Gugulón: potente y eficaz hipocolesterolemiante natural

El gugulón es, a juzgar por los resultados de recientes investigaciones, uno de los más potentes hipocolestolemiantes de la naturaleza. Y aunque en Occidente es aún una sustancia poco conocida para los consumidores esta resina obtenida del tronco de un arbusto que crece en la India, Pakistán y Bangladesh es un remedio utilizado desde hace más de 2.500 años por la Medicina Ayurvédica para tratar, entre otras dolencias, la aterosclerosis, la obesidad, la artritis y algunos problemas digestivos y dérmicos. Sin contraindicaciones ni efectos secundarios según la experiencia de quienes llevan siglos usándola.

La Commiphora mukul, arbusto espinoso propio de las zonas secas de India, Pakistán y Bangladesh, es una de las plantas más utilizadas -y desde hace más tiempo- por la Medicina Ayurvédica, es decir, la medicina tradicional hindú. De hecho la goma oleaginosa de propiedades terapéuticas que se obtiene de la savia de esta planta –conocida como gugulón– se emplea en esos países desde hace más de 2.500 años. Claro que según el Sushruta Asmita -el tratado clásico de la Medicina Ayurvédica- es eficaz para tratar una amplia variedad de dolencias: artritis, obesidad, aterosclerosis, enfermedades de la piel, dolencias del sistema nervioso, colitis crónica, diarrea, infecciones de la boca, problemas menstruales… Aunque lo que la hace especialmente interesante es su capacidad para reducir en sangre el nivel de triglicéridos y el colesterol “malo” o LDL mientras aumenta el del “bueno” o HDL previniendo así problemas cardiovasculares. Agregaremos que es también antioxidante, potencia el sistema inmune y constituye un excelente tónico general para el organismo.

REDUCE EL COLESTEROL

Tradicionalmente, para obtener el gugulón los antiguos sanadores hindúes realizaban una serie de cortes en el tronco del Commiphora mukul, recogían su savia y la dejaban secar para luego fragmentarla. Hoy se la somete a procedimientos químicos para obtener directamente sus principales principios activos, esteroles vegetales con gran actividad biológica sobre el metabolismo a los que se conoce como gugulsteronas y que son los responsables de su efecto hipolipemiante. Se ha descubierto, por otra parte, que además estimulan la producción por la tiroides de hormonas a fin de evitar que la actividad del metabolismo disminuya mientras alguien hace dieta.
Con el fin de constatar su eficacia  a la hora de reducir el colesterol un grupo de expertos indios efectuaría un estudio doble ciego con 60 personas que siguieron primero durante 12 semanas una dieta saludable y a las que a continuación se daría a la mitad un placebo y a la otra mitad 100 mg diarios de gugulsteronas. Pues bien, otras doce semanas después los resultados mostraron que en el grupo que tomó gugulón el colesterol total había disminuido –de media- un 11,7%, el colesterol “malo” un 12,7% y los triglicéridos un 12% mientras el colesterol “bueno” subía el 11,1%. Resultados significativamente mejores que los del grupo que tomó el placebo.
Y porcentajes aún mayores obtuvieron el doctor Tripathi y sus colaboradores de la Escuela de Ciencias de la Universidad Devi Ahilya de la India quienes durante tres meses administraron entre 10 y 15 gramos diarios de gugulón a los sujetos del estudio reduciéndose el colesterol total un 25% y los triglicéridos un 30% con evidente mejoría del estado cardiaco. “También se observó -añadiría el doctor Tripathi- una eficacia del 80% en la reducción de grasas en sangre de personas hiperlipidémicas que consumieron sólo 1,5 gramos diarios de gugulsteronas entre cuatro y seis semanas. Y sin provocar alteración negativa alguna de los parámetros bioquímicos, hematológicos o cardiacos de la persona”.
En pruebas posteriores los porcentajes obtenidos por ese equipo investigador serían incluso superiores. Hasta quedar fijados en un 30% de reducción del colesterol “malo” y un 20% de aumento del “bueno” en sólo tres meses. Observándose de paso que el gugulón  es más efectivo cuanto más alto es el nivel de grasa en sangre.
Pruebas más recientes lograrían en un mes con una dosis de 100 mg diarios de gugulsteronas por cada kilo de peso una disminución del 35% del colesterol y del 30,3% de los triglicéridos.
Añadiremos, por último, que en un ensayo clínico preliminar realizado también en la India con una veintena de pacientes diabéticos, obesos e hipercolesterolémicos el tratamiento con estos esteroles hizo descender los lípidos y el colesterol en sangre de todos ellos. Y además redujo de forma considerable su peso corporal.

¿CÓMO ACTÚA?

Contrastada debidamente la eficacia de la savia de la Commiphora mukul para el tratamiento de los casos de hiperlipidemia científicos de todo el mundo, atraídos por los sorprendentes resultados obtenidos por sus colegas indios, centrarían sus trabajos en intentar desentrañar los mecanismos por los que el gugulón consigue porcentajes de reducción de grasa tan sorprendentes en tan relativamente corto espacio de tiempo (en cuatro semanas ya se pueden cuantificar los beneficios generados) y sin efectos secundarios reseñables.
A este respecto un equipo encabezado por los doctores David Moore y Nancy Urizar -de la Facultad de Medicina de la Universidad Baylor de Houston (EEUU)- logró hace ahora cinco años descifrar el efecto bioquímico de las gugulsteronas sobre el colesterol y el informe sobre los resultados de su investigación se publicó en su día en la revista científica Science. El trabajo demuestra que tales sustancias actúan sobre un receptor hormonal al que se denomina Farnesoid X o FXR implicado en la transformación del lípido en ácidos biliares, única forma en la que el colesterol puede ser eliminado del cuerpo. Lo que hacen dichos esteroles, por tanto, es favorecer esa conversión y como consecuencia potenciar la degradación y excreción del colesterol y otras grasas que circulen en exceso por la sangre.
“Alimentamos a los ratones con una dieta rica en colesterol durante una semana y luego determinamos sus concentraciones de colesterol en el hígado–explicaría el doctor Moore que para realizar esta prueba colaboró con colegas científicos del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern en Dallas (EEUU)-. Cuando se alimenta a los ratones normales con colesterol éste se concentra en el hígado pero si los alimentamos con colesterol y les damos gugulsteronas al mismo tiempo los niveles de colesterol permanecen estables. Por tanto, conocemos un nuevo mecanismo para controlar el colesterol pero aún no sabemos concretamente por qué y cómo funciona”.
Para intentar resolver dichas cuestiones se puso en marcha otra investigación, en este caso a cargo de los doctores David Mangelsdorf y Amy Liverman -investigadores de la Universidad de Texas (EEUU)- quienes probaron la resina en dos tipos distintos de ratones: uno con un receptor normal de FXR y otro al que artificialmente se le había inhibido ese receptor. El estudio descubrió que los niveles de colesterol disminuyeron en el hígado de los ratones que tenían el citado receptor pero no en los otros ratones lo que, según los expertos, demuestra que las gugulsteronas ayudan a reducir el colesterol gracias al receptor hormonal FXR -cosa que, por cierto, ya habían demostrado los doctores Moore y Urizar- aunque tampoco estos investigadores supieron esclarecer cómo.
Por tanto, después de numerosas investigaciones a lo largo de todo el mundo se está en el mismo punto que hace 2.500 años: se sabe que el gugulón es efectivo para reducir los niveles de grasas en sangre pero no se conocen los mecanismos por los que lo consigue.
Lo que sí han observado y contrastado los distintos expertos es que el consumo de gugulón mejora claramente las funciones del sistema cardiovascular, favorece la circulación sanguínea y reduce la capacidad de adhesión y la viscosidad de las plaquetas lo que disminuye el riesgo de cardiopatía coronaria. Además en distintos estudios in vitro se ha observado que por su capacidad antioxidante las gugulsteronas también impiden la oxidación del colesterol “malo” lo que supone otro mecanismo por el que estas sustancias previenen la aterosclerosis y sus graves consecuencias. Además, por su acción sobre la eliminación de los lípidos el gugulón también puede utilizarse como coadyuvante en el tratamiento de la obesidad. Asimismo se ha comprobado que alivia la inflamación y el dolor que provocan las patologías articulares así como las molestias más o menos intensas asociadas a la menstruación. Por otro lado, como antioxidante se le reconocen interesantes propiedades antienvejecimiento que ya está investigando la industria cosmética.

SIN EFECTOS SECUNDARIOS

En los distintos ensayos clínicos realizados con extractos estandarizados de gugulón no se han descrito efectos secundarios significativos salvo algún malestar gastrointestinal ocasional y leve con su uso prolongado. Sin embargo, las personas con enfermedades hepáticas y/o inflamación crónica del intestino, los niños y las embarazadas deben tomarlo con precaución y siempre bajo supervisión de un profesional sanitario.
En nuestro país el uso del gugulón –que se puede adquirir en forma de cápsulas- está autorizado para el tratamiento de trastornos circulatorios menores, para el tratamiento sintomático de articulaciones dolorosas y como coadyuvante en regímenes de adelgazamiento. Y aunque no se han descrito contraindicaciones ni efectos secundarios importantes lo más oportuno es consultar con un profesional antes de empezar a tomar este remedio que, una vez más, nos ofrece la milenaria medicina ayurvédica.

L.J.

Recuadro:


Utilización terapéutica

La Commiphora mukul es una planta muy conocida en la India y está inscrita en su farmacopea más antigua. A la resina que se obtiene de ella se le atribuyen propiedades terapéuticas que, poco a poco, van siendo contrastadas en estudios científicos y que justifican su uso en casos de:

-Acné y otros trastornos cutáneos.
-Afecciones bucofaríngeas.
-Alteraciones de los lípidos.
-Angina de pecho.
-Artritis reumatoide.
-Aterosclerosis.
-Bronquitis.
-Colitis crónicas.
-Dermatitis.
-Diarreas.
-Dispepsias.
-Dolencias ginecológicas.
-Fiebre.
-Flebitis.
-Hipercolesterolemia.
-Hiperlipidemia.
-Hipertrigliceridemia.
-Hipotiroidismo.
-Infecciones bucales.
-Obesidad.
-Problemas digestivos.
-Psoriasis.
-Reumatismo.
-Sobrepeso.
-Trastornos del sistema nervioso.


Propiedades del gugulón

-Actúa como antioxidante.
-Alivia los dolores y la inflamación provocados por la artritis.
-Apoya la función de la glándula tiroides.
-Ayuda a mantener la adecuada fluidez de la sangre y mejora la circulación.
-Colabora en la pérdida saludable de peso.
-Mejora la función cardiaca y coronaria.
-Previene el riesgo de padecer aterosclerosis, angina de pecho, infarto de miocardio y obesidad, entre otras dolencias.
-Previene la impotencia sexual masculina.
-Reduce los lípidos, los triglicéridos y el colesterol “malo”, los mantiene en rangos normales y aumenta los niveles de colesterol bueno.
-Refuerza el sistema inmune aumentando el nivel de glóbulos blancos.
-Tonifica el organismo en general.

Este reportaje aparece en
96
Julio - Agosto 2007
Ver número