La galantamina, inútil en casos de fatiga crónica

 

La galantamina no es eficaz en quienes padecen “fatiga crónica”. Así lo ha demostrado un estudio realizado entre junio de 1997 y julio de 1999 con 434 pacientes de entre 18 y 65 años tratados en 35 centros de cinco países: EEUU, Reino Unido, Suecia, Bélgica y Holanda). Los investigadores partieron de la hipótesis de que la fatiga crónica podía deberse a un mal funcionamiento de un neurotransmisor, la acetilcolina, y que como consecuencia disminuían los niveles de corticoides. Así que para comprobarlo dieron a los enfermos galantamina que, además de inhibir la acetilcolina y aumentar los niveles de cortisol, "disminuye –dicen- la latencia del sueño REM y aumenta la densidad REM". Bueno, pues los resultados han sido nulos lo que tira por tierra la especulación hecha sobre ello como posible causa de la fatiga crónica.
La fatiga crónica se caracteriza porque la persona presenta cansancio extremo que no mejora al dormir y un claro deterioro cognitivo de la memoria a corto plazo y de la concentración, entre otros síntomas (lea el lector el artículo que publicamos sobre ella en el nº 61  de nuestra web: www.dsalud.com).