CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 117 / JUNIO / 2009

Sr. Director: ¡resulta que ahora los hospitales públicos y clínicas privadas remodeladas de Madrid se han convertido en una especie de aeropuerto extraño! ¡Cuál fue mi sorpresa ayer cuando descubrí al ir al médico que yo había perdido mi nombre de pila para pasar a ser “L4J03”! En las clínicas futuristas que acaban de ser modernizadas en la capital de España ya no se llama a los pacientes por su nombre sino que una máquina ordena a los enfermos pasar a la correspondiente sala según el número que les toque por volante. ¡Como si fuéramos R2P2 o C3PO de La Guerra de las Galaxias! ¡Sin comerlo ni beberlo nos habíamos convertido en un vuelo del aeropuerto de Barajas pero con destino desconocido! ¡Ni que decir tiene que a más de un abuelito hubo que salir a rescatarle porque ya tenía bastante con sus dolores como para recordar que era “un código secreto”. Además muchos no se habían llevado las gafas, claro, ¡que esa es otra! Y es que ¡cómo está la Sanidad! Lamentablemente el calor humano propio de los médicos de confianza de toda la vida se ha transformado en la mayoría de los casos en una falsa sonrisa Profident para conseguir más pacientes -en el caso de las clínicas privadas- o para quitarte de en medio -en la saturada Sanidad pública-. Observando en la sala del hospital madrileño comprobé algo que sabiamente me dijo un médico amigo de Taiwan: que en la mayoría de las ocasiones tanto la mayoría del personal sanitario como los pacientes han perdido la perspectiva de lo que significa la salud. Según su experiencia muchos médicos acababan “endiosándose”, perdiendo su esencia, y muchos de los pacientes no entienden sus enfermedades. Se preocupan demasiado o las ignoran por completo. Yo percibía en el ambiente que la mayoría de los enfermos estaban tan absorbidos, metidos en su enfermedad, que la retroalimentaban convirtiéndola en una cadena perpetua sin escapatoria. Con el mayor respeto hacia todos los enfermos y sus familiares -especialmente a aquéllos que sufren una enfermedad mortal y muy dolorosa- y con mi reconocimiento hacia quienes son excelentes profesionales sanitarios -porque también existen- siento que la humanidad debería de tomar conciencia sobre su salud para vivir más en paz. Médicos naturistas informan de que, independientemente de la genética, cada ser humano tiene una predisposición diferente hacia la enfermedad. Está demostrado que la negatividad, la hipocondría y la aprensión, entre otros factores, hacen somatizar enfermedades. A su vez, la fe ciega en los médicos y personas que representan la autoridad para el paciente pueden dilatar en el tiempo un malestar físico que no tendría por qué ser tan duradero o incluso crónico. El poder de la mente es infinito y es evidente que una actitud positiva ante la vida contribuye a tener una vida más saludable. ¿Cómo se entendería si no que algunas personas de la tercera edad de los países nórdicos vivan sin tantas limitaciones como las de algunos de los ancianos de los pueblos españoles, convencidos de la inactividad que la vejez implica? ¿No responde muchas veces la mente a las pautas que creemos que tenemos que seguir por tener esta u otra edad o condición? ¿Y no es el miedo la mejor campaña de ventas de la industria farmacéutica? ¡La gente sana no interesa porque no consume! ¿Para qué investigar pues para encontrar remedios finalmente eficaces contra enfermedades como el cáncer y el sida? ¡Si son el negocio del siglo! ¿Podrían recetar los médicos que sus pacientes fueran felices y vivieran realmente a su antojo en la medida de lo posible? ¿Podría recetarse indagar en el interior para encontrar las causas emocionales de las dolencias en lugar de atiborrarse de pastillas cuyos efectos secundarios crean nuevos malestares? Ahora que las máquinas deshumanizan el trato a las personas una presentación de Power Point parece a su vez aportar las claves de una longevidad digna. La autoaceptación -tal cual se es-, el amor, la demostración del afecto hablando de los sentimientos sinceros, la toma de decisiones, la búsqueda de soluciones y vivir honestamente confiando en la Vida ¡parece provocar los más maravillosos efectos secundarios! ¡Y además es gratis! Así que se lo ruego, doctor: recete un jarabe de buen rollo diario a “L4J03”.

María Cicuéndez
(Madrid)

Tiene usted mucha razón… pero parcialmente. Porque siendo absolutamente cierto lo que afirma no lo es menos que vivimos en una sociedad donde están contaminados el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que ingerimos y la ropa que vestimos. Donde los alimentos transgénicos son causa de intolerancias, alergias y otras dolencias pudiendo llevar a reacciones anafilácticas mortales. Donde los vegetales están contaminados por el uso y abuso de pesticidas, herbicidas, fungicidas, insecticidas y abonos químicos, la carne animal está repleta de estrógenos, progesterona o clembuterol y el pescado y el marisco contienen ya todo tipo de tóxicos -especialmente mercurio- cuando no anisakis. Sin olvidar que los productos que hoy compramos ya preparados contienen conservantes, colorantes, espesantes, aromatizantes, acidificantes, potenciadores del sabor, emulsionantes, espesantes, gelificantes, edulcorantes y otros muchos agentes químicos no precisamente inocuos. Hasta los útiles de higiene contienen todo tipo de químicos tóxicos en lacas, fijadores, colorantes de pelo, desodorantes, colonias, cremas, etc. A lo que debemos añadir que vivimos en un ambiente plagado de radiaciones electromagnéticas y productos tóxicos derivados del petróleo. Y por si todo ello fuera poco los vegetales y frutas carecen hoy a menudo de los nutrientes que les son propios porque las tierras no se dejan en barbecho y está demostrado que la carencia de algunas sustancias son causa de muchas de las llamadas enfermedades. Sin olvidar que el abuso de alimentos refinados y la cocción a altas temperaturas son errores muy comunes que perjudican la salud. Y no hablemos ya de los parásitos o de los virus y bacterias patógenas que hoy contaminan medio planeta. No, lamentablemente no basta con ser optimistas y positivos aunque sea muy importante. Hay además que ser conscientes. Y eso exige información veraz. Que es la que en general no se proporciona hoy ni a médicos ni a enfermos. Gracias en cualquier caso por sus oportunas y acertadas apreciaciones.


Sr. Campoy: antes de nada me gustaría decirle que soy una fiel seguidora de su revista. Me parece extraordinaria y didáctica. Mi caso es el siguiente: soy una mujer de 39 años a la que hace un par de meses, en una citología rutinaria, detectaron el VPH (virus del papiloma humano). Me hicieron una colposcopia y una biopsia y me explicaron que tengo un genotipo 16 de alto riesgo oncológico. La biopsia dice que tengo lesión escamosa intraepitelial de alto grado (H-SIL) que afecta a todos los cuadrantes horarios, borde quirúrgico ectocervical afectado y borde endocervical afectado. La noticia me dejó estupefacta y a día de hoy no acabo de digerirla. En el hospital la doctora que me hizo la biopsia me dijo que tiene que limpiarme los márgenes, es decir, hacer una conización cervical (protocolo bastante habitual al parecer) pero entonces leí en su revista los artículos sobre el VPH y la Inmunoterapia así que me dirigí a un médico homeópata colaborador de ustedes, el doctor Diego Jaques, que me sugirió probar con un tratamiento homeopático diciéndome que era posible que con él la lesión remitiera. También me ha apoyado un profesor acupuntor-homeópata que me dio clase cuando yo estudiaba en una muy buena escuela de terapias naturales y osteopatía de Madrid y que me dijo que el tratamiento que me había mandado ese doctor era increíble. Evidentemente me puse en sus manos pero las presiones familiares me hicieron pedir una tercera opinión a un ginecólogo bastante conocido en Madrid que me dijo que me olvidase de que ese tratamiento me cure la lesión; que me opere y que luego, si quiero, haga el tratamiento. Pero le faltó poco para reírse. A todo esto en el hospital donde me hicieron las pruebas me ven dos doctores distintos más (a los que pedí tres o cuatro meses antes de decidir operarme para ver si mejora la lesión) pero me dijeron que no y me siguen poniendo “preferente” para que me opere cuanto antes. A día de hoy estoy hecha un lío, con muchísima presión, ánimo bajo mínimos (casi depresión) y mucha ansiedad lo cual no favorece mis defensas y menos ahora ya que aunque mi instinto me dice que me arriesgue y espere a ver unos meses la presión y el miedo por parte del hospital y un buen ginecólogo de mucho prestigio me hace dudar si estaré tomando la opción correcta. El tratamiento, además de la 2L PAPI y la 2LC1, vitaminas, plata coloidal y más cosas también necesita de poco estrés y yo actualmente tengo bastante debido sobre todo a la poca solidaridad y comprensión que tienen muchos profesionales con los pacientes. Uno de ellos llegó a decirme que por mi edad se podía aguantar un poco pero que si fuera más mayor muchos me recomendarían la histerectomía (se me pusieron los pelos de punta). Si el médico privado al que fui me dijo que mi lesión podía o no derivar en un cáncer no entiendo por qué no se arriesgan a probar con un método menos invasivo ya que ellos tampoco te garantizan que te cures…..Podríamos aprender un poquito de Alemania u otros países donde se utiliza todo lo que pueda ayudar a un enfermo a curarse sin importar si es alternativo, complementario o como quieran llamarlo…. Confieso que ya dudo cada vez más porque aunque tengo amigos que me animan a arriesgarme y aguantar esos meses de tratamiento parte de mi familia -otra no- que al principio me animaba ahora dicen que si las demás opiniones médicas coinciden será por algo. En fin, siento haberme extendido tanto pero le aseguro que con la experiencia que estoy viviendo todavía daría para más. Eso sí, le agradecería me diera su opinión ya que para mí tiene mucho valor. Les mando un cordial saludo a Vd. y a su equipo y les felicito de nuevo por su revista.

Virginia G.
(Madrid)

Ante todo, díganos: ¿estamos hablando de su salud y de su vida, no? Luego entonces, ¿por qué valora tanto la opinión de quienes de esto no saben NADA? Mire, nuestra sugerencia -que usted es libre de seguir o no- es que haga caso del Dr. Diego Jacques que además de ginecólogo y obstetra de amplios conocimientos y experiencia es especialista en Microinmunoterapia (dirigió en España el Instituto Internacional de Inmunoterapia Tres IDI del 1996 al 2000 y fue asesor médico de Laboratorios Boiron). Dicho esto añadiremos que en su caso procede limpiar la zona periódicamente con ozono, aplicarse en ella también plata coloidal, hacerse una terapia con alguien experto en el par Biomagnético y someterse si aún fuera necesario a un tratamiento con el Zapper, aparato inventado por la Dr. Hulda Clark. Nos sorprendería mucho que no se resolviese así sin más su problema.


Sr. Director: tengo 65 años, padezco hiperplasia benigna de próstata y hace 9 meses me sometí a una operación de la misma por el método que denominan Láser Verde (Green light) con la intención de corregir el síntoma que más me molestaba: levantarme tres o cuatro veces por la noche para orinar. A pesar de no estar financiando por la Seguridad Social decidí pagarlo de mi bolsillo (8.500 euros) pues creía que me iba a compensar por la ausencia de hospitalización (sólo unas horas), de hemorragias y, sobre todo, la eliminación del síntoma por un procedimiento tan rápido. El resultado fue catastrófico. Durante los dos primeros meses tuve tres retenciones de orina (la experiencia más horrorosa que jamás pude imaginarme), tres infecciones de orina y dolor y escozor en la uretra pero lo peor de todo es que a día de hoy la nicturia se ha duplicado dejándome cierta incontinencia y molestias frecuentes en la uretra. Me sería de gran ayuda y les quedaría sumamente agradecido si me respondieran a las siguientes cuestiones: 1) Qué pruebas fiables -no agresivas o invasivas- puedo hacer para conocer con precisión el estado de mi próstata. 2) El nombre o nombres de alguno de los especialistas asesores de su revista con el que pudiera consultar este problema. 3) Si los tres siguientes ejercicios físicos pueden perjudicar o beneficiar mi próstata: correr, saltar a la comba y pedalear al aire en posición de tumbado. E igualmente si el movimiento vibratorio (por ejemplo la cinta vibratoria colocada en la zona lumbar) puede ayudar o perjudicar a la próstata. Aprovecho para felicitarles por la línea editorial de su revista que leo mensualmente desde el primer número. Atentamente,

A. P. R.

Mire, para ver cómo se encuentra la próstata los médicos utilizan muy diferentes herramientas pero salvo que ésta crezca mucho y estreche la uretra dificultando el vaciamiento de la orina desde la vejiga lo mejor es hacer un tratamiento preventivo. En cualquier caso éstos, para ver si hay algún problema, recurren normalmente al tacto digital rectal –es decir, tras ponerse un guante introducen un dedo por el ano para palpar y evaluar el tamaño y ver si le duele o hay algún tumor-, pedir una prueba de PSA para valorar sus niveles de Antígeno Prostático Específico (lea el reportaje que publicamos precisamente en este mismo número sobre su escasa eficacia), someterse a una ecografía para valorar posibles “anormalidades” –se llama ecografía transrectal cuando se hace introduciendo por el recto un aparato que permite ver sólo la próstata pero con más detalle que la abdominal-, una flujometría -para medir la velocidad con que sale la orina-, una urografía intravenosa -se trata de una prueba radiológica que consiste en introducir un líquido de contraste en una vena del brazo para ver cómo llega luego a los riñones y se elimina en ellos, algo que suele pedirse cuando se orina sangre y permite detectar si el agrandamiento prostático repercute en la vejiga y el funcionamiento de los riñones-, una biopsia –se toma a través del recto un trozo de tejido prostático para analizarlo al microscopio- o una cistoscopia -prueba que consiste en la introducción de un cistoscopio por la uretra para llegar a la vejiga lo que permite visualizar la uretra y la zona de la próstata que está en contacto con ella y ver si la próstata ha aumentado mucho de tamaño-. Tales son las pruebas que pueden hacerle para detectar problemas. Ahora bien, una vez descubran qué tiene, ¿qué hay que hacer? Porque ésa es la cuestión. Usted lo sabe ahora muy bien. Pregunta también si el ejercicio le puede perjudicar o beneficiar. Pues bien, el ejercicio físico moderado es útil. El resto no. Eso sí, evite el sedentarismo. Lo mejor es caminar a diario a buen paso. Dicho esto sepa que lo primero que debe hacer es tomar abundantes frutas y verduras, no consumir comida basura, precocinada o rica en grasas saturadas, evitar las grasas hidrogenadas y reducir al máximo o eliminar de la dieta el azúcar, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas, gaseosas y estimulantes, los fritos, el café y el tabaco además de dormir suficientemente y realizar ejercicio físico moderado. Y, por el contrario, consumir a diario tomate, soja, frutos secos y pipas de calabaza (estas últimas contienen esteroles que reducen la tasa plasmática en la hiperplasia benigna de próstata). En cuanto a los suplementos son útiles el zinc -la sustancia mas importante para la salud de la próstata-, los ácidos grasos omega 3 y los aminoácidos glicina, alinina y ácido glutámico. Asimismo se aconseja tomar sabal –también llamada palmerita o palmito de sierra- pues son numerosos los estudios que indican que reduce eficazmente el crecimiento de la próstata y la sintomatología en casos como el suyo al reducir la producción y la actividad de la Dihidrotestosterona. Terminamos aconsejándole que ingiera BIRM; las razones las tiene en el reportaje que puede encontrar en nuestra web –www.dsalud.com– y que publicamos en el nº 53 de la revista. D. José Ramón Llorente (96 391 42 66) puede orientarle de forma personal en su consulta si lo desea.


Sr. Director: la crisis económica surge sin duda de un círculo de producción y consumo de objetos de cambio que busca alcanzar obsesivamente un beneficio inmediato sin prever sus efectos indeseables a medio y largo plazo. De manera contradictoria y paradójica se deslocalizan empresas hacia países con mano de obra más barata, se destruyen puestos de trabajo bajo la consigna de mecanizar y robotizar los sistemas de producción y se importan productos alimentarios de áreas geográficas muy lejanas y fuera de temporada deteriorando los sectores primarios locales. Y en este contexto casi nadie considera la posibilidad de que esta crisis aumente las consecuencias negativas en la salud humana. No se olvide sin embargo que los accidentes vasculares -tanto a nivel del corazón como en el cerebro- y las distintas enfermedades cancerosas se presentan cada vez más en personas relativamente jóvenes y están en aumento. Tómese el ejemplo del cáncer de pulmón y obsérvese el curso de su tasa de mortalidad y los índices de paro durante los 30 últimos años en el estado español y se verán unos resultados que dan que pensar ya que ambas curvas de registro temporal siguen líneas paralelas. Por tanto, se ha de actuar para sobrevivir. Y esto no implica permanecer pasivos ante la crisis ni confiar en que las soluciones sólo vengan de los poderes, sean estos fácticos o formales. Indica que se ha de adquirir una actitud activa, innovadora y valiente que aporte soluciones no sólo para ahora sino también para la supervivencia de nuestro planeta. Pero esta actitud ha de surgir de una conciencia fruto de una reflexión en profundidad sobre las razones del comportamiento colectivo que nos ha conducido a la situación actual. Porque, en general, somos en función de lo que tenemos y damos en función de lo que recibimos, y ambas actitudes generan las condiciones para originar un medio de cultivo tanto a nivel personal como colectivo que, en mi opinión, subyacen en las enfermedades propias de nuestra civilización. Por el contrario, si alumbramos nuestra identidad en función de lo que somos y si sentimos que al dar ya recibimos nos situaremos en un camino favorable para encontrar maneras de vivir que sirvan para alcanzar la autonomía personal y gozar la vida en plenitud. En definitiva, para alcanzar la SALUD con mayúsculas. Para ello nos hemos de comunicar con las personas de nuestro entorno, tomar decisiones propias, encontrar soluciones a nuestros problemas, ser auténticos con nosotros mismos, aceptarnos tal como somos, descubrir nuestra parte oscura y asimilarla para cambiarla, confiar en nosotros mismos y en los demás y, finalmente, añadir el humor en todas las circunstancias de nuestra vida por más sufrimiento que provoquen ya que el humor es la más interesante y necesaria inflexión del espíritu.

Dr. Vicente Herrera Adell
El Masnou (Barcelona)

Cierto; el amor y el humor lo pueden… casi todo. Especialmente si logran alejar el temor. Gracias por sus reflexiones.


Sr. Director: me han recomendado un fármaco para desintoxicar el hígado que se llama Hepa-Merz cuyos principios activos son L-ornitina y L-aspartato -además de llevar ácido cítrico anhidro, fructosa, ciclamato sódico, polividona y sacarina sódica, aromas y colorantes- idóneo en caso de hepatopatías agudas o crónicas (hepatitis) que me dicen no tiene efectos secundarios. Al parecer estimula la eliminación del amoníaco intensificando la síntesis de la urea y la síntesis de glutamina. Parece eficaz pero antes de consumirlo me gustaría conocer su opinión porque no estoy de salud como para andarme con bromas. Saludos.

Jorge Pazos
(Toledo)

El aminoácido ornitina es el más importante constituyente del ciclo de la urea además de precursor de otros aminoácidos -como la citrulina, el ácido glutámico y la prolina- pero en dosis de 3 a 6 gramos diarios –que corresponde a uno o dos sobres diarios que es lo que recomienda en el prospecto el fabricante- puede estimular la glándula pituitaria y ésta liberar la hormona del crecimiento (GHR o Somatotropina) con el consiguiente riesgo -sobre todo en niños, adolescentes y jóvenes- de provocar en ellos gigantismo, deformaciones irreversibles de huesos y articulaciones, tosquedad y engrosamiento de la piel, etc.. Además se presenta sin los necesarios nutrientes sinérgicos -es el caso de las vitaminas C, E y el complejo B así como de los aminoácidos leucina, valina, arginina, isoleucina y carnitina- y sin ellos puede producir esquizofrenia o empeorarla. Así nos lo indica nuestro compañero José Ramón Llorente, presidente de la Sociedad Española de Nutrición Ortomolecular, quien agrega que si de lo que se trata es de ayudar al hígado -y por ende al cuerpo- a detoxificarse existen numerosos nutrientes y fitoquímicos con esa capacidad y sin efectos colaterales. Es el caso de la cúrcuma longa -cuyos principios activos son varios curcuminoides entre los que destaca la curcumina (la cúrcuma que comercializa por cierto LKN tiene un 95% de curcumina)- ya que favorece la eliminación de residuos tóxicos, tiene efecto drenador hepato-biliar y mejora el funcionamiento del hígado. Es igualmente útil la silimarina –principio activo del cardo mariano-, el extracto nebulizado de boldo, el extracto nebulizado de diente de león y el extracto nebulizado de alcachofera (fórmula ésta que comercializa igualmente LKN como Phyto HP) siendo el mecanismo de acción contrastado de esta sinérgica combinación de fitonutrientes y factores lipotrópicos el de actuar sobre la función hepática en los casos de insuficiencia funcional -hepatitis agudas y crónicas, cirrosis, disquinesias hepatobiliares, colecistitis, colelitiasis, etc.- ya que posee un potente efecto detoxificador y regenerador. Y, por último, como potente drenador emuntorial tenemos los extractos fluidos de abedul, diente de león, zarzaparrilla, vara de oro, menta, boldo, bardana, fumaria, grama, ortosifón y grosellero negro (cuya sinérgica y potente mezcla de también comercializa LKN como Phyto DT) siendo el mecanismo de acción de esta segunda fórmula el drenaje y depuración general del organismo eliminando especialmente el amoniaco, los cloruros, la urea, el ácido úrico y los desechos hepáticos. Esperamos haberle ayudado.


Estimado Sr. Campoy: he leído en la revista que la esclerosis múltiple puede deberse a veces a una falta de irrigación sanguínea del cerebro por compresión de la arteria vertebral y eso llevó al Dr. Fernández Noda a diseñar una operación que resuelve tales casos. Pero, ¿y cuando no es ésa la causa? Me dicen que mi hijo –tiene sólo 45 años- la padece porque le falta mielina en el cerebro y su caso no tiene solución. ¿Es verdad lo que dicen los neurólogos de que una vez el cerebro se ha desmielinizado no hay nada que hacer y la enfermedad es irreversible? Estoy desesperada.

Amalia Contreras
(Barcelona)

Los neurólogos afirman desde hace mucho tiempo que el cerebro no puede remielinizarse contrariamente a lo que nosotros venimos explicando desde hace años. Pues bien, precisamente en este mismo número recogemos una información que vuelve a darnos la razón –algo que empieza a ser una costumbre y molesta a muchos-. Porque en ella explicamos que el sistema nervioso central sí puede autorrepararse ¡y sin fármacos! Lo ha constatado un grupo de investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison (EEUU) dirigido por el neurólogo Ian Duncan –el trabajo se acaba de publicar en Proceedings of the National Academy of Sciences- que dice que la recuperación de la mielina -y con ello el restablecimiento de las funciones neurológicas- es posible. «sin lugar a dudas». Es decir, que se puede lograr la «remielinización» y neutralizar así el problema neurológico aun siendo éste grave. El descubrimiento tuvo lugar porque cuando sometieron a un grupo de gatas preñadas durante varios meses a una dieta no equilibrada comprobaron que sufrían «desmielinización» demostrando así una vez más el trascendental papel de la alimentación en la salud, incluida la del cerebro. Pero lo realmente importante es que cuando se les volvió a dar a las gatas una dieta normal ¡recuperaron la mielina y desaparecieron sus disfunciones! La capa de mielina no eran tan gruesa pero el cerebro se recuperaba. En suma, puede conseguirse con la dieta adecuada y un tratamiento ortomolecular integral. José Ramón Llorente, miembro de nuestro Consejo Asesor, lleva años tratando con éxito numerosos pacientes y en su momento nos aseguraría que “no hay una sola persona tratada por esta enfermedad que transcurridos quince días de seguir una pautas dietéticas apoyadas por la adecuada nutrición ortomolecular haya tenido un brote o una progresión. Y es que los oligodentrocitos -dentro del sistema neurogliar- y las células de schwann -dentro del sistema periférico- son las encargadas de producir la mielina y una deficiencia de determinados nutrientes -entre ellos varios ácidos grasos esenciales y no esenciales- pueden causar incapacitación funcional de estas células”. En suma, le sugerimos que lleve a su hijo a su consulta (96 392 41 66) para que le recomiende las dosis adecuadas a su caso pero le recordamos que las pautas generales a seguir las publicamos ya en el nº 75 y las puede usted consultar en nuestra web: www.dsalud.com Un texto en el que se explica lo que no deben consumir las personas afectadas de esclerosis múltiple y cómo en cambio es excelente que ingieran aceites de semillas y pescados, cereales integrales, frutas y verduras -crudas o en zumos recién hechos- destacando el ajo, frutos secos, legumbres y polen. Siendo interesante apoyar la dieta con algunos suplementos.


Estas cartas aparecen en
117
Junio 2009
Ver número