CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 135 / FEBRERO / 2011

Estimado Sr. Director: el pasado 24 de octubre una tía mía sufrió un súbito aneurisma cerebral apenas 48 horas después de que le inocularan la vacuna de la gripe de este año por lo que tanto mi madre como yo -somos lectoras asiduas de su revista así que ante todo permítame felicitarle por la magnífica labor que realizan y el inmenso valor que demuestran al ir a contracorriente del sistema médico- tenemos claro aunque ya no se pueda probar (cuando supimos de la inoculación ya estaba incinerado el cuerpo) que la culpa de que muriese prematuramente fue la vacuna. Verá, era la hermana pequeña de mi madre y gozaba de una salud y vitalidad envidiables. Estaba delgada -comía muy sano sin apenas dulces, carnes o fritos y sí muchas verduras-, hacía ejercicio a diario -acudía a todas partes andando pues como vivía en el centro de Madrid jamás cogía el metro-, iba al gimnasio a hacer Pilates, a nadar a la piscina cubierta, a montar en bicicleta el fin de semana… Trabajaba como restauradora de cuadros y obras de arte en su taller, le encantaba el trabajo y tenía muchos amigos con los que salía a menudo. En suma, estaba sana y era feliz. Pues bien, el pasado 24 de octubre se desvaneció en casa cuando estaba acompañada de un amigo con quien iba a montar en bici esa mañana. Le dijo que se encontraba mal, se sentó y a continuación perdió el conocimiento. Durante los veinte minutos que tardó en llegar la ambulancia su amigo estuvo haciéndole masaje cardíaco y el boca a boca gracias a lo cual llegó viva al hospital. Luego, tras muchas horas de espera a las puertas de la UCI, nos dijeron que no se podía hacer nada, que se le había roto una arteria cerebral (aneurisma), el daño era irreversible y en cuanto certificaran la muerte cerebral la desconectaban del respirador. Pues bien, el martes 27 de octubre fue su funeral y allí un amigo médico suyo -tenía muchos amigos médicos de los «normales»- le comentó a mi madre que le parecía increíble que no estuviera ya entre nosotros cuando apenas unos días antes, el viernes 22, habían ido juntos ¡a vacunarse de la gripe! Mi madre me lo contó y me quedé horrorizada pues ella siempre se vacunaba cada año sin decírnoslo ya que sabía que somos contrarias a la vacunación. Entonces pensé que su muerte podría estar relacionada con la vacuna pero no lo corroboré hasta que leí en su revista del número de noviembre lo que decía Xavier Uriarte -al que tuve la suerte de escuchar en un pequeño curso que dio en Madrid en el 2008- sobre los posibles efectos secundarios de los coadyuvantes de la vacuna trivalente de la gripe de este año. Porque entre ellos mencionaba ¡los accidentes cerebrovasculares, entre los que están el aneurisma cerebral y la muerte súbita! Por favor, publiquen esta carta para que lo sepa cuanta más gente mejor. Gracias.

Paloma Batanero
(Madrid)

Lamentamos muy sinceramente la muerte de su tía y publicamos su carta en la esperanza de que su relato haga reflexionar a quienes creen que exageramos con nuestras constantes advertencias. Porque son muchas las personas que enferman y fallecen por esta causa pero cuando ello sucede los médicos no relacionan sus problemas con la vacuna –aunque sean inesperados- y por tanto no figuran como víctimas de la misma.


Apreciado Sr. Campoy: tengo esclerosis múltiple desde hace 15 años y un médico italiano, el Dr. Zamboni, ha hallado que muchos enfermos de esta patología tienen el Síndrome de Insuficiencia Venosa Cerebro Espinal Crónica siendo ya centenares los que están siendo tratados en clínicas privadas europeas con angioplastias para liberar las venas estenosadas. ¿Les ha llegado información sobre el particular? Me gustaría saber si hay algún centro privado en España que practique esta técnica. Estoy bastante desorientada porque los neurólogos nos están metiendo el miedo en el cuerpo. Me siento muy desesperada. Muy atentamente,

Nuria Ríos Capella
Badalona (Barcelona)

Honestamente, lo ignoramos. Sí sabemos en cambio que dos neurólogos españoles -Eva Cernuda y Sergio Calleja- dieron el 3 de abril de 2009 en Oviedo una ponencia titulada precisamente Insuficiencia venosa cerebroespinal crónica en pacientes con esclerosis múltiple a la que puede acceder en el link http://csvi-ms.net/files/insuficiencia-venosa-cerebroespinal-cronica-en-pacientes-con-esclerosis-multiple.pdf. Dicho esto debe saber que esa técnica sólo serviría cuando la persona que sufre esclerosis múltiple tiene además –lo que no ocurre siempre- insuficiencia venosa cerebroespinal sin que ello implique además que la causa de su problema sea ése. No está nada claro que no sea un efecto de la patología en lugar de la causa. Agregaremos que sobre esta patología hemos publicado abundante información en la revista y dado respuesta a numerosas cartas. Entre otras en el pasado nº 127 donde recordábamos que también está comprobado que a veces la causa está en una compresión patológica del opérculo torácico que afecta a la arteria vertebral provocando hipoxia y desmielinización cerebral (lea en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos que con los títulos ¿El parkinson y la esclerosis múltiple se curan…con cirugía y ¿Se pueden o no curar algunos casos de esclerosis múltiple o de parkinson con cirugía? aparecieron en los números 21 y 24 respectivamente). Obviamente si fuera su caso cabría operarla… pero de ello (consulte al Dr. José Luis Castillo Recarte en el 91 532 89 32). Dicho esto recordamos que ya en una carta publicada en el nº 117 explicamos que la afirmación de los neurólogos de que el cerebro no puede remielinizarse es gratuita. Que el sistema nervioso central puede autorrepararse sin fármacos lo constató no hace mucho un grupo de investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison (EEUU) dirigido por el neurólogo Ian Duncan (el trabajo se publicó en Proceedings of the National Academy of Sciences). Asegurando que la recuperación de la mielina -y con ello el restablecimiento de las funciones neurológicas- es posible «sin lugar a dudas». Es decir, que se puede lograr la «remielinización» y neutralizar así el problema neurológico aun siendo éste grave. El descubrimiento tuvo lugar porque cuando sometieron a un grupo de gatas preñadas durante varios meses a una dieta no equilibrada comprobaron que sufrían «desmielinización» demostrando así una vez más el trascendental papel de la alimentación en la salud, incluida la del cerebro. Pero lo realmente importante es que cuando se les volvió a dar a las gatas una dieta normal ¡recuperaron la mielina y desaparecieron sus disfunciones! La capa de mielina no era tan gruesa pero el cerebro se recuperaba. En suma, puede conseguirse con la dieta adecuada y un tratamiento ortomolecular integral. José Ramón Llorente lleva años tratando con éxito numerosos pacientes y en su momento nos aseguraría que “no hay una sola persona tratada por esta enfermedad que transcurridos quince días de seguir una pautas dietéticas apoyadas por la adecuada nutrición ortomolecular haya tenido un brote o una progresión. Y es que los oligodentrocitos -dentro del sistema neurogliar- y las células de schwann -dentro del sistema periférico- son las encargadas de producir la mielina y una deficiencia de determinados nutrientes -entre ellos varios ácidos grasos esenciales y no esenciales- pueden causar incapacitación funcional de estas células”. Le sugerimos pues que le consulte (96 392 41 66) para que le recomiende las dosis adecuadas ya que las pautas generales a seguir las publicamos en el nº 75 bajo el título Tratamiento ortomolecular de la esclerosis múltiple y las puede usted consultar en nuestra web: www.dsalud.com. Texto en el que se explica lo que no deben consumir las personas afectadas de esa patología y cómo en cambio es excelente que ingieran aceites de semillas y pescados, cereales integrales, frutas y verduras -crudas o en zumos recién hechos- destacando el ajo, frutos secos, legumbres y polen. Siendo interesante apoyar la dieta con algunos suplementos.


Sr. Campoy: enhorabuena por la revista. Soy suscriptora desde hace algunos años, me encanta recibirla y la divulgo todo lo que puedo. Ahora tengo un problema y no sé qué puedo hacer. Tengo 69 años y estoy bien, cuido la alimentación, hago ejercicio, tengo la mente tranquila, duermo bien, estoy positiva… Pero hace 20 años tuve un cistoadenocarcinoma seroso de estadio I que me afectó a ambos ovarios (histerectomía total) con doble anexectomía y resección de epiplón. Hice un tratamiento de 6 ciclos de poliquimioterapia a base de los citostáticos Ciclofosfamida y Cisplatino, nueva relaparatomía para biopsias múltiples y un final para mí feliz. A partir de entonces me reviso cada año en el Instituto Oncológico de San Sebastián. Tres años después, en una revisión, me detectarían unas microcalcificaciones en la mama izquierda asegurándome que no tenía relación con lo anterior pero yo decidí hacerme una mastectomía radical modificada y relleno de suero fisiológico. Nunca he tenido el más mínimo problema hasta que hace dos años noté en la parte dorsal –haciendo ángulo con el brazo- una protuberancia que achaqué al ejercicio. Como estéticamente resultaba feo cuando levantaba el brazo -era como una bola que no molestaba en los movimientos ni nada- fui derivada al cirujano y me dijo que es un tumor pero que él no había visto nunca una cosa así en esa zona… Me hicieron una gammagrafía ósea, una resonancia magnética y un escáner de cuerpo entero así como una biopsia en consulta amén de análisis y radiografías de tórax. Las pruebas no evidenciaron nada excepto la biopsia que, decían, mostraba indicios de malignidad. Insistieron en que no habían visto nada igual y me propusieron extirparlo. Estuve de acuerdo y la intervención resultó satisfactoria recuperándome en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo quieren aplicarme ahora un protocolo de cáncer de mama y proponen darme 28 sesiones de radioterapia y la toma de Tamoxifeno durante 5 años. Y no entiendo, si no existe mama, el porqué de esa agresión. No saben darme más explicación y por eso estoy un poco perdida. Desde finales de julio pasado, que empezó todo esto, estoy yendo a sesiones con el Par Biomagnético no habiéndoseme detectado el bacilo de la lepra pero sí el de la tuberculosis. También comencé a tomar Renovén con el que sigo. Mi médico, al que acudo 2 o 3 veces al año, es homeópata y me recomienda tomar además Viscum Album fermentado mali, Fragaria vesca, Brócoli cápsulas, Texvital y Dragosan gotas. Estaría muy agradecida si me diera su opinión. Le adjunto informes para que lo vea más claro. Gracias.

M. L. M. Arratibel

Sinceramente, no entendemos muy bien por qué nos consulta teniendo en cuenta que ha hecho siempre lo contrario de lo que desde hace años sugerimos en casos como el suyo. Le han extirpado a usted quirúrgicamente zonas de su cuerpo y la han envenenado con seis ciclos de poliquimioterapia pero todo ello le pareció a usted bien. Evidentemente su cuerpo ha aguantado porque hace usted vida sana y tiene una actitud positiva frente a la vida pero creer que el camino tomado fue una buena opción no podemos compartirlo. ¿Por qué se extraña pues de qué quieran radiarla? ¿Y por qué cree que le sugieren ahora tomar durante ¡5 años¡ un producto como el Tamoxifeno que jamás ha demostrado prevenir ni curar el cáncer y en cambio sí está constatado que puede provocar cáncer de útero (matriz), accidentes cerebrovasculares y coágulos en los pulmones? Mire, usted es libre de hacer lo que considere más adecuado porque es su salud y su vida pero el único consejo que nosotros podemos darle a estas alturas es que actúe con sentido común. Todo lo que cualquiera debería saber sobre cáncer lo hemos publicado y está al alcance de quien lo necesite. Es lo que podemos hacer y hacemos: informar. Además de facilitar el acceso a médicos y terapeutas que tratan el cáncer sin agredir cuyos nombres y teléfonos hemos dado ya innumerables veces. ¿Qué alguien prefiere creer lo que le dicen los oncólogos con los que trata? Está en su derecho. Pero lo que éstos hacen no se justifica. Lo hemos dicho cientos de veces. Es más, empiezan a decirlo algunos de los propios oncólogos que hasta ahora habían mantenido un discreto silencio. La Carta Abierta a Mariano Barbacid que publicamos el pasado mes firmada por varios oncólogos de prestigio es un buen ejemplo.


Sr. Director: enhorabuena por su trabajo. Gracias por crear un medio de comunicación honesto y veraz que ayuda a las personas a resolver sus problemas de salud. El motivo de mi e-mail es el siguiente: me diagnosticaron intestino espástico o irritable después de realizarme numerosas pruebas. Sufro fuertes dolores abdominales, hinchazón, no hago las digestiones (con dolores durante 3 a 4 h después de comer), estreñimiento severo, acidez por reflujo y mucho estrés. El médico (o, mejor dicho, los médicos) me indican tomar Ranitidina u Omeprazol para los ataques de acidez, Vastat-Flas para relajar el intestino y Agiolax para el estreñimiento. Yo me niego porque hice la prueba y me siento mucho peor. Pero esto no lo acepta el médico. Me dice que el tratamiento es el correcto y que sólo hay que darle tiempo. Estoy muy preocupada porque sigo una alimentación adecuada. Me hice el test de intolerancias y mis analíticas son correctas aunque tengo las defensas bajo mínimos. ¿Podrían aconsejarme algún complemento natural u homeopático para equilibrar mi intestino? ¿Es verdad que los FOS son importantes para equilibrar la flora intestinal? Estoy muy interesada en ellos. Pregunté en varias farmacias pero o no los conocen o me dicen que no son aconsejables porque llevan mucha fructosa. Aclárenmelo por favor. Y si puede facilitarme la marca comercial, mejor. Y por último: ¿el carbonato de magnesio es un laxante que crea hábito? Gracias, de corazón. Espero su respuesta.

Marta

Los médicos llaman Síndrome de colon irritable, Colon espástico, Colon irritable, Colitis funcional o Neurosis intestinal a un conjunto de síntomas que incluyen sensación de evacuación incompleta o de plenitud –a menudo con distensión o hinchazón-, dolor abdominal, dispepsias, flatulencia, tenesmo (ganas frecuentes de defecar u orinar) y trastornos de tipo vasomotor (sudoración, cefaleas, palpitaciones…) que se caracteriza además porque quien la padece unas veces está estreñido y otras sufre diarrea. Y los médicos lo asocian a estados de estrés y/o ansiedad porque ni en las analíticas ni haciendo un escáner o una endoscopia se suele apreciar disfunción alguna. Siendo más habitual en las sociedades desarrolladas, especialmente entre la población de las grandes ciudades. Obviamente en estos casos es necesario un diagnóstico correcto con el fin de descartar un proceso inflamatorio crónico o una enfermedad de carácter degenerativo. En cuanto a la causa se sabe que contribuye a su aparición el abuso de laxantes y cafeína, algunas sustancias tóxicas, el consumo de antibióticos durante largo tiempo, la irregularidad en el sueño, la falta de reposo, una dieta deficiente en fibra, la intolerancia a ciertos alimentos, alguna enfermedad gastrointestinal previa, el sedentarismo y una flora intestinal alterada por lo que tanto los prebióticos como los probióticos y los fructo-oligosacáridos (FOS) son efectivamente útiles. Cabe añadir que los alimentos a los que los pacientes de intestino irritable suelen ser hipersensibles son el gluten del trigo, la cebada, el centeno, el maíz, algunos frutos secos (como las nueces, los cacahuetes y los anacardos), las levaduras, la leche y el queso, las grasas saturadas animales, el marisco, el café y el alcohol así como los alimentos que producen gases (legumbres secas y coliflor-repollo), las bebidas gasificadas y el azúcar. Es en cambio beneficioso ingerir alimentos ricos en fibra (salvado, cereales integrales, frutas frescas y verduras) salvo si el cuadro se acompaña de diarrea. En cuanto a los suplementos suele ser útil el magnesio –siendo más eficaz el cloruro de magnesio que el carbonato de magnesio aunque sepa peor- y la cáscara en polvo de Psyllium (sobre todo entre quienes sufren estreñimiento). Es mejor en cualquier caso que lea el artículo que con el título Cómo tratar ortomolecularmente el colon irritable y la enfermedad diverticular publicamos en el nº 77 ya que hay en él mucha más información que la aquí proporcionada. Cabe agregar que a veces es eficaz la técnica utilizada por el doctor Fernando Padrón quien en el nº 58 de la revista –léala en nuestra web: www.dsalud.com– nos explicó que basta una sencilla operación quirúrgica de 15 minutos efectuada con anestesia local para resolver tanto el estreñimiento crónico como el colon irritable mediante la fijación del ciego -el principio del intestino grueso- a la pared abdominal. La técnica se llama Cecopexia y está indicada en aquellos casos en los que la persona con estreñimiento crónico lleve más de cinco años con dos o menos deposiciones por semana ya que aseguran haber comprobado que en el 90% de los casos se debe a un ciego desplazado; e igualmente funciona en situaciones de colon irritable. Puede usted contactar con él llamando al 928 20 04 33. Dicho esto no debe olvidarse tampoco que la causa del Síndrome de colon irritable puede deberse a una mala comunicación del sistema nervioso entérico con el cerebro. De ahí que sea importante además prestar especial atención al estado de ánimo, las preocupaciones, el nivel de estrés y la ansiedad ya que influyen mucho en el proceso intestinal. Y es que gran parte de los pacientes –y de los médicos- parecen ignorar que es el Sistema Nervioso Entérico -que forma parte del Sistema Nervioso Vegetativo- el que se encarga de controlar directamente el sistema gastrointestinal estando constituido por unos ¡cien millones de neuronas! Es decir, que en el sistema gastrointestinal hay bastante más neuronas que en la médula espinal aunque sólo la milésima parte que en el cerebro. ¡Por eso los problemas psicoemocionales afectan tanto al sistema gastrointestinal!


Sr. Director: sigo desde hace algo más de tres años su estupenda revista. Le escribo porque tengo 57 años, soy portador del virus de la hepatitis C desde hace 25 y desde hace poco más de 3 tengo acúfenos, sobre todo en el oído izquierdo. Después de leer en su revista la entrevista con el Dr. Isaac Goiz y algunos consejos que da usted en las cartas que le escriben llamé a Madrid a uno de los pioneros del Par Biomagnético quien me recomendó a una terapeuta de Pamplona dado que soy de San Sebastián. Pues bien, a la tercera sesión me dijo que había negativizado el virus de la hepatitis pero me hice una prueba por la Seguridad Social y volvió a dar positivo. Cuando se lo dije ella me respondió que durante un año o más seguiría dando positivo. No me lo creo. Y los acúfenos tampoco mejoraron. El ligerísimo zumbido que tenía desde hacía años aumentó mucho tras cambiarme dos amalgamas de mercurio. Había leído en la revista Integral un artículo sobre las amalgamas de mercurio en el que se decía que muchos trastornos y enfermedades vienen a raíz de quitarse las amalgamas sin la debida precaución. Las mías, sin ninguna duda, afectaron al riñón. Me lo confirmaron dos terapeutas con el Quantum SCIO pero ninguno de los dos tratamientos me mejoró. También he estado con varios acupuntores, macrobióticos, naturistas, etc. Hace dos años dejé de tomar sal en las comidas ya que el sabor a sal en la boca, los dolores de cabeza (antes nunca había tenido) y los pitidos eran insoportables. Curiosamente, al dejar de cocinar con sal el sabor en la boca y el dolor de cabeza desaparecieron y los pitidos mejoraron aunque mínimamente. Hoy, cuando como fuera de casa o tomo productos que llevan sal, me vuelve el sabor a sal y un ligero dolor de cabeza. También me detectaron con el Quantum una excesiva acumulación de metales pesados. En la Seguridad Social me hicieron todo tipo de pruebas en el oído y según el médico de cabecera lo tengo perfecto. Y la analítica de sangre y orina no detecta problema alguno de riñón. La terapeuta que me hace el Par Biomagnético me dijo que ella conocía algún producto para eliminar los metales pesados pero debido a mi delicado estómago (úlceras de duodeno, gastritis crónica, colon irritable…) no me lo aconsejaba. Si me pudiera recomendar algo se lo agradecería muchísimo. Muchas gracias.

José Dorronsoro
(San Sebastián)

Si padece usted úlcera de duodeno, gastritis crónica y colon irritable es que tiene ante todo un problema alimentario que puede ser la causa de todo lo que le pasa y por tanto es lo que ante todo debe afrontar. Y para ello lea usted pues lo que respondimos en la carta anterior a la suya y tome nota; no hace falta que nos repitamos porque todo lo que en ella se dice es aplicable a su caso. En cuanto a la hepatitis C Isaac Goiz afirma que en efecto pueden los tests habituales dar positivo durante un tiempo tras desactivar su patogenicidad porque los antígenos del virus permanecen un tiempo en sangre. Por otra parte no nos dice usted si tras las sesiones con el Par Biomagnético el enorme cansancio que provoca esa patología le ha desaparecido o no (o al menos ha mejorado). Porque si es así, ¿qué le importa lo que diga el papelito de un laboratorio? Nadie mejor que usted para saber si el cansancio infinito que se siente en tales casos continúa o no. En todo caso si no fuera así pruebe con el Bio-Bac –hoy Renoven- y/o con Viusid; ambos son útiles en casos de enfermedades víricas. E igualmente son útiles el BIRM, el Cellfood, el extracto de semilla de pomelo y la vitamina C natural (en dosis altas pero en forma de ascorbato cálcico). Asimismo es útil la limpieza de la sangre con ozono. Y un tratamiento ortomolecular (lea en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que con el título Cómo tratar ortomolecularmente la hepatitis apareció en el número 65). Es más, le sugerimos que lea también el reportaje Microinmunoterapia: cómo afrontar la enfermedad ayudando al sistema inmune aparecido en el nº 81 donde se explica la eficacia en hepatitis C del un producto conocido como 2LCH. Por lo que se refiere a la intoxicación por metales pesados hemos dado amplia información de cómo afrontar el problema a lo largo de estos años; en el nº 88 publicamos por ejemplo –entre otros- un texto titulado Cómo afrontar ortomolecularmente la intoxicación química del organismo suficientemente ilustrativo por sí mismo.


Sr. Director: tengo 66 años y desde hace 3 o 4 padezco problemas de próstata. Tomo cada día una pastilla de Tamsulosina MYLAN 0,4 mg y a pesar de ello en los controles me dicen que la situación va empeorando. El doctor me recomienda operarme. Gracias a su revista me he informado de tantas cosas y he conocido tantos problemas con los médicos y los medicamentos que he perdido la confianza, razón por la que me dirijo a Ud. para pedirle el nombre de un especialista o de una clínica de su confianza. Me gustaría que fuera –si es posible- en Barcelona o lo más cerca posible. Agradeciéndoselo sinceramente…

R. Marti Escuder
Vilafranca del Penedés (Barcelona)

Si le han dicho que tome Tamsulosina se debe probablemente -aunque usted no lo diga- a que le han diagnosticado una Hiperplasia prostática benigna –o sea, un anormal agrandamiento de la próstata-, problema que suele incluir dificultad y/o dolor para orinar así como necesidad de hacerlo con frecuencia que cursa con intermitencia, goteo, debilidad en el flujo y vaciado incompleto de la vejiga. Pues bien, ese fármaco pertenece al grupo de los llamados bloqueantes alfa adrenérgicos (entre los que también están Alfusocina, Doxasocina, Prazocin o Terazocin) que lo que hacen es relajar los músculos de la próstata y la vejiga para permitir que la orina fluya más fácilmente… pero su ingesta puede provocar tanto somnolencia como insomnio, secreción como congestión nasal, debilidad general, diarrea, sarpullido, picazón, urticaria, dolor de espalda, dolor o presión en la cara, dolor de garganta y cabeza, tos, fiebre, escalofríos, visión borrosa, hinchazón de ojos, cara, lengua, labios, garganta, brazos, manos, pies, tobillos o pantorrillas, dificultad para eyacular y erección del pene de larga duración y dolorosa. Luego su consumo no se justifica aunque se lo diga cualquiera de los médicos farmacológicos que no saben hacer otra cosa que recetar medicamentos tan inútiles como peligrosos. Mire, ya hemos dado nuestra opinión varias veces sobre lo que se puede hacer en caso de tener problemas de próstata, Hiperplasia prostática benigna incluida. Lo hemos explicado en varios textos y en las respuestas a sendas cartas publicadas en los números 92 y 117 (léalas en nuestra web: www.dsalud.com). Y en ellas ya explicamos, para empezar, que la prueba de PSA para valorar los niveles de Antígeno Prostático Específico no sirve para nada porque no es de fiar (lea el reportaje que con el título Ponen en duda que la prueba del PSA prostático sirva para algo publicamos en el nº 117). Asimismo explicamos que en tales casos hay que evitar sobre todo el sedentarismo aclarando que el ejercicio físico moderado es útil pero no así el intenso; lo mejor es caminar a diario a buen paso. Además se deben ingerir abundantes frutas y verduras, no consumir comida basura, precocinada o rica en grasas saturadas, evitar las grasas hidrogenadas y reducir al máximo o eliminar de la dieta el azúcar, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas, gaseosas y estimulantes, los fritos, el café y el tabaco además de dormir suficientemente. Consumiendo a diario tomates, frutos secos y pipas de calabaza (éstas últimas contienen esteroles que reducen la tasa plasmática en la hiperplasia benigna de próstata). En cuanto a los suplementos son útiles el zinc -la sustancia más importante para la salud de la próstata-, los ácidos grasos omega 3 y los aminoácidos glicina, alinina y ácido glutámico. Asimismo se aconseja tomar sabal –también llamada palmerita o palmito de sierra- pues son numerosos los estudios que indican que reduce eficazmente el crecimiento de la próstata y la sintomatología al reducir la producción y actividad de la dihidrotestosterona. Terminamos aconsejándole que ingiera BIRM -las razones las tiene en el reportaje que publicamos en el nº 53 de la revista-, bayas de goji y zumo de noni. Cabe añadir que otro producto natural que ha demostrado notable eficacia es Prostatix que no es sino una fórmula adaptogénica (www.adaptogeno.com/productos/prostatix.asp) desarrollada por el Centro Médico Docente Adaptógeno que dirige en Venezuela Jose Olalde -miembro de nuestro Consejo Asesor– y que está compuesto de un conjunto de plantas medicinales cuya ingesta permite disminuir el tamaño de la próstata e incluso aumentar los niveles de testosterona mejorando el interés y desempeño sexual. Sin efectos secundarios adversos. En España lo comercializa Naturmed (www.naturmed.com).


Sr. Director: me llamo Sofía y os agradezco vuestra labor de divulgación en el campo de la salud y la medicina. Mi padre está muy mal. En marzo de 2009 lo operaron de «glioblastoma multiforme temporal derecho«. «El TAC y la RMN (con y sin contraste IV) muestran una lesión de densidad heterogénea, parcialmente quística, con captación de contraste periférica, edema perilesional y demás características propias de un glioma de alto grado». En mayo de 2009, después leer el artículo de los doctores Banerji y viendo que han tenido buenos resultados con Ruta 6 + Ca3(Po4)2, un médico especialista en Medicina Natural y General comenzaría a tratar a mi padre aplicándole el tratamiento homeopático paralelamente al convencional. Al principio tomaba otros medicamentos homeopáticos para contrarrestar los efectos de la radioterapia y la quimio pues se las tenían que dar conjuntamente. Luego no se aplicó las sesiones posteriores de quimioterapia. Actualmente ha estado tomando un pack de gotas de Lymphomyosot N , Berberis-Homacord y Nux Vómica Homaccord (30 gotas de cada uno en un litro de agua), Ruta 6 CH y Calcárea Phosphorica 4 CU (3 gránulos chupados, cada uno dos veces al día), Coriolus-MRL (uno en la mañana y otro en la noche), Redoxon (una pastilla con el almuerzo), Bicarbonato (después del almuerzo y de la cena), R17 Cobralactin (5 gotas tres veces al día) además de otros como, por ejemplo, Espanutin fenitoina (uno cada ocho horas), Forticortin 2 mg (por la mañana y por la noche), Fentanilo-MatrixSandoz de 50 mg y 75 mg (alternándolos cada siete u ocho días) y Omeoprazol (uno en mañana).
Desde la fuerte recaída de agosto de 2009 -que le llevó a entrar en «estado de coma»- fue recuperándose pero ahora está muy mal. En septiembre pasado perdió fuerzas y a finales de octubre ingresó por fuertes dolores de cabeza y pérdida de fuerzas en el hospital. En el TAC sale que el tumor ha crecido y ahora es más grande que el que tenía antes de la operación. Además dicen que hay mucha sangre y no tiene solución. Puede entrar en coma en cualquier momento según los médicos convencionales pero ¡yo no quiero tirar la toalla! Os pido por favor ayuda, consejos, otros caminos o tratamientos. No sé si el tratamiento con Ruta y Calcárea es el que siguen en la India. Ahora, en el hospital, le han mandado: Forticortin 8 mg (una cap. cada 12 horas), Acetazolamida (250 mg cada 24 horas), Epanutin (100 mg cada 8 horas), Fentanilo TD (50 mcg cada 3 días), Insulina Levemir (12 U con la cena), Insulina NovoRapid (6 U con el almuerzo) y Panloprazol 20 mg ( una cap. a diario). Reconozco que esto es una bomba, pero, ¿qué otra cosa se puede hacer? Necesito vuestra ayuda para ver si puede haber algún camino. Muchas gracias.

Sofía Ibáñez Raposo
Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Hemos explicado muchas veces que no tenemos un consultorio médico y no se nos puede solicitar que con carácter urgente respondamos de forma personal… o a través de la revista pero de manera igualmente inmediata. Esta sección tiene mero carácter informativo y orientativo. Y las cartas que se publican tienen como objetivo dar pautas generales que puedan servir a quienes las mandan… y a quienes las leen porque las respuestas son de carácter general. Lamentablemente no es el caso de su padre que ni siquiera sabemos si seguirá con nosotros en el momento en que esta respuesta aparezca. Dicho esto publicamos su carta íntegra con el tratamiento que su padre ha seguido para que sirva de conocimiento general a otros lectores de lo que algunos médicos no convencionales recomiendan en casos como ése pero lo cierto es que nosotros sólo conocemos recuperaciones de gliomas cerebrales con tres tratamientos o productos: el protocolo de los Banerji que su padre ha seguido y funciona en un alto porcentaje de casos pero no en todos (léase en nuestra web –www.dsalud.com– el reportaje que con el título Éxito en el tratamiento de tumores cerebrales con un producto homeopático publicamos en el nº 95 en el que explicamos cómo con Ruda (Ruta graveolens) y una sal de Schüssler -la Calcárea fosfórica– se “induce selectivamente la muerte celular en las células cancerígenas del cerebro así como la proliferación en los linfocitos de la sangre periférica normal” según decía textualmente un trabajo aparecido en el Internacional Journal of Oncolgy), la aplicación de hipertermia con el conocido aparato español Indiba (léase en el nº 116 el artículo Contrastada eficacia del tratamiento del cáncer con Hipertermia) y el consumo de Bio-Bac (hoy Renoven) –nos consta fehacientemente que Carmen Morán, portavoz de la Asociación de Consumidores de Bio-Bac, superó un glioblastoma multiforme sólo con Bio-Bac, ejercicio y una dieta adecuada como demuestra más allá de cualquier duda la abundante documentación médica que obra en su poder. Dicho esto agregaremos que a nuestro juicio el Dr. Ryke Geerd Hamer tiene razón cuando asevera que todo cáncer –y muy especialmente los tumores cerebrales- tiene su origen en un shock traumático que pilla a contrapié y se vive en soledad siendo siempre necesaria para su superación la resolución del conflicto a nivel psicoemocional.


Sr. Director: durante cierto tiempo he sido suscriptora de su agradable e interesante revista. Ahora la compro cada mes en el kiosco. Necesito su opinión -o la de sus asesores- porque resulta que me cae el pelo y cuando se lo comenté a un familiar que vive en Venezuela me envió un sobre con cortezas de un árbol llamado quina. Me dijo que cociera las cortezas con romero durante media hora, dejara enfriar la infusión y me la diera en el cuero cabelludo pero me han dicho que me puede subir la tensión arterial. ¿Es así? Espero pronto su contestación. Le queda muy agradecida y le envía un saludo,

Paquita Fajardo Moreno
(Salamanca)

El romero es una planta con numerosas propiedades medicinales y aromáticas que posee alcaloides, saponina, ácidos orgánicos y un 2% de un aceite esencial –el oleum rosmarini– que contiene a su vez cineol, alcanfor y borneol. Es antiespasmódica, estimulante, diurética, colagoga, cardiotónica, carminativa y mejora los procesos digestivos siendo además eficaz en las afecciones cutáneas y el alivio sintomático de reacciones alérgicas de la piel. En cuanto a la convicción de que permite evitar la caída del pelo está muy extendida –se añade por eso a muchos champús- pero no conviene usarse en caso de ser hipertenso. De hecho son numerosas las plantas medicinales que se recomiendan en caso de hipotensión y no conviene utilizarlas si se sufre hipertensión. Es el caso del regaliz (Glycyrrhiza glabra) -por su riqueza en glicirricina-, del cardo mariano (Silybum marianum) –por contener tiramina-, del ginseng y de la bolsa de pastor (Capsella bursa-pastoris) –muy usada para controlar las hemorragias, especialmente las menstruales-, del eleuterococo o ginseng siberiano (Eleuterococus senticosus), del café, del mate, de la menta piperita, del guaraná (Paullinia cupana) y, efectivamente, del romero (Rosmarinus officinalis). En cuanto a la corteza de la quina es febrífuga, tónica y antiséptica conteniendo diversos alcaloides muy útiles en caso de paludismo; entre ellos la quinina, la quinidina, la cinconina y la cinconidina. Asimismo contiene principios astringentes -taninos proantocianidoles dímeros y trímenos-, ácidos orgánicos -ácido quinotánico y rojo cincónico- y compuestos terpénicos. Y se emplea en forma de polvo, extracto, tintura, jarabe, vino, infusión o… cocida para lavar heridas y úlceras. No nos consta sin embargo a qué puede achacarse que evite la caída del pelo. Resumiendo, la mezcla de quina y romero aplicada en el cabello no va a provocarle una subida de tensión si está sana pero no es aconsejable que la use si es hipertensa. Agregaremos que nuestra sugerencia para quien tenga alopecia -sea androgénica o areata- es eliminar de la dieta los azúcares, el café, el tabaco, el alcohol, las frituras, los productos cárnicos, las grasas saturadas, los lácteos, el cacao, las colas y el té negro siendo en cambio beneficiosa la ingesta de frutas, verduras, frutos secos, legumbres, arroz integral, germen de trigo, pepino y jengibre. Debe saberse además que la pérdida patológica de cabello puede deberse a múltiples causas: el estrés, cambios hormonales, una enfermedad grave, sífilis, lepra, la tiña, la psoriasis, el lupus eritematoso, una infección microbiana, una dieta hipocalórica, la carencia de determinados nutrientes -como el zinc, el cobre, el azufre, el hierro y el silicio-, una hipovitaminosis o un déficit de proteínas. Téngase en cuenta. Terminamos indicando que a veces es útil lavarse el pelo con zumo de limón puro que debe aclararse luego con una decocción de tomillo y romero así como aplicarse arcilla del Mar Muerto.


Estimado Sr. Campoy: me agrada mucho la revista porque aprendo con los temas que tratan. Le escribo porque una doctora naturista me dijo que los metales de cuatro de las fundas que llevo en dos puentes en la boca son la causa de que tenga la sangre espesa y el colesterol alto. Sin embargo, aún cuando su opinión me parece muy respetuosa, algunos dentistas y el médico forense me dicen que no hay base científica para tal diagnóstico ni estudio realizado que confirme tal punto de vista. Además me dice que debería ponerme un puente de cinco piezas de zirconio, material muy caro y quebradizo que no me recomiendan. No quiero cansarle: me gustaría saber si me puede ayudar porque la doctora –que me merece todo el respeto por su larga trayectoria- me dice que corro el riesgo de sufrir una embolia o un ataque cardiaco y para evitarlo me somete a tratamiento con el Par Biomagnético. Reciba un cordial saludo.

Francisco Iniesta García
Las Gabias (Granada)

Se dice que la sangre está “espesa” cuando es más densa o viscosa de lo normal lo que suele achacarse a una notable deshidratación, a un exceso de colesterol en sangre o a un exceso de glóbulos rojos por sobreproducción de inmunoglobulinas G. De ahí que haya quien asegure que la causa pueda estar en una toxemia y, por tanto, provocarlo –entre otras cosas- una intoxicación por el mercurio de las amalgamas dentales. Evidentemente muchos dentistas siguen negando que las amalgamas sean peligrosas pero a estas alturas mantener esa postura roza el ridículo. Le invitamos a leer en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que con el título Las amalgamas de mercurio son peligrosas publicamos en el nº 54 recordando que así lo terminaría reconociendo la propia Food and Drug Administration (FDA) en junio del 2008 tras décadas de ocultación e informaciones contradictorias e interesadas tanto por parte de esa agencia como de los colectivos médicos. «Las amalgamas dentales que contienen mercurio pueden tener efectos neurotóxicos sobre el sistema nervioso durante el desarrollo de los niños y los fetos», podía leerse ya sin ambages en la web de la FDA. Y la asunción de que es así se tomó tras llegar a un acuerdo con varias asociaciones norteamericanas que habían acudido a la justicia para exigir su retirada por entender que el mercurio de las amalgamas es causa de numerosas enfermedades, algo que la FDA, los ondontólogos y los dentistas se han pasado décadas negando con la manida excusa de que “no había pruebas científicas de su peligrosidad”. La FDA aceptó replantearse esa postura en el 2006 constituyendo un nuevo panel de expertos para que se pronunciase y sólo dos años después reconocería que había que advertir a los consumidores de sus riesgos potenciales. Nuestro consejo es pues que se quite las amalgamas con alguien que sepa hacerlo para no correr el riego de intoxicarse con la extracción. En cuanto al zirconio es un metal muy duro bien tolerado por los tejidos humanos y por eso se emplea en articulaciones artificiales y prótesis dentales. El problema es que las piezas dentales que se hacen con él no son íntegramente de zirconio sino sólo la base –la parte que cubre el muñón- pues la corona suele ser de porcelana. De ahí que su resistencia no sea mayor que la de otros compuestos.


Estas cartas aparecen en
135
Febrero 2011
Ver número
Última revista
Último número Octubre 2020 de la revista mensual Discovery DSalud
241 | Octubre 2020
Cartas al director Editorial Ver número