CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 132 / NOVIEMBRE / 2010

Sr. Director: pareciera que ninguna de las personalidades que formularon elogiosas declaraciones sobre Raimon Panikkar tras su fallecimiento el pasado 26 de agosto lo haya escuchado ni una sola vez. Si lo hubiesen hecho probablemente se hubieran marchado a la segunda de las andanadas que Raimon lanzaba sistemáticamente (¿una frase de cada tres?) contra la Sociedad Occidental Moderna y sus producción-comercialización-y-consumo, banca, desarrollo, política, democracia, derechos humanos, ciencia, medicina, etc. En cambio a mí me atrajeron estas críticas-denuncias de la situación real impuesta al mundo y a su propia población por el Occidente Moderno. “Occidente es un accidente”, le gustaba decir a Raimon. Y detallaba las muchas y graves consecuencias que tiene este accidente llamado Occidente (quede claro que se refería al Occidente Moderno, es decir, al actual; en absoluto al Occidente antiguo o medieval). Por ejemplo, de sus labios aprendí que el volumen de intereses y beneficios que finalmente cobran los países económicamente ricos por “los préstamos y ayudas al desarrollo” que conceden a los países económicamente pobres es mayor que el dinero que transitoriamente les confieren. O sea, que la “ayuda” en realidad lo es para el desarrollo económico de los países ya económicamente desarrollados. Y no sólo por la razón señalada sino porque gran parte del dinero “prestado” está “atado” por condiciones como que debe ser utilizado casi exclusivamente para comprar mercancías producidas por el país prestador y otras cláusulas por el estilo. Esta dimensión crítica permanente es la que explica el hecho de que Raimon Panikkar aceptase ser Presidente de Honor de Plural-21. En cuanto se lo propuse asintió… aclarando enseguida, eso sí, que no podría dedicar tiempo ni energía a efectuar tareas en relación al nuevo “cargo”. Le tranquilicé diciéndole que nos bastaba con el honor de que aceptase ser nuestro Presidente de Honor por el aval intelectual y ético que ello implicaba ante quienes, conociéndole a él, nos descubriesen a nosotros. Ante mi advertencia de que recibiría ataques se limitó a ampliar su casi permanente sonrisa. Y, efectivamente, en diversas ocasiones me contó algunas críticas recibidas (sin, claro está, decirme él ni preguntarle yo quiénes las habían expuesto) y cómo sus formuladores se habían retirado titubeantes tras las argumentaciones que les transmitió. E ilustra su manera de ser y actuar que recordase y compartiese una bienaventuranza que le había transmitido su abuela materna: “Bienaventurados los que no escarmientan”.

Lluís Botinas
Presidente de Plural-21 (Asociación para el cuidado de la vida en un planeta vivo)

La muerte de Raimundo Pániker a los 91 años la lamentamos de corazón todos quienes le conocimos y aprendimos de él. Filósofo, teólogo y escritor además de químico desarrolló toda una filosofía interreligiosa e intercultural cuyo objetivo fue transformar nuestra civilización. Su pensamiento reflejó realmente un punto de encuentro entre Oriente y Occidente. Y, en efecto, no se cortaba al decir lo que pensaba. Que fue mucho porque es sin duda uno de los autores españoles de obra más prolífica. Ojalá su marcha ayude a difundir sus libros porque ello contribuiría a despertar tanta conciencia abotargada. Damos nuestro más sentido pésame a su familia y muy especialmente a su hermano Salvador, notablemente más conocido por el público.


Sr. Campoy: gracias por crear y dirigir una revista donde lo que prima es informar con rigor científico sin olvidar las terapias naturales y explicar lo sencillo que a veces es recuperar la salud atendiendo simplemente a las leyes de la naturaleza. Tengo tres preguntas: la primera es sobre las pulseras magnéticas que se han puesto de moda, ésas con las que poniéndotelas dicen que tienes más equilibrio, flexibilidad, resistencia y fuerza. ¿Qué opinan de ellas? ¿Son buenas para la salud o al emitir frecuencias magnéticas pueden dañarla? ¿Es verdad u otro simple negocio? Hablo de las Power-Balance. La segunda es sobre el típico temblor involuntario que se produce en el ojo y en otros músculos. Últimamente me ocurre con frecuencia en el ojo derecho y me dura unas dos semanas (me pasa a ratos -no continuamente- aunque siempre en el mismo sitio). ¿Se sabe cuál es la causa? ¿Puede ser un síntoma de degeneración del sistema nervioso o de alguna enfermedad futura? Me preocupa porque tengo 20 años. La tercera y última es saber qué opinan del famoso Actimel. Me he estado informando y hace tiempo circuló por internet una ola de opiniones que decían que era un producto malísimo para la salud pues te hacía depender de él para toda la vida. Y también he leído que es favorable para la salud. ¿Me podrían quitar las dudas? Un saludo muy afectuoso para usted y todo el consejo asesor. Gracias.

A. Martínez
(Yecla)

Por lo que se refiere a las pulseras Power-Balance no hay evidencia alguna de que equilibren el organismo más que cualquier otro producto corriente. Mire, sus “inventores” saben que cuando alguien ingiere, toma con la mano o se cuelga un producto que sienta mal –por ejemplo, una bolsa con azúcar o con arsénico- el cuerpo lo percibe y se debilita. Es una cuestión de biorresonancia. Y de la misma forma, todo lo que es beneficioso lo equilibra o potencia. Así que buscaron algo que así lo hiciera y pareciera “científico” –de ahí que usaran unos hologramas- y se pusieron a vender pulseras. El problema es que se entusiasmaron con el negocio y se pusieron a exagerar afirmando cosas como que la pulsera “incrementa la fuerza, flexibilidad y resistencia» o que “brinda al cuerpo un estado de armonía y equilibrio como el que tuvo antes de contaminarse por sustancias químicas, comidas rápidas, la falta de ejercicio o el estrés». Lo que obviamente no es verdad en absoluto. En cuanto al Actimel debemos decirle que la afirmación que circula por Internet de que su consumo constante hace que el organismo deje de elaborarla y paulatinamente “olvida” que debe hacerlo y cómo -sobre todo en el caso de los menores de edad- no se justifica pero sí que no debe tomarse más de dos semanas seguidas porque puede desequilibrar la flora intestinal. Por otra parte, no tiene mejores efectos para la salud que un simple yogur. Ni el Actimel ni el Activia. Lo explicamos parcialmente en la sección de Noticias del nº 116 cuando la asociación alemana de consumidores Foodwatch -conocida tanto por analizar la calidad de los alimentos que se consumen en su país como de denunciar las prácticas poco éticas de la industria alimentaria- decidió otorgar el Premio a la mentira publicitaria más insolente del 2009 al Actimel. Y de hecho Danone acaba de tener que retirar la publicidad en la que decía que Actimel reforzaba las defensas naturales del organismo y Activia ayuda a regular la digestión porque le ha prohibido oficialmente seguir diciéndolo la Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea (EFSA). Ambos productos –Actimel y Activia– tienen la misma eficacia que cualquier yogur corriente por lo que no se justifica que cuesten mucho más. Y encima el Actimel lleva bastante más azúcar que otros. De hecho ya hace tiempo la Advertising Standards Authority (ASA) del Reino Unido advirtió que ninguno de los estudios presentados por Danone sobre esos productos apoyaba las afirmaciones que hacían en sus anuncios publicitarios. En cuanto al tic en el ojo que menciona –leve- se denomina mioquimia y debería valorarlo un oftalmólogo pero nos vamos a permitir sugerirle que abandone durante una temporada el consumo de leche y sus derivados, el café, el alcohol, las grasas saturadas y los alimentos fritos e ingiera además durante un mes una cápsula diaria de un complejo multivitamínico, otra de un complejo específico del grupo B y una cápsula diaria de Aceite de Krill Y al acostarse tómese una infusión de mirtilo y eufrasia.


Sr. Director: tengo una hija de nueve años adoptada a los tres en Rusia que tiene déficit de atención e hiperactividad. El psiquiatra le ha recomendado Concerta pero después de leer el prospecto y vuestra revista me niego a que lo tome. He probado con Eukid -un producto que es similar al omega 3 y procede de un alga en lugar del pescado- pero la pone más nerviosa aún. La niña en el colegio va bastante mal por lo que no paran de repetirme que la medique. En Internet he visto que anuncian un producto natural llamado LTO3 que suministra la farmacia Serra de Barcelona y que según algunos padres parece funcionar bastante bien. ¿Tenéis noticia de este producto? Tengo un poco de miedo sobre los medicamentos que anuncian en la red dado que pueden contener otros componentes que no indican. He leído vuestros reportajes sobre alimentación pero la niña come en el colegio ya que nuestros horarios de trabajo nos impiden que coma en casa y no podemos seguir vuestras instrucciones. Llevo mucho tiempo leyendo vuestra revista, confío en vosotros y por eso quiero consultaros antes de dárselo a mi hija. También me gustaría, si podéis, que me recomendéis a un homeópata en Sevilla que trate a niños con este problema. Gracias por todo. Saludos.

Maite Weiland

El LTO3 es un producto natural, inocuo y sin contradicciones a las dosis adecuadas según el fabricante -la empresa Herb-e-Concept- que contiene L-Tianina (un aminoácido derivado de otro, el L-Glutamato) que aumenta en el cerebro tanto el nivel de dopamina como de ácido gamma-aminobutírico (GABA) y se usa para reducir los estados crónicos de tensión, ansiedad y depresión, Sementis -un extracto de huevas de arenque rico en ácidos grasos omega 3 EPA y DHA- y Escutelaria (Scutellaria lateriflora) –planta que se utiliza para tonificar el sistema nervioso y aliviar la tensión y la angustia-. Sin duda puede ayudar a su hija… pero dudamos que sea la solución. Nuestro consejo es que busque una solución real a su problema –es igual que le hayan dicho que no la hay- solo que para ello deberá desplazarse con ella a un pueblo de la sierra madrileña: Brunete. Estamos persuadidos de que muy probablemente allí podrán ayudarla. Hablamos de la Fundación Alborada. Puede localizarles en www.fundacion-alborada.org y en el 91 815 50 74.


Hola. Descubrí recientemente la revista a través de la web www.ccdh.es/blog, la compré en el kiosco y su lectura me pareció increíble ya que se ve que se dedican a la investigación seria y a exponer la verdad. Me gustaron especialmente los artículos sobre el fraude de la Psiquiatría y sobre el glutamato. Yo tuve toda mi vida fuertes migrañas y vómitos. Era horrible. Hasta que un día, por casualidad, descubrí el tema del glutamato monosódico. A partir de entonces eliminé de casa todo alimento que tuviera ese componente y no he vuelto a tener un solo dolor de cabeza. ¡Increíble! A dos amigas que me comentaron síntomas similares a los míos les comenté este tema y también eliminaron el glutamato experimentando un renovado bienestar y mejoría en su salud. Es evidente que nos están envenenando para que estemos enfermos y acabemos consumiendo montones de medicamentos con los años y llenando los bolsillos de médicos y farmacéuticas. Es pues muy importante vuestra labor y quería daros las gracias -de todo corazón- por lo que estáis haciendo.

Ángel

Gracias por su testimonio. Obviamente somos conscientes de ese envenenamiento masivo. Venimos denunciándolo desde hace años. Y por eso hemos decidido crear una sección sobre el problema que va a durar unos meses a fin de orientar más explícitamente a nuestros lectores sobre ello y explicarles cómo afrontarlo. En este mismo número aparece de hecho el primer artículo.


Sr. Director: gracias por la revista. La sigo fielmente aunque me gustaría que los médicos que nombran estuvieran más al alcance de todos. También me gustaría hacer una gran campaña para apoyar el uso de medicina alternativa en la Seguridad Social. Quizás sea posible algún día ir al médico de cabecera y encontrarse con que es uno de tantos que nombran en su revista. Bien, necesito que me ayuden. Padezco hipotiroidismo inducido por el tratamiento I131 que tomo para un adenoma tóxico hiperfuncionante. Tengo 43 años y me gustaría llegar a mayor sin tener que depender de Eutirox 50 mg pero por más que intento dar un paso para no tomar la medicación al final acabo tomándola. Quizás porque tengo que trabajar a diario y necesitaría tiempo para ver que sin ella puede funcionar mi tiroides (eso es lo que me dijeron cuando me dieron el I131). Quiero saber si tengo alguna posibilidad de poder dejar la pastilla; también quisiera saber qué efectos me produce (aparte de los que conozco). Lo cierto es que aunque la tome no me encuentro del todo bien. Los músculos de los brazos y las piernas me duelen bastante y tengo mucha tensión en los brazos. Soy muy activa pero tengo altibajos. Duermo bien y hago dieta macrobiótica aunque no soy muy estricta. La medicina tradicional no me da confianza ya que dicen muchas burradas y no tienen mucha idea de la tiroides. Es más, a pesar del hipertiroidismo no me mandan al endocrino. Necesito saber cómo está mi tiroides, si funciona. Añadiré que llevo tomándola seriamente unos dos años. Antes de ello funcionó un tiempo bien. Oscilaban los niveles de TSH según mi estado de ánimo. Gracias por todo.

Beatriz Baztán Mina
Burlada (Navarra)

El principio activo del Eutirox es la levotiroxina de sodio y puede provocar taquicardia, palpitaciones, dolor pectoral y de cabeza, calambres, debilidad muscular, temblores, intranquilidad, insomnio, sudoración excesiva, alteraciones de la menstruación, pérdida de peso y diarrea. Ya sabe pues por qué le duelen los músculos de los brazos y las piernas. Por supuesto, ese fármaco no va a curarla. Ninguno lo hace. Así que o toma usted la decisión de acudir a un profesional de la salud –médico o no- que pueda ayudarla o no va a resolver nunca su problema. Cualquiera de los que hemos mencionado a menudo en la revista. Darle un tratamiento sin valorar personalmente su caso es imposible. ¿Cómo puede usted olvidar que está enferma… a causa de un tratamiento médico?


Estas cartas aparecen en
132
Noviembre 2010
Ver número