Gerry Dendrinos: «El informe australiano sobre la ineficacia de la Homeopatía es un fraude»

El informe publicado en marzo de 2015 por el Consejo Nacional Australiano de Salud e Investigación Médica (NHMRC) en el que se afirmaba que no había pruebas confiables sobre la eficacia de la Homeopatía fue desde el principio una manipulación destinada a ocultar la verdad. Así lo desvela el investigador australiano Gerry Dendrinos quien tras recurrir a la Ley de Libertad de Información de su país examinó todos los estudios utilizados por ese organismo encontrándose con que las conclusiones no se basaron en 1.800 ensayos como decían sino solo en 5 porque los demás se excluyeron con alegaciones injustificables. Es más, resulta que el presidente de ese comité, P. Brooks, ¡era miembro de un conocido grupo de presión contra la Homeopatía!

Entre octubre de 2010 y marzo de 2015 el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica (NHMRC) de Australia realizó una «investigación» sobre la Homeopatía con el fin de evaluar su eficacia en 61 problemas de salud y según sus conclusiones “ningún estudio bien diseñado, de buena calidad y con suficientes participantes para obtener un resultado significativo concluye que la Homeopatía logre mayores mejorías de salud que un placebo ni mejorías iguales a los de otros tratamientos”. Argumento con el que dictaminaría que “no hay problema de salud alguno en el que haya evidencia confiable de que la Homeopatía es efectiva”. Así lo dio a conocer a la sociedad mediante un comunicado de prensa en el que afirmaba que sus conclusiones se basaban «en la evaluación rigurosa de más de 1.800 documentos» y de ahí que advirtiera a la ciudadanía: “La Homeopatía no debe usarse para tratar problemas de salud crónicos, serios o que puedan volverse serios”.

Afirmaciones de las que se harían eco numerosos medios de comunicación -nacionales e internacionales- con grandes titulares del estilo de ¡La Homeopatía no funciona!, ¡1800 estudios concluyen que la Homeopatía no funciona!, No hay caso científico sobre la Homeopatía: el debate ha terminado, Si la Homeopatía no funciona, ¿por qué no se prohíbe su venta, La Homeopatía no sirve para nada y muchos otros en la misma línea. Medios que no ocultaron su satisfacción por la «noticia», quizás porque en muchos casos hay entre sus accionistas empresas o personas vinculadas con las industrias sanitarias.

Y lo demuestra más allá de cualquier duda el hecho de que a ese informe le dedicaron grandes espacios y ni un solo artículo o minuto de emisión a la decisión del Gobierno de Suiza de incluir en la propia Constitución el derecho de sus ciudadanos a utilizar libremente la Homeopatía y otras medicinas complementarias tras constatar su eficacia. Algo que corroboraron tras someter esas disciplinas al denominado Health Technology Assesment (HTA) o Evaluación Tecnológica Sanitaria, método que examina no sólo la eficacia de una terapia o fármaco a través de la literatura científica sino de la aplicación clínica real; sin olvidar evaluar su seguridad y la relación coste-beneficio. Y se hizo con el objetivo de decidir si la Homeopatía y otras medicinas complementarias debían o no incluirse en la lista de servicios que cubre el Seguro de Enfermedad Obligatorio. ¿Y cuál fue la conclusión oficial sobre la Homeopatía? Pues la contraria a la del «informe» australiano: “Existen pruebas suficientes de la eficacia preclínica y clínica de la Homeopatía así como de su seguridad y economía en comparación con el tratamiento convencional». Pero claro, de eso no se hicieron eco la inmensa mayoría de los grandes medios de comunicación salvo algunos que lo dieron a conocer en notas breves sin destacar. Nuestra revista, por el contrario, lo publicó de forma extensa en el artículo Suiza avala la eficacia de varias medicinas alternativas que apareció en el nº 149 -correspondiente a mayo de 2012– y tiene a su disposición el lector en nuestra web: www.dsalud.com. De hecho aparte de la Homeopatía reconoció la Fitoterapia, la Medicina Tradicional China -y por ende la Acupuntura-, la Terapia Neural y la Medicina Antroposófica.

Y aún así el «informe» australiano de 2015 se convirtió en «argumento de autoridad» y arma arrojadiza contra todo el que osa defender la práctica y utilidad de la Homeopatía y otras disciplinas no convencionales. A pesar de que es tal el cúmulo de irregularidades que se produjeron a lo largo de su elaboración que bien podría hablarse de un caso claro de estafa científica. Fue tan dañino -y sigue siéndolo- que Gerry Dendrinos, Vicepresidente de la Asociación Homeopática Australiana (AHA), decidió utilizar la Ley de Libertad de Información (FOI) de su país para iniciar una exhaustiva investigación sobre la metodología utilizada para la elaboración del informe. Iniciativa a la que posteriormente se unieron Rachel Roberts y el Dr. Alex Tournier, directores ejecutivos del Homeopathy Research Institute -con sede en Londres- que se encargaron de realizar un análisis de los datos del informe australiano. Investigación que duró más de 18 meses y reveló la reiterada mala conducta procesal y científica en la elaboración del informe del NHMRC.

El público tiene derecho a saber -declararía Rachel Roberts al terminar- que hay estudios de alta calidad que muestran que la Homeopatía funciona para afecciones médicas tan distintas como la fiebre del heno, la sinusitis o la diarrea en niños, información que se ha ocultado por el mal manejo de las evidencias por parte del Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica australiano. Si la evidencia sobre la medicina convencional se tratara de esta manera habría protestas y con razón”.

Cabe añadir que en agosto de 2016 este exhaustivo análisis científico se adjuntó por la Asociación Homeópata Australiana como prueba en el escrito de denuncia que presentaron ante el Defensor del Pueblo de la Commonwealth ¡que a día de hoy sigue sin dar respuesta alguna!

UN MAL COMIENZO…

Para empezar es falso que ese organismo examinara las evidencias de 1.800 documentos como dijo pero es que decidió hacer un segundo informe ¡porque el primero fue favorable a la Homeopatía! Y es que quienes lo encargaron estaban vinculados a organizaciones de «escépticos» que ya se habían manifestado contrarios a ella antes de empezarlo. Y por si fuera poco no incluyeron en el proceso de investigación a ningún practicante de Homeopatía e improvisaron pautas metodológicas no utilizadas jamás en un estudio similar. Todo ello -y mucho más- lo denunció Gerry Dendrinos en la entrevista que para la web Homeoptahy for everyone le hizo Alan V. Schmukler quien nos ha autorizado de forma expresa a difundir gran parte de la conversación que mantuvieron:

-¿Cómo decidió el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica (NHMRC) de Australia revisar las evidencias que sustentan la Homeopatía?

La historia de esa revisión -responde Dendrinos- comenzó a raíz de un informe político -que no científico- efectuado en 2009 por el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes del Reino Unido según el cual la Homeopatía no funciona. Y porque era político el propio Parlamento británico lo rechazó en julio de 2010 dejando a los ciudadanos que tomaran libremente la decisión. Cuatro meses después -en octubre de 2010- Warwick Anderson, entonces CEO del NHMRC australiano, instruyó a sus miembros para que prepararan una declaración oficial sobre la Homeopatía basándose solo en ese informe y sin tener en cuenta ninguna otra evaluación ni consultar a profesional alguno de la Homeopatía o a expertos en investigación. Y encima ese mismo mes Anderson envió un artículo al Medical Journal of Australia explicando su postura personal y afirmando que la Homeopatía es «una pérdida de la razón» y una «pseudoterapia». El sesgo abierto contra la Homeopatía y la falta de rigor científico y metodológico para analizarla fueron pues evidentes desde el inicio del proceso.

-Si no recuerdo mal la declaración oficial del NHMRC fue que la Homeopatía es “antiética”, “ineficaz” e “inverosímil” ocultando su claro sesgo desde el principio. ¿Nos puede dar detalles?

En diciembre de 2010 el Consejo del NHMRC aprobó un borrador de declaración sobre la Homeopatía que efectivamente la declaraba “ineficaz”, “inverosímil” y “un placebo”. Agregando que su práctica no es ética. Incluso declaró la prescripción de la Homeopatía como “engañosa”. Una declaración claramente adversa. A continuación el NHMRC contrataría a un grupo de consumidores -integrado por prominentes escépticos- para llevar a cabo un “control de legibilidad” que verificara la calidad de la redacción del documento -no del contenido- a fin de que el público entendiera la declaración cuando se hiciera pública. Sin embargo en la mañana del 20 de abril de 2011 la Asociación Homeópata Australiana se enteró accidentalmente de la existencia del borrador y esa misma tarde se filtró ya la declaración a los medios de comunicación. Al parecer los anti-homeópatas del NHMRC, ansiosos, decidieron hacerla pública para que el inesperado descubrimiento por la Asociación Homeópata Australiana no creara una controversia que no deseaban. No obstante el claro sesgo del informe y su falta de rigor científico y procedimental hicieron que el NHMRC abandonara ese borrador. E impulsaron a cambio una revisión formal de las evidencias existentes sobre la eficacia de la Homeopatía para poder así tomar postura con más fundamento. Puede pues decirse que las cosas no tuvieron un comienzo prometedor. Hubo prejuicios y una clara oposición a la Homeopatía durante todo el proceso. Desde el principio hasta el final.

-¿Qué pasó después? ¿Los sesgos y conflictos continuaron influenciando el enfoque del NHMRC?

Para supervisar la revisión de la evidencia existente el CEO del NHMRC seleccionó personalmente a mediados de 2011 como “grupo de referencia” a cuatro personas que terminarían convirtiéndose en el Comité de Trabajo sobre Homeopatía cuando la revisión definitiva comenzó formalmente en abril de 2012. Negándose a nombrar para que perteneciera al mismo a algún profesional de la Homeopatía o experto en investigación lo que suponía una flagrante violación de las propias normas del NHMRC. Y lo mantuvo ignorando las fuertes protestas que ello provocó y a pesar de que ya habían abandonado el primer borrador de declaración que tenían preparado ante las duras críticas recibidas por su negativa a involucrar a homeópatas expertos. La historia pues volvió a repetirse en 2012.

Claro que lo que se pretendía de verdad estuvo claro desde el principio pues en julio de 2011 el presidente del NHMRC, Michael Good, declaró en una entrevista que concedió a los «escépticos» australianos lo siguiente: «Permítanme asegurarles que no soy partidario de la Homeopatía. Y como presidente del NHMRC también puedo asegurarles que el NHMRC no apoya la Homeopatía». Declaraciones que hizo antes de que el comité evaluara las evidencias de esta disciplina.

En enero de 2012 el profesor Peter Brooks, miembro del Comité de Trabajo sobre Homeopatía, se uniría formalmente al grupo de «escépticos» contra la Homeopatía denominado Amigos de la Ciencia en Medicina (FSM por su siglas en inglés) pero sin declararlo cuando el conflicto de interés era evidente. Bueno, pues apenas un mes después -en febrero de 2012- ¡fue nombrado Presidente del Comité de Trabajo sobre Homeopatía! Sin que el NHMRC emprendiera acción alguna a pesar del claro conflicto de interés. Lo fue hasta la primera revisión de 2012 en que se decidió nombrar a Paul Glasziou para sustituirle.

SI NO A LA PRIMERA, A LA SEGUNDA

-Entonces el NHMRC hizo una «primera revisión» en 2012… ¿Puede explicarnos qué pasó?

Nuestra investigación ha revelado que entre abril y agosto de 2012 el NHMRC, tras el fiasco de su pronunciamiento político de 2011, encargó una «primera revisión» de la evidencia científica existente sobre Homeopatía bajo la dirección de un revisor muy respetado y experimentado que ya había trabajado anteriormente efectuando revisiones durante muchos años. De hecho fue el autor principal de las propias directrices del NHMRC sobre cómo revisar las evidencias en el ámbito de la salud. Había realizado y publicado múltiples revisiones utilizando el método seminal NHMRC que él mismo había contribuido a desarrollar. Sin embargo el NHMRC ocultó la existencia de esa revisión, sus hallazgos y el gasto que le supuso al contribuyente ¡como si nunca hubiera existido! Lo que revela mala conducta administrativa y científica.

¿Y qué tenía que ocultar el NHMRC? Pues gracias los documentos obtenidos merced a la Ley de Libertad de información supimos que el contrato del revisor se canceló anticipadamente a principios de agosto de 2012, pocos días después de presentar su borrador de informe final. Documentos que también revelaron que la primera revisión era de buena calidad metodológica. De hecho a mediados de julio de 2012 un miembro del Comité de Trabajo sobre Homeopatía dio al NHMRC su opinión experta sobre el trabajo del revisor diciendo: «La constante utilización de criterios idénticos para cada una de las evaluaciones es sólido y revela el cuidadoso enfoque sistemático con el que se han llevado a cabo (…) En general se ha realizado gran cantidad de trabajo excelente en esta revisión y los resultados se presentan de forma sistemática, imparcial y convincente». ¿Por qué pues el NHMRC rescindió el contrato del revisor apenas dos semanas después?

-En suma, el NHMRC ocultó ese primer informe y despidió al revisor cuando su trabajo había recibido comentarios positivos sobre su calidad por otros expertos. ¿Por qué razón? ¿Qué decía esa primera revisión?

Se niegan a dar detalles sobre ella pero nuestra investigación ha revelado que el despido se debió con casi total seguridad a que el resultado fue positivo y revelaba la eficacia de la Homeopatía en al menos varias afecciones médicas. Es inquietante pero fue ese el factor principal que llevó al NHMRC a rescindir el contrato del revisor. Y es que el NHMRC no estaba dispuesto a permitir un informe positivo sobre la Homeopatía. Hubiera implicado el reconocimiento por el Instituto de Investigación Médica de Australia de que la Homeopatía no solo es «plausible» sino «eficaz». Algo que por otra parte sabe bien la comunidad homeopática internacional y los cientos de millones de personas que la usan regularmente.

El sesgo demostrado por el NHMRC y sus fuertes conexiones con la comunidad de «escépticos» -algunos de los cuales participaron directamente en la revisión final- representó un conflicto fundamental que afectó a la objetividad del proceso.

-¿Insinúa entonces que se nombró a otro revisor para que el informe final del NHMRC publicado en marzo de 2015 concluyera que no había «evidencia confiable» de que la Homeopatía funciona?

Exacto. Tras despedir al primer revisor porque encontró evidencias positivas de la eficacia de la Homeopatía el NHMRC comenzó una segunda «revisión» en octubre de 2013 pero esa vez bajo la dirección de su Comité de Trabajo sobre Homeopatía y el de una empresa privada de consultoría llamada OptumInsight Inc. Revisión que fue la única publicada y se hizo en 2015.

Y lo que sucedió después fue aún más controvertido porque según nuestra investigación la nueva revisión estuvo directamente dirigida a que la conclusión fuera la de «evidencia no confiable». Para lo cual durante el proceso se violaron estándares éticos de conducta a nivel administrativo y científico. Grave problema porque el NHMRC no es parte de la Big Pharma sino una institución gubernamental financiada por los contribuyentes y por tanto no solo tiene que demostrar que cumple con los estándares científicos sino que está legalmente obligado a mantener estándares éticos de conducta administrativa. 

150 PERSONAS MÍNIMO. ¡VAYA FARSA! 

-¿Podría explicar el concepto de «evidencia confiable»?

La segunda revisión del NHMRC concluyó que «no hay evidencia confiable de que la Homeopatía sea efectiva para ninguna condición de salud» sobre la base de que «no hay estudios de buena calidad y bien diseñados con suficientes participantes para un resultado significativo». Conclusión que se basó en el postulado decidido por ellos de que para que un ensayo sea «confiable» en el ámbito de la Homeopatía debe tener más de 150 participantes y una puntuación de 5 sobre 5 en la escala de calificación de Calidad Jadad; o su equivalente en otras escalas. Es decir, un ‘100% calidad».

Asimismo incorporó otros criterios, conceptos que la mayoría de la gente no entendería o no sabría cómo cuestionar. Porque a primera vista el concepto de “evidencia confiable” parece razonable… hasta que uno se da cuenta de que el concepto y los criterios que lo componen son cien por cien arbitrarios. De hecho la metodología escogida para valorar la Homeopatía no ha sido utilizada ni antes ni después por ningún otro grupo de investigación en el mundo, incluido el NHMRC. Fue desarrollada específicamente para la revisión de la Homeopatía. El cómo y cuándo de esa metodología es pues una muestra inquietante que permite acusar al NHMRC de mala praxis.

-¿Y cómo, cuándo y por qué se desarrolló esa «metodología»?

Retrospectivamente la respuesta a esa pregunta es simple: se hizo para poder ocultarlo a plena vista. Sin embargo nos llevó más de año y medio de arduo trabajo armar todas las piezas del rompecabezas, algo que conseguimos combinando documentos publicados obtenidos gracias a la Ley de Libertad de Información y al impagable trabajo del Homeopathy Research Institute (HRI) que apoyó la investigación e hizo un exhaustivo análisis científico de los métodos del NHMRC y de cómo influyeron en la revisión.

Y pone de relieve un hecho muy extraño: a pesar de que el NHMRC publicó un informe de más de 944 páginas no informó de los detalles más importantes de sus métodos y procedimientos. Le resumo lo que el informe del NHMRC no reveló ni al público, ni al Gobierno, ni a los demás científicos:

-Los documentos que obtuvimos gracias a la Ley de Libertad de Información revelan que el protocolo de investigación para la revisión se acordó y finalizó entre todas las partes -el NHMRC, su Comité de Trabajo sobre Homeopatía y la empresa OptumInsight Inc– a finales de diciembre de 2012. Quédese con esa fecha: diciembre de 2012.

-OptumInsight Inc completó su evaluación de las evidencias en marzo de 2013 convocando una reunión para el 18 de marzo en la que comentar los resultados. Pues bien, la propia acta de la reunión del Comité de Trabajo sobre Homeopatía muestra que al desarrollar el borrador -en marzo de 2013- se modificó el protocolo original acordado en diciembre de 2012 a fin de poder alterar los resultados y que las conclusiones definitivas fueran más negativas. Y eso fue solo el comienzo de un proceso sistemático de manipulación retrospectiva del protocolo de investigación que se produjo en los meses siguientes.

-Entre abril y junio de 2013 el NHMRC creó un subgrupo especial del Comité de Trabajo sobre Homeopatía codirigido por personal de alto rango del NHMRC y el propio presidente del Comité, Paul Glasziou, con el objetivo de desarrollar los criterios sobre las declaraciones de evidencia de cada una de las 61 condiciones médicas evaluadas. Se hizo pues de forma retrospectiva y por supuesto tampoco informaron de ello.

Nuestra investigación ha revelado, en suma, que todos los criterios que llevaron a la conclusión del NHMRC de que «no hay evidencia confiable de que la Homeopatía sea efectiva» se desarrollaron durante el propio proceso de análisis, es decir, meses después de que el protocolo de investigación hubiera finalizado -en diciembre del 2012- y mucho después de la evaluación de OptumInsight Inc.

El umbral de 150 participantes para determinar si un ensayo es «confiable» se decidió y aplicó pues retrospectivamente: a mediados de julio de 2013. Y el umbral del «100% de calidad»‘ para determinar que un ensayo es ‘confiable’ se decidió a finales de julio/principios de agosto de 2013 aplicándose también retrospectivamente.

-¿Está diciendo que el NHMRC decidió los criterios a posteriori para que las conclusiones de la revisión fueran los que buscaba?

Eso es lo que nuestra investigación ha revelado y documentado completamente. Un requisito fundamental de la investigación científica ética es que todos y cada uno de los cambios en el protocolo de investigación deben estar plenamente justificados y divulgados para salvaguardar cualquier posible sesgo ya que los investigadores pueden alterar -consciente o inconscientemente- la metodología de acuerdo con las expectativas preconcebidas del resultado. Y en la revisión de las evidencias sobre la Homeopatía el NHMRC ni divulgó ni justificó ninguno de los cambios realizados retrospectivamente en el protocolo. No lo encontrará en ningún lugar del informe publicado. El informe de OptumInsight Inc incluso incluyó una sección de Cambios en el protocolo en el que tampoco se da a conocer ninguno de esos cambios.

El NHMRC no solo no divulgó cambios tan significativos posteriores a la metodología sino que tampoco reveló su impacto en los hallazgos publicados.

El Instituto de Investigación de la Homeopatía ha estudiado los datos originales -estudio por estudio- y ha comprobado que de los 176 incluidos en la recta final de la revisión 171 -el 97%- fueron descartados porque no había al menos 150 participantes de los que 146 -el 83%- no alcanzaban además la «calificación de «calidad 100%». Criterios que como ya he explicado se decidieron a posteriori y redujo la revisión a solo 5 estudios «confiables». Así que no puede sorprender que el NHMRC concluyera que no hay evidencia confiable de que la homeopatía funcione: fue un resultado manufacturado utilizando criterios arbitrarios desarrollados a posteriori.

El NHMRC engañó pues al público al afirmar en marzo de 2015 que sus hallazgos fueron «el resultado de una evaluación rigurosa de más de 1.800 documentos». Y eso fue lo que difundieron los medios de comunicación. 

MÁS IRREGULARIDADES PARA LA MENTIRA FINAL 

-Pues es una violación fundamental de la conducta científica ética. ¿No solicitó el NHMRC una revisión experta de su método y sus hallazgos?

Sí, pero ignoró y no reveló opiniones cruciales de otros expertos. El NHMRC solicitó por ejemplo en 2013 una revisión externa de sus métodos a la Australasian Cochrane Centre (ACC), organización independiente que respondió diciendo: «Si la intención es hacer una declaración general sobre la eficacia de la Homeopatía la expresión ‘ninguna evidencia confiable’ puede no reflejar adecuadamente la investigación. Si un porcentaje sustancial de estudios pequeños pero de buena calidad muestran diferencias significativas (…) la expresión ‘no hay evidencia confiable‘ no refleja de forma precisa el conjunto».

Y el NHMRC también ignoró -y ocultó- los comentarios de otro experto revisor que en 2014 afirmó: «El rechazo de los estudios positivos, junto con la falta de una revisión sistemática independiente de ensayos controlados aleatorios de alta calidad, genera dudas sobre la naturaleza de las conclusiones definitivas del Informe».

-¿Descubrió algo más en su investigación?

-Mucho más. El 9 de abril de 2014 por ejemplo el NHMRC publicó el borrador de su informe; es decir, el día antes de comenzar la Semana Mundial de Conciencia sobre la Homeopatía que montaron los «escépticos». ¿Coincidencia? Pues el 8 de abril, un día antes de dar a conocer oficialmente el NHMRC sus conclusiones, el grupo de escépticos Amigos de la Ciencia en Medicina publicó una carta en la ya que felicitaba al NHMRC por sus «hallazgos». Lo que demuestra que habían recibido antes las conclusiones. En cambio otras partes interesadas -como la Asociación Australiana de Homeopatía y varios grupos de medicina natural- no recibieron notificación alguna. Se enteraron a través de los medios de comunicación.

También descubrí que como requisito del proceso de consulta pública el NHMRC había solicitado que se presentara cualquier evidencia adicional «que se hubiera perdido». Pues bien, aceptó 40 estudios adicionales para su revisión, 37 de los cuales informaban de resultados positivos para la Homeopatía. Y curiosamente, fue un contratista diferente el que evaluó esos estudios, finalmente evaluados por separado de los 176 admitidos por OptumInsight Inc.

Bueno, pues el NHMRC contrató en mayo de 2014 a un simpatizante del grupo escéptico Amigos de la Ciencia en Medicina para que revisara esos 40 estudios adicionales sin revelar el claro conflicto de intereses que había. Es más, finalmente todos ellos fueron descartados argumentando que los habían presentado «interesados ​​externos» (sesgo de autoselección) a pesar de que había sido el propio NHMRC el que los había invitado formalmente a hacerlo. En suma, todo el proceso fue una farsa de principio a fin.

De hecho el contratista estaba directamente vinculado al Vicepresidente del grupo de escépticos Amigos de la Ciencia en Medicina, el profesor Alastair MacLennan, quien ya había declarado que la Homeopatía era «aceite de serpiente» en una carta que envió en nombre de su grupo al NHMRC el 8 de abril de 2014.

En fin, un año después del informe final el propio Director Ejecutivo del NHMRC reiteró el mensaje calificando públicamente a los homeópatas de «comerciantes de aceite de serpiente que quieren quedarse con su dinero» y de «charlatanes«. Con lo que poco más hace falta decir…

-Pues siendo el NHMRC una institución gubernamental financiada por los contribuyentes la violación intencional de un protocolo de investigación es una violación de la ley. ¿No es legalmente responsable de lo que ha hecho?

-Eso es precisamente lo que la Asociación Australiana de Homeopatía ha pedido que investigue al Ombudsman (Defensor del Pueblo) de la Commonwealth, institución con poder para evaluar la conducta de otras agencias gubernamentales. La legislación le permite investigar las malas conductas administrativas y científicas y en la revisión del NHMRC ambas han sido conculcadas. El año pasado, con ayuda del Homeopathy Research Institute, la asociación hizo una investigación sobre los procedimientos y métodos del NHMRC y presentó una queja formal al Defensor del Pueblo.

-¿Y si el Ombudsman admite que el NHMRC obró incorrectamente qué puede hacer?

Una recomendación no vinculante al Gobierno. De ahí que la Asociación Australiana de Homeopatía pusiera en marcha la campaña Your Health Your Choice (www.yourhealthyourchoice.com.au) con el propósito de buscar apoyos nacionales e internacionales y presionarle para que actúe y declare nulo el informe. La campaña exige una investigación gubernamental sobre la conducta del NHMRC y supone un apoyo al proceso de denuncia ante el Defensor del Pueblo para generar más presión.

-Se trata de hecho de un informe que ha sido utilizado para intentar suprimir la Homeopatía en Estados Unidos y otros países. ¿Podrán ser resarcidos los afectados? El NHMRC debería retractarse públicamente ante el mundo y reparar el daño que su desinformación ha causado…

Ciertamente es un momento delicado para la Homeopatía. El informe ha causado -y continúa haciéndolo- un gran daño pero si tenemos éxito con el Defensor del Pueblo y la campaña pública el NHMRC se verá obligado a retractarse. Y en cualquier caso, si no lo hace, la verdad sobre su conducta habrá llegado igualmente al público.

He pensado mucho en los últimos dos años sobre este tema y la verdad es que por muy malo que sea el informe ha servido para concienciar sobre la necesidad de hacer una investigación homeopática de mayor calidad. Algo que ya lideran centros como el Homeopathy Research Institute. En toda visión negativa hay otra positiva y hay que abordar esto desde esa perspectiva. Además si tenemos éxito y se retira el informe será un punto de inflexión significativo y positivo para la Homeopatía.

La conducta del NHMRC es un claro ejemplo de hasta dónde están dispuestos a llegar los «escépticos» en su campaña ideológica: ¡una agencia gubernamental ha violado el método científico por razones ideológicas! Y darle la vuelta supondría una gran victoria para la comunidad homeopática internacional cuyo efecto duraría años.

Hasta aquí las clarificadoras explicaciones de Dendrinos que ponen de manifiesto hasta dónde está dispuesto a llegar el lobby anti-homeopatía para desacreditar una medicina eficaz que utilizan a diario cientos de millones de personas en todo el mundo.

Terminamos reproduciendo parte de lo que el Homeopathy Research Institute afirmaba en el escrito de denuncia presentado al Defensor del Pueblo: “Nuestra investigación ha revelado que se eliminaron múltiples salvaguardas consuetudinarias contra el sesgo posibilitando un proceso defectuoso aparentemente diseñado para llegar a conclusiones predeterminadas acordes con los puntos de vista e intereses creados de los anti-homeópatas (…) El análisis detallado del Informe General del NHMRC ha identificado al menos 5 condiciones clínicas (diarrea en niños, sinusitis, rinitis alérgica, infecciones del tracto respiratorio superior y dolor lumbar) para las que hay evidencia confiable de la eficacia de la Homeopatía. Y posiblemente haya más no identificadas por la falta de precisión y claridad de los datos del NHMRC. En suma, la conclusión del NHMRC de que no hay condiciones de salud para las que la Homeopatía sea eficaz es inexacta, engañosa para el público e injustamente perjudicial para la credibilidad del sector de la Homeopatía”.

Elena Santos

Este reportaje aparece en
214
Abril 2018
Ver número
Última revista
Último número Julio-Agosto 2020 de la revista mensual Discovery DSalud
239 | Julio-Agosto 2020
Cartas al director Editorial Ver número