Las acetogeninas de la graviola, potentes sustancias anticancerígenas

La doxorrubicina -antibiótico comercializado en España como Adriamicina que se utiliza ampliamente como quimioterápico en el tratamiento de algunas leucemias y en el linfoma de Hodgkin así como en los cánceres de vejiga, mama, estómago, pulmón, ovarios, tiroides, mieloma múltiple y otros- no cura el cáncer y es tan tóxico que puede llevar a la muerte. Pues bien, unos derivados naturales obtenidos de diferentes partes de una conocida planta han demostrado en laboratorio ser miles de veces más potentes que él frente a varias líneas de células tumorales. Y son inocuas, es decir, no dañan la salud.

GRAVIOLA

Este reportaje aparece en
219
Octubre 2018
Ver número
Última revista
Último número Mayo 2020 de la revista mensual Discovery DSalud
237 | Mayo 2020
Cartas al director Editorial Ver número