Esperanzas para el cáncer de hígado inoperable 

El Centro de Cáncer Greenebaum -de la Universidad de Maryland (EE.UU.)- ha sido el primero en utilizar un nuevo tratamiento, el TheraSphere, que puede ayudar a los pacientes de cáncer de hígado que no pueden operarse. La nueva terapia utiliza cristales microscópicos para hacer llegar la radiación directamente a los tumores.
El TheraSphere se administra mediante una inyección en la arteria femoral, en el muslo, que luego llega a la arteria hepática, la que alimenta el hígado. Allí, y a través de la sangre, se liberan millones de cristales microscópicos embebidos del elemento radioactivo yttrium-90 que se transportarán directamente hacia el tumor.
Contrariamente a otros tratamientos de luz radioactiva, el TheraSphere reduce considerablemente la exposición de los tejidos sanos a la radiación. Los pacientes reciben el alta el mismo día.
El tratamiento puede ayudar al 85% de los pacientes de cáncer de hígado que no pueden operarse porque el tumor es demasiado avanzado o por otras consideraciones médicas.