Las bebidas azucaradas causan esteatosis y cirrosis

El consumo diario de bebidas azucaradas aumenta el riesgo de sufrir hígado graso no alcohólico que puede progresar a cirrosis hepática además de dar lugar a diversas enfermedades crónicas, incluidas la diabetes y las patologías cardiovasculares. Así lo corrobora una nueva investigación coordinada por Ma Jintao en la Escuela Friedman de Nutrición y Ciencias Políticas de la Universidad de Tufts en Massachusetts (EEUU) tras analizar el estado de 2.634 personas de ambos sexos de mediana edad y mayoritariamente caucásicos que consumían bebidas azucaradas: colas -con y sin cafeína-, gaseosas y refrescos de frutas sin burbujas. Bastó saber cuántas tomaban al día y cuál era la cantidad de grasa de sus hígados. El estudio se ha publicado en Journal of Hepatology. Este nuevo trabajo -el enésimo ya sin que las autoridades sanitarias hagan algo útil- refuerza la reciente recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de reducir el consumo de azúcares.