La contaminación electromagnética va a agravarse enormemente con la tecnología 5G

No hemos aún aprovechado las posibilidades de la cuarta generación de tecnologías de telefonía móvil (4G) y ya está a punto la quinta (5G) prometiendo poder conectarnos en nuestros hogares, escuelas, lugares de trabajo, ciudades, parques y espacios abiertos con más de mil millones de aparatos. Se asegura que admitirá a 100.000 millones de dispositivos y será entre diez y cien veces más rápida que la 4G. Algo deslumbrante para muchos; tanto que la industria aprovechará de nuevo para que nadie se pregunte si puede provocar problemas de salud. Sin embargo va a dar lugar a una enorme proliferación de pequeñas estaciones que se colocarán por todas partes pudiendo provocar al menos serios daños en piel, ojos, corazón y sistema inmune. La actual contaminación electromagnética es preocupante pero la que se avecina puede ser terrorífica.

Este reportaje aparece en
214
Abril 2018
Ver número