REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     NOTICIAS
NÚMERO 151 / JULIO - AGOSTO / 2012

NOTICIAS / JULIO - AGOSTO / 2012


Afirman que uno de cada seis cánceres los provocan microbios y parásitos

"Las infecciones de determinados virus, bacterias  y parásitos dan lugar a uno de cada seis cánceres y por tanto esta enfermedad puede prevenirse y tratarse en muchos casos". Quien así lo asegura es Martyn Plummer, director de un equipo de investigadores de la International Agency for Research on Cancer con sede en Lyon (Francia) que acaba de publicar un trabajo con el resultado de sus investigaciones en The Lancet Infectious Diseases tras analizar la incidencia de 27 tipos de cánceres en 184 países. Según afirma los virus de las hepatitis B y C serían los principales responsables de numerosos casos de cáncer de hígado, el virus del papiloma humano de casos de cáncer de cuello uterino y la Helicobacter pylori –la bacteria a la que se achacan las úlceras de las mucosas del aparato digestivo- causa de numerosos cánceres de estómago, intestinos y colon.
Plummer agrega que el cáncer es pues a veces “una enfermedad transmisible” y propone usar vacunas para prevenirla y antivíricos o antibióticos para tratarla según la causa sea un virus o una bacteria. Apoyando su tesis en que se dan tres veces más casos de cáncer de origen infeccioso en los países en vías de desarrollo que en los ricos.
Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte debemos decir –por enésima vez- que la presencia de virus, bacterias u hongos en un órgano enfermo –sea cáncer u otra patología- no demuestra sin más que el mismo sea la causa. Y no vamos a aceptar esa posibilidad sin más mientras alguien no lo demuestre de forma fehaciente.


Buena parte del pescado, ¡contaminado por anisakis!

La cantidad de pescado infectado por anisakis es actualmente cuatro veces superior a la de años anteriores. La alerta la ha lanzado la Sociedad Española de Parasitología (Socepa) tras detectarse en el Laboratorio de Parasitología de Farmacia de la Universidad de Santiago de Compostela que el número de esos peligrosos nematodos parasitarios -que afectan a peces y mamíferos- es alarmante.
“Este año el porcentaje de larvas en las bacaladillas ha pasado de los 0,35 gramos por kilo de años anteriores a 1,3 gramos por kilo. Un aumento espectacular que no sabemos a qué se debe y pone en riesgo la salud”, asegura Florencio Martínez Ubeira, miembro del laboratorio. Un temor que en algunos hospitales ya han confirmado. Es el caso del madrileño Hospital Universitario La Princesa donde el Dr. Álvaro Daschner –miembro de su Servicio de Alergología- ha detectado un claro aumento de personas afectadas en los primeros meses de 2012.
El anisakis, parásito que en la actualidad se halla presente en el músculo de la mayoría de los pescados que se consumen en España -incluidos los de piscifactoría-, sigue llevando cada vez más gente a los hospitales ya que su ingesta genera dolor, ardor, urticaria e hinchazón durante varios días y puede provocar incluso apendicitis. Y llevar a menudo a quien .lo ingiere a desarrollar una fuerte alergia a él.
Discovery DSALUD ha advertido reiteradamente de este peligro (vea en nuestra web –www.dsalud.com- lo publicado en los números 49, 54, 58, 64, 65, 90, 92, 108 y 118 pero sobre todo el reportaje que con el título ¿Son seguros los alimentos que ingerimos en España? apareció en el nº 54 correspondiente a octubre del 2003) sin que nuestras autoridades sanitarias se den nunca por enteradas.
Y eso que los pescados con mayor riesgo de anisakis son los de más consumo: boquerones, sardinas, bacalaos, arenques,  salmones,  abadejos, merluzas, pescadillas, caballas, bonitos, jureles, rapes,carpachos, cebiches, lubinas, doradas y muchos otros. Además si bien a nivel oficial se dice que el parásito muere cuando el pescado permanece 72 horas congelado a menos 20 grados o si se cocina a más de 60 nosotros aconsejamos no ingerirlo si no ha pasado por ambos procesos. Recordemos asimismo que el anisakis sobrevive hasta 25 días en vinagre y 21 en salazón siendo pues peligroso consumir también salazones, ahumados, encurtidos, marinados, carpachos, ceviches y vinagretas de pescado.
La causa de esta proliferación se ignora fehacientemente pero todo apunta a la práctica de echar por la borda las vísceras del pescado nada más ser capturado para evitar que el anisakis pase de las tripas a la carne -lo que ocurre tras morir el pez- que ha llenado de larvas los caladeros habituales.
Cabe añadir que en la Universidad de Granada la bióloga Adela Valero está investigando sobre productos naturales de origen vegetal que causen la muerte del anisakis y asegura haber encontrado ya algunos que prometen: el limón, el tomillo, el orégano y la perilla. De hecho asegura que el 85% de las larvas de anisakis mueren al tratarse los pescados con aceites esenciales hechos con algunos de sus principios activos: tinol, geraniol, citronelol, citral y otros.
Y una empresa gallega –Teaxul- ha diseñado por su parte una sencilla máquina que puede instalarse en los pesqueros y los elimina acuchillando las vísceras de los pescados tratando luego a éstos con ozono.


Exigen saber quién financia los estudios sobre los riesgos de los químicos y los transgénicos

Científicos de todo el mundo reunidos del 16 a 18 de mayo de 2012en la Universidad Politécnica de Madrid -en un acto organizado por la Agencia Europea de Medio Ambiente, la red de científicos independientes ENSSER y la Fundación Vivo Sano- acordaron pedir a todos los legisladores europeos que se explique a la sociedad quién financia los estudios de evaluación de riesgos en cuatro grandes áreas: sustancias químicas, contaminación electromagnética, nanotecnologías y transgénicos. Y ello porque según explicaría Hartmut Meyer -coordinador científico de ENSSER- "ante las evidencias científicas de la peligrosidad de una nueva sustancia suelen surgir siempre otros estudios que aseguran que no existe ese riesgo así que para tener una visión clara del asunto es fundamental saber quiénes financian los estudios y qué intereses hay detrás".
Asimismo piden que toda la legislación europea se base en el Principio de Precaución –que viene a decir que cuando hay dudas razonables y fundadas sobe la seguridad de una sustancia o producto éste no se debe autorizar-, que se asegure la transparencia a todos los niveles de los procesos aprobatorios y que el acceso a la información sea sencillo y total.
Por lo que se refiere a los productos químicos decidieron solicitar que se investiguen los efectos de sus combinaciones y no sólo de los de cada sustancia por separado. En cuanto a los cultivos transgénicos reclaman a las autoridades que se aseguren de que las investigaciones que se hacen son realmente independientes y de que la seguridad de la población importa más que la protección de la patente. Además consideran imprescindible que las empresas etiqueten sus productos detallando si lo que se está comprando es transgénico o no. "Está a punto de salir al mercado un nuevo maíz transgénico -puso como ejemplo Irina de la Flor, directora de la Organización para la Defensa de la Salud- que es mezcla de cuatro variedades, también transgénicas y ya aprobadas. Así que los productores se amparan en la legalidad de éstas sin contar con el potencial peligro de que salgan subespecies y más subespecies de cultivos transgénicos".
En relación a la Nanotecnología los científicos piden que se estudie la salud de las personas que trabajan en esta nueva industria y sea obligatorio que todo producto que contiene dispositivos nanotecnológicos lo diga claramente en la etiqueta. Especialmente cuando están presentes en los alimentos. "Es el caso -explica Irina de la Flor- de la sustancia que hace que la salsa ketchup resbale en los envases y no quede nada en el fondo; y la que hace que el chocolate tenga un aspecto brillante al fundirse. Porque aunque hacen la vida más cómoda las consecuencias para la salud a largo plazo son imprevisibles".
En cuanto a las radiaciones electromagnéticas solicitan que se fijen legalmente límites de contaminación mucho más bajos que los actuales, estandarizados a nivel internacional y acordados por comités independientes no sujetos a intereses económicos. Y que las investigaciones sobre su peligrosidad se desarrollen teniendo en cuenta la compleja biología del ser humano y no sólo la temperatura corporal como ahora.


El TAC triplica el riesgo de cáncer en niños

Someterse a una Tomografía Axial Computarizada o TAC tiene riesgos nada despreciables a pesar de que la mayoría de los médicos y enfermos lo ignoran u obvian; muy especialmente en el caso de los niños. La radiación que se recibe en poco tiempo es tan alta que aumenta el riesgo de sufrir cáncer; sobre todo leucemia y tumores cerebrales. Una realidad denunciada hace ya más de tres décadas que llevó a los institutos nacionales de salud de Estados Unidos (NIH) y Reino Unido (NHS) a seguir durante veinte años a más de 178.000 niños sometidos a TAC cerebrales -porque son los que emiten más radiación al cerebro y a la médula ósea- a fin de valorarlo. Bueno, pues el resultado acaba de darse a conocer en The Lancet y no deja lugar a dudas: las radiaciones ionizantes que emite un TAC multiplica por tres el riesgo de padecer cáncer. Lo que era de esperar porque un TAC emite entre 10 y 1.000 veces más radiación –depende de la zona del cuerpo irradiada- que una radiografía convencional y ya ésta se considera peligrosa.
El trabajo -lo coordinó Amy Berrington y los niños fueron tratados en hospitales británicos entre 1985 y 2002- concluye que hacerse dos o tres TAC en la cabeza antes de los 15 años multiplica por tres el riesgo de desarrollar un tumor cerebral. Siendo el riesgo  de sufrir una leucemia también tres veces mayor cuando el niño se somete a entre 5 y 10 TAC. Esperemos que los médicos se piensen más a partir de ahora en qué casos se justifica una prueba tan agresiva.


Entre el 20 y el 40% de las pruebas radiológicas no se justifican

“Entre el 20 y el 40% de las pruebas radiológicas que se realizan en España no aportan información relevante al proceso clínico del paciente”según el doctor Pablo Valdés, presidente de la Sección de Gestión y Calidad de la Sociedad Española de Radiología Médica. De ahí que pida “aumentar el trabajo conjunto con los médicos peticionarios con el fin de asesorarles sobre la mejor opción diagnóstica y, en su caso, terapéutica, en la atención al paciente” porque el Real Decreto 815/2001 sobre justificación del uso de las radiaciones ionizantes para la protección radiológica de las personas con ocasión de exposiciones médicas prohíbe expresamente la realización de cualquier prueba de este tipo “que no esté justificada clínicamente”.
“No hay que olvidar que aunque las distintas técnicas, tecnologías, medicamentos y productos sanitarios disponibles hoy en la Sanidad han demostrado su seguridad y eficacia–añadiría- hay aspectos que conllevan un riesgo inherente aunque sea mínimo; como las pruebas radiológicas con radiaciones ionizantes, el uso de contrastes y otras que no deben pasar desapercibidos. Es pues importante no realizar pruebas innecesarias ya que suponen un riesgo inútil para el paciente”.
El doctor Valdés reconocería luego que -tanto entre los médicos como entre los pacientes- “existe una escasa sensibilización sobre los riesgos potenciales que suponen algunas pruebas de imagen” por lo que entiende que se debería “aumentar la formación de los médicos que solicitan tales pruebas” e informar más y mejor a los pacientes “de los riesgos de cada tipo de prueba radiológica”.
Una iniciativa oportuna porque es inadmisible la cantidad de pruebas radiológicas inútiles y/o injustificadas que se piden para los pacientes poniendo en resigo su salud solo porque eso proporciona pingues beneficios a algunos.


La glicina, fundamental en la proliferación del cáncer

Tras analizar en 60 líneas celulares de cáncer más de 200 metabolitos -un metabolito es cualquier molécula utilizada o producida durante el metabolismo, es decir, por el conjunto de reacciones bioquímicas y procesos físico-químicos que tienen lugar en las células y en el organismo- un equipo de investigación dirigido por Vamsi Mootha en la Universidad de Harvard de Boston (EEUU) ha logrado determinar -el trabajo acaba de publicarse en Science- cuánto consume o libera una célula cancerosa de cada metabolito a la hora. Algo que lograron merced a una técnica denominada CORE que permite medir in vitro el flujo de metabolitos durante periodos concretos de tiempo. Pues bien, su principal hallazgo es que las células tumorales que proliferan rápidamente consumen mucha glicina mientras que las que lo hacen lentamente lo expulsan. Infiriendo esos investigadores que la glicina está pues relacionada con la velocidad de la división celular en casos de cáncer.
De hecho observaron qué ocurría en las células cancerosas a las que se priva de glicina -bien eliminando el aminoácido del medio de cultivo, bien bloqueando las enzimas implicadas en su metabolismo- y el resultado fue idéntico: las células que se dividían rápidamente redujeron su velocidad de proliferación mientras que las que se multiplicaban despacio siguieron al mismo ritmo. A continuación analizaron cerca de 1.500 enzimas y observaron que las que son necesarias en la mitocondria para la biosíntesis de la glicina están entre las más relacionadas con el ritmo de división celular. Y por último recopilaron datos de los estudios sobre cáncer de mama publicados en los últimos 25 años y descubrieron que entre las de peor pronóstico esas enzimas estaban más expresadas. Los investigadores van ahora a estudiar otros tipos de células y tejidos. Queda ahora por saber la posible aplicación práctica de este importante descubrimiento, especialmente sabiendo que la glicina actúa en el cerebro como neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central.


El tratamiento convencional para el cáncer… provoca cáncer

Que la quimioterapia y la radioterapia no sólo no previenen el cáncer ni lo cura sino que lo provoca lo ha denunciado esta revista hasta la saciedad sin que casi nadie haga caso. Pues bien, acaba de reconocerse que en los países ricos -con los “mejores” sistemas sanitarios- una de cada cinco personas tratadas con esas terapias por los oncólogos y que se supone habían superado la enfermedad vuelven a padecerla.
Lo ha reconocido Michael Link, presidente del XII reunión de la Sociedad Americana de Oncología Clínica que acaba de celebrarse en Chicago (EEUU), añadiendo que de los 13 millones de casos de cáncer que cada año se diagnostican según la Organización Mundial de la Salud (OMS) ocho millones muere. Cifras oficiales que dejan en ridículo a quienes afirman que con los tratamientos convencionales el 70-80% de los enfermos supera la enfermedad. Y eso que tampoco tales datos “positivos” son de fiar ya que los índices de supuesta supervivencia –como en su día explicamos en un amplio reportaje- están descaradamente manipulados. Lo que obvian esos medios de comunicación que van de “independientes” sin ocultar -al menos por pudor- que acuden a los congresos oncológicos expresamente invitados por las multinacionales farmacéuticas.
Mark Levine, de la Universidad McMaster, reconocería por ejemplo sin ambages que la quimioterapia daña los genes de los pacientes aunque matizara –sin duda para justificar lo que hace- que el riesgo es “bajo”. En cambio Andrea K. Ng -del Hospital de Mujeres Brigham de Boston (EEUU)- reconoció que el riesgo en el caso de la radioterapia es mayor y de ahí que haya que plantearse siempre reducir la intensidad de la radiación y la zona de exposición.
Lo singular en todo caso es que empieza a reconocerse en estos congresos que el riesgo de que aparezca cáncer depende en buena medida de si se fuma, se bebe alcohol, se expone uno indebidamente al sol, se padece obesidad o se es sedentario. Asumiéndose ya que hacer ejercicio ayuda. Es más, Wendy Demark-Wahnefried -de la Universidad de Alabama (EEUU)- aseguraría que se puede prevenir el cáncer haciendo 150 minutos de ejercicio a la semana y siguiendo una dieta con pocas grasas y poca carne roja e ingiriendo más frutas y verduras. En fin, hablamos de un congreso internacional más que no ha aportado nada a los pacientes. Sus asistentes carecen de preparación.
No puede por ello extrañar que la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) con sede en Lyon (Francia) que dirige Christopher Wild acabe de predecir que la incidencia de cáncer aumentará en el mundo para 2030 ¡un 75%! Así lo recoge el estudio dirigido por el doctor Freddie Bray que acaba de publicarse en Lancet Oncology; especialmente cánceres de pulmón, mama, estómago, próstata, hígado y cuello de útero.


China amenaza con romper el monopolio de los fármacos patentados

El Gobierno chino acaba de cambiar la ley de patentes para legalizar la posibilidad de que empresas nacionales fabriquen fármacos patentados por las multinacionales en casos de “emergencia”, “circunstancias excepcionales” o “beneficio público”. Es más, en este último caso podrán exportarse a otros países, incluidos los que forman parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC). ¿La razón? Que los principios activos de muchos de los fármacos que las grandes multinacionales venden en todo el mundo se obtienen en empresas chinas y su gobierno se ha hartado de ver cómo esos mismos productos que ellos fabrican por poco dinero los tienen luego que comprar sus propios ciudadanos a precios abusivos lo que impide que lleguen a la población. Una decisión similar a la que tomó el Gobierno de la India que no hace mucho decidió comercializar un fármaco para el cáncer de la multinacional suiza Bayer AG haciendo caso omiso de la patente.
La verdad es que cientos de millones de personas que padecen enfermedades graves, están sufriendo y pueden morir no tienen acceso a las medicinas que se supone podrían aliviarles o curarles porque no pueden pagárselos. Y a nuestra putrefacta sociedad eso le parece “normal”. Le parece asumible que millones de personas sufran y mueran cada día solo porque son pobres. Trágico y grotesco. ¡Es hora de que se nacionalicen de una vez todas las empresas farmacéuticas! Aunque luego resulte que la mayoría de tales fármacos no sirvan para nada.


Dos nuevas sentencias del Supremo sobre el Agreal 

El Agreal -medicamento estúpidamente recetado por decenas de miles de médicos de todo el mundo para “aliviar” los síntomas de la menopausia- dejó de dispensarse en nuestro país en septiembre de 2005 cuando el Sistema Español de Farmacovigilancia recibió de las agencias internacionales la notificación de que se estaban produciendo reacciones adversas severas y había que reevaluar el balance beneficio-riesgo de su componente activo: la veraliprida. Y es que se había constatado que su consumo provocaba temblores, distonía, rigidez, parkinsonismo y discinesia tardía. Lo criminal es que ninguna de esas reacciones figuraba en el prospecto del fármaco que se vendía en España a pesar de que sí se reflejaban en los prospectos de Portugal, Francia, Bélgica e Irlanda.
Pues bien, dos nuevas sentencias del Tribunal Supremo -que se unen a otras anteriores sentando jurisprudencia- acaban de ratificar que Sanofis Aventis –el fabricante- mantuvo a la venta en nuestro país lo que se considera un “producto defectuoso” por carecer de la información adecuada en el prospecto. Ocultándoselo conscientemente a las consumidoras pues sabía que provocaba esos efectos.
El bufete del letrado Fernando Osuna (www.bufeteosuna.es) que en su día inició las demandas contra el laboratorio y que representa ya a más de un millar de afectadas logra así una nueva victoria en el Tribunal Supremo que ya ha dictado cuatro sentencias que dejan claro el comportamiento irregular del laboratorio y el derecho a que las afectadas sean indemnizadas. Eso sí, de una forma ridícula que demuestra el valor que nuestros jueces dan a la integridad física y la vida de los españoles: ¡entre 1.000 y 12.000 euros!
“Podíamos haber conseguidomuchas más resoluciones favorables –nos diría Fernando Osuna-pero la mayoría de las afectadas eran personas de escasos recursos económicos que decidió no pleitear al no poder hacer frente a los gastos del perito médico, defensa y desplazamiento a Barcelona que es donde se produjeron la mayoría de las vistas. Además la posibilidad de que los recursos presentados por el laboratorio a resoluciones que fijaban indemnizaciones mínimas acabaran con una condena al pago de costas hizo que muchas afectadas desistieran de su justa reivindicación”.
¡Tiempo y dinero! Las dos grandes armas de las que siempre disponen los laboratorios para tapar sus vergüenzas. Bueno, eso y una legislación que en España protege a la industria farmacéutica frente a los ciudadanos por mor de una actuación infame de nuestros corruptos políticos. Sin olvidar a unos jueces que valoran muy poco la salud y la vida de los ciudadanos y rinden mayoritariamente pleitesía a quienes ostentan el poder económico. Sugerimos a los lectores interesados en este tema que lean en nuestra web –www.dsalud.com- los artículos que con los títulos Las afectadas por el Agreal llevan a Sanofi Aventis a los tribunales y Condenan al laboratorio fabricante del Agreal publicamos respectivamente en los números 82 y 91.


El humo del diésel, declarado causante de cáncer en humanos

La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) -organismo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que entre otras cosas se encarga de dilucidar qué sustancias u otros agentes son cancerígenos y en qué grado- ha decidido incluir el humo que produce la combustión de los motores en el Grupo 1. Es decir, en el que se encuentran los que se ha demostrado fehacientemente que pueden causar tumores cancerígenos en humanos; como el arsénico, el tabaco, las lámparas de rayos UVA para broncearse… Tanto el diesel como la gasolina aunque el primero sea más peligroso. Antes estaban clasificados en el Grupo 2A en el que están las sustancias “probablemente carcinógenas”. Así que ya no hay duda: se ha pasado de la probabilidad a la certeza. ”Existen ya suficientes evidencias sobre la carcinogenicidad de la combustión de los motores”, explica la IARC agregando que están sobre todo relacionados con los cánceres de pulmón y vejiga.
Hasta aquí la noticia. Nosotros queremos recordar que ya en el nº 136 alertamos de que los combustibles de las gasolineras desprenden compuestos orgánicos volátiles contaminantes –entre ellos, benceno y n-hexano- que dañan la salud afectando con mayor intensidad a quienes trabajan en ellas y a quienes viven o trabajan habitualmente a menos de cien metros según dejaba claro un trabajo de investigación elaborado por un equipo de la Universidad de Murcia integrado por Marta Doval y Enrique González que se publicó en Journal of Environmental Management. Esos investigadores midieron los niveles de contaminantes habituales emitidos por el tráfico en diferentes zonas urbanas de Murcia y luego los niveles de los alrededores de varias gasolineras constatando que incluso a cien metros son mayores aunque es especialmente preocupante cuando la distancia es menor de 50. Obviamente el grado de contaminación depende –y así lo señala el trabajo- del número de distribuidores, la cantidad de gasolina que dispensa cada uno, la intensidad de tráfico de la zona, la estructura de los alrededores y las condiciones meteorológicas. En todo caso recomendaron que haya como mínimo 50 metros entre las gasolineras y los edificios de viviendas y no menos de 100 en el caso de hospitales, centros de salud y colegios
No conviene olvidar tampoco que también es peligrosa la combustión de velas e incienso. Da lugar a gran cantidad de radicales libres, numerosos hidrocarburos aromáticos policíclicos –sustancias cancerígenas- y niveles de entre 600 y 1.000 microgramos por metro cúbico de PM10 (nombre que designa a la materia particulada fina, principal componente de la contaminación ambiental y que está formada por partículas sólidas con un diámetro de menos de 10 micrones). Es decir, una cantidad entre 12 y 20 veces mayor de la permitida por la Unión Europea. Las PM10 pueden penetrar hasta los alvéolos y desencadenar varias patologías. Así lo revelaría en un artículo publicado en European Respiratory Journal Theo de Kok, investigador de la Universidad de Maastricht (Holanda). La investigación se desarrolló midiendo la contaminación del aire de una iglesia tras quemarse en ella velas durante nueve horas.
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER