CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 127 / MAYO / 2010

Sr. Director: he leído en Internet que la FDA está pensando en prohibir la plata coloidal porque es peligrosa para la salud y además puede dejar la piel azul para siempre desmintiendo que sirva para combatir infecciones. ¿Puede decirme si es verdad?

Carlos Peñalver
(Murcia)

No es usted la única persona que nos ha hecho llegar ese rumor. Mire, hace ya tiempo explicamos que ninguna bacteria, virus, hongo, levadura o microbio puede vivir en un líquido en el que haya una sola partícula de plata porque ese metal los aniquila por contacto en minutos. Pero ha de ser plata coloidal. Bien obtenida por electrolisis o partiendo del nitrato de plata, agregando una serie de proteínas y sometiendo luego todo ello a una serie de procesos. Eso es plata coloidal (suspensión de partículas de plata metálica) y no tiene el problema de la plata iónica (disolución de iones de plata procedente de sales del metal) pues ésta sí puede provocar Argiria -aparición de manchas azules- cuando pasan sus iones a la sangre y entran en contacto con la luz del sol. No ocurre así con la plata coloidal. Las partículas de plata metálica de la plata coloidal pasan a través del tracto digestivo sin que exista esa posibilidad ya que como todo metal noble es insoluble en líquidos orgánicos por lo que termina eliminándose por completo a través de las heces. Así que si la FDA quiere retirarlo –que no nos consta- será para intentar que un producto como éste tan eficaz y barato no se pueda comercializar.


¡Hola! Empezaré dando las gracias a todos los que participáis en este precioso proyecto. Tengo 22 años, solo sé que quiero luchar por un mundo mejor y ver cómo vosotros lo hacéis día a día me llena de energía para seguir creyendo que el mundo puede ser un lugar más bonito para vivir. Y ahora permitidme que os exprese mis dudas: la madre de una amiga tiene lupus desde hace tres años (bueno, puede que más) y me gustaría saber si hay alguna manera de ayudarla. Yo tengo tendinitis en las muñecas y desde hace un año me duelen casi todos los días. Me han dicho que es para siempre. He leído que el Noni va bien para esto aunque no sé cuánto debo beber cada día ¿Conocéis además alguna otra manera de ayudarme a mí y a muchos otros que padecen tendinitis? Otra duda que tengo es que… bueno, vivo en un piso y sé que todo está lleno de radiaciones así que me gustaría «protegerme» y proteger mi casa pero aunque he visto varios métodos y todos dicen ser eficaces son caros así que si me gasto el dinero quiero saber cuál o cuáles son los mejores. Por cierto, ¿son sistemas comprobados? Muchas gracias por vuestra atención. Os mando fuerza y mucho amor.

Claudia Céspedes
(Gerona)

Mire, el lupus se define como una enfermedad autoinmune reumática sistémica y crónica que puede afectar a la piel, las articulaciones, los músculos y a casi todos los órganos, incluyendo el corazón y el cerebro. Se manifiesta pues de distinta manera y con muy diversa intensidad. Y por supuesto se ignora qué la provoca habiéndose ya achacado tanto a un problema genético como a toxicidad ambiental. Lo que sí está constatado es que la luz del sol la reactiva y que muchas de las personas a las que se les ha diagnosticado tienen fotosensibilidad a los rayos ultravioletas. Pues bien, en muchos casos ha aparecido tras ingerir píldoras anticonceptivas lo que de inmediato se ha achacado a los estrógenos femeninos para liberar de sospechas a esos fármacos. Y tras ponerse alguna vacuna lo que sí se ha achacado a dos de las sustancias adyuvantes que se usan en ellas; el escualeno y el mercurio. En suma, es un cajón de sastre al que culpabilizar de todo lo que se ignora –hasta el guionista de la conocida serie de televisión House lo hace- por lo que para aparentar que se sabe algo de esa “patología” se habla de varios “tipos” de lupus: el eritematoso sistémico -cuando afecta a muchas partes del cuerpo-, el eritematoso discoide –cuando causa sarpullido en la piel-, el eritematoso cutáneo subagudo –cuando causa llagas en las partes del cuerpo que están expuestas al sol-, el secundario –cuando aparece tras ingerir algún medicamento- y el neonatal –cuando afecta a un bebé recién nacido-. Lo único constatado es que afecta sobre todo a las mujeres. ¿Y cómo se “diagnostica”? Pues los médicos se plantean que alguien lo sufre cuando padece algunos de los síntomas que vamos a detallar y no encuentra para ellos otra posible causa: fiebre inexplicable, dolor o inflamación de las articulaciones y/o los músculos, sarpullido enrojecido (generalmente en la cara), dolor en el pecho al respirar profundamente, pérdida de pelo, dedos de las manos y/o de los pies pálidos o morados, sensibilidad al sol, hinchazón en las piernas o alrededor de los ojos, úlceras en la boca, hinchazón de las glándulas y cansancio. Y hay otros síntomas menos comunes como mareos, confusión, dolor de cabeza, sentimientos de tristeza, convulsiones y anemia. ¿Y qué propone la Medicina “científica”? Pues que el enfermo vaya a los distintos especialistas para que cada uno ayude a paliar los síntomas del trocito de cuerpo del que se supone es experto. Sin comentarios. Por nuestra parte hemos publicado dos artículos sobre esta patología. Uno en el nº 32 con el título Lupus: el lobo no es tan malo como lo pintan escrito por el Dr. Pablo de la Iglesia- y otro titulado Cómo tratar ortomolecularmente el Lupus Eritematoso Sistémico de D. José Ramón Llorente cuya lectura le sugerimos porque en ellos se explica cómo afrontar este problema desde sus puntos de vista. La madre de su amiga puede leerlos en nuestra web: www.dsalud.com. Dicho esto añadiremos que todo indica que el llamado “lupus” no es sino el nombre que se ha dado a una fuerte reacción del sistema inmune cuando se enfrenta a algunas sustancias químicas –entre ellas el escualeno y el mercurio de las vacunas-, a las de algunos fármacos, a las de algunos productos usados en la higiene personal y doméstica, en la ropa y en la comida envasada así como en el agua de grifo y a infecciones puntuales. Esto último lo afirma el Dr. Isaac Goiz para quien el lupus eritematoso sistémico –no los otros “tipos”- lo provoca una bacteria patógena -la Proteus mirabilis– que puede eliminarse con dos simples imanes mediante el Par Biomagnético. La doctora Hulda Clark, por su parte, entendía que podía tratarse de un parásito y lo que procedía es proceder a una desintoxicación y desparasitación profundas. En cualquier caso es igualmente necesario hacerse una batería de tests para buscar alergenos. Tanto alimentarios –aditivos incluidos- como ambientales. Y mientras someterse a una dieta libre de grasas saturadas, grasas “trans”, alcohol e hidratos de carbono refinados (lo ideal sería seguir La Dieta Definitiva). Agregaremos que ha demostrado utilidad el Renoven (nombre actual del Bio-Bac), el Cellfood, el zinc, el magnesio, el calcio, la plata coloidal, el ozono cuando el problema es externo, los ácidos grasos esenciales omega 3, el selenio + vitamina E y una sal de Schuler: la Calcium Flourata. Es asimismo interesante la ingesta de varias plantas adaptógenas de forma simultánea: el Reishi, la Schizandra y la Uncaria. Por lo que se refiere a su problema ya explicamos qué puede hacer en un artículo titulado Cómo tratar ortomolecularmente las bursitis y tendinitis aparecido en el nº 116 y que igualmente tiene en nuestra web. Asimismo explicamos en una carta anterior que el Solanum Compositum –fórmula magistral de Boiron que puede conseguir en Francia aunque no en España- ha demostrado ser eficaz cuando se trata de una tendinitis calcificante de hombro por lo que le sugerimos que lo pruebe para ver si actúa también en sus muñecas. Y, obviamente, que se plantee seguir un tratamiento de Reeducación Postural Global (lea en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que apareció en el nº 49 con el título Reeducacion Postural Global: un tratamiento muy eficaz en las enfermedades reumáticas). Otra posibilidad es someterse a unas sesiones con el Papimi y probar con Homotoxicología (en nuestra web tiene los reportajes que hemos publicado sobre ambas terapias).


Sr. Campoy: en el 2004 me detectaron un microadenoma en la hipófisis que medía 4 mm debido a un exceso de prolactina. Me estuve tratando con Dostinex varios años y posteriormente con un tratamiento homeopático de unas ampollas para la hipófisis. Tras mi último embarazo -el tercero- el nivel de prolactina se redujo a valores normales. Sin embargo me he realizado otra resonancia y para mi sorpresa el adenoma ha aumentado a 6 mm cuando según la analítica los niveles de prolactina son normales. Me gustaría saber si hay algún tratamiento que pudiera servir para eliminar el prolactinoma o simplemente tratarlo. También quisiera saber si hay algún médico especialista que trate este tipo de problemas. He oído hablar del Dr. Hilu. ¿Qué me recomienda? Muchas gracias. Atentamente,

Virginia

A veces en el lóbulo anterior de la hipófisis aparece un tumor que produce cantidades anormales de prolactina y de ahí que los médicos lo hayan llamado prolactinoma. Y ese exceso provoca en la mujer la pérdida de la menstruación –por lo que no pueden quedarse embarazadas- y en la tercera parte de los casos la salida de leche por las mamas (lo que llaman galactorrea). Asimismo disminuye el deseo sexual y a la larga produce descalcificación de huesos (osteoporosis) debido al déficit crónico de estrógenos. En cambio en los hombres no suele dar síntomas pero sí provocar disminución de la libido, menor potencia sexual e infertilidad. Cuando es pequeño se le llama microadenoma y si crece macroadenoma soliendo producir dolor de cabeza anormal o daños neurológicos -como problemas de visión- si al crecer comprime el resto del tejido hipofisario sano. Si además altera el funcionamiento de otras hormonas puede aparece déficit de gonadotropinas (Hipogonadismo), de la hormona de crecimiento, de tirotropina (Hipotiroidismo) y de corticotropina (insuficiencia suprarrenal). Ahora bien, sepa que los niveles de prolactina pueden aumentar en sangre debido a otras causas así que asegúrese del diagnóstico. Entre ellas el estrés pero sobre todo haber ingerido hormonas al seguir un tratamiento anovulatorio o haber consumido antidepresivos, opiáceos, tranquilizantes o antialérgicos. Dicho esto no entendemos por qué aceptó usted ingerir Dostinex. ¿O es que no lee los prospectos de los fármacos antes de ingerirlos? Porque quizás sea de las que ha tenido la suerte de no sufrir ninguno de sus numerosos efectos iatrógenicos –o los ha sufrido pero no lo ha achacado a su ingesta- pero debería saber que tomarlo –especialmente tras el parto- puede provocar “agrandamiento pituitario” con “expansión de tumores pituitarios preexistentes”. Y es que el principio activo de ese medicamento, la cabergolina, es potencialmente mutagénico; es decir, tumoral y cancerígeno. En pocas palabras, el aumento del tumor se lo puede haber provocado ese fármaco. Le sugerimos pues que se ponga en manos de un médico que pueda tratar su problema integralmente y el nombre que usted misma nos cita nos parece muy adecuado. El teléfono del Dr. Raymond Hilu es el 952 92 97 22. Y por favor, no se tome cualquier fármaco solo porque se lo diga un médico.


Sr. Campoy: muchas gracias por ofrecernos esta revista que tanto nos ayuda y orienta. Felicidades a usted y a todo su equipo. Soy una mujer de 65 años y hace tiempo que me encuentro mal. He ido a varios médicos y no saben lo que tengo. Siempre he tenido infecciones de orina de repetición y me trataron con Galusan pero no solucionó el problema. En una ecografía renovesical de 2003 apareció duplicidad renal bilateral y un quiste en el riñón izquierdo de 15 mm. Me duele el lado izquierdo por encima de la vejiga que irradia hacia arriba, hacia el hipocondrio izquierdo -justo debajo de las costillas-, sube hasta el hombro izquierdo a la altura de la axila por delante, continúa hacia la espalda a la altura del omoplato y llega hasta la garganta, el ojo, el oído y el orificio izquierdo de la nariz. Tengo que presionarme muy fuerte el orificio nasal izquierdo (a modo de taponamiento) para aliviarme y me duele mucho la cabeza. Muchos días es tan fuerte que me dan náuseas, me mareo, me sube la tensión arterial hasta 15 y 16 y las pulsaciones se disparan a 90-95. Cuando mi tensión arterial siempre ha sido baja con 9 o 10 de máxima. Por la noche me levanto 2 o 3 veces a orinar y tengo la boca muy seca. Mi orina parece agua y muchas veces observo como si hiciera espuma. El año pasado me vieron en la Fundación Puigvert tras más de un año de espera y en el informe que me dieron tras las pruebas se indicaba que todo estaba bien y no tenía duplicidad renal bilateral. ¡Cuando tengo varias ecografías y todas coinciden con el resultado de la primera! Hace 4 años aproximadamente en un análisis de sangre aparecieron muy alterados los anti mitocondriales y me diagnosticaron cirrosis biliar primaria. Me recetaron Ursobilane pero como no mejoraba dejé de tomarlo aunque desde octubre del 2009 he vuelto a él por decisión propia en un acto de desesperación a causa de los dolores. En la vesícula biliar tengo 2 pólipos de 5 y 6 mm de diámetro, otro de 5 mm en el estómago y un quiste de 6 mm aproximadamente en el hígado. En un TAC abdominal realizado en marzo de 2008 se observa un abombamiento de la pared anterior de tórax y abdomen por herniación anterior de la grasa precardiaca. En la última colonoscopía de octubre de 2009 me dicen que tengo el intestino muy retorcido y que esas molestias son producidas por los gases que suben hasta la cabeza. Tengo el colesterol muy alto -el malo- y tras leer su libro La Dieta Definitiva tomo por las mañanas una ampolla de rábano negro y alcachofa mezclada con extracto de cardo mariano. Mi duda es si puedo ingerirlo si a la vez tomo Ursobilane? Es más, me gustaría saber si el Ursobilane es adecuado para tratar la cirrosis biliar. ¿Qué efectos secundarios causa a corto y largo plazo en el organismo? Agregaré que siempre he ido muy estreñida y por eso tomo 3 kiwis al día y otras frutas, 2 cucharadas de semillas de lino y desde hace 3 meses bayas de goji. Añadiré que llevo años acudiendo a los médicos y no me solucionan ningún problema. Todo lo contrario: cada vez he ido encontrándome peor y añadiendo más problemas de salud a los que ya tenía. Al último que acudí fue un especialista en Medicina Interna el cual diagnosticó el pólipo en la boca del estómago pero me dijo que no era el motivo del dolor. Le solicité más pruebas para profundizar en la causa pero alegó que no eran necesarias, que de momento el pólipo se quedaba donde estaba y concluyó preguntándome qué hacía en la vida, a qué me dedicaba durante el día, a lo que le respondí que era ama de casa (que no es poco, pensé, sin decírselo). Su respuesta fue: “!Ah no! Apúntese a algo aunque sea a hacer ganchillo”. Y se desentendió del tema. No me volvió a dar hora para otra visita ni me encargó prueba alguna ni nada. Yo insistí en volver a lo que alegó: “Bueno, si quiere pida hora para dentro de un año y ya veremos”. Creí ver un halo de esperanza en un posible diagnóstico y tratamiento ya que es una especialidad que engloba a las demás pero no fue así. Por otro lado me tiene muy preocupada el tema de la cirrosis biliar primaria ya que los digestivos que he visitado no se ponen de acuerdo. Unos me dicen que tome Ursobilane y otros que no, que no es indicado para esta patología. Así que, ¿en qué quedamos? ¿Lo tomo o no? Actualmente estoy sin tratamiento con fortísimos dolores que me inmovilizan y bloquean llegando a pensar que en uno de estos ataques no me recupero. Sin saber qué hacer ni a dónde acudir y con el miedo en el cuerpo de no saber si estoy correcta o incorrectamente medicada. El motivo de dirigirme a usted reside pues en un acto de desesperación por el dolor y desasosiego en el que me encuentro inmersa ya que ni encuentro consuelo con nada ni nadie, ni solución alguna. Mi situación actual es vivir con dolor día sí día no y es insoportable. No sé qué hacer porque no sé la causa de lo que me pasa ni lo que tomar. Esto no es vida. Le rogaría encarecidamente fuese usted tan amable de ayudarme aconsejándome un profesional de los que usted haya podido tratar o le merezca su confianza. Leí en uno de los artículos de la revista algo sobre la terapia del Par Biomagnético que desarrolló el Dr. Isaac Goiz y me pareció espectacular. Al parecer incluso llegó a tratar a algún paciente con esclerosis múltiple con buenos resultados. Y le comento esto a raíz de tener una hija diagnosticada de esclerosis múltiple desde el año 2005 y con la misma desesperación de no saber a dónde acudir para tratarla con alguna de las terapias que usted muestra en su revista. Solo me resta decirle señor Campoy que hace usted realmente una Labor Humanitaria y no exagero; por lo menos para mí lo es y estoy segura de que muchas de las personas que son fieles seguidores de su revista estarían de acuerdo conmigo. Sus artículos nos reconfortan, nos abren la mente, nos aconsejan, nos iluminan y, en definitiva, abren una luz de esperanza a miles de personas que habíamos pasado a ser desahuciadas por los médicos y abandonadas a la mano de Dios en un limbo perdido e infinito. Soy consciente de la cantidad de trabajo en la que se encuentran sumergidos preparando artículos, entrevistas y reportajes así como de la masiva cantidad de cartas que deben llegarle a la redacción pero por favor, si no fuera posible publicar mi carta le rogaría encarecidamente que me responda vía email o telefónica. Un millón de gracias (resido en la provincia de Barcelona por lo que si fuera posible por imposibilidades de traslado le pediría que el profesional fuera de la zona).

Montserrat Bernabeu
(Barcelona)

Mire usted, el principio activo del Ursobilane es el ácido ursodesoxicólico y se usa básicamente para disolver los cálculos biliares de colesterol así como para tratar la cirrosis biliar primaria estando contraindicado si se padece úlcera gástrica o duodenal, si la vesícula biliar no funciona bien, si se tienen cálculos de colesterol calcificados, si se sufren alteraciones del hígado o del intestino que puedan interferir con la circulación sanguínea de las sales biliares y si está ingiriendo fármacos que puedan producir un acúmulo biliar de colesterol (como los estrógenos y los anticonceptivos hormonales). Y puede provocar -incluso si el medicamento se usa adecuadamente- náuseas, vómitos, dificultades en la digestión, alteraciones en el gusto, dolor biliar, dolor abdominal, gases y estreñimiento o diarrea. Así que ya sabe la probable causa de muchos de sus problemas: el susodicho fármaco. Dicho esto agregaremos que nos empieza a molestar que nuestros lectores hagan lo contrario de lo que enseñamos o sugerimos en la revista y luego se quejen. Especialmente cuando lo que les pasa se debe a la ingesta de los fármacos que les prescriben. Hemos dicho en numerosas ocasiones que a nuestro juicio quien tenga problemas renales lo que debe hacer es ante todo eliminar lo antes posible la arenilla y piedras del riñón, el hígado y la vesícula (en el libro de Andreas Moritz La limpieza hepática y de la vesícula editado por Obelisco se explica cómo hacerlo en apenas unos días), restringir drásticamente el consumo de proteínas animales y la sal, eliminar todas las comidas acidificantes y, por tanto, los cereales, las legumbres, el azúcar blanco, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas (incluido el vino y la cerveza), el café, el té, las colas, el chocolate, las bebidas estimulantes, la grasa saturada animal y la leche y sus derivados. Y desde luego no freír nunca los alimentos. Es oportuno asimismo ingerir suplementos de quercitina, vitaminas B6, C, D, E y K en comprimidos así como hierro, magnesio y zinc. Además de tomar el sol y beber agua destilada y energetizada en pequeños sorbos a lo largo del día. Restrinja finalmente el consumo de espinacas, remolachas, acelgas y escarolas. Finalmente le sugerimos que tome tres conocidos productos homeopáticos útiles en estos casos: Calcárea Carbónica y Licopodium –ambas a la 30CH- y Berberis a la 7CH; una sola vez al día durante dos semanas. En cuanto al hecho de que en la Fundación Puigvert le aseguren que no tiene duplicidad renal bilateral cuando según sus anteriores médicos sí la tiene, ¿qué decirle? ¿Qué hemos explicado hasta la saciedad que una misma radiografía la pueden interpretar tres médicos de cinco maneras distintas? Mire, si fuera tan claro que la tiene no habrían dejado de percibirla en ese centro cuya experiencia es obvia. Y siendo un problema presuntamente congénito no parece probable que haya “desaparecido” sin más, ¿no? Así que desintoxíquese a fondo y verá cómo mejora pronto. Y si desea hacerlo bajo control médico consulte su caso con el Dr. Jose Luis Badrena (93 325 47 27) o con el doctor Taher Abbas (93 456 96 34). Por lo que a la esclerosis múltiple de su hija se refiere el Dr. Isaac Goiz afirma haber logrado curar y/o mejorar algunos casos con el Par Biomagnético pero nos consta que no siempre es así. También está comprobado que a veces la causa están en una compresión patológica del opérculo torácico que afecta a la arteria vertebral provocando hipoxia y desmielinización cerebral (lea en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos que con los títulos ¿El parkinson y la esclerosis múltiple se curan…con cirugía y ¿Se pueden o no curar algunos casos de esclerosis múltiple o de parkinson con cirugía? aparecieron en los números 21 y 24 respectivamente). Si el de su hija fuera el caso cabría operarla (consulte sobre ello al Dr. José Luis Castillo Recarte en el 91 532 89 32). Dicho esto recordamos que ya en una carta publicada en el nº 117 explicamos que la afirmación de los neurólogos de que el cerebro no puede remielinizarse es gratuita. Que el sistema nervioso central puede autorrepararse sin fármacos lo constató no hace mucho un grupo de investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison (EEUU) dirigido por el neurólogo Ian Duncan (el trabajo se publicó en Proceedings of the National Academy of Sciences). Asegurando que la recuperación de la mielina -y con ello el restablecimiento de las funciones neurológicas- es posible «sin lugar a dudas». Es decir, que se puede lograr la «remielinización» y neutralizar así el problema neurológico aun siendo éste grave. El descubrimiento tuvo lugar porque cuando sometieron a un grupo de gatas preñadas durante varios meses a una dieta no equilibrada comprobaron que sufrían «desmielinización» demostrando así una vez más el trascendental papel de la alimentación en la salud, incluida la del cerebro. Pero lo realmente importante es que cuando se les volvió a dar a las gatas una dieta normal ¡recuperaron la mielina y desaparecieron sus disfunciones! La capa de mielina no era tan gruesa pero el cerebro se recuperaba. En suma, puede conseguirse con la dieta adecuada y un tratamiento ortomolecular integral. José Ramón Llorente lleva años tratando con éxito numerosos pacientes y en su momento nos aseguraría que “no hay una sola persona tratada por esta enfermedad que transcurridos quince días de seguir una pautas dietéticas apoyadas por la adecuada nutrición ortomolecular haya tenido un brote o una progresión. Y es que los oligodentrocitos -dentro del sistema neurogliar- y las células de schwann -dentro del sistema periférico- son las encargadas de producir la mielina y una deficiencia de determinados nutrientes -entre ellos varios ácidos grasos esenciales y no esenciales- pueden causar incapacitación funcional de estas células”. Le sugerimos pues que lleve a su hija a su consulta (96 392 41 66) para que le recomiende las dosis adecuadas pero las pautas generales a seguir las publicamos ya en el nº 75 bajo el título Tratamiento ortomolecular de la esclerosis múltiple y las puede usted consultar en nuestra web: www.dsalud.com. Texto en el que se explica lo que no deben consumir las personas afectadas de esa patología y cómo en cambio es excelente que ingieran aceites de semillas y pescados, cereales integrales, frutas y verduras -crudas o en zumos recién hechos- destacando el ajo, frutos secos, legumbres y polen. Siendo interesante apoyar la dieta con algunos suplementos.


Estimado Sr. Campoy: llevo suscrita a su revista alrededor de 6 años y cada día estoy más agradecida a la vida por haberme encontrado con ella en unas vacaciones. A lo largo de todo este tiempo ha sido como encontrar la luz en el túnel en el que me hallaba (el del desconocimiento total). He aprendido mucho y por supuesto ya no soy la misma persona pues ahora dispongo de unos conocimientos que me hacen sentirme más segura en este mundo tan corrompido por los intereses de las empresas farmacéuticas y los ministerios de Sanidad de todos los estados. Pues bien, hasta ahora no había tenido la necesidad de dirigirme a Vd. pero en estos momentos me encuentro algo desorientada ya que tras 8 meses teniendo la ferritina alta, hacerme análisis y pruebas, y pasar por diferentes especialistas me han diagnosticado Hematomacrosis siendo portadora del heterocigoto H63D. He buscado en la web de la revista pero no he encontrado ningún artículo ni información sobre el tema. Le agradecería por ello que me diese toda la información de la que disponga sobre esta enfermedad y me facilitase también alguna asociación o nombres de médicos especialistas en ella. Ya sé que al ser una enfermedad genética no tiene cura pero, ¿cuánto tiempo se puede vivir con ella? ¿Y en qué condiciones? Como puede observar estoy un poco perdida y no me importa si no publica mi carta en su revista pero lo que sí le agradecería es que me contestase, bien por correo o por e-mail. Le doy las gracias por anticipado por toda la atención que pueda dedicarme y, como le dije al principio, no tengo palabras para agradecerle todo lo aprendido a lo largo de estos años. A la espera de su contestación reciba un cordial saludo,

Yolanda Aguado Gómez
Daganzo de Arriba (Madrid)

Médicamente se llama hemocromatosis a la acumulación en el cuerpo de excesiva cantidad de hierro -especialmente en el hígado- lo que se achaca a la incapacidad del organismo para descomponerlo. Hablándose de hemocromatosis primaria cuando el problema es genético y secundaria o adquirida cuando se sufre tras haber padecido talasemia o anemia sideroblástica y se ha recibido un gran número de transfusiones de sangre. Y, en efecto, se siente dolor abdominal y articular, fatiga y falta de energía, oscurecimiento de la piel y pérdida de vello y peso así como inapetencia sexual. Quienes padecen este problema suelen tener altos niveles en sangre de ferritina, transferrina y hierro y puede conducir a la destrucción masiva de glóbulos rojos, cirrosis, diabetes, artritis (por acumulación de hierro en las articulaciones), trastornos cardíacos, impotencia en el caso de los varones y esterilidad. Y el tratamiento consiste en extraer el exceso de hierro del cuerpo practicando varias flebotomías además de seguir una dieta que elimine los alimentos ricos en hierro -son los casos del hígado de cerdo, los riñones de vaca, la harina de maíz, las almejas crudas, las carnes rojas, las yemas de huevo, las ostras, los frutos secos, las legumbres, las cerezas, las peras, el perejil, los espárragos, las melazas, los cereales completos, las patatas y la col- y suprimir todo lo que pueda dañar el hígado, especialmente las bebidas alcohólicas, las pastillas o suplementos vitamínicos que contengan hierro, los utensilios de cocina fabricados con ese mineral, los productos de mar crudos y la comida procesada así como la enriquecida con hierro (es el caso de muchos cereales de desayuno). Añadiremos que el cuerpo aprovecha el hierro de los alimentos hidrolizándolo en el estómago para después absorberlo. Una vez en forma de quelatos pasa al interior de las células intestinales donde se une a una proteína –la ferritina- que es la que permite que el hierro se fije a otra proteína –la transferrina- para ser transportada a la sangre. Y entre sus funciones destaca que nos defiende de los radicales libres al formar parte de la estructura de la enzima catalasa y es necesario para la metabolización de las vitaminas del grupo B. Es posible pues que haya algo que impida su absorción y biodisponibilidad por lo que debe pues asegurarse al menos de que a su organismo no le falta ninguno de los nutrientes sinérgicos del hierro que son las vitaminas del complejo B –en especial la B12-, la C y otros tres minerales: el cobre, el manganeso y el cobalto. Debe asimismo saber que interfiere en su biodisponibilidad el elevado consumo de alimentos ricos en fosfatos, el alcohol, el té, el café y demás bebidas ricas en ácido tánico, las leches animales y la de soja, diversos fármacos –entre ellos el ácido acetilsalicílico o aspirina- y algunos parásitos intestinales. Y otro tanto cabe decir de las hemorragias intensas y de la úlcera gástrica. Nuestro consejo, en suma, es que limpie su organismo a fondo de toxinas, parásitos y microbios patógenos, siga un tratamiento ortomolecular lo más completo posible, haga una dieta adecuada eliminando todos los alimentos que puedan perjudicarle, beba agua de calidad, cocine los alimentos sin freírlos, no tome alimentos precocinados ni enlatados, se olvide por completo de las grasas saturadas y de la leche animal, haga el ejercicio que pueda y no ingiera fármacos. Deje que su organismo se armonice.


Sr. Director: en un reportaje aparecido en su revista hablaban de la eficacia del EPA en la depresión e indicaban: «Sólo añadiremos que Malcom Peet considera que el mejor omega 3 debe contener al menos un 90% de EPA y menos de un 5% de DHA». Pues bien, he comprobado los omegas 3 que hay en el mercado y he encontrado EPA y DHA que pueden tener 450 mg de EPA y 350 mg de DHA, o diferentes proporciones pero muy similares (casos de Algatrium o del Aceite de Krill entre otros). Incluso he encontrado Oligen que tiene un 90% de DHA y un 10% de EPA aproximadamente; es decir, al revés del que busco. Sin embargo la proporción de EPA 90% y DHA 5-10% no la he encontrado y para el caso de depresión sería la proporción más eficaz. Les agradecería pues me informen de si conocen algún laboratorio que comercialice un producto con un 90% de EPA y un 10% de DHA. Agradeciendo como siempre su amable atención les envío un cordial saludo no sin antes felicitarles por la revista.

Alejandra Cueto

El doctor Malcolm Peet -profesor de Psiquiatría de la Universidad Sheffield de Inglaterra- dijo en efecto que a su juicio el producto “ideal” debería tener un 90% de EPA y un 5% de DHA; y ello supone una proporción de 18 a 1… pero otros expertos opinan que no es necesario que la proporción sea tan elevada. Por otra parte, el Aceite de Krill NKO tiene una proporción de 15 a 1, algo menor ciertamente pero cercana a ella y con la ventaja de que es completamente natural por lo que es igualmente útil. El Algatrium en cambio es especialmente rico en omega 6 (DHA).


Sr. Campoy: soy una chica de 20 años con la piel muy sensible al frío. Vivo el invierno como un calvario porque en cuanto el frío asoma mis manos se llenan de sabañones que se hinchan y me provocan mucho dolor. Este invierno precisamente me hablaron de la crema de Mahiou y me la puse pero no veo resultados. Además al subir la temperatura se me «deshinchan», la piel se agrieta por las articulaciones de los dedos, sangran y me duelen muchísimo. No sé cómo tratarlos y lo que sería más importante cómo prevenir y evitar que la situación se repita. Por último, tengo que hacer una extracción dental complicada y me gustaría saber cómo puedo sustituir el antibiótico que el médico indica para evitar la infección porque soy propensa a las candidiasis intestinales. ¿Realmente todos los antibióticos provocan candidiasis? Agradezco mucho su atención y le felicito junto con su equipo por la sorprendente labor que realizan. Acabo de conocer la revista y, sinceramente, es buenísima.

Alba
(Santiago de Compostela)

La intolerancia al frío suele deberse a un problema metabólico. Y las causas más habituales son la anemia, la anorexia nerviosa, la fibromialgia, posibles problemas vasculares, hipotiroidismo o un mal funcionamiento del hipotálamo. Debe hacerse pues un chequeo para averiguarlo. Dicho esto añadiremos que es uno de los síntomas más habituales entre las personas que se pusieron la mal llamada Vacuna del Virus del Papiloma Humano, es decir Gardasil. Nos resta decirle que es asimismo corriente entre quienes sufren déficit de yodo por lo que antes de nada compruebe si se debe a eso echando durante unos días–sin pasarse- un poco de sal yodada a la comida. Eso sí, elimine de su dieta el alcohol y el tabaco y tome además suplementos de vitaminas A, C y E cuidando que no se le infecten los sabañones y aplicándose en ellos un par de veces al día una buena crema hidratante o una compresa de aceite de laurel y miel. En cuanto a la candidiasis es simple: ingiera media cucharadita de bicarbonato sódico con agua tras las comidas y úselo asimismo para enjuagarse la boca. Las cándidas no sobreviven al humilde bicarbonato sódico.


Estimados amigos: hace 11 años me operaron de un pólipo en el ciego -un adenoma velloso concretamente- del que afortunadamente estoy recuperado. Sin embargo desde hace un par de años tengo molestias -por no decir dolor- que me están dando mucho la lata un poco por encima de donde acaba la cicatriz. Fui el médico de digestivo y tras hacerme una endoscopia me dijo que tenía una pequeña hernia de hiato por deslizamiento. Su opinión era que el dolor se debía a posibles adherencias ya que en general no tengo reflujo ni acidez. Me hice un tránsito intestinal y de forma no concluyente ponía que se observaba “compatiblidad con adherencias”. He tratado esas “posibles adherencias » con Mesoterapia y Acupuntura pero no he notado mejoría. ¿Podríais darme vuestra opinión? ¿Me puedo tratar con algo? Las molestias persisten y tanto médicos alópatas como naturistas me dicen que no merece la pena operarme las adherencias porque es muy probable que con el tiempo me vuelvan a salir. Me han sugerido pincharme procaína. No sé qué hacer. La segunda cuestión es más importante: tengo una hermana con esclerosis múltiple en estado desgraciadamente avanzado. Intenté convencerla en su día para que probara otras medicinas aparte de la convencional pero no hubo manera. Ahora quiero hacer un último intento. Parece que el Par Biomagnetico funciona -según he leído en la revista- en muchas patologías por lo que me gustaría saber si sería útil en el caso de mi hermana. Es más, ¿lo de las adherencias se puede tratar con esa terapia? Si es así os rogaría me indicarais algún centro en Madrid capital Os lo agradecería de corazón.
Dándoos las gracias por adelantado recibid un cordial y sincero saludo

Norbeto Pablo Jerez Fernández

Los médicos llaman adenoma a cualquier bulto –no a la dilatación de un tejido pues- que se deba al crecimiento celular adyacente a un tejido; independientemente de que lo consideren benigno o maligno. Y adenoma velloso a un adenoma benigno que aparece recubierto de células epiteliales pero que puede ”malignizarse”. ¿Y eso qué significa? Pues se considera que un tumor se convierte en “maligno” simplemente cuando se infiltra en otros tejidos o aparecen otros tumores en lugares alejados y se entiende entonces que el responsable es el primero que se encontró por lo que lo llaman tumor primario. Estaríamos así ante lo que los oncólogos llaman cáncer. Por supuesto se trata de pura especulación pero cuando encuentran uno deciden extirparlo. En suma, salvo que hubiera crecido –y nadie puede ya saber si hubiera sido así- no había necesidad de extirparlo. Agregaremos que el diagnóstico “compatiblidad con adherencias” quiere decir que puede usted tenerlas… o no. El “experto” no está en disposición de saberlo. En cuanto a la “adherencia” se trata del tejido fibroso que a veces se forma en una zona tras una intervención quirúrgica, un trauma, una infección o una irradiación -así como en los casos de endometriosis- y que cuando aparece en el intestino puede llegar a obstruirlo. Y probablemente sus adherencias sean consecuencia de la intervención y dudamos que vayan pues a desaparecer. Porque es verdad que se las pueden quitar y luego aparecer otras. Lo malo es que no puede usted volver atrás y decidir no operarse del pólipo… Agregaremos que la procaína no actúa en los tejidos fibrosos pero si sus molestias se deben a interferencias energéticas de la cicatriz sí puede ayudarle. Por lo que se refiere a la esclerosis múltiple de su hermana nos vamos a permitir remitirle a la respuesta que dimos en una carta anterior.


En primer lugar y ante todo quiero felicitarles por la revista y por la importante y necesaria labor que llevan a cabo desde hace años. Verán, tengo 51 años y soy una de tantas personas afectadas por el virus de la hepatitis C. Desde 1993. Actualmente tomo Interferón homeopático (2LHC de Labo’life), Nux vomica 30CH y unas cápsulas de cardo mariano. También tomo Ursobilane (ácido ursodesoxicólico), desde hace bastantes años. Me lo recetó el Dr. Carreño, conocido hepatólogo a cuya consulta acudo una o dos veces al año. Les adjunto mis niveles de carga viral, transaminasas, GPT, GOT y GGTP. Agregaré que la ecografía abdominal es bastante normal aunque se sospecha esteatosis hepática y poseo un estadio de fibrosis grado 1 y un genotipo 3a. Nunca bebo nada de alcohol desde que contraje el virus. En los últimos años he estado fumando 3-5 cigarros al día después de las comidas pero al final parece que he conseguido dejarlos. Hago ejercicio regularmente, voy al gimnasio 3 días por semana y me gusta caminar y dar largos paseos, sobre todo el fin de semana. Mi peso es de 49 kg y aunque mi aparato digestivo funciona normalmente bastante bien padezco de colon irritable a veces. Sé que los dulces, el chocolate y las grasas animales no son muy recomendables y suelo evitarlos aunque alguna vez caigo en la tentación. Cada vez menos pues en general voy cuidándome más. También evito los fritos y nunca tomo café, bebidas gaseosas, refrescos… Eso sí, siempre he sido reacia a hacerme el tratamiento del interferón con ribavirina. El médico naturista al que iba no me lo aconsejaba y yo además me he encontrado bastante bien hasta hace poco; temía que pudiera interferir negativamente en mi trabajo y en mis relaciones personales y familiares pero últimamente me planteo la posibilidad de hacerlo. He consultado a varias personas que lo han hecho y otras que están en ello. Además hay dos médicos que creen que ha llegado el momento en que debería de hacerlo sin más demora, uno de ellos el renombrado hepatólogo Dr. Vicente Carreño al cual he citado antes. De todas formas antes de tomar una decisión definitiva me encantaría conocer la opinión de ustedes con respecto a este tema ya que me merecen bastante confianza y respeto o me recomienden a algún buen médico naturista. Por otra parte quiero comentarles también que he estado varias semanas con una especie de medio mareo, medio vértigo, como con la cabeza medio volada, como cuando uno está con resaca después de haberse excedido bebiendo y fumando y, al mismo tiempo, con los ojos como cargados y llorosos, la nariz un poco congestionada y una fotofobia aguda. Fui al médico de cabecera, me dio unas pastillas (Serc 8 mg.) y poco a poco me fue remitiendo pero estando de viaje me ha vuelto a dar algunos días. No sé a qué puede ser debido, si a algo de tipo alérgico, a algo de tipo cervical… Nunca antes me había pasado y me preocupa un poco. He empezado hace poco también con la premenopausia y he estado dos meses y medio sin menstruación; tomo Siempre Dona de Tomgil desde hace bastante tiempo, he estado como un mes con sofocos y durmiendo mal pero ahora, desde que me ha ido bajando la regla otra vez, ya no tengo sofocos y duermo bien. Me gustaría saber también si debo seguir tomando el Siempre Dona y qué tomar cuando me vuelvan los sofocos fuertes que me ayude a paliarlos y a dormir mejor. En espera de su contestación y con todo mi agradecimiento me despido de ustedes deseándoles que la buena labor que realizan les sea recompensada con creces.

Verónica P.
(Madrid)

Si usted tiene hepatitis C no se lo piense y acuda a un buen experto en el Par Biomagnético. Es la mejor opción y si hay suerte ese virus puede desaparecer en un par de sesiones… además de averiguar si hay algún otro microbio patógeno que esté causándole esos problemas de sensación de mareo y/o vértigo. Y si no fuera así –porque nunca se sabe- pruebe con el Bio-Bac –hoy Renoven- y/o con Viusid. Ambos son útiles en casos de enfermedades víricas. E igualmente son útiles el BIRM, el Cellfood, el extracto de semilla de pomelo y hasta la vitamina C natural (en dosis altas y en forma de ascorbato cálcico). En cuanto al Serc, ¿se ha molestado usted en leer el prospecto? Porque su consumo puede provocar hasta una anafilaxia, es decir, una reacción alérgica generalizada entre otros problemas no precisamente menores. Por lo que se refiere al Siempre Dona se trata de un producto que contiene extracto de soja, calcio, magnesio, aceite de borraja, aceite de pescado, licopeno, vitaminas B1, B2, B6, B12, A, C, E, D3, fósforo, hierro, manzanilla y regaliz por lo que salvo que sea alérgica a algún componente –por ejemplo a la soja- no le causará problema alguno. Entre en cualquier caso en nuestra web –www.dsalud.com– y lea el reportaje que con el título Cómo afrontar la menopausia publicamos en el nº 42.


Sr. Director: tengo un hijo de 19 años que hace ya casi cinco tuvo un accidente y sufrió un traumatismo craneoencefálico severo. Pasó dos meses en la UVI y luego siete en el Instituto de Neurorrehabilitación Guttman de Barcelona. Luego comenzó un año de rehabilitación en el Hospital Arnau de Vilanova (Lérida) y la recuperación fue tan bien que incluso empezó a dar pasos con ayuda de otra persona pero hace dos años aproximadamente entró en un estado de depresión que no sabemos cómo afrontar. Y eso hace que cada vez tenga menos ganas de hacer cosas y se debilite aún más hasta el punto de que solo quiere estar en la cama y ha perdido las ganas de todo. Cómo madre me desespera esta situación porque antes veía a mi hijo dar cada vez más pasos hacia adelante y ahora parece que vamos cada vez más hacia atrás. Me dirijo a ustedes para ver si me pueden poner en contacto con profesionales que puedan ayudarme. En estos momentos presenta hemiplejia izquierda facial que le dificulta tanto hablar como comer (disfagia y disartria) y tiene dañado el nervio óptico del ojo derecho por lo que no puede parpadear y necesita lubricación cada hora. Espero que me puedan dar alguna solución porque estoy desesperada.
¡Un saludo!

Gloria Mas

Le sugerimos que hable con el Dr. Javier Aizpiri cuya consulta está en Bilbao; es neurólogo y psiquiatra de prestigio pero además es médico naturista y dirige una clínica con 200 camas. Una “rara avis” en el mundo médico, vaya. Y además de buen médico es de trato muy afable. Creemos que podrá ayudarles. Su teléfono es el 94 444 26 79.


Hola, soy madre de una niña que tiene una “enfermedad rara” llamada Intolerancia hereditaria a la fructosa y me gustaría contactar con algún especialista que de verdad sepa en qué consiste la enfermedad ya que tengo la sensación de que los médicos están aún más perdidos que yo. Se limitan a darme una lista de alimentos que la niña no puede tomar –cientos- en la que hay muchas contradicciones. Me han dicho que en España hay sólo 60 casos por lo que me parece que lo mejor sería encontrar a alguien que quisiera investigar a fondo el tema. Hay varias listas diferentes de alimentos y tampoco nos dan una dieta «tipo» en la que al principio nos pudiéramos basar. Ni siquiera nos enseñan a comer con productos de los que sabemos poco -como algas, semillas, etc.– ni, por descontado, podemos hablarle a los médicos de posibles tratamientos homeopáticos ya que según ellos no son de fiar. Gracias por leer estas líneas. Espero que pronto encontremos una solución a todo esto.

Sonia Marcos

La Intolerancia hereditaria a la fructosa se sufre cuando un organismo carece de una enzima denominada fosfato aldolasa B que es necesaria para descomponer el azúcar de las frutas, la fructosa, que se utiliza como edulcorante en muchos alimentos y bebidas. Por eso las restricciones alimentarias son tantas. Y en este caso el problema sí parece ser hereditario, algo que un análisis genético debe determinar pues los síntomas son similares a los de la galactosemia (incapacidad para metabolizar otro azúcar simple: la galactosa). Suele producir convulsiones, sueño excesivo, irritabilidad, vómitos, agrandamiento del hígado y del bazo y ojos y piel amarillos. Y es habitual que se sufra gota (exceso de ácido úrico), acidosis láctica, hipoglicemia y problemas hepáticos. Todo ello siempre que no se siga una dieta estricta. Pues bien, que su hija siga La Dieta Definitiva pero eliminando de ella las frutas, incluidos zumos y sorbetes. Todo lo demás puede comerlo cuidando de no abusar de los mariscos y las carnes para controlar los niveles de ácido úrico.


Estas cartas aparecen en
127
Mayo 2010
Ver número