¡El sistema linfático llega al cerebro!

¡El sistema linfático llega al cerebro! La noticia ha sorprendido a la comunidad científica porque se aseveraba que es el único órgano sin conexión directa con él. Lo ha descubierto un neurólogo de la Universidad de Virginia llamado Antoine Louveau mientras examinaba meninges de ratón y comprobar con el microscopio que había en ellas vasos linfáticos. Un descubrimiento –el artículo se ha publicado en Nature– que cambia la relación entre los sistemas nervioso e inmune.

Lo singular es que durante décadas se han encontrado leucocitos en el sistema nervioso y los médicos inferían que si era así es porque algo andaba mal en el cerebro del paciente. Ahora se descubre que no es así y eso obliga a replantearse todo lo que cree saberse sobre las enfermedades autoinmunes y neurodegenerativas porque cambia la manera en que se valoraba la interacción entre los sistema inmune y neurológico. Hasta ahora no se entendía por ejemplo por qué las proteínas betaamiloide se acumulan en el cerebro de los enfermos de alzheimer pero este descubrimiento permite colegir que puede deberse a un bloqueo de los vasos linfáticos que no los drenan de manera eficiente; de hecho estos investigadores han constatado que los vasos linfáticos del cerebro cambian con la edad.

Lo inexplicable es que hasta ahora nadie los hubiera visto, algo que sus descubridores intentan justificar diciendo que se debe a que están tan cerca de los vasos sanguíneos que era difícil distinguirlos; de lo que no dudan es de que este hallazgo va a obligar a reescribir los libros de texto.