CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 113 / FEBRERO / 2009

Sr. Campoy: mi hija está enferma de Sida desde hace trece años y de hepatitis C desde hace siete debido a la medicación retroviral. Fue tratada con Interferón hace cinco años pero no consiguió eliminar el virus de la hepatitis. Del VIH tiene el virus indetectable y las defensas con tasa de 700. Pues bien, dentro de diez días va a iniciar nuevamente el tratamiento con Interferón y ya le han dicho en el hospital que con el virus de la hepatitis y tomando los retrovirales su hígado iniciará una cirrosis. Quiero ayudarla por lo que le pido que me diga si para potenciar el ataque al virus sería mejor que tomara Renoven o Viusid ya que no sé en este caso cuál sería mejor así como qué puede hacer para suavizar los efectos negativos del Interferón: anemia, irritabilidad, depresión, cansancio… Le agradecería una pronta respuesta por e-mail ya que, como digo, va a empezar el tratamiento en diez días. Gracias y un saludo.

Nativitat Estadella López
(Barberà del Vallès)

Hemos explicado en numerosas ocasiones que somos periodistas, no médicos. Y por tanto no respondemos casos como éste por e-mail directamente. Para hacerlo necesitamos documentarnos e informarnos. Lo que requiere tiempo. No se nos pidan pues respuestas sobre la marcha porque ni podemos -ni debemos- contestar. Esta sección tiene como objeto orientar sobre problemas de salud planteados a nivel individual pero sólo las publicamos si las respuestas que damos pueden servir a su vez a otras personas que se encuentran en parecidas o similares circunstancias. Tiene pues carácter divulgativo. Si algún lector requiere una respuesta rápida y concreta sobre su caso lo que debe hacer es dirigirse a cualquiera de los médicos de nuestro Consejo Asesor –sus e-mail y teléfonos están a disposición de todos en nuestra web: www.dsalud.com– y pedir cita o buscar otros nombres y teléfonos accediendo al histórico de Cartas que aparece igualmente en la web donde se recogen las preguntas y respuestas ofrecidas en la revista desde el número 29. Dicho esto le diremos que tanto el Renoven como el Viusid son útiles en casos de Sida. Y puede tomar ambos simultáneamente. El Renoven –actual nombre del Bio-Bac– es un producto que ha demostrado en ensayos clínicos con personas que eleva significativamente el recuento de células CD4 y CD8 sin producir efectos secundarios. En cuanto al Viusid hay también estudios clínicos en los que se ha testado el producto frente a distintos tipos de virus como el herpes genital, el papiloma, el herpes Zoster, la mononucleosis, las hepatitis B y C y, por supuesto, las infecciones por el VIH. Y en todos los casos se constató una notable mejoría con un claro aumento de las defensas así como una reducción de la «carga viral». E igualmente son útiles el BIRM, el Cellfood, el extracto de semilla de pomelo y hasta la vitamina C natural (en dosis altas y en forma de ascorbato cálcico). En todo caso lo más práctico y rápido en estos momentos quizás sea probar con el tratamiento creado por el Dr. Isaac Goiz al que dedicamos la portada y el Editorial del número pasado. Es más, se lo sugerimos abiertamente. Convendría además que su hija se haga una limpieza de hígado, vesícula y riñones. José María Cardesín puede ayudarla sobre ello en Barcelona (93 453 00 77).


Apreciado Sr. Campoy: tengo una niña de 7 años que aún se hace pipí por las noches. Cuando tenía 4, viendo que no se lo dejaba de hacer, la llevé al pediatra y me dio unas pautas a seguir como no darle líquido una hora antes de acostarla. Y le mandó una pastilla llamada Minurín. Tres o cuatro meses después empezó a mejorar y estuvo una temporada bien así que cuando llegó la primavera se la retiré y pasó bien el verano pero cuando llegó el otoño volvió el problema y hoy seguimos igual. Pero me niego a que dependa de una pastilla con semejante prospecto. También me dijo el pediatra que no le pusiera pañal y que no la levantara de madrugada a hacer pipí pues la hormona tenía que madurar sola. ¿Hice bien en retirarle esa pastilla? Si le sirve de algo le diré que yo tengo 39 años y hasta los 15 me hacía pis en la cama. ¿Esto puede heredarse? Tengo otra niña de casi 4 años y también se lo hace. ¿Qué puedo hacer o darle? Muchas gracias.

Ana Isabel Toscano Mora
(Huelva)

La gran mayoría de los casos de lo que los médicos llaman eneuresis se debe al consumo de lácteos. Deje de dar durante unos días a sus hijas leche así como cualquiera de sus derivados –incluidos el chocolate con leche, los bollos, los pasteles, etc.- y compruebe si el problema desaparece. Así de simple.


En el nº 110 de su prestigiosa revista leí una carta en la que alguien que firmaba como J. M. de Berga (Barcelona) preguntaba si la causa directa de su enfermedad podía deberse a su exposición a las radiaciones electromagnéticas así como a la manipulación de ciertos componentes químicos de la empresa donde trabaja. Por lo dicho infiero que ese señor debe trabajar en la central térmica de Cercs porque es la única de esas características en Cataluña y fue por cierto la primera empresa condenada por delito ecológico. Y años después sigue contaminando. De hecho utiliza el sistema de “pagar por contaminar” ya que desde 1981 -aproximadamente- viene abonando a los propietarios de fincas y ganaderos diferentes cantidades por los efectos de la lluvia ácida que provoca. El propio ayuntamiento cobró más de siete mil euros en concepto de indemnización. Pues bien, yo vivo en Cercs y el ayuntamiento aprobó recientemente una moción para estudiar el aumento de casos de cáncer en el municipio y los primeros datos recibidos del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña son estremecedores: “En el municipio de Cercs –se dice-, el cual está situado en el pre-pirineo catalán, existe una tasa de mortalidad por cáncer 7 puntos más elevada que en el resto de Cataluña”. Como ustedes comprenderán la causa-efecto de este elevado porcentaje de muertes por cáncer me la puedo imaginar aunque no lo puedo afirmar por causas que también entenderán. Ahora bien, en el escrito del señor J.M., que se supone que es trabajador de esta empresa, se pone de relieve la cantidad de elementos tóxicos que se utilizan en ella, incluido el amianto, considerado elemento cancerígeno. Si están interesados en desarrollar este tema más en profundidad tengo a mi disposición abundante documentación. Entiendo que el cometido de la revista no es la denuncia social pero creo que con los datos de que dispongo podemos ayudar entre todos a que los ciudadanos entiendan la relación de ciertas enfermedades con el entorno que les rodea. Quedo enteramente a su disposición. Reciban un cordial saludo.

Germán Sánchez Martínez
(Cercs- Barcelona)

Entendemos su preocupación y agradecemos su ofrecimiento pero si los propios vecinos, que se están jugando su salud y la de sus hijos, no están por la labor de mover un dedo para resolver sus propios problemas no seremos nosotros quienes lo hagamos en su lugar. En España hay miles de casos como el que nos describe. Y la gente, en lugar de actuar, espera que alguien –quien sea- les resuelva sus problemas. Y así nos va. Nuestra sugerencia es que hable con sus vecinos. Y si nos les convence de la necesidad de actuar… plantéese en serio irse a vivir a otro lugar. Otra alternativa es poner el caso en manos de la Sociedad Española de Profesionales en Defensa de la Salud (www.defensoresdelasalud.com)


Estimado Sr. Campoy: soy suscriptor de la revista y un amigo desde que asistí al primer congreso que organizaron sobre cáncer. Me permito molestarle en un intento de poner orden y concierto en mi salud con sus consejos ya que no levanto cabeza desde que en 2005 fui operado por dos veces de un desprendimiento de retina fulminante en el ojo derecho sin recuperar la visión y, simultáneamente, diagnosticado como diabético tipo II (no insulinodependiente). Lo delicado de mi situación consiste en que sólo tengo en funcionamiento el riñón izquierdo ya que el derecho me fue extirpado el 15 de Mayo de 2007 por tener un cáncer en él. Las perspectivas que me ofrecen los médicos que me hacen el seguimiento y las revisiones periódicas, aún siendo excelentes profesionales, no son nada alentadoras pues hablan de que cuando la diabetes progrese aún queda la diálisis y el trasplante para seguir viviendo. Y no es muy atractivo el tipo de vida que se me ofrece. Por el momento me dicen que de las complicaciones cardiovasculares no debo preocuparme pues me sometí a un cateterismo -creo que injustificado- y me felicitaron por el estado de mis coronarias pero, no obstante, dada mi edad -73 años- todo puede cambiar en pocos meses. También debo añadir que por causas que ningún otorrino de los seis consultados me ha sabido explicar perdí hace años totalmente el oído derecho y en febrero del 2008 padecí una pericarditis de etiología inexplicable -según los médicos- tras tenerme ingresado 9 días de la que parece estoy recuperado. Con este panorama marché de vacaciones de verano y he tenido la oportunidad de leer el libro del Dr. Matías Rath Por qué los animales no tienen infartos y he quedado muy sorprendido de sus enseñanzas puesto que da un atisbo de esperanza a mi diabetes y a los daños que puede causarme. Pese a que mis médicos me dicen -casi con indignación- que voy a perder el tiempo y a que no he obtenido colaboración de ninguno (médico de familia, urólogo, nefróloga, endocrino y cardiólogo) me quiero someter al tratamiento natural de medicina celular que propone este doctor y no sé como hacerlo por lo que le estaría muy agradecido si me diera una solución. Comenzando por decirme dónde puedo adquirir los productos que propone en su libro en España y si conoce a algún profesional que pueda llevar mi caso, con preferencia residente en Sevilla o, como es lógico, lo más próximo a mi zona. En cualquier caso estoy a la expectativa de sus sugerencias y agradecido por dedicarme su tiempo y consejo. Sin otro particular y esperanzado en su positiva respuesta me despido de usted con mi más cordial saludo. Atentamente.

Rafael Boza y Rodríguez de León
(Sevilla)

En el nº 64 de la revista publicamos un artículo titulado Cómo tratar ortomolecularmente la diabetes que puede consultar en nuestra web: www.dsalud.com- en el que tiene usted amplia información sobre cómo afrontar ese problema en el mismo sentido que plantea el Dr. Matías Rath sobre cuyo trabajo y postulados –incluido el libro que menciona- hemos hablado varias veces. Si quiere usted adquirir en todo caso sus productos sepa que puede conseguirlos a través del número (0031) 457 111 224. Tiene en cualquier caso otras alternativas. Nosotros le aconsejamos que ante todo se alimente siguiendo las normas de La Dieta Definitiva –es ideal para diabéticos- y se plantee un buen tratamiento ortomolecular que incluya -en las proporciones adecuadas- vitaminas B6, B8, C y E, cromo, cobre, manganeso, magnesio y zinc. Debe pues eliminar todas las comidas acidificantes y, por tanto, los cereales, las legumbres, el azúcar blanco, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas (incluido el vino y la cerveza), el café, el té, las colas, el chocolate, las bebidas estimulantes, la grasa saturada animal y la leche y sus derivados. Y, desde luego, no freír nunca los alimentos. Asimismo es enormemente útil un tratamiento fitoterápico con plantas adaptógenas; lea usted para comprobarlo el reportaje que apareció en el número 88 con el título Sorprendentes resultados de la Medicina Sistémica en casos de diabetes y pie diabético (los productos para tratar la diabetes puede conseguirlos en España en el 96 129 38 38). E igualmente le invitamos a leer el artículo ¿Se ha encontrado la solución a la diabetes? que publicamos en el nº 103 donde contábamos que un grupo de científicos ha constatado que basta inyectar capsaicina -principio activo de algunos frutos picantes- en ratones diabéticos para que en menos de 24 horas sus páncreas empezaran a producir insulina con normalidad. Puede en todo caso consultar en Sevilla al Dr. Fernando Castelló de Mora (954 43 47 17).


Sr. Director: tengo una niña de 4 años que desde hace unos meses tiene dos grandes eczemas en el culo que le bajan a la parte posterior de la pierna en forma de puntitos. La he llevado al médico y me ha dado una pomada baja en cortisona. No toma leche de vaca sino de soja aunque sí ingiere derivados lácteos. No conozco a ningún homeópata infantil en Barcelona y me gustaría que ustedes me pudiesen informar de alguno que merezca su confianza. Quedo pendiente de su información al respecto y muchísimas gracias por su labor.

Pili
(Barcelona)

Ignoramos si cuando esta carta aparezca el problema que describe persistirá pero si es así le sugerimos que contacte con José María Cardesín en el 93 453 00 77. En todo caso, ¿por qué no prueba antes a dejar de darle productos lácteos -y chuches si es que los toma- y le aplica durante unos días en la zona plata coloidal? Hay varias empresas que la comercializan y se anuncian en la revista. Luego, si no funcionara, pregunte en Piabeli (www.piabeli.com) si alguno de sus productos puede resolver específicamente el caso de su hija. Ellos le indicarán el más adecuado.


Al leer una respuesta vuestra sobre un problema de Azoospermia me he preguntado si podríais orientarme ya que yo tengo lo mismo… pero la “no obstructiva”. Me encuentro igual de desolado, abandonado y perdido que el otro lector. ¿Podéis aconsejarme algo? ¿Hay alguna posibilidad de recuperarme? Aprovecho también para preguntar cómo se puede conseguir la planta Petasites hybridus pues mi hermano ha preguntado en numerosos herbolarios y no han sabido decirle qué marca la comercializa. Muchas gracias.

Valerico

Los médicos llaman Azoospermia a la ausencia de espermatozoides en el semen y ello puede deberse a una obstrucción de los conductos seminales –entonces se la llama obstructiva y sobre ese problema ya respondimos- o no obstructiva –su caso-. Y puede deberse a muchas razones. Por ejemplo, a problemas en el desarrollo o descenso de los testículos durante el crecimiento, a un déficit de producción de la hormona FSH que produce la hipófisis, a haberse sometido a Radioterapia o Quimioterapia, a la ingesta de drogas androgénicas –como los esteroides anabolizantes-, a una contaminación por compuestos químicos -como los fertilizantes agrícolas-, a una inflamación de los testículos por infección –normalmente por el Paramixovirus causante de las paperas o por la bacteria Chlamydia-, a la inflamación de la estructura que los circunda –a eso se le llama Epididimitis y la causa suele estar en una infección de la vejiga, la próstata o la uretra además de a la práctica de sobrexcitarse sexualmente sin eyaculación-, a la acumulación de líquido en un solo lado del escroto por un golpe –Hidrocele- o a la acumulación de sangre en uno o ambos testículos tras recibir golpes muy fuertes –Hematocele-, a un tratamiento con medicamentos coagulantes, etc. En suma, no es posible afrontar el problema sin conocer la causa por lo que nos tememos que en casos como el suyo hay que ir a un especialista que vaya descartando posibilidades hasta dar con ella. No vemos otra solución. Quizás un test kinesiológico pueda ayudarle en ese sentido (como el que se usa para testar parásitos y microbios en los tratamientos del Par Biomagnético). En cuanto a la planta Petasites hybridus se trata de su nombre científico pero es conocida popularmente como Tusílago mayor o Sombrerera.


Queridos amigos: mi hijo de 4 años ha sido diagnosticado de Distrofia Muscular de Duchenne. Esto es muy difícil para mí y como sé que estáis muy ocupados sólo quisiera preguntar si hay investigadores o médicos que tengan una postura disidente sobre esta enfermedad ya que pienso que lo que nos cuentan a nivel oficial está lleno de lagunas y de palabrería barata que encubre su falta de conocimiento. ¿Cuál es vuestra opinión? ¿Qué orientación me podéis dar? ¿Hay algún tratamiento natural eficaz para todas las personas que lo sufran? Muchas gracias por vuestro trabajo.

D. Obito

La miopatía o degeneración muscular que padece su hijo se achaca a un gen anormal que codifica la distrofina y se encuentra en el locus Xp21. Suele caracterizarse por una hipertrofia progresiva de la musculatura con pérdida de reflejos e inclinación y/o balanceo al caminar además de fibrosis, tos débil, infecciones pulmonares frecuentes y disminución de la capacidad respiratoria. Progresa muy rápidamente y se dice que no tiene cura por lo que lo primero que convendría es corroborar el diagnóstico. Y luego plantearse si realmente tiene sentido que la causa de esa patología sea genética –cajón de sastre de toda patología cuyo origen se ignora- porque en la mayoría de los casos no suele haber síntomas ni al nacer ni en los primeros meses. De hecho hay numerosos casos con afectación intelectual y crisis epilépticas. Nuestra sugerencia es que actúe rápidamente planteando posibles causas ajenas a la planteada. Para empezar que su hijo se haga tanto un test de alergia como de intolerancia alimentaria y deje de consumir todo lo que le siente mal. Fármacos incluidos porque no está de más plantearse si tiene sentido atiborrarle de medicamentos iatrogénicos que se sabe van a empeorarle y no curan nada. Es más, no sólo debería eliminar desde ya los lácteos, el azúcar y los hidratos de carbono refinados así como las grasas saturadas sino que sería muy conveniente que siguiera una dieta claramente cetogénica durante un tiempo –o, aún mejor, La Dieta Definitiva– pero complementada con un tratamiento ortomolecular lo más completo posible que permita asegurarse de que no tiene carencias (puede sugerírsela José Ramón Llorente en el 96 392 41 66). Asegurándose muy especialmente de que toma suficiente ácidos grasos omega 3 a diario (Aceite de Krill NKO, Lyprinol o Algatrium Plus preferentemente) y vitamina C en forma de ascorbato cálcico. Asegúrese asimismo de que no está intoxicado químicamente, especialmente por metales pesados. Y si fuera el caso que siga un proceso de desintoxicación rápido; el Dr. Santiago de la Rosa (91 431 35 16) puede aconsejarle en ese sentido. Finalmente asegúrese de que no hay ningún parásito, hongo, bacteria o microbio que pueda ser la causa. Y para ello le sugerimos que opte bien por el Par Biomagnético (hable con Juan Carlos Albendea en el 91 704 57 81), bien por el método de la Dra. Hulda Clark (hable con Ignacio Chamorro en el 91 441 12 43). No se rinda ni conforme con palabras de consuelo.


Hola. Mi nombre es Raquel y leí un artículo vuestro sobre cómo tratar ortomolecularmente los trastornos de la tiroides que me ayudó mucho pero necesito aclarar algunas dudas. Cuando se habla de alimentos beneficiosos para el hipertiroidismo, trastorno que yo tengo, ¿las que debo comer son coliflor, nabos, maíz y mandioca? Por otra parte, estoy cursando el climaterio y me gustaría saber si puedo comer semillas de soja o productos derivados de ella. ¿Y qué pasa con la soja y el hipertiroidismo? Agradecería vuestra respuesta.

Raquel

Cuando se padece hipertiroidismo los alimentos que ayudan especialmente son la coliflor, la col verde o morada, las coles de Bruselas, los nabos, la mostaza, la yuca, las semillas de soja, los cacahuetes, los piñones y el mijo pero también los cereales integrales, la levadura de cerveza, el germen de trigo y el rábano (en especial el negro). En cuanto a la soja se sabe que su consumo excesivo provoca hipotiroidismo –el efecto contrario al que usted sufre- pero hoy día casi toda ella es transgénica y sólo por eso no la recomendamos aunque si aún así quiere usted probar es preferible que tome entonces lecitina y no leche de soja.


Hola. Leí en un artículo que la yema de huevo cruda tiene muchas enzimas digestivas de los tres tipos: proteasas, amilasas y lipasas pero también que las proteínas del huevo crudo son menos digestivas que si se cocinan y que además al contener avidina impiden la absorción de la biotina. Mi pregunta es si es recomendable comer yema de huevo cruda cuando hay problemas digestivos y gases (supongo que los ecológicos serán más seguros de no tener salmonella si no están caducados y se guardan bien). Y si es mejor comerlos pasados por agua porque así siguen teniendo muchas enzimas digestivas o, todo lo contrario, son difíciles de digerir y no son recomendables cuando hay problemas digestivos y de gases. Un saludo.

Alex del Cura

El huevo se digiere peor cuanto más cocinado está. Por eso es mucho mejor tomarlo al vapor, pasado por agua o escalfado que duro. Y duro mejor que frito o en tortilla Aunque lo ideal para preservar sus nutrientes sería consumir cocida la clara y a medio cocer la yema.


Estimado Sr. Campoy: le escribo esta carta con el ánimo de poder encontrar alguna ayuda adicional para mi sobrino Darío. Tiene 6 años y le acaban de diagnosticar vegetaciones tras un largo año sufriendo, una tras otra, infecciones de oído. No aparenta tener otro trastorno más que la pérdida de oído (no ronca por las noches, por ejemplo) y tras haberle dado un spray de agua salada para la nariz y unas gotas para el oído ahora nos dicen que la única solución para su problema es operar. Sin embargo, he leído en un libro de Andreas Moritz acerca de la importancia para el futuro sistema inmune adulto de pasar esta etapa de vegetaciones. La pediatra, por contra, nos dice que si no se opera estas inflamaciones en el oído pueden ser permanentes y hacer daño al oído interno. Estamos a la espera de visitar a un naturópata de mi confianza pero, mientras tanto, ¿podría ayudarnos con algún consejo adicional? He buscado en su página web y los escasos comentarios acerca del tema los hemos ido siguiendo pero todavía sin resultados. Muchas gracias anticipadas por su atención y agradecerle también la estupenda revista que editan que se ha convertido en un imprescindible mensual. Atentamente.

Iván Fernández
Vigo (Pontevedra)

Las vegetaciones o adenoides son una formación de tejido linfático ubicada en el conducto que va de la nariz a la garganta y constituyen el primer tejido de defensa ante los gérmenes patógenos en su camino hacia las vías respiratorias. El problema es que cuando las infecciones son frecuentes ese tejido se inflama mucho y puede obstruir parcialmente la entrada de aire. La mayor parte de las ocasiones tiene origen vírico pero igualmente afecta de forma notable la contaminación y sequedad medioambiental. En casos graves puede haber obstrucción nasal, abundante mucosidad, respiración ruidosa, voz gangosa y ronquidos. Y obviamente esa infección puede extenderse al oído. Pues bien, lo que le sugerimos es asegurarse ante todo de que su sobrino no es alérgico o intolerante a algún producto con el que se relacione a menudo (ropa, juguetes, muebles, productos de limpieza, ácaros del polvo…). En casa y en el colegio. Si no detecta el problema compruebe si se recupera poniéndole una mascarilla como las de quirófano; haciéndole ver que es un juego o que le ayudará a resolver su problema (depende de la edad siempre). Y luego consiga plata coloidal –insistimos, coloidal-, eche parte en un botecito estéril con gotero y aplíquela de forma abundante lo más cerca posible de la zona afectada. Varias veces al día. También puede echar una o dos gotas en el oído infectado. Y durante tres o cuatro noches aplique también en el interior del oído una gota de aceite de oliva virgen extra. Por último le sugerimos que en caso de que aún así no se resolviera el problema lleve a su hijo a que intenten eliminar la infección con la terapia del Par Biomagnético. Aunque suene repetitivo los resultados que se obtienen con ella -lo estamos comprobando en las últimas semanas- es espectacular.


Estimado Sr. Campoy: he leído en varios medios una investigación (Escocia 2007) que deduce que ingerir vitamina C junto con lípidos promovería tumores y cáncer en el estómago porque esa combinación hace que se multipliquen la nitrosaminas que son sustancias cancerígenas. Y como yo tomo diariamente suplementos de aceite de pescado y vitamina C -además de otros- me encuentro desorientada y no sé si debería suspender la toma. También tomo vitamina C cuando como jamón o pavo para inhibir la conversión de los nitritos que contienen estos alimentos en nitrosaminas pero como también contienen grasa no sé qué hacer. Le saluda atentamente,

Mónica Llanos

El estudio al que usted se refiere apareció en GUT -una conocida revista de Gastroenterología y Hepatología- y lo dirigió Kenneth McColl en el Departamento de Ciencias Médicas del Western Infirmary de Glasgow. Verá, las nitrosaminas –en efecto, potencialmente cancerígenas- se generan en condiciones de mucha acidez y, por tanto, el estómago es un lugar idóneo para ello por la presencia de los jugos gástricos. Y se forman calentando a altas temperaturas los alimentos muy ricos en proteínas –como el bacon o el chorizo- o los que son ricos en aminas nitrosables –es el caso del pescado y de los productos fermentados-. Por eso recomendamos tantas veces -y así se explica en el libro La Dieta Definitiva- que los alimentos no se cocinen nunca a altas temperaturas (además de porque ello transforma las moléculas “cis” en “trans”). Claro que también la mezcla de café con leche puede dar lugar a la formación de nitrosaminas como en su día explicamos. ¿Y cómo se forman éstas? Pues mediante la reacción de los nitratos con las aminas que hay presentes en los alimentos. Nitratos que se encuentran hoy en muchos frutos y plantas por su presencia en los suelos de cultivo y en el agua desde que empezaron a utilizarse masivamente como fertilizantes así como en muchos otros productos –desde latas de conserva hasta cosméticos pasando por ciertos tipos de queso como el Gouda y el Mimolette para evitar que se hinchen excesivamente durante la maduración- desde que se autorizaron como conservantes alimenticios. Son los casos del E-249 (nitrito potásico), el E-250 (nitrito sódico), el E-251 (nitrato sódico) y el E-252 (nitrato potásico). Sin olvidar que hay alimentos de origen vegetal que de forma natural son ricos en nitratos como las espinacas o el apio y, en menor medida, las remolachas y las acelgas. En todo caso no está de más decir que el principal productor de nitrosaminas es el humo del tabaco. Dicho esto añadiremos que la vitamina C dificulta -cuando no impide- la transformación de nitratos en nitrosaminas al convertir el nitrato en óxido nítrico. ¿Y entonces? Pues resulta que Kenneth McColl decidió investigar por qué la zona del estómago que más problemas provoca –cáncer incluido- es el llamado estómago proximal, la parte más cercana al esófago. Y para estudiarlo reprodujo en laboratorio las condiciones químicas que se producen en él. Pues bien, constataría así que la vitamina C impedía la producción de dos de las nitrosaminas usadas en el ensayo y controlaba perfectamente los niveles de las otras dos. Sin embargo luego descubriría que si se añadía a la mezcla un simple 10% de grasa lo que aumentaba espectacularmente era la producción de nitrosaminas. ¡Entre 8 y 140 veces! En pocas palabras, sin la presencia de grasas o lípidos la vitamina C reaccionaba con los nitratos en el medio ácido generando óxido nítrico pero en presencia de grasa y oxígeno aparecían nitrosaminas. Lo singular es que hoy día en muchos países –Estados Unidos incluido- es obligatorio usar vitamina C en forma de ácido ascórbico (E-330) o tocoferoles (E-306 y siguientes) cuando se usan nitritos (no nitratos), autorizados también porque inhiben el crecimiento de la bacteria denominada Clostridium botulinum (que durante su desarrollo produce la toxina botulínica que puede dar lugar al botulismo). Ahora bien, se dice que eso pasa en presencia de oxígeno. Y eso nos despista. Tampoco hemos podido saber qué tipo de vitamina C se usó. Si fue ácido ascórbico o era una forma alcalina. Ni si era natural o sintética. Ni qué tipo de grasa se agregó. En fin, demasiadas preguntas sin respuesta. Y eso que hemos intentado hacernos con el estudio y entrar en contacto con sus autores pero sin éxito hasta ahora. Así que informaremos en cuanto tengamos más datos.


Señor Campoy: felicidades por la revista. Me dirijo a usted para, si es posible, me aconseje escuetamente sobre un asunto. Verá, mis padres son ya bastantes mayores y me gustaría comprarles algo para subir las defensas. Estoy harto de que me engañen y me intenten vender productos de calidad cuando menos dudosa. Gracias a su revista he aprendido mucho pero tengo la siguiente duda: si comprar el Ocoxin-Viusid o el BIRM. Mi duda se debe a que el BIRM trae 125 ml y vale casi 100 euros (eso sí, sus fabricantes dicen que dura un mes porque se toman de 2 a 4 ml al día). Mi gran quebradero de cabeza es si tan pequeñas cantidades son suficientes porque están concentradas o en cambio es mejor el Ocoxin-Viusid que trae un bote 500 ml y se toman 50 ml al día. ¿Se consigue lo mismo tomando esos 2 a 4 ml que los 50 ml del producto de Catalysis? Espero que tenga tiempo para responderme. Mis padres y yo se lo agradeceremos eternamente. Un fuerte abrazo. Me siento en deuda con usted por crear esta maravillosa revista. Tiene que durar para siempre.

Mark White

Los dos productos que usted menciona suben las defensas pero están pensados para el tratamiento del cáncer y el Sida. Nuestro consejo es que a diario sus padres desayunen macedonias de frutas, se tomen a mediodía un buen gazpacho -sin vinagre- y se aseguren de ingerir pescado azul o, en su defecto, que ingieran suplementos –como ya en otra respuesta anterior sugerimos- de Aceite de Krill NKO, Lyprinol o Algatrium Plus (cualquiera de ellos) así como Cell-Food -un potente oxigenador celular- y Coral Care conjuntamente con vitamina K2 -para fortalecer los huesos-. Y por supuesto que eliminen de su dieta el azúcar blanco, los hidratos de carbono refinados, los dulces, el café cargado, el tabaco (si fuman) y el alcohol (si beben). Obviamente en el caso de que las macedonias de frutas o el gazpacho no les guste deberá entonces plantearse la posibilidad de que tomen algún complejo multivitamínico y mineral… pero de origen natural. Hay varias marcas en el mercado.


Hola. Ante todo les felicito por la revista porque es de gran ayuda para los lectores habituales. Verán, mi hermana fue diagnosticada hace unos años de Trastorno Bipolar del tipo esquizoafectivo y durante todos estos años la han tratado con neurolépticos antidepresivos y con litio. Hará unos cinco años empezó a padecer además Distonía cervical, una enfermedad de las llamadas “raras” que le produce movimientos involuntarios de la cabeza y el tronco haciéndole casi imposible poder andar sin ayuda de alguien. Para esta segunda enfermedad, provocada por los efectos secundarios de los medicamentos que toma para el Trastorno Bipolar, le recomendaron entonces infiltraciones en el cuello y en la espalda de toxina botulínica (Botox) pero no ha mejorado mucho por lo que ahora le han recetado otro medicamento llamado Tetrabenacina. Solo que me he informado y ese medicamento tiene, a su vez, posibles efectos secundarios que no quiero ni mencionar. Tengo la sensación de que está atrapada en un círculo vicioso que sólo la está aportando sufrimiento. A ella, a mí, al resto de la familia y a mucha gente que no puede disimular su asombro al ver a mi hermana caminar retorciéndose. También me ha parecido entender en lo mucho que he leído sobre la Distonía que el litio podría ser causante y, claro, me gustaría saber hasta qué punto es eso cierto porque ya sería lo último descubrir que el litio podría ser la causa y en lugar de retirárselo le estén dando diferentes medicamentos paliativos. Ésta es la situación y la pregunta, desesperada, si se les ocurre alguna recomendación o consejo que pueda ayudarnos aunque sea mínimamente. La cirugía está descartada por sus escasas garantías y los elevados riesgos. Les agradezco mucho su atención.

Antonio Rico

Hace año y medio aproximadamente explicamos ya en esta misma sección que Trastorno Bipolar es el nombre con que se designa a un tipo de depresión que se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo con fases de euforia (a las que llaman fases maniáticas) y ánimo bajo (o depresión). Pueden ser dramáticos y rápidos aunque lo más frecuente es que sean graduales. Hoy los médicos hablan de tres tipos: el I -o clásico- donde se produce una fase maníaca tan acusada que el paciente requiere generalmente hospitalización ya que las depresiones son intensas y llega a sufrir alucinaciones e incluso delirios siendo su conducta desordenada. En el tipo II aparecen depresiones intensas y fases de euforia moderadas que no requieren el ingreso. Se denomina hipomanía. Y la del tipo III se denomina ciclotimia porque se caracteriza por la sucesión de hipomanías y fases depresivas. Explicamos asimismo que se ignora qué lo provoca y que no hay ningún fármaco realmente eficaz para tratar el problema. Nuestra sugerencia, pues, es la misma que dimos entonces y ahora repetimos: que desintoxique a fondo su organismo, duerma suficiente (tome 3 mg de melatonina al acostarse, sustancia prohibida en España pero no en otros muchos países), suprima de la dieta los azúcares, el café, el alcohol, la leche y sus derivados, las harinas blancas y todo hidrato de carbono refinado aumentando en cambio la ingesta de alimentos ricos en triptófano -plátanos, higos, dátiles, pan integral, pavo, etc.- y omega 3 (sería excelente que tomara a diario aceite de krill) así como aguacates, ajos, cereales integrales, espinacas, berzas, hojas de remolacha, brécol, frutos secos, garbanzos, lechuga y lecitina de soja. Dicho esto añadiremos que quizás un tratamiento con el Par Biomagnético sea útil pero carecemos de datos para asegurarlo en este caso pues seguimos recopilando información sobre todas sus posibilidades. Dicho esto vamos a agregar un tratamiento que hasta ahora desconocíamos y sobre cuyos resultados no hay apenas datos en Europa y es cómo tratan homeopáticamente en la India los doctores Banerji tanto el llamado Síndrome maniaco-depresivo como el Trastorno Bipolar: se trata de ingerir Ignatia 200CH dos veces al día, Aurum Metalicum 200 CH dos veces a la semana si está en fase depresiva o Hyosciamus 6CH –también dos veces al día- si está en fase de euforia y, finalmente, si está violento, Stramonium 6CH dos veces al día. Al ser productos inocuos no hay problemas de efectos secundarios.


Estimados amigos: leo desde hace algún tiempo la revista cada mes y agradezco profunda y sinceramente el servicio que prestáis. Nadie hace una difusión tan seria de temas tan variados sobre cómo conservar o recuperar la salud. Y nadie propone -en la mayor parte de ocasiones- soluciones tan sencillas, tan al alcance de la mano y tan poco costosas. Tras esa actitud generosa de compartir y difundir el conocimiento adivino una gran humanidad y ganas de concienciarnos acerca de la realidad que nos envuelve que contrasta con la de quienes la ocultan para mantenernos en la ignorancia por intereses no precisamente confesables. Dicho esto quiero haceros una consulta: soy una mujer adulta y multípara que padece un mioma uterino. Algo que de momento sólo me ha causado reglas intensas y un poco de anemia pero desde hace tres meses, tras un período de gran estrés, el período intermenstrual ha comenzado a acortarse. La solución que me propone la medicina alopática es, ¡cómo no!, la extirpación. Pero yo tengo miedo de la intervención y de los cambios que puedan tener para mi vida sexual -ahora satisfactoria- así como de los posibles efectos secundarios de la intervención quirúrgica: pérdida de masa ósea, pérdidas de orina, etc. No sé si existe algún tratamiento alternativo que pueda ayudarme a regular el ritmo menstrual y algún otro tipo de solución, tratamiento, técnica, etc., para el problema. Hasta ahora he «navegado» sola y lo único a lo que he recurrido es a productos naturales como las vitaminas A, C y E y la ingesta de aceites vegetales consiguiendo así disminuir su intensidad. En espera de respuesta vaya por adelantado mi agradecimiento.

Fidencia Gómez

Hace apenas unos meses respondimos a una lectora que tenía su mismo problema aunque se lo diagnosticaron como útero miomatoso, término que alude al que tiene al menos un mioma o tumor benigno formado por tejido muscular. Le invitamos pues a leer la respuesta ya que era muy extensa. En todo caso le adelantamos que a nuestro juicio, como ya explicamos entonces, los miomas tienen mucho que ver con un exceso de toxinas en el cuerpo y un mal funcionamiento del páncreas por lo que le sugerimos que siga un tratamiento de desintoxicación a fondo del hígado, la vesícula, el páncreas y los riñones e ingiera a diario enzimas pancreáticas, básicamente las contenidas en la piña y la papaya. Siendo ideal que tome algo de ambas frutas a diario. Asimismo podría someterse a un tratamiento de electroterapia con una Papimi (pregunte en el 609 51 38 88 si hay algún profesional que lo tenga cerca de donde vive).


Estas cartas aparecen en
113
Febrero 2009
Ver número