CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 151 / JULIO – AGOSTO / 2012

Hola: llevo ya bastante tiempo leyendo la revista y quiero ante todo felicitarles por la gran labor de divulgación que hacen además de pedirles que sigan así. Y eso que les leo desde un punto de vista “ligeramente diferente” a los de la mayoría de los lectores pues soy médico, recién licenciada. Lo cierto es que revista tras revista me sorprendo de las mentiras que cuentan durante la carrera en la que se nos hace creer que todo lo que se dice en la facultad es una verdad absoluta. En ella son muy pocos los profesores que muestran su lado escéptico. Vosotros habéis sido pues esa otra parte de mi formación que me ha enseñado a ver la Medicina con otros ojos, a ver enfermos y no enfermedades. Y a entender que hay más respuestas –y mejores- en la llamada «medicina alternativa”. Pues bien, hace poco me incorporé a trabajar a un hospital como pediatra y, como marca la norma, todo médico que empieza a ejercer debe pasar por el servicio de medicina preventiva: analítica de rutina, serología, test de mantoux y revisión de las vacunas… entre otras cosas. El caso es que sé que querrán ponerme alguna vacuna de “recuerdo” -como la triple vírica o el tétanos- pero después de leer todos los artículos que dedicaron a los peligros de las vacunas mi idea es negarme en redondo. Mi pregunta es pues: ¿puedo negarme? ¿Me “obligarán” a vacunarme aunque no sea «obligatoria»? ¿Y qué hago en el caso de los niños, que son más propensos a tener infecciones? ¿Me pongo en riesgo yo o les pongo en riesgo a ellos si no me vacuno? La verdad, creo que una de las peores cosas de ser pediatra en el sistema público de salud es tener que poner vacunas a sabiendas de que tienen más riesgos que beneficios. Un saludo y gracias por su tiempo.

María

Vamos a ver, hemos respondido ya a otras personas con sus mismas inquietudes pero vamos a hacerlo de nuevo: en España no existe ninguna vacuna obligatoria. Ningún médico o autoridad -sanitaria o política- puede obligarle a vacunarse: ni a usted ni a nadie. Quien le diga lo contrario miente. Salvo en caso de peligro de epidemia declarada por el Gobierno o por decisión judicial en caso de peligro de pandemia en una zona concreta. Y eso es así porque la ley lo permite pero la creencia de que vacunar a la población de una “enfermedad” previene a ésta de su contagio es eso: una simple creencia que jamás se ha constatado. Hemos retado públicamente numerosas veces a quienes fabrican y defienden las vacunas a que prueben su eficacia y seguimos esperando. Todos callan porque no pueden. Así que díganos, ¿a qué se deben los temores que nos manifiesta? A que usted, a pesar de todo, se pregunta si no será verdad que las vacunas previenen el contagio. A que los fabricantes y vendedores de vacunas han metido tal miedo a la gente que ésta prefiere vacunarse aun dudando de su eficacia sin entender que el hecho de vacunarse sí es peligroso. Eso sí está demostrado. Que no vacunarse sea peligroso no se ha demostrado jamás. Mire, sería sencillísimo probar si una vacuna funciona. Por ejemplo, contra la gripe o el sarampión. Bastaría meter en una sala a dos o tres personas enfermas con cualquiera de esas patologías, vacunar a quince o veinte sanas y pedirles que convivan con las primeras un par de días sin tomar más medidas. Si transcurrido ese tiempo ninguna se contagiara quedaría demostrada la eficacia de la vacuna. Es simple, rápido y sencillo. Y como hablamos de dos patologías que no suelen provocar grandes problemas de salud habría voluntarios suficientes para hacer la prueba. Luego, ¿por qué los fabricantes de vacunas, los colegios médicos y las autoridades sanitarias no ponen en marcha una prueba tan sencilla que se hace en dos o tres días y prácticamente no tiene coste económico? Porque quedarían en evidencia y se demostraría que las vacunas no sirven para nada. ¿Que no es verdad? ¡Pues que hagan esa prueba! Mire, hemos publicado sobre las vacunas numerosos artículos que en su momento agrupamos en la web en un apartado propio para facilitar su localización; están en www.dsalud.com/index.php?pagina=vacunas. Así que si alguien quiere vacunarla ¡niéguese! Y si se pone “farruco” exíjale que se lo pida por escrito. Es más, grabe la conversación en video que hoy hasta los móviles lo permiten. Y si le “amenaza” con represalias ¡denúnciele directamente en el juzgado de guardia! Y esto es aplicable al director o responsable de un hospital, una clínica, un centro médico, un instituto o un colegio, sea éste público o privado. Ahora la decisión es suya. Es cada persona la que debe velar por sus derechos.


Estimado Sr. Campoy: soy asiduo lector de la revista a través de la cual conocí La Nueva Medicina del Dr. Hamer cuya visión siempre he creído más acertada que la de la medicina ortodoxa. Siendo una de las cosas que más me llamó la atención respecto al cáncer su rechazo a la «teoría” de la metástasis argumentando que nunca se han detectado células tumorales en el sistema circulatorio. Sin embargo he conocido la existencia de un «protocolo de detección de células tumorales circulantes» (CTC) que firmó voluntariamente un familiar con carcinoma ductal infiltrante de mama, protocolo que al parecer utiliza el llamado Cellsearch system. Que por lo que he podido leer es capaz de detectar «células tumorales en sangre». Pregunto pues: ¿es así y por tanto se ha confirmado la teoría de la metástasis o, por el contrario, es un sistema que detecta células tumorales indirectamente, al estilo de los llamados «marcadores tumorales» que solo detectan ciertos compuestos en sangre? Y gracias por el trabajo que están desarrollando.

José Vicente Martínez
Puerto de Sagunto (Valencia)

Mire, se ha dado el nombre de células tumorales circulantes (CTC) a las células que se supone –no se ha demostrado- se han desprendido de algún tumor y circulan por el torrente sanguíneo por lo que podrían dar lugar –tampoco se ha demostrado- a la aparición de tumores en otros tejidos y zonas del organismo. Y se encuentran en cantidades ridículas, del orden de 1-10 por mililitro (para que se haga una idea en un sólo militro de sangre hay varios millones de células blancas y unos mil millones de glóbulos rojos). Pues bien, el llamado Análisis de Células Tumorales Circulantes es un método ideado para aislar las células tumorales de origen epitelial que se puedan encontrar en la sangre -se separan con técnicas de bandas inmunomagnéticas y se marcan con anticuerpos específicos fluorescentemente- y así poder cuantificarlas. Se trata de un sistema aprobado por la FDA para “los tumores metastásicos de mama, colon y próstata” pero lo cierto es que no demuestra ni sirve absolutamente para nada a pesar de lo que dicen quienes viven de ello. Se detecten o no esas llamadas “células tumorales” en la sangre. Todo se basa en especulaciones.


Estimado Sr. Campoy: que los lectores de su fantástica revista ensalcen su trabajo es algo que a usted no le suena a nuevo pero es la manera que tenemos sus lectores de agradecer un trabajo bien hecho. Recibo su revista -mediante suscripción compartida con mi hija Susana- desde hace muchos años y no estoy seguro de si valoramos suficientemente el peso social de sus artículos. Bien, le mando estas líneas porque hace unas semanas un amigo me envió un correo acerca del interesante aporte al descubrimiento de Jim Humble, ingeniero americano que dio a luz al SMM sobre el que ustedes publicaron un artículo en el nº 130 de la mano del biólogo y científico Andreas Kalcker. Este alemán es de la misma madera de Jim Humble aunque sea de diferente nacionalidad. En fin, creo que la aportación de Andreas al invento de Jim es el «bautismo» que el Suplemento Mineral Milagroso estaba necesitando para apoyar científicamente al clorito de sodio como gran avance y aportación al mundo de la Medicina. Y es que al negocio de la enfermedad no le vienen nada bien estas aportaciones científicas ya que concede solidez a las propuestas que van encaminadas a servir al sentido común apoyando desde otro punto de vista el bien común que es la salud. Me consta que Andreas Kalcker aporta detalles que no ofrecía Jim Humble y en cierto modo rectifica algunas de sus afirmaciones dándole consistencia científica y ofreciendo una perspectiva más amplia en lo relativo a su aplicación práctica. Así que dado el eco que ha conseguido Discovery DSALUD navegando contra corriente en el río de los medios de comunicación creo que sería de justicia que su revista dedicara a Kalcker el espacio que merece. Un saludo.

Juan Clavero
(El Ejido)

Cuando su carta salga publicada nosotros ya habremos entrevistado a Andreas Kalcker. No deja de ser pues un curioso caso de sincronicidad su sugerencia. Y es que, en efecto, está obteniendo resultados que merecen ser dados a conocer; especialmente en casos de autismo. Esté usted atento a la revista ya que pronto aparecerá ese artículo.


Estimado Director: tengo 39 años, soy abogada y estoy muy interesada en el tema de los parásitos; mejor dicho, en cómo desparasitar el organismo. Una preocupación que ha aumentado porque tengo un niño de 4 años que está expuesto a menudo a toda clase de parásitos. Tenemos una higiene bien controlada pero estoy segura de que no estamos a salvo de todas las bacterias y parásitos que nos rodean. El caso es que después de ver y leer los comentarios hechos por la Dra. Hulda Clark quisiera saber dónde se puede hacer un control completo y eficaz para saber si tenemos –tanto mi familia como yo- parásitos patógenos en nuestros cuerpos y si debemos seguir tratamiento. Vivimos cerca de Logroño capital y quisiera saber si conocen algún gabinete o instituto médico en nuestra zona –nos resulta complicado ir a Madrid- para hacernos las pruebas. Por último, ¿sería recomendable hacer un examen al año para detectar parásitos?

Verónica Gheoca
(La Rioja)

Mire, son muchos los parásitos que pueden encontrarse en nuestro organismo. Siendo los más comunes los piojos, las pulgas, la sarna, las garrapatas, las ladillas, la tenia o solitaria, el anisakis, el áscaris, la duela del hígado, los Plasmodium, la Trhichinella spiralis, el Trypanosoma, el Toxoplasma gondii, el Toxocara cati, el Dipylidium caninum, la Giardia, la Chlamydia psittaci, la Bordetella bronchiseptica, la Francisella tularensis, la Yersinia pestis y la Ricketssia. Sin olvidar otros virus, bacterias y hongos que numerosos animales “domésticos” pueden contagiarnos: perros, gatos, caballos, vacas, ovejas, cabras, gallos, gallinas, pollos, pájaros, loros, patos, gansos, monos, ranas, sapos, roedores, cerdos y otros muchos pues hay quienes tienen en su casa de mascotas hasta serpientes y arañas. Aunque nosotros sólo nos hayamos hecho eco de momento de los felinos más habituales (lea en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que con título Los efectos que pueden provocar en nuestra salud los gatos publicamos en el nº 128). Y suele ser difícil detectar muchos con los métodos convencionales por lo que le sugerimos que opte por una de estas posibilidades: detectarlos mediante la técnica del Par Biomagnético –y eliminarlos con imanes en muchos casos aunque no funciona con todos los parásitos-, utilizar la biorresonancia para detectarlos y anularlos con frecuencias cuando se puede –por ejemplo con un MORA- o seguir directamente algún programa desparasitante como el propuesto por la Dra. Hulda Clark. Le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos ¿Tiene usted parásitos intestinales?, Parásitos: causa de muchas patologías y Cómo eliminar los parásitos patógenos del organismo que publicamos en los números 106, 108 y 109 respectivamente. Y el titulado Cómo desintoxicar el hígado en apenas unas horas aparecido en el nº 67. En ellos se explica la propuesta de la Dra. Clark para eliminar parásitos con nogal negro, artemisa y clavo y se habla de un aparato de su invención denominado Zapper que elimina no sólo los protozoarios y vermes que habitan en nuestro cuerpo sino también todas las bacterias, virus, hongos e insectos patógenos que son causa de múltiples dolencias. Sus investigaciones -apoyadas por trabajos desarrollados en el Instituto Politécnico Nacional de México– demuestran claramente que utilizando corrientes continuas de pequeño voltaje (de 5 a 10 V) y haciendo un barrido de frecuencias de entre 10 y 500.000 hertzios se elimina una amplia gama de microorganismos con unas cuantas sesiones de sólo 3 a 7 minutos de duración. Hablamos de él en el nº 71 en un artículo titulado Electrocutan microorganismos patógenos con pequeñas descargas eléctricas. Lo que no podemos ofrecerle es la dirección de un centro médico donde hagan lo que usted pide. Lamentablemente no tenemos constancia de que exista ninguno.


Estimado Campoy: en primer lugar quiero felicitarle por la dirección y publicación de esta valiente y divulgativa revista de la que soy asidua lectora desde sus inicios. Y a continuación quiero expresarle mi perplejidad ante el comentario que expone en el número 149 -en contestación a un lector- sobre la desintoxicación del organismo. El agua es un asunto de sumo interés para mí pues llevo años tratando de encontrar un sistema de depuración de calidad. He utilizado destiladoras, alcalinizadoras y varios modelos de filtros, la mayoría –por no decir todos- ineficaces. Viviendo en Madrid -donde tan difícil es encontrar alimentos sanos y ecológicos- y con setenta años que tengo más una estructura ósea frágil que me impide transportar botellas que pesen –ustedes dicen que el plástico es malo- ¿qué agua me recomienda? Le agradeceré mucho su orientación pues para mí es de suma importancia. Le expreso de nuevo mi admiración al tiempo que deseo que su publicación se expanda y llegue cada día a más lectores; yo pongo mi granito de arena recomendando su lectura siempre que tengo ocasión. Un afectuoso y cordial saludo.

M. A. Benito
(Madrid)

Aunque según la OCU el agua corriente de grifo es la mejor opción ya que la consideran de buena calidad y más económica –lo que demuestra que en esa organización sobre salud saben muy poco lo mejor es un agua de manantial de baja mineralización embotellada en vidrio (nunca en plástico) que luego se ozonice en casa unos minutos antes de ingerir. O adquirir agua destilada convenientemente tratada para poder consumirla. No podemos sugerirle sin embargo ninguna marca porque desconocemos los procesos de fabricación de cada casa. Lo que tenemos claro es que en este ámbito también la ética brilla por su ausencia. Recuérdese por ejemplo que en marzo de 2004 Coca-Cola reconoció en Reino Unido que el agua de su marca Dassain era agua común y corriente de grifo tratada por lo que se retiraron más de medio millón de botellas del mercado con la excusa de que se habían detectado niveles de bromato que excedían las normas legales británicas. Es más, hay de hecho muchas marcas en el mundo que venden agua de grifo destilada a la que luego se añaden minerales para poder venderla como “agua mineral”. Lamentamos pues no poder ayudarle pero no ponemos la mano en el fuego por ninguna marca. Por composición –baja mineralización- hay algunas recomendables pero la mayoría no se comercializa en vidrio. Y otras sí lo hacen pero su composición no es idónea. A fin de cuentas la mayor parte de los minerales de esas aguas son inorgánicos –no digeribles- y se acumulan en el organismo dando lugar a piedras en los riñones. Le recordamos para terminar que todo lo que hemos publicado sobre el agua lo tenemos agrupado en nuestra web y puede acceder a él a través de nuestra web bien directamente, bien a través de este link: www.dsalud.com/index.php?pagina=agua. Siendo de especial interés respecto a lo que nos pregunta leer los artículos El enorme peligro de algunos envases de plástico, El agua está contaminada por todo tipo de fármacos y Potencial peligro de biberones, chupetes, tetinas, botellas y otros productos de uso masivo publicados en los números 112, 15 y 131 respectivamente.


Queridos amigos: ante todo un abrazo muy fuerte y gracias por lo que mes a mes nos enseñáis. Muchas veces me he quedado sin palabras de lo engañada que estaba en tantas cosas… Os cuento: tengo un hijo de 26 años y tiene un problema que según el médico y el óptico no tiene importancia pero él está muy preocupado. Tiene en un ojo muchas “moscas volantes”. Su visión es perfecta pero le molesta mucho y además teme que el problema vaya a más. ¿Cuál puede ser la causa? ¿Se podría resolver el problema? Os agradecería mucho que le ayudarais.

Joaquina Martínez
(Madrid)

Los médicos llaman Miodesopsia a la sensación de ver manchas, puntos o filamentos -a menudo en forma de telaraña- delante de los ojos, fenómeno popularmente conocido como ver “moscas volantes“. Y hay varias teorías sobre su causa. Una es que se trata de las sombras que forma la luz en la retina cuando incide sobre las proteínas secas del humor vítreo que al haber perdido agua se condensan perdiendo su transparencia. Otra que se trata de una acumulación de detritus o desechos celulares porque los fagocitos encargados de eliminarlos no lo han conseguido plenamente. Otras que se debe a la degeneración natural debido a la edad, a una hemorragia vítrea, a una uveítis, a un desprendimiento de retina, a una diabetes, a una miopía progresiva, a una operación de cataratas, a la incidencia directa de una luz láser sobre el ojo que provoque condensación del humor vítreo, al líquido dilatador de las pupilas cuando se combina con gotas de anestesia, a movimientos bruscos de lentillas duras e, incluso, a algún colirio. Y una más que la causa está en la desecación del ojo por uso excesivo de ordenadores, televisores, consolas, móviles y demás aparatos emisores de radiaciones. Recuérdese que el humor vítreo no es sino el líquido gelatinoso y transparente que rellena el espacio que hay entre la superficie interna de la retina y la cara posterior del cristalino (el humor acuoso es más denso y se halla entre la iris y la córnea).Luego aunque a la persona le parece que las manchas o “moscas” están en al aire frente a sus ojos en realidad se hallan en el humor vítreo y afecta a diminutas zonas. Cabe añadir que el humor vítreo –que ocupa cuatro quintas partes del volumen total del ojo y no lo irriga ningún vaso sanguíneo- está compuesto en un 99% de agua siendo el resto cloro, sodio, glucosa, potasio, colágeno, ácido hialurónico y proteínas. El problema es que a diferencia del humor acuoso el humor vítreo se forma durante la vida embrionaria y no se renueva. ¿Y tiene solución? Se sabe que la ingesta de complejos vitamínicos –como la luteína o la vitamina A- no parece ayudar. En cambio se ha constatado que resuelve el problema la eliminación del vítreo –a ese se llama vitrectomía- y su sustitución por solución salina. Solo que salvo que la visión esté muy disminuida no se suele aconsejar porque la operación puede provocar sangrado intraocular, una infección o un desprendimiento de retina. La otra posibilidad es la fotodisrrupción por medio de luz láser; lo que se hace es efectuar descargas de luz en las zonas opacas para intentar disgregarlas y hacerlas menos visibles o bien que se desprendan y se desplacen hasta la periférica del campo visual. Ahora bien, la mayor parte de los oftalmólogos desaconseja este método por sus riesgos.


Estimado Director: quiero ante todo felicitaros y daros las gracias por tan excelente y necesario trabajo. Mi consulta es la siguiente: tengo 51 años, mido 1,81 m y peso 55-58 kg así que como podréis deducir estoy en los huesos. Me gustaría saber pues qué problema oculto de salud puede existir que me impide coger peso. ¿Puede haber una causa genética? Llevo así los últimos 25 o 30 años. Obviamente he probado a comer más –obligándome- pero sin resultados. Me he hecho alguna vez análisis de sangre completos -incluyendo pruebas de tiroides- y según la medicina alopática no tengo nada anormal. También he acudido a un médico homeópata que me trató con Electroacupuntura de Voll, Homeopatía y complementos dietéticos. Y nada, ni por ésas. En general tengo buena salud salvo algún catarro, alguna noche con mal sueño y un poco de dolor de cabeza. Mi dieta y estilo de vida se acerca mucho a lo que proponéis en la revista; es más, hace dos meses dejé los pocos lácteos que tomaba. En fin, me gustaría saber qué opináis y si se puede hacer algo que merezca la pena pues temo que con la edad se agrave, pierda fuerzas -no es ahora el caso- y, por qué no decirlo, llegue a estar más penoso de lo que ya estoy. Muchas gracias. Con afecto,

José Carlos Mayoral Pérez
Talavera de la Reina (Toledo)

No sabe usted cuánta gente le cambiaría el metabolismo si tal cosa fuera posible. Porque por lo que dice en su carta está usted sano, con fuerza y puede comer y beber cuanto quiera sin engordar. El sueño de cientos de millones de personas. Y es que se puede estar delgado pero sano, bien nutrido y fuerte… si hace ejercicio. Algo de lo que usted no habla. En suma, partiendo de la base de que está usted sano y no padece hipertiroidismo, diabetes, problemas pancreáticos o hepáticos ni cáncer o una anorexia nerviosa –cuyo tratamiento es psicológico- queda plantearse si ingiere usted correctamente los alimentos, bien por falta de piezas dentales, bien por no masticar y ensalivarlos suficientemente. Asimismo puede deberse a un déficit enzimático, vitamínico o mineral que le impida metabolizarlos adecuadamente por lo que le sugerimos que ingiera a diario durante una temporada un complejo multivitamínico y mineral y otro enzimático con las comidas. Cabe añadir que muchas personas no engordan simplemente porque son celiacas sin saberlo y en tal caso lo que debe hacer es retirar el gluten para siempre de su dieta. Y otro tanto puede pasar si se es intolerante a los lácteos. Asimismo puede deberse a que esté usted parasitado por una tenia así que descártelo. Dicho esto pruebe a ingerir a diario plátanos y gofio así como a tomar con las comidas pan; pero pan auténtico no ese sucedáneo que se vende masivamente con el nombre de pan sin serlo. No recurra en cambio a las pizzas o a las hamburguesas. Mejor consuma en el desayuno pan con mantequilla–salvo que sea alérgico o intolerante a los lácteos-, mermelada y miel; de forma moderada obviamente.


Estimado Sr Campoy: descubrí su revista hace escasamente dos años y ahora la adquiero cada mes llegando a incordiar al amigo del kiosco pues cuando se acerca la fecha de salida le pregunto una y otra vez si ha llegado. Le escribo estas líneas para intentar explicarle de una forma lo más sucinta posible mi problema: mi esposa de 70 años fue diagnosticada hace seis de una enfermedad neurodegenerativa llamada Cadasil. Los neurólogos que ha visitado dicen que no hay remedio para ella. Con gran dolor y resignación veo cómo va perdiendo facultades. Lo peor es que a nuestro hijo de 40 años le han realizado una biopsia y han detectado que tiene el mismo gen defectuoso de su madre. Por ahora no se le aprecia ningún síntoma pero me gustaría saber si existe algún tratamiento preventivo o paliativo que me pueda recomendar para evitar la degeneración mental y física. Y si lo hay, ¿podría servir para aliviar a mi amada esposa? Con lágrimas en los ojos les ruego me contesten lo antes posible siendo consciente de que peticiones como la mía les llegan por docenas. Gracias por la magnífica labor que están realizando y continúen con ella para beneficio de la salud de las personas que seguimos sus recomendaciones. Pendiente de sus ansiadas noticias reciban mi saludo y mi más sincero abrazo. Gracias.

Agustín Termens Molins
(Barcelona)

Cadasil es una palabra que corresponde a las siglas en inglés de la patología bautizada por los neurólogos como Arteriopatía cerebral autosómica dominante con infartos subcorticales y leucoencefalopatía, nombre dado a la aparición en el cerebro de múltiples infartos en las arterias cerebrales que no afectan a la materia gris sino a la blanca (de ahí lo de leucoencefalopatía). Y aclaramos que se dice que una enfermedad es “autosómica dominante” cuando es hereditaria y la persona sólo necesita recibir el gen anormal de uno de los padres para heredar la enfermedad. Se manifiesta por migrañas muy intensas y a veces parálisis de alguna parte del cuerpo hasta llegar a la pérdida de memoria y la demencia. ¿Y qué provoca esos infartos cerebrales? Pues todo indica que la degeneración progresiva de las células musculares lisas en los vasos sanguíneos. Algo que se achaca a mutaciones del gen Notch 3 -en el brazo corto del cromosoma 19- que causa una acumulación de proteínas Notch 3 en la membrana plasmática de esas células musculares, tanto en los vasos sanguíneos del cerebro como fuera de él. Acumulaciones que se observan con el microscopio electrónico como depósitos osmiofílicos. En todo caso el método de diagnóstico más habitual es la resonancia magnética y se sugiere que se sufre porque aparecen lesiones alrededor de los ganglios basales, la sustancia blanca periventricular y el puente de Varolio similares a las que se observan en la Enfermedad de Binswanger. Aunque más específico y fiable es comprobar si se tiene el gen mutado Notch 3. Y, en efecto, no existe tratamiento específico por lo que los médicos se limitan a recetar anticoagulantes para prevenir los infartos cerebrales. Dicho esto cabe preguntarse si tener ese gen mutado implica que alguien va a padecer la enfermedad. Y aquí hay ya discrepancias. Hay neurólogos que dicen que sí y otros que lo niegan porque la genética predispone pero no determina. Es decir, que su hijo puede sufrir la ”enfermedad”…¡o no! Pero desde luego puede prevenirla haciendo simplemente lo que en esta revista hemos dicho muchas veces: tener una vida saludable. Por lo que si no ha sido así debe desintoxicarse a fondo, controlar lo que respira, bebe e ingiere eliminando los alimentos a los que es alérgico o intolerante, aprender a preparar los alimentos sin calentarlos en exceso, evitar todo producto alimenticio procesado o envasado así como los que lleven aditivos de cualquier tipo, beber sólo agua de manantial de baja mineralización, no ingerir transgénicos, desechar el consumo de fármacos iatrogénicos, no usar prendas sintéticas dañinas, no fumar ni ingerir drogas, evitar las radiaciones electromagnéticas artificiales y las telúricas, tomar el sol, hacer ejercicio, descansar suficientemente y afrontar inteligentemente sus problemas psicoemocionales. Y si es preciso suplementar la dieta ortomolecularmente. En suma, nutrirse adecuadamente, eliminar de su vida todo lo que le perjudica, hacer ejercicio moderado y ser feliz. En cuanto a su esposa que haga lo mismo porque en realidad el 99% de las llamadas “enfermedades” se deben a procesos de intoxicación, acidificación y/o desnutrición. Lean ustedes los artículos que hemos publicado en los últimos meses y lo entenderán. Sabiendo especialmente que la salud se rige en la oficina del estómago, ¡incluida la cerebral!


Sr. Director: he descubierto su revista hace apenas unos meses y mi vida ya ha cambiado completamente. Ahora no como carne ni pescado y toda mi alimentación es ecológica. Gracias por su labor de divulgación y siga así durante muchos años. Ahora paso a relatarle el motivo de mi consulta: tengo 51 años y padezco de hipertensión ocular desde 2007. Me han tratado con colirios pero en el último año ésta ha aumentado. Está descontrolada. La tenía en 28 y en la última revisión -hace un mes- era de 24 en el ojo izquierdo y de 22 en el derecho. El diagnóstico es glaucoma de ángulo abierto. Me aplico una gota por la noche de Azarga y Lumigan en cada ojo y por la mañana una de Azarga. En julio me vuelve a ver el oftalmólogo pero me ha dicho que si no baja me tendrán que realizar una trabeculoctomía con los riesgos que conlleva. Tengo un ojo rojo desde hace cuatro meses y me dicen que es por las gotas. En fin, he leído que hay una técnica de láser selectivo que no produce tanto daño como el de argón con el que se puede re-intervenir pero en la Seguridad Social de mi provincia no realizan esta operación y tendría que acudir a un centro privado. ¿Conoce algún tratamiento de medicina alternativa -el que sea- útil para reducir la hipertensión ocular y así evitar la intervención? He probado con Nutrición Ortomolecular pero me subió un poco el índice de ictericia y el urobilonógeno en orina por lo que de momento he dejado el tratamiento. ¿Usted piensa que he hecho bien? Como la medicina no conoce la causa del glaucoma se dedican a tratar los ojos cuando el problema a lo mejor puede estar en otra parte del organismo. Llegado aquí debo decirle que hace nueve años me llegó la menopausia y en la actualidad estoy tomando Optruma (hidrocloruro de raloxifeno) porque en las densitometrías tenía casi osteopenia; con esta medicación he mejorado aunque desconozco los efectos a largo plazo. Me recetaron asimismo calcio Natecal D pero no lo he tomado. Leí un artículo en su revista sobre los estudios de Coral Natural. ¿Me lo recomendaría? Tengo un poco de miedo ya que al proceder de islas japonesas pudría estar contaminado por el accidente nuclear de Fukushima. Agregaré por último que en 2010 me detectaron hipotiroidismo de origen autoinmune por lo que tomo Eutirox y estoy bien controlada. ¿Se puede en todo caso sustituir por algo de origen natural? También he tomado mucha soja en estos últimos años. Bueno, como verá padezco diversas patologías que no sé si estarán relacionadas con un envejecimiento prematuro. Le agradezco enormemente su atención y espero que mi carta sea seleccionada para recibir contestación

Mar García
(Zaragoza)

Bien, vamos a empezar diciéndole algo sobre los colirios que le han recomendado y usa. Azarga tiene como principios activos la brinzolamida y el maleato de timolol, se receta efectivamente para el glaucoma de ángulo abierto y la hipertensión ocular y además de sus numerosas interacciones y contraindicaciones puede producir reacciones adversas cardiovasculares y pulmonares; incluyendo la muerte por broncoespasmo en pacientes con asma y con insuficiencia cardiaca. La propia ficha técnica explica que puede provocar asimismo insomnio, disgeusia, visión borrosa, dolor ocular, irritación ocular, sensación de cuerpo extraño en los ojos, erosión corneal, queratitis punteada, ojo seco, secreción ocular, prurito en el ojo, hiperemia ocular, blefaritis, conjuntivitis alérgica, alteración corneal, reflejos flamígeros en la cámara anterior, hiperemia conjuntival, costras en el margen del párpado, astenopía, sensación anormal en el ojo, prurito en los párpados, eritema del párpado, presión sanguínea disminuida, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, dolor faríngolaringeo, rinorrea, tos, trastornos en el pelo y liquen plano. Y el Lumigan –cuyo principio activo es Bimatoprost– se receta para lo mismo pudiendo provocar sequedad ocular, ardor ocular, sensación de cuerpo extraño, dolor ocular y molestia ocular, cefalea, eritema palpebral, pigmentación de la piel periocular, irritación ocular, descarga ocular, astenopía, conjuntivitis alérgica, lagrimeo y fotofobia. Así que díganos, ¿cree usted que se justifica usarlos? Nosotros no.
Y ahora el mismo oftalmólogo que le ha dicho que se instile esos demenciales colirios le sugiere que se someta a ¡una trabeculoctomía! Pues hace usted bien en negarse. Mire, acuda a cualquier médico experto en Medicina Natural que trate su estado de manera integral. La creencia de que la hipertensión ocular es un problema que atañe sólo a los ojos es absurda. Le sugerimos que lea el reportaje que con el título Cómo tratar ortomolecularmente las dolencias oculares publicamos en el nº 102 donde se explica la importancia en los casos de glaucoma de los ácidos grasos omega-3, las vitaminas A, C y E además de las del grupo B, la glutation peroxidasa, la rutina, la taurina, la L-lisina, la luteína, la zeaxantina, la quercitina y minerales como el calcio, el magnesio, el zinc y el selenio. Sin olvidar plantas como el mirtilo, la eufrasia y el ginkgo biloba. Por lo que se refiere al Optruma debe saber que su principio activo es el Clorhidrato de raloxifeno y se receta para el tratamiento y prevención de la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas asegurándose que reduce el riesgo de fracturas vertebrales osteoporóticas pero no de otro tipo (según el propio prospecto no es útil por ejemplo en las fracturas de cadera). Y tiene también numerosas reacciones adversas: náuseas, vómitos, dolor abdominal, dispepsia, episodios tromboembólicos venosos que incluyen trombosis venosa profunda, embolia pulmonar y trombosis venosa de la retina, sofocos, calambres en las piernas, edema periférico, disminución de las plaquetas, rash, síndrome gripal, incrementos moderados de la AST y/o ALT, problemas en las mamas y sangrado uterino. Así que, ¿cree usted en serio que para “mejorar” su problema de densidad ósea –en el supuesto de que la mejore ese fármaco- se justifica su consumo? En cambio el Coral Natural por el que nos pregunta no tiene ninguna de esas reacciones adversas. Le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos que con los títulos Calcio de coral marino: útil en numerosas patologías y El coral marino, eficaz para reequilibrar el pH del organismo publicamos en los números 60 y 147 respectivamente. Despejarán sus dudas al respecto.


Sr. Director: antes de nada permítame felicitarles de corazón pues aunque les conozco desde hace muy pocos meses en este tiempo mi visión de la vida, las enfermedades y su curación ha cambiado por completo. Alimentos desconocidos para mí antes -como la cúrcuma o el xilitol- son ya habituales en mi cocina. Siempre agradeceré a una buena amiga que me diera a conocer vuestra existencia y la de un genial homeópata al que acudimos de forma regular por lo que cada vez voy menos al médico del consultorio. Tengo un par de consultas que realizarles. Por una parte, quisiera saber si me pueden recomendar a algún especialista en Acupuntura en Barcelona pues he leído en un artículo del nº 147 que la acupuntura craneal da muy buenos resultados en los casos de acúfenos, algo que sufre mi marido desde hace muchos años y en la medicina tradicional la única solución que le dan es la cirugía. Desde julio del año pasado se lleva tratando homeopáticamente y aunque ha mejorado no se acaba de ir. Por otra parte, les agradecería mucho me digan a qué especialista puedo acudir yo también aquí en Barcelona. Hace un par de años sufrí un desprendimiento de vítreo en el ojo derecho -el especialista me dijo que no tenía cura- y desde hace unos meses mi visión por él se ha vuelto borrosa. El especialista me ha diagnosticado «membrana epiretiniana macular extensa y gruesa» y la única solución es la cirugía, una vitrectomía con extracción de membrana. La verdad es que no tengo intención de operarme pues además de darme auténtico terror los efectos posteriores no son precisamente alentadores. Sigo tratamiento homeopático pero no acabo de ver bien y cada vez me siento más angustiada. Muchas gracias de todo corazón. Un saludo.

Begoña Parra

Ya explicamos en la respuesta a otro lector hace ahora tres años que al hecho de escuchar ruidos en los oídos o en la cabeza cuando no hay una fuente sonora externa los médicos lo llaman indistintamente acúfenos o tinnitus. A veces son suaves, otros fuertes. Y pueden sonar como un zumbido, un silbido, un siseo, un chirrido, un rugido, un susurro o un soplido. Lo singular es que a veces desaparecen con la ingesta de un simple complejo vitamínico –sobre todo del grupo B, especialmente por la B12– reforzado con magnesio, zinc, gingko biloba y melatonina pero otras no. En otras ocasiones la solución es en efecto una terapia sacrocraneal o un tratamiento de Acupuntura así que pregunte en Barcelona en la Clínica Ismet (93 426 50 50). Incluso se asegura que hay hierbas eficaces para ello como la tintura de Cimifuga negra y la Vincapervinca (en extracto seco o en infusión). Ahora bien, debe saberse que puede provocarlo asimismo una infección. Pruebe pues –no se asombre- a echarse en cada oído una gota de aceite de oliva virgen extra. Hágalo tres veces: una vez cada dos días; y luego déjelo. Claro que con el Par Biomagnético se ha resuelto algún caso de muchos años ¡en minutos! Ahora bien, debe saberse que en otros casos los acúfenos se deben a un problema de ¡intolerancia alimentaria! Lo explicaría el doctor Félix López Elorza -actual presidente de la Sociedad Andaluza de Intolerancias Alimentarias– en el artículo que con el título La causa de numerosas patologías se debe a procesos de histaminosis alimentaria – se publicó en el nº 121 (lo tiene en nuestra web: www.dsalud.com).


Estimado Sr. Campoy: he comprado su libro La Dieta Definitiva y tengo algunas dudas. Verá, entre los alimentos de los que se habla no aparecen el seitán, el tofu y el tempeh. ¿Se pueden tomar al menos en la fase de adelgazamiento? Tampoco aparecen entre los edulcorantes ni la stevia ni el xilitol. ¿Por qué? ¿Y el té de loto tampoco puede tomarse? Tenía entendido que el té verde + loto tiene poca teína. En cuanto a los cereales no menciona la quinoa y no sé qué consideración tiene en su lista. Tampoco veo el plátano entre las frutas autorizadas. ¿Por qué? ¿Y qué pasa con el rábano daikon, las algas, la ciruela umeboshi, el miso o los salazones de pescado? ¿Se puede por otra parte añadir kuzu (raíz) a las sopas de algas? También me gustaría saber por qué recomienda infusiones de romero y menta a las personas mayores de 45 años? Comprendo que son muchas preguntas pero es que son los alimentos que como normalmente.
Gracias.

Hiri Motu

La verdad es que en el libro no se mencionan algunos de los productos por los que usted pregunta ya que se trata de alimentos cuyo consumo es muy poco habitual en nuestro país. Y una de las normas de alimentación básicas debería ser ingerir siempre productos frescos de temporada y del país en el que se vive; obviamente no es necesario hacer eso –ni posible a veces aunque se quiera- cuando uno viaja y está fuera temporalmente. Pero lo adecuado es ingerir los alimentos que la naturaleza pone a nuestra disposición allí donde vivimos ya que son los que medioambientalmente necesitamos. Ingiriendo lo que la naturaleza ofrece en cada estación. Algo que el actual comercio internacional de alimentos nos hace obviar porque cuando aquí no hay fresas, uvas o melones –por poner unos ejemplos- nos las traen por avión desde otros países y latitudes. En todo caso tiene usted derecho a mantener sus hábitos alimenticios y vamos a responderle aclarando que no se dan estas explicaciones en el libro porque entonces deberíamos hablar también de muchos otros productos de consumo habitual en Japón, China, India, Marruecos, Indonesia, Filipinas, Senegal, Chile o México muchos de los cuales no se consumen más que en sus propios países o continentes. Como la carne de elefante, camello, cebra, perro o gato, los caballitos de mar, las medusas, el pez globo, las hormigas, las arañas… y un sinfín de vegetales, cereales, legumbres o frutos secos que en España casi nadie consume. Aclarado esto le diremos que el xilitol y la stevia pueden consumirse al hacer La Dieta Definitiva; no se habló de ellas en el libro porque en España han empezado a comercializarse muy recientemente y de ahí que hayamos dedicado a ambos edulcorantes naturales sendos artículos en la revista en los últimos meses. En cuanto a la Raíz de Kuzu es rica en fibras alimenticias, isoflavonas (daidzeina, daidzina y puerarina) y sales minerales pero también en carbohidratos y por eso no se aconseja aunque todo depende de la cantidad que se ingiera; tomada en un cantidad razonable es asumible. Al igual que las algas. El té de loto no deja de ser un té verde aromatizado con la flor de loto aunque también sea posible encontrar a la venta alguna marca que utiliza como base el té blanco; y puede ingerirse pues como infusión. Lo mismo que los salazones de pescado ya que el salazón no es sino un método de preservar los alimentos de forma que se encuentren disponibles para el consumo durante más tiempo mediante su deshidratación parcial y todos los pescados pueden ingerirse como se explica en la obra. Por lo que se refiere a la quinoa no deja de ser curiosa su pregunta porque en la primera edición del libro se dedicó un recuadro aparte a esa planta de hojas anchas perteneciente a la misma familia que la remolacha, las espinacas y las acelgas de la que se aprovechan tanto las hojas -cocinadas o como verdura fresca- como sus semillas. Pero luego se eliminó al no estar permitido el consumo de sus semillas –que son las que suelen ingerirse- porque son muy ricas en almidón y no pueden consumirse al hacer la dieta. Aun sabiendo que las mismas contienen vitaminas, minerales, fitoquímicos, aminoácidos y ácidos grasos no saturados, ser ricas en fibra y tener la ventaja de que al no contener gluten puede ser ingerida incluso por los celiacos y los bebés en forma de papilla. De hecho por eso le dedicamos un artículo en el nº 108 de la revista –puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com- con el título Quinoa: un auténtico superalimento lo que no es óbice para que deba evitarse si se quiere adelgazar. El rábano daikon no es sino el rábano japonés y por tanto puede ingerirse ya que el rábano figura entre las hortalizas autorizadas. La ciruela umeboshi es un tipo de albaricoque sin madurar que se deja fermentar durante aproximadamente dos años con sal y hojas de shiso -variedad de la menta exclusiva de Japón- lo que incrementa su contenido en ácido cítrico alcalinizando la sangre y estimulando el intestino, el hígado y la vesícula biliar. Solo que como toda fruta debe ingerirse en ayunas. Pregunta asimismo por qué no pueden tomarse plátanos y eso sí se explica. El libro dice claramente: “En cuanto a por qué no aparecen en la lista de las frutas permitidas otras de ingesta común como las uvas, los plátanos, los aguacates, las chirimoyas, los dátiles, los cocos, los higos secos, los orejones o las ciruelas pasas la razón es simple: unas porque son lípido-glucídicas y otras porque contienen demasiados hidratos de carbono”. Por lo que se refiere a las habas de soja debemos decirle que contienen entre un 23 y un 35% de glúcidos –depende de la variedad- además de grasa. Es pues un alimento glúcido-lipídico no aconsejable durante la dieta. El miso de hecho contiene de media un 25-32% de carbohidratos, el natto un 14-15% y el tempeh un 10-12%. Las salsas de soja (tamari) suelen en cambio tener un 5-7% pero a muchas se les añade azúcar aumentando ese porcentaje notablemente. Además es difícil hoy saber si es o no transgénica y de ahí que su consumo no se recomiende; de hecho actualmente la mayor parte de la que procede de Estados Unidos, Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia y Paraguay es transgénica. En cuanto a las infusiones se recomienda la de romero a las mujeres mayores de 45 años -es a partir de entonces cuando suelen sufrir un cambio metabólico importante que se inicia entre 5 y 7 años antes de la menopausia en virtud de los cambios hormonales naturales- porque tonifica el sistema nervioso siendo además ideal en casos de debilidad general, decaimiento y cansancio cerebral. Se sabe asimismo que es antioxidante, antiinflamatorio, depurativo, diurético, colerético, colagogo, antiespasmódico, carminativo, estimulante de la circulación, anticonvulsivo, antibacteriano, antifúngico, antidepresivo y relajante de la musculatura lisa de los bronquios. Y la hierbabuena que se recomienda–y no la menta como usted apunta- es antiinflamatoria, analgésica, antiséptica, carminativa, antiespasmódica -muy útil pues en casos de diarrea y cólicos estomacales-, antidismenorreica y sedante de los nervios además de activar la producción de bilis por la vesícula biliar. Esperamos haberle respondido.

Estas cartas aparecen en
151
Julio - Agosto 2012
Ver número