Denuncian que Champix -fármaco que comercializa Pfizer para tratar el tabaquismo- induce al suicidio

La Asociación Nacional de Consumidores y Usuarios de Servicios de Salud (ASUSALUD) ha denunciado ante las autoridades sanitarias la campaña efectuada por la multinacional farmacéutica Pfizer por promocionar ante el gran público Vareniclina –fármaco que en España se comercializa como Champix– a pesar de que se requiere receta y sus efectos secundarios negativos son especialmente preocupantes. ASUSALUD entiende que la campaña incumple la normativa sobre publicidad farmacéutica y que se trata de un medicamento que está sometido hoy a especial vigilancia por la Agencia Europea del Medicamento ya que su consumo puede comportar ideas suicidas o intentos de suicidio lo que no justifica que se intente vender de manera masiva.
Hasta aquí la noticia. Nosotros añadiremos que Pfizer sí reconoce sus efectos secundarios. Y son éstos: náuseas, dolor de cabeza, vómitos, flatulencia, insomnio, sueños anormales, disgeusia (alteración del sentido del gusto), disturbios mentales y, en efecto, ideas suicidas. Y encima el fármaco sólo “reduce la necesidad del fumador a fumar” y “calma los síntomas del síndrome de abstinencia”. Por el “módico” precio de 510 euros el “tratamiento completo” que hay que seguir doce semanas.
La verdad, es indignante la falta de ética de las autoridades sanitarias que hipócritamente dicen velar por nuestra salud.