Las propiedades anticancerígenas del IP6

El IP6 (hexafosfato de inositol), carbohidrato natural presente en grandes cantidades en los cereales, legumbres y algunas semillas –hoy puede además obtenerse como complemento nutricional- ha demostrado tener un sorprendente efecto anticancerígeno tanto in vitro como en animales y humanos. Además de reducir la proliferación celular maligna el IP6 -sobre todo si se presenta unido al inositol, compuesto del grupo de la vitamina B- llega a provocar la reversión de las células malignas volviendo éstas a la normalidad. De ahí que dada su inocuidad Abulkalam Shamsuddin, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, recomiende ahora su consumo no ya a nivel terapéutico sino incluso como preventivo.

Sumarios:

Que las dietas ricas en fibra se asocian a una menor probabilidad de cáncer se constató científicamente en la década de los sesenta del pasado siglo XX. Sin embargo el descubrimiento de que ello puede deberse a un nutriente concreto conocido como hexafosfato de inositol o IP6 es más reciente aunque este principio activo se identificó ya en 1855.

El IP6 (hexafosfato de inositol) ha demostrado tener un sorprendente efecto anticancerígeno tanto in vitro como en animales y humanos. Además de reducir la proliferación celular maligna el IP6 -sobre todo si se presenta unido al inositol, compuesto del grupo de la vitamina B- llega a provocar la reversión de las células malignas volviendo éstas a la normalidad.

El hexafosfato de inositol o IP6 se halla de forma abundante en alimentos ricos en fibra como las legumbres -sobre todo la soja- y los cereales integrales -siendo el maíz el que tiene la mayor concentración seguido del sésamo, el trigo y el arroz. Asimismo se encuentra en el germen de trigo, la levadura de cerveza, las nueces, las semillas, la col, las habas, los cítricos –a excepción de los limones-, el melón, las uvas, el hígado, la carne de cerdo y la melaza sin refinar.

El hexafosfato de inositol o IP6 ha demostrado ya tener -tanto in vitro como in vivo- actividad anticancerígena ante numerosos tumores: de colon, páncreas, próstata, mama, hígado, leucemia mieloide crónica y rabdomiosarcomas.

La eficacia del hexafosfato de inositol o IP6 se ha probado ingiriéndolo o inyectándolo directamente en los tumores, mediante inyección intramuscular o intraperitoneal. Y siempre se han obtenido los mismos efectos positivos, ya fuera usado in vitro o en modelos murinos, en cáncer de colon o de mama, de células de músculo liso o del músculo esquelético, en cánceres de hígado o de páncreas.

Abulkalam Shamsuddin cree que la suplementación de Inositol + IP6 permite ayudar en muchas situaciones patológicas diferentes; como reducir el riesgo de diabetes, hiperlipidemia y problemas cardiovasculares, evitar la formación de cálculos renales, mejorar en caso de úlcera.

Este reportaje aparece en
145
Enero 2012
Ver número