Piden en Estados Unidos que se retire de la venta la rosuvastatina

Lo solicita el grupo de consumidores Public Citizen

Public Citizen–una conocida organización norteamericana de consumidores- ha vuelto a solicitar a la Agencia del Medicamento de Estados Unidos la retirada de la rosuvastatina -una de las estatinas más potentes del mercado usadas parta controlar el colesterol y cuyo fabricante es AstraZeneca (afortunadamente aún no se comercializa en España)- debido a sus graves efectos secundarios (se han registrado varios casos de rabdomiólisis así como problemas de fallo o insuficiencia renal.). La petición se hizo sólo cuatro días después de que la multinacional enviase una carta a los médicos británicos insistiendo en que deben recetar la dosis mínima del fármaco para evitar efectos indeseados. Se trata de un problema similar al que llevó a la retirada en el 2001 de otra estatina que se comercializaba como Lipobay  tras asociarse su uso a un centenar de muertes.
Un portavoz de la compañía ha declarado, por su parte, que la petición no se justifica porque la seguridad del fármaco es “muy parecida” a la de los otros productos de esta ‘popular’ familia. Sólo que, a nuestro juicio, eso lo único que indica es que debieran prohibirse de una vez todas las estaninas. Es una vergüenza que se permita su comercialización cuando se sabe que la simple ingesta de vitamina C tiene los mismos efectos benéficos que se atribuye a las estatinas y ninguno de sus efectos secundarios.
¿Hasta cuándo va la sociedad a permitir que el sistema público sanitario financie este tipo de productos innecesarios y peligrosos cuando hay alternativas naturales y más económicas?