatozoide cuyo material genético es de 46 cromosomas de los que 23 los aporta el padre y otros 23 la madre. Toda célula original tiene pues 23 pares de cromosomas que son muy similares entre sí excepto en el caso de un par: los cromosomas sexuales X e Y… pero sólo en el caso de los varones ya que las mujeres tienen dos cromosomas X. Pues bien, el Síndrome de Down se da cuando en la célula resultante de la fusión de un espermatozoide con un óvulo aparecen tres cromosomas en lugar de dos en el par sexual, es decir, en el par 21. Con lo que la célula tiene 47 cromosomas. A esa anomalía se la conoce como trisomía 21 y es el motivo en el 95% de los casos del llamado Síndrome de Down. Hay un 4%, empero, que se debe no a la triplicidad del cromosoma 21 sino al añadido al par 21 de un solo fragmento de cromosoma. A ello se le llama translocación y para los expertos demuestra que es sólo un grupo de genes -y no el cromosoma 21 completo- la causa. El otro 1% es también un problema de trisomía 21… pero no en todas las células. Y no surge a causa de algún cromosoma extra en el óvulo o en el espermatozoide sino en el embrión en desarrollo. Es decir, que alguna célula de éste surge con trisomía y luego la transmite al multiplicarse con lo que en el cuerpo conviven células normales con células trisómicas. Dicho esto agregaremos que el Síndrome de Down suele darse hoy en uno de cada 700 nacimientos y se ha constatado que es más frecuente entre las madres que superan los 35 años. Para prevenirlo se puede hacer una biopsia de corion a las 10-12 semanas de gestación o una amniocentesis -con células del líquido amniótico- a partir de la decimoquinta semana de gestación. Sin olvidar la realización de test genéticos previos a los padres para rastrear la presencia de ciertas moléculas de riesgo. Y no se conocen tratamientos realmente efectivos para los niños que nacen con este problema. Dicho esto es evidente que su sobrino, por los datos que aporta, no murió por padecer Síndrome de Down sino por contraer una infección. Posiblemente hubiera muerto igual si hubiera nacido sano. Nuestro consejo es que su hermana, teniendo en cuenta que las pruebas genéticas no detectan posibles problemas, se haga la amniocentesis cuando quede embarazada de nuevo. Y que elimine de su dieta y de su entorno todo posible foco capaz de alterar los genes, especialmente radiaciones electromagnéticas y productos químicos tóxicos.


Sr. Director: interesante revista Discovery DSALUD. Orientadora y de estupendos diagnósticos detallados y razonados que resuelven con claridad los casos que presentan los lectores en base a la Medicina Natural. Mi caso tiene muy simple planteamiento: los cardiólogos proponen implantar un marcapasos cardiaco tan pronto el electro configura una determinada fase en el ritmo del corazón. Y yo pregunto: ¿no existe un intermedio posible previo para solucionar la deficiencia cardiaca con la consiguiente vigilancia por otros medios como alimentación especial, medicinas, ejercicios, etc.? Comprendo la extraordinaria, segura y útil solución que supone un marcapasos pero no deja de ser una operación, un extraño aparato en el cuerpo, una limitación de la libertad e un importante gasto innecesario si existiera otro medio… que es lo que pretendo conocer. Condiciona la consulta mi avanzada edad -91 años- y el gozar de una vida de actividad plena física y mental no estando afectado por síntoma notorio alguno. Subo con facilidad las cuestas, mis pasos son firmes y, si fuera posible, me gustaría más vigilar mi deficiencia que vigilar el marcapasos. Además mis análisis de sangre son normales salvo un ácido úrico algo elevado y un ligero déficit de vitamina B12. También tengo un no importante enfisema que podría influir en las anomalías del pulso. En fin, espero su consejo. Y añadiré que he sentido mi tardanza en conocerles porque necesitaba orientación desde hace tiempo. Desde mi madurez he seguido mis enfermedades colaborando intensamente con ellas, dialogando con mi cuerpo y obteniendo beneficios transcendentes y observaciones para mí importantes. En su día me inicié en Acupuntura, Digitopuntura y Shiatsu habiéndome ello servido de forma práctica para convivir con mis enfermedades, dormir bien y no tener dolores. En vía de ejemplo: me imaginé un procedimiento sin medicamento alguno que puse en práctica secretamente. Mi mujer, extrañada, me informó un buen día, al mes largo de mi práctica, de que no me oía roncar. Desde entonces no ronco. ¡Qué felicidad para ambos! En fin, les agradecería me asesoraran con cierta rapidez porque la opción al marcapasos está próxima.

Fernando Iral

Pues nos encantará que nos cuente cómo dejó de roncar. Muchos lectores se lo agradecerán. Dicho lo cual, con los datos que nos da no entendemos por qué quieren ponerle un marcapasos. Le sugerimos que pruebe antes a tomarse una pastilla de melatonina diaria de 3 mg durante la noche (es ilegal en España pero puede fácilmente conseguirla fuera) y se cuelgue del cuello un cuarzo rosa para que quede a la altura del plexo solar. El cuarzo vibra a 60 ciclos por segundo y por efecto de resonancia lleva al corazón a estabilizarse a 60 latidos por segundo. Sin olvidar ingerir fruta, verdura y omega 3 a diario. Salvo que haya obviado algo importante es lo que le sugerimos. Ahora la decisión es suya.


Me llamo Begoña y creo que nada de lo que pueda decirles superaría los halagos que tienen por costumbre hacerles los lectores. Únicamente puedo añadir ¡Gracias! Me dirijo a ustedes para pedirles un favor y es el siguiente: al hijo de una queridísima amiga -de cuatro años- le han diagnosticado Mutismo selectivo. Su hijo nunca le ha hablado a nadie… excepto a sus padres y abuelos -tanto maternos como paternos- y a su primita, algo más pequeña que él. Les agradecería la información que pudieran darme o que me dijeran a dónde podrían dirigirse. Y, sobre todo, si hay algún especialista en España que trate estos casos. Esperando su respuesta me despido con un cordial saludo,

Begoña Gutiérrez Centeno
Basauri (Vizcaya)

Debe verle un psicólogo infantil, preferiblemente mujer. Todo apunta a algún trauma que le ha llevado a un exceso de desconfianza. Y también sería muy útil rodearle de otros niños con los que se sienta seguro. Es un problema pasajero y lo normal es que desaparezca con el tiempo pero hay que ayudarle ahora.


Sr. Director: antes de nada, felicidades por la revista; no hay en el mercado nada que pueda comparársele. Le escribo para hacerle un par de consultas. He visto en Internet una nueva técnica estética con la que corrigen la nariz sin cirugía inyectando una sustancia que rellena el puente y levanta la punta. Creo que llevan bastante tiempo utilizándola en algunos países hispanoamericanos y que se puede disponer en España de ella pero, por otro lado, he encontrado en revistas especializadas en estética opiniones de cirujanos plásticos que la desaconsejan por la clase de relleno que usan y por ignorar si es nocivo a largo plazo pudiendo moverse de su sitio o provocar rechazos y granulomas. También me gustaría pedirles que hicieran un reportaje sobre los problemas del oído interno. Mi hermano, con veintiocho años, sufre pérdida de audición en un oído y un acúfeno ininterrumpido en el otro. Los médicos ignoran la causa. Dicen que es algo idiopático y le aconsejan hacerse revisiones periódicas pero no le dan soluciones. Yo tengo entendido que el Gingko Biloba es útil en los acúfenos y que el origen de estos trastornos podría ser muy variado, desde problemas en la espalda hasta rigidez muscular pero no sé qué hay de cierto en todo ello. Me encantaría ver tratados ambos temas en la revista. Saludos y muchas gracias por la información tan interesante que ofrecen todos los meses.

Elena Lobera
(Zaragoza)

Los acúfenos mejoran con vitamina B12 y Gingko Biloba. Aunque muchas veces la causa en realidad está en la mandíbula por lo que su hermano debería acudir a un especialista en Odontología Neurofocal. En lo que se refiere a su consulta estética nos va a perdonar pero no nos da datos suficientes para saber de qué técnica habla aunque a nuestro juicio las opiniones de los expertos que menciona deberían ser tenidas en cuenta.


Sr. Campoy: ante todo gracias por la amplia respuesta que me dio en el nº 90. Ahora, abusando de su amabilidad, me dirijo de nuevo a usted por un problema en los discos lumbares que desde hace unos dos años me ocasiona dolores continuamente y, con frecuencia, inflamación de los nervios ciáticos. Me han dado masajes y sesiones de Acupuntura y Digitopuntura pero no mejoro. Agregaré que tengo 68 años, peso 51 kg, mido 1,75 y ni fumo ni bebo alcohol. Además he leído sus libros y procuro seguir su dieta. También he empezado a tomar Cell-Food. ¿Podría informarme de algún tratamiento no quirúrgico o recomendarme a un especialista de confianza?

José Freixes Roca
(Andorra)

Nuestra sugerencia es que acuda a un osteópata. Y que averigüe si en su caso puede ser útil un tratamiento de Ozonoterapia. Uno de los mayores expertos de España es el doctor Eusebio Sala Planell; puede usted localizarle en el Centro Médico Teknon de Barcelona.


Estimado Sr. Campoy: tengo un familiar que padece Trastorno Bipolar, va a un médico que le receta Lamictal y estoy preocupado porque puede traer consecuencias. Me gustaría saber si existe alguna forma natural de tratar o curar esa patología. También quisiera saber si sigue abierta la Clínica Rochester en Majadahonda pues no logro establecer contacto. Una última pregunta: ¿dónde se puede hacer una depuración a fondo en Galicia? Dios lo guarde y le dé mucha salud.

César Blanco Gómez
(Orense)

Hace apenas seis meses explicamos que el Trastorno bipolar es el nombre con que se designa a un tipo de depresión que se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo con fases de euforia (a las que llaman fases maniáticas) y ánimo bajo (o depresión). Pueden ser dramáticos y rápidos aunque lo más frecuente es que sean graduales y hoy los médicos hablan de tres tipos de trastorno bipolar: el tipo I -o clásico- donde se produce una fase maníaca tan acusada que el paciente requiere generalmente hospitalización ya que las depresiones son intensas y llega a sufrir alucinaciones e incluso delirios siendo su conducta desordenada. En el tipo II aparecen depresiones intensas y fases de euforia moderadas que no requieren el ingreso. Se denomina hipomanía. Y la del tipo III se denomina ciclotimia porque se caracteriza por la sucesión de hipomanías y fases depresivas. ¿Y qué provoca el llamado trastorno bipolar? Se ignora. ¿Y hay algún fármaco realmente eficaz? NO. Nuestra sugerencia pues es que desintoxique a fondo su organismo, duerma suficiente (tome 3 mg. de melatonina al acostarse, sustancia prohibida en España pero no en otros muchos países), suprima de la dieta los azúcares, el café, el alcohol, la leche y sus derivados, las harinas blancas y todo hidrato de carbono refinado aumentando en cambio la ingesta de alimentos ricos en triptófano -plátanos, higos, dátiles, pan integral, pavo, etc.- y omega 3 (sería excelente que tomara a diario aceite de krill) así como aguacates, ajos, cereales integrales, espinacas, berzas, hojas de remolacha, brécol, frutos secos, garbanzos, lechuga y lecitina de soja. En cuanto a la Clínica Rochester decirle sólo que no está en funcionamiento. Agregaremos que para depurar a fondo el organismo no necesita usted acudir a ningún médico. Ya hemos explicado varias formas de hacerlo; infórmese entrando en nuestra web: www.dsalud.com.


Estas cartas aparecen en
96
Julio - Agosto 2007
Ver número