La mayoría de los perfumes son potencialmente peligrosos

 

La mayoría de los perfumes contienen sustancias que pueden ser peligrosas para la salud. Entre otras, los ftalatos ya que pueden dañar el ADN del esperma o contribuir a limitar la función pulmonar en los hombres y los almizcles sintéticos porque pueden interferir en los sistemas hormonales y agravar los efectos de la exposición a otros tóxicos químicos (dos de ellos, el HHBC y el AHTN, tienen efectos antiestrogénicos y estrogénicos). Así lo indica un estudio realizado por Greenpeace tras analizar la composición de 36 perfumes muy conocidos.
Los niveles más altos de ftalatos se encontraron en Eternity for women -de Calvin Klein- (2,2% del peso total) y en Le Mâle -de Jean Paul Gaultier- (1% del peso). En cambio, en Vanderbilt -de Gloria Vanderbilt- no se detectó ninguno. En cuanto a los almizcles sintéticos las mayores concentraciones se encontraron en Le Baiser Du Dragon -de Cartier- (4,5% del peso) y White Musk -de Body Shop- (9,4%) mientras los niveles más bajos los tenía Puma Jamaica Man.
Greenpeacehace hincapié en el hecho de que el riesgo es mayor que en otros productos porque la exposición se produce de forma continuada durante años. Ello explica que esas sustancias se hayan detectado habitualmente en la sangre, en la leche materna ya hasta en el agua de lluvia.
Greenpeace quiere que los fabricantes se comprometan a sustituir voluntariamente los productos químicos peligrosos por sustancias más seguras, es decir, voluntariamente ya que la actual legislación europea no regula la exposición a este tipo de sustancias.