Fallece Demetrio Sodi Pallarés

Creador del “Tratamiento Metabólico”

El eminente cardiólogo mexicano Demetrio Sodi Pallares, creador del llamado Tratamiento Metabólico falleció a los 90 añosel pasado 18 de Agosto. Una pérdida ciertamente sentida por todos quienes les tratamos en esta revista y especialmente por sus colaboradores y amigos más cercanos en España: su colega y también cardiólogo José de la Hoz y Fabra, el catedrático José Luis Bardasano –quien hace sólo unos meses le entregaba el “Doctorado Honoris Causa” que merecidamente le había otorgado la Universidad de Alcalá de Henares- y los doctores José Luis Arranz y Jesús Tresguerres. Se da la circunstancia de que todos ellos, en colaboración con esta revista, preparaban un homenaje a Sodi Pallarés previsto para el último trimestre de este año.
Sodi Pallarés, tras obtener su licenciatura como médico en la Universidad Nacional de México (1936), se especializaría en Cardiología Clínica en la Wenstern Reserve University (1940) y en la Universidad de Michigan (1941). Tres años despuésfue nombradojefe del Departamento de Electrocardiografía del Instituto Nacional de Cardiología de México, cargo que ocuparía durante 31 años (hasta 1975).
Su primer libro –“Nuevas bases de la Electrocardiología”- aparecería en 1951. El segundo vería la luz en 1964 con el título “Electrocardiología y Vectocardiografía deductiva. Bases electrofisiológicas, hipertrofias y bloqueos”. Y apenas cuatro años después, fruto de sus investigaciones, el tercero: “Electrocardiología clínica. Análisis deductivo”, obra que actualmente sigue siendo –para alumnos, médicos generales y cardiólogos- el tratado más completo que existe sobre cómo debe interpretarse un electrocardiograma. Complemento de esta obra sería “Electrocardiografía Poliparamétrica” que vería la luz en 1971. Cabe añadir que durante ese tiempo Sodi impartiría más de 100 cursos de Electrocardiografía en Estados Unidos e Iberoamérica y otros 50 en México.
Sin embargo, la aportación más importante de Sodi Pallarés a la Medicina y a la salud coincidiría casi con su jubilación oficial –aunque en realidad Sodi no se jubiló nunca- del Instituto Nacional de Cardiología. Porque precisamente ese año (1975) revolucionaría la Cardiología con una nueva obra: “Cardiología isquémica y Tratamiento Polarizante. Nuevas bases metabólicas y termodinámicas”. Una obra que se adelantó en varias décadas a su tiempo.
Se explica así que sus nuevos conceptos fueran virulentamente criticados. Empero, el tiempo -como casi siempre- pondría a todos en su lugar y en sólo unos años autores norteamericanos, ingleses, franceses y españoles ratificarían con su experiencia y publicaciones la realidad y lógica científica de sus conceptos (para conocer sus planteamientos véanse las entrevistas con él publicadas en los números 20 y 42 de la revista).
Fruto de sus últimas investigaciones, catorce años después -en 1989- publicaría una nueva obra. My Heart’s Health (La salud de mi corazón), que aparecería de inmediato en inglés, español e italiano y en el que transmite su concepto del tratamiento holístico e integral de las enfermedades cardiovasculares y otras patologías. Nos referimos, naturalmente, a su Tratamiento metabólico, un método que no se circunscribe al ámbito de la cardiología –con él se trata eficazmente la hipertensión arterial y todos los problemas cardiovasculares (la insuficiencia cardiaca, la angina de pecho, el infarto de miocardio, etc.) evitando así en muchos casos las intervenciones quirúrgicas o el trasplante pero también otras muchas dolencias, entre ellas el cáncer, enfermedad a la que dedicó gran tiempo de estudio en los últimos años.
Sodi investigó además durante su última etapa la aplicación terapéutica de los campos electromagnéticos pulsantes, como él mismo explicara hace apenas unos meses durante su discurso de ingreso como miembro extranjero en la Academia Nacional de Medicina de España.
Como postrer homenaje, Discovery DSALUD publicará en el próximo número un reportaje especial sobre los importantes trabajos de Sodi Pallarés y el proceso que le llevó a la creación del Tratamiento Metabólico.
Descanse en paz, profesor.