Nuevo método para obtener masivamente un edulcorante natural 3.000 veces más dulce que la sacarosa

 

Un grupo de científicos españoles ha conseguido obtener taumatina, una proteína dulce que se encuentra en los frutos de una planta tropical y se usa como edulcorante, a partir de hongos; es decir, sin necesidad de extraerla de la planta.
Este logro pertenece al Laboratorio de Biotecnología de Uriach, que coordinó el proyecto junto con el Centro Nacional de Biotecnología del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CNB-CSIC), la Universidad de León y la Universidad Autónoma de Barcelona. También participó un consorcio de I+D patrocinado por la Unión Europea y formado por empresas con intereses afines. El descubrimiento ha sido patentado en numerosos países.
El edulcorante podrá utilizarse en alimentación (bebidas, dulces, preparados para diabéticos, etc.), piensos para animales, chicles y productos farmacéuticos (como excipiente).
El equipo dirigido por el doctor Ignacio Faus, director del Departamento de Desarrollo Científico y Tecnológico de la Corporación Uriach y principal investigador de este estudio, preparó un gen sintético codificando la taumatina y lo insertó en el genoma de dos especies de hongos –el Penicillium roqueforti y el Aspergillius awamori- de modo que pudieran producirla en su fermentación. De esta manera se obtuvo un proceso alternativo de producción de taumatina ya que el proceso tradicional consiste en la recolección de los frutos de la planta Thaumatococcus Danielli (que crece en las selvas tropicales de África Occidental, sobre todo en Sierra Leona y Costa de Marfil) y su posterior procesamiento para extraerla.