Lo que se aprende de día… se memoriza de noche

Por eso dormir es tan importante

Un equipo de la Universidad de Liège (Bélgica) ha encontrado evidencias de que los datos aprendidos a lo largo del día se consolidan en la memoria durante el sueño debido a que el hipocampo -la parte del cerebro relacionada con el aprendizaje- permanece activo cuando dormimos. Así lo indica el análisis cerebral de un grupo de voluntarios a los que se enseñó en un videojuego de ordenador a navegar por una ciudad virtual tridimensional.
Los voluntarios fueron divididos en tres grupos. Al primero se le enseñó a viajar en el ordenador por la ciudad para, a continuación, cambiarles las rutas y localizaciones y comprobar si habían aprendido a manejarse por la ciudad… mientras se les medía el flujo sanguíneo cerebral mediante una Tomografía por Emisión de Positrones. Con el segundo grupo se hizo lo mismo pero su actividad cerebral se analizó durante el sueño. El tercero, en cambio, no fue entrenado previamente estudiándose sus cerebros también durante el sueño.
Pues bien, los análisis revelaron que los sujetos de los dos primeros grupos mostraban una mayor actividad en el hipocampo y en las zonas del cerebro adyacentes -también relacionadas con el aprendizaje- que el tercer grupo. Además se vio que las personas que dormían aumentaban su capacidad para recordar las rutas y los caminos de la ciudad y realizaban luego mejor las pruebas del videojuego que aquellos que también se habían entrenado pero no habían podido disfrutar del sueño.
Según Philippe Peigneux, director de la investigación, ésta “revela la influencia del sueño en la consolidación de la memoria reciente. La información que se adquiere durante el día se ve alterada, reestructurada y reforzada al dormir».  Y añadiría: “La memoria espacial es procesada durante el sueño REM, sobre todo durante la fase conocida como sueño de onda lenta. La actividad del hipocampo al dormir ayuda a asimilar los conocimientos y esto se traduce en una mejor aplicación de los mismos al día siguiente».