CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 144 / DICIEMBRE / 2011

Sr. Campoy: en el interesante reportaje La Terapia Gerson que apareció en el nº 142 de la revista se explica cómo hay que hacer los enemas de café pero no me queda nada claro si hay que poner el café tal cual o la infusión que hacemos habitualmente con cafetera. Como quiero probarlo le ruego me indique el modo correcto. Agradeciendo su atención le saluda.

Pepa Casas

Aunque ya habrá recibido la respuesta publicamos su carta para mejor comprensión de otros lectores: hay que llenar dos cucharadas soperas de café natural molido -no torrefacto ni instantáneo- en un litro de agua mineral o destilada que previamente haya calentado. Luego se remueve todo y se deja que hierva 3 minutos. A continuación se baja la intensidad del fuego y se continúa calentando todo otros 15 minutos pero ya a fuego lento, sin que hierva el agua. Se apaga el fuego pasado ese tiempo, se filtra bien el contenido -con un colador fino o, mejor, un filtro de papel-, se deja enfriar el líquido hasta estar templado y luego se llena la bolsa de plástico con el enema que debe introducirse en el recto para que llegue hasta el intestino donde debe intentar mantenerse entre diez y quince minutos. Esperamos haber sido más explícitos.


Sr, Director: ante todo gracias por tan magnífica revista. Verá, como muchos otros lectores padezco de miopía y astigmatismo y llevo desde hace tiempo dándole vueltas al asunto de la gimnasia ocular y de sus derivados. Es por ello que hace poco encontré unas gafas llamadas «estenos» que, junto con algo de buena alimentación, prometen reducir mucho las dioptrías. ¿Se trata de otro timo más? ¿Qué hay de cierto en ello? ¿En qué casos sería recomendable su uso? Gracias y un saludo.

Nacho Pérez

Estenos es el nombre que reciben las llamadas gafas reticulares o estenopeicas que hace tiempo se diseñaron para ayudar al ojo a resolver muy distintos problemas de visión. Se trata de unas gafas opacas –no de cristal pues- a las que se han hecho pequeños agujeritos circulares que obligan a los ojos a intensificar su habilidad natural para focalizar tanto de cerca como de lejos forzando para ello a los músculos oculares a relajarse. Agujeritos que se han hecho controlando con cuidado su tamaño, posición y el ángulo de entrada de la luz. Su diseño hace que la luz recibida sea la frontal al reducir la entrada de la luz lateral o periférica, algo que aumenta el grado de enfoque de los ojos. Como cuando uno mira a través de un círculo formado por un dedo (vea la imagen adjunta). Ahora bien, la visión puede mejorar algo o mucho. Siendo en este segundo caso cuando es obvio que la disminución de la agudeza visual se debe sobre todo a un defecto de refracción y no a una lesión patológica. Y en tal caso –no en los demás- el uso de estas gafas y la realización de ejercicios oculares –como moverlos simultáneamente 30 minutos diarios (en tandas de diez) hacia arriba y hacia abajo, a izquierda y derecha y en sentido circular, ora en el sentido de las agujas del reloj, ora en el contrario- puede efectivamente ayudar a recuperar el defecto visual al proporcionar mayor resistencia, coordinación y flexibilidad al músculo ciliar. ¿Y cómo se usan? Basta colocarse las gafas, esperar unos segundos a que los ojos se adapten a los orificios -no hay que esforzarse en enfocar, eso es contraproducente- y esperar a que los ojos se adapten por sí mismos a la nueva situación. Luego basta dirigir la mirada a lo que se quiere ver; incluido un libro o un programa de televisión. Siempre esperando al cambiar de vista a que el ojo se adapte. Esto debe hacerse poco a poco –aumentando el tiempo unos minutos cada día- para que el ojo se adapte y los músculos utilizados se refuercen. Es como ponerse a hacer bicicleta estática; debe dar tiempo a los músculos –sobre todo si están “atrofiados”- a que se adapten y refuercen. Si se practica pues a diario aumentando progresivamente el tiempo la vista mejorará día a día corrigiendo el defecto visual. Lo que tarde dependerá del grado de deterioro. Y sí, conviene hacer una dieta sana especialmente rica en betacarotenos (vitamina A). Dicho esto agregaremos que estas gafas no funcionan bien cuando la luz ambiente es escasa y que no deben utilizarse jamás –no hay visión periférica- cuando se conduce, se hace deporte o se realiza una actividad peligrosa. En cambio con el tiempo son útiles en casos de miopía, astigmatismo, hipermetropía y presbiopía a la hora de leer, ver la televisión o trabajar en el ordenador. Y en casos de estrabismo ayudan a una mejor integración de los ojos. Es más, ayudan en casos de cataratas e incluso de albinismo (en este caso al reducir la cantidad de luz solar). Nos resta decir que estas gafas las desarrolló hace ya un siglo el oftalmólogo estadounidense William H. Bates (1860-1931) y de ahí que la terapia se conozca hoy como Método Bates.


Sr. Director: tengo un problema que le expongo por si pudiera orientarme. Padezco hepatitis C (genotipo 1) desde hace 25 años pero aún no he seguido ningún tratamiento con Interferón porque en casos cercanos de otros enfermos he visto que no sólo no se han curado sino que en poco tiempo han empeorado sufriendo efectos colaterales muy serios. Ustedes sugieren a veces productos y tratamientos con menos efectos secundarios pero yo no conozco a ningún profesional o clínica que los aplique. Me urge porque en el servicio donde me llevan el control insisten en que me lo dé. Debe ser que el hígado está dañado a pesar de que yo me encuentro bastante bien. Muy agradecida de antemano.

Amparo
(Barcelona)

Ya hemos respondido a otros lectores sobre este asunto y a las respuestas dadas nos remitimos. En todo caso vamos a recordarle unas pautas. Ante todo, si usted se encuentra bien no tome fármacos y desintoxique su organismo eliminando el tabaco, el alcohol, el café, las gaseosas y colas los lácteos, las grasas saturadas animales, el azúcar (dulces, pasteles, chuches…), los hidratos de carbono refinados, los fritos y los alimentos preparados y en conserva; es decir, siga una dieta sana (La Dieta Definitiva es ideal en casos como el suyo). En segundo lugar acuda a que la trate con el Par Biomagnético alguien bien formado. Y si quiere prevenir problemas pruebe con Renoven y/o Viusid (ambos son útiles en casos de enfermedades víricas). En todo caso recordamos que son igualmente útiles el Cellfood, el extracto de semilla de pomelo y la vitamina C natural (en dosis altas pero en forma de ascorbato cálcico). Asimismo es útil la limpieza de la sangre con ozono. Y un tratamiento ortomolecular (lea en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que con el título Cómo tratar ortomolecularmente la hepatitis apareció en el número 65). Es más, le sugerimos que lea también el reportaje Microinmunoterapia: cómo afrontar la enfermedad ayudando al sistema inmune aparecido en el nº 81 donde se explica la eficacia en hepatitis C del un producto conocido como 2LCH. Y para reforzar el hígado tome cardo mariano /rico en silimarina). La decisión es suya.


Apreciado Sr. Campoy y equipo: tras años de estar tan «sana» para los médicos que tuve que dejar mi trabajo como profesora de Educación Física debido a un dolor horrible en el glúteo les explico cómo he llegado a gozar de excelente salud por si ello ayuda a alguien. Antes dormía fatal y me levantaba malhumorada; quería rendir y no podía. Ahora duermo cual bebé… y así cada día. Antes comía sano pero la gente se daba codazos diciendo al verme «Mira qué anorexia tiene”; ahora he conseguido diez kilos más de masa muscular y ósea sin tener más grasa. Y claro, muchos me preguntan qué hago para tener este tipo a mis 45 años. Antes no quería ni salir y ahora tengo energía para todo. Antes me dejaba hacer radiografías, TACs, resonancias, gammagrafías, revisiones ginecológicas anuales, análisis de sangre y de orina…y ahora me niego rotundamente. ¡Que se los hagan ellos! Antes sufría de estreñimiento y mal humor; ahora no. Antes tomaba medicinas para «curarme»; ahora no permito ni una. Eso sí, mi hija mayor está vacunada porque yo era tan “buena madre”…; pero la pequeña no. Sanidad vino a por mí pero les puse en su sitio. Antes me sentía morir, cada día más; ahora me siento protegida incluso del cáncer. No permito mamografías, citologías ni otras atrocidades. ¿Y cómo he conseguido esta excelente salud? Siendo yo misma quien estudia y decide. Y debo decir que mi fantástica salud se la debo ¡a la Apiterapia! Al veneno de abeja – ¿hay algo más natural?- llamado apitoxina, gran aliado para la salud que limpia, cuida las células y las protege. Claro que ahora empiezo también cada comida con fruta o verdura. Antes visitaba médico tras médico buscando soluciones; ahora sé lo que «solucionan». Y no dudo de que haya excepciones pero por si acaso a mí no me pillan más. Mil gracias por su trabajo de divulgación. Ustedes, como dirían en mi tierra, «los tienen pero que muy bien puestos», si se me permite decirlo así. Ahora yo también: he acabado la carrera de Derecho. Antes acabé…en el psiquiatra.

Adela Pérez Bonet
(Barcelona)

Nos congratula saber que hay lectores con tanto sentido común. Le felicitamos. Aunque su salud se debe sin duda a que se alimenta y duerme mejor, a que es usted alguien que ve la vida con optimismo, se mueve y no es sedentaria… y a que no toma tóxicos en forma de fármacos o agua y alimentos contaminados. Y ello sin quitar mérito a la Apiterapia cuyas posibilidades terapéuticas conocemos bien y en buena medida dimos a conocer ya en la revista. Sugerimos en ese sentido a nuestros lectores que lean en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que con el título El poder curativo de las abejas publicamos en el nº 29 de la revista.


Estimado Director: soy lectora habitual de su magnífica revista y le felicito por sus contenidos, novedades y valentía en el tratamiento de algunos temas «no políticamente correctos». Gracias. El caso es que tengo miomas uterinos por lo que le rogaría me informe de si tienen experiencia y opinión contrastada sobre un método de tratamiento llamado MRGFUS que los trata por medio de ultrasonidos. Al parecer es bastante novedoso y se practica en muy pocas clínicas o centros hospitalarios; en España en el Instituto La Cartuja de Sevilla. Agradeciendo sinceramente su atención quedo pendiente de la respuesta.

Isabel González

MRgFUS es un acrónimo de la expresión inglesa Magnetic-Resonance guided Focused Ultrasound Surgery o cirugía por ultrasonidos focalizados y guiados mediante resonancia magnética que consiste en emitir haces inocuos de ultrasonidos –no hay pues radiación- hasta la zona que se quiere tratar ayudados de un aparato que permite visualizarlo tridimensionalmente. Y se aplica hoy sobre todo para destruir miomas uterinos –también llamados fibromas, leiomiomas, leiomiomatas y fibromiomas- no precisándose hospitalización ni anestesia general, sólo sedación. Asimismo se usa para paliar el dolor en las metástasis óseas. Pues bien, salvo que los miomas –que son tumores benignos- le estén realmente molestando nuestro consejo es que no los toque. Si por el contrario le molestan lo suficiente como para decidir quitárselos, adelante. El riesgo de problemas es bajo pero no inexistente.


Estimado Sr. Campoy: hace poco más de un año conocí su revista y he tratado de buscar en ella alguna solución a mi dolencia sin éxito. Tengo 53 años y llevo 8 con dolor de tipo muscular, justo por debajo de la cadera derecha, en la zona glútea, que se irradia por la parte exterior de la pierna llegando hasta la rodilla e incluso más abajo cuando estoy muy mal. Es como si fuera una ciática o algo similar. No tengo sobrepeso. Me han hecho todo tipo de pruebas, radiografías y resonancia lumbar pero nadie me sabe decir a ciencia cierta cuál puede ser la causa. Algunos apuntan a que tengo una dismetría de 1,5 cm aproximadamente entre ambas piernas y una cadera más alta que la otra por lo que me recomendaron usar una plantilla correctora pero estuve cerca de 3 años usándola y no me solucionó nada. Otros me recomendaron que me la quitara pues era contraproducente. He acudido ya a un sinfín de especialistas, tantos que ya no puedo recordarlos a todos: fisioterapeutas, masajistas, traumatólogos, quiroprácticos –a uno titulado en Estados Unidos-, a la Fundación Kovacs, a naturistas, a fitoterapeutas de Medicina Tradicional China, al Par Biomagnético, a facultativos de Medicina Interna… Ahora llevo más de un año sin tomar ningún tipo de medicamento: sólo me pongo en casa un aparato de calor por infrarrojos para aliviar un poco el dolor. También estoy tomando magnesio que me mandó el naturista. El resto de complementos que me había mandado ya los terminé todos. Hice una cura de desintoxicación y varié mi dieta en la medida de lo posible eliminando la leche y tratando de no mezclar los alimentos de forma inconveniente. La fruta sola en el desayuno con un puñado de frutos secos; y cuando como carne lo hago sólo acompañada de verduras. En definitiva, he hecho todo lo que mi conocimiento alcanza para poder solucionar este problema que me mortifica a diario. Trabajo de comercial y tengo que caminar bastante y subir escaleras con frecuencia. También me veo obligada a permanecer parada de pie bastante rato lo que hace que el problema se agrave. Sólo mengua el dolor cuando estoy en reposo. Le estaría muy agradecida si me pudiera ayudar y decirme qué puedo hacer y a dónde acudir pues estoy realmente desesperada. Le doy mil gracias de antemano.

Cristina
(Gijón)

Lamentamos lo que le pasa pero no entendemos que a día de hoy no sepa siquiera su tiene o no una dismetría ya que es básico para saber qué tratamiento seguir. Hay pues ante todo que descartar o aceptar la existencia del problema. Le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com– el reportaje que con el título Importante avance en el tratamiento de las patologías posturales publicamos en el nº 111. En él hablamos de la Plataforma Posturométrica Lizard que permite diagnosticar en apenas tres minutos las alteraciones derivadas de la patología de la postura -desde los pies hasta la boca- y de las Plantillas Med Reflex X que ayudan a conseguir la postura adecuada sin cambiar de plantillas cada cierto tiempo porque pueden ser modificadas tantas veces como sea necesario. Ignoramos si en Gijón alguien las utiliza hoy pero si no es así puede llamar al Centro Itaka de Madrid que dirige Julio Alonso (91 521 51 85). La otra posibilidad que debe sondear es si el problema puede resolverse con la terapia conocida como Reeducación Postural Global. Hablamos de ella en el nº 49 de la revista en un artículo titulado Reeducación Postural Global: un tratamiento muy eficaz en las enfermedades reumáticas –lo puede leer en nuestra web- en el que explicamos que hace ya más de 25 años el francés Philippe Souchard demostró que problemas aparentemente inconexos como las contracturas, la inversión de curvaturas vertebrales, la cifosis, la escoliosis, la artrosis, la tendinitis, las hernias discales, el genu valgo o varo, los pies cavos o planos y ciertos vértigos o cefaleas tienen a menudo un denominador común: la rigidez de los músculos estáticos, No teniendo sentido según él atribuir pues las llamadas enfermedades reumáticas a la debilidad muscular cuando normalmente sucede todo lo contrario, que es el exceso de fuerza y rigidez de los músculos estáticos lo que da lugar a las mismas. Siendo a veces el ejercicio periódico, continuado e intenso el responsable de la rigidez de los músculos estáticos del cuerpo y ello, a su vez, causa de buena parte de las enfermedades reumáticas que por tanto deberían tratarse mediante estiramientos suaves de los músculos pero de forma global. Le sugerimos pues que busque a alguien especializado en esta terapia o, en su defecto, contacte con la Dra. Montserrat Palacín –miembro de nuestro Consejo Asesor- que pasa consulta en Barcelona (93 487 73 86).


Querido Sr. Campoy: ante todo quiero agradecerle la edición de Discovery DSALUD porque sus informes y consejos me han cambiado la vida. Tengo un kiosco de prensa y promociono y aconsejo la revista así como su página web a muchos de mis clientes con problemas de salud. Me podría extender en elogios pero pasaré a exponer mi problema. Tengo 49 años y durante aproximadamente 25 tuve la bacteria estomacal Helicobacter Pylori que finalmente se erradicó con tratamiento antibiótico pero durante todos esos años, sumando mi dieta incompleta e inadecuada (por problemas gástricos), tuve úlcera sangrante duodenal, osteoporosis, sinusitis crónica y alergias varias. Bueno, pues tras un sinfín de pruebas diagnósticas innecesarias y tratamientos médicos inadecuados y sin éxito decidí optar por otro camino y a día de hoy, tras recoger información del D. Ignacio Chamorro, discípulo de la Dra. Hulda Clark, realizar limpiezas hepáticas y reducir -casi eliminar- mis alergias -sobre todo respiratorias- me queda la asignatura más importante: tengo aún “hígado graso” diagnosticado por ecografías y analíticas de sangre. Mi constitución es delgada -mido 1,72 cm y peso 61 kg-, sigo una dieta equilibrada sin apenas ingesta de grasas, hago deporte aeróbico, yoga y estoy en tratamiento con calcio de herbolario, algún complejo vitamínico e infusiones (cardo mariano, alcachofa…). No obstante mi problema sigue latente, respiro mal por inflamación de la mucosa nasal y tengo mis defensas al límite. Es por ello por lo que me gustaría recibir sus consejos. Me preocupa bastante porque a mi juicio la Medicina Convencional no le da la importancia adecuada en mi caso. Un abrazo.

Juan Antonio Laiseca
San Fernando de Henares (Madrid)

No nos dice usted si se ha hecho algún test que determine no ya posibles alergias sino intolerancias alimentarias. Y es básico por lo que debe hacerse uno si no lo ha hecho y eliminar de su dieta todo alimento al que sea no ya alérgico sino intolerante. Y le sugerimos que no se alimente ni con productos precocinados ni enlatados desterrando además los conservantes artificiales, los alimentos fritos y el uso del microondas. Le conviene asimismo someterse al Par Biomagnético con alguien experto -le sugerimos acudir a D. Juan Carlos Albendea (91 704 57 81)- para eliminar la posibilidad de que tenga microbios patógenos que pudieran ser la causa. Dicho lo cual añadiremos que en el hígado graso son útiles efectivamente las infusiones de cardo mariano -es hepatoprotector y regenerador de los hepatocitos por su contenido en silimarina, flavonoide con capacidad para estabilizar la membrana de la célula hepática-, el consumo de lecitina de soja con la comida -facilita la metabolización de las grasas e impide que éstas se depositen en el hígado-, la ingesta de un compuesto de resveratrol -polifenol presente en diversas frutas y verduras pero especialmente en las uvas y el vino tinto que ayuda a prevenir y recuperar el hígado graso por su capacidad antioxidante pero especialmente porque actúa sobre moléculas clave en la cascada inflamatoria como el Factor de Necrosis Tumoral además de aumentar el nivel del llamado colesterol “bueno” (HDL), reducir el fibrinógeno, disminuir la capacidad de oxidación del LDL y reducir tanto las moléculas de adhesión monocitarias y endoteliales como la propia adhesión funcional de estas células al endotelio- y un complejo de aminoácidos que contenga metionina, ácido aspártico, treonina y lisina. Sepa asimismo que –como explicamos en la sección de Noticias del nº 123- el Viusid es eficaz en casos de hígado graso no alcohólico. Lo constató un trabajo científico de investigación dirigido por el Dr. Eduardo Vilar -miembro del Departamento de Hepatología del Instituto Nacional de Gastroenterología de La Habana (Cuba)- que se publicó en Alimentary Pharmacology & Therapeutics. Cabe añadir por último que en casos graves quizás lo más eficaz sea un tratamiento con Ozonoterapia. Es muy eficaz en casos de hígado graso; y es que el ozono, además de microbicida, ayuda a regenerar las células hepáticas según constató en su día el Instituto de Medicina Avanzada de Valencia para cuyos miembros la causa principal de esta patología está en una alteración de la flora bacteriana intestinal debido a los malos hábitos dietéticos o al mal estado de los alimentos lo que provoca un exceso de bacterias pútridas productoras de alcohol que es lo que intoxicaría de forma crónica el hígado. Como nuestros lectores saben la Ozonoterapia es eficaz en el tratamiento de numerosas patologías por su poder antiinflamatorio, bactericida, fungicida, viricida y cicatrizante. Y sin efectos secundarios. Le sugerimos que lea en nuestra web- www.dsalud.com– el artículo que con el título La Ozonoterapia, eficaz en casos de hígado graso publicamos en el nº 98. Probablemente sea en ese centro donde mejor pueden tratar un hígado graso. En todo caso sepa que éste –sobre todo el macrovesicular- suele ser reversible y no ser nocivo por sí mismo. Porque no existen pruebas objetivas de que un hígado graso lleve “per se” a la cirrosis. Según los expertos de ese instituto para que ello ocurra es necesario que estén implicados otros agentes hepatotóxicos como el alcohol o el tetracloruro de carbono. Es más, aseguran que en general el hígado graso no alcohólico tiene un tratamiento eficaz y sencillo, especialmente si el enfermo sigue a rajatabla y de forma inmediata una serie de recomendaciones. Según ellos el número de casos está aumentando en España no ya porque a la vez esté aumentando el consumo de alcohol –que también- sino a causa de una inadecuada combinación de alimentos o la ingesta de algunos que se hallan intoxicados en la cadena alimentaria ya que ello provoca en nuestro interior una fermentación pútrida que se acompaña de gran producción de edol y ecatol -dos alcoholes que produce nuestro intestino- habiendo personas cuya flora llega a producir hasta ¡un litro diario de alcohol! Siendo esa situación de intoxicación, sostenida en el tiempo, lo que puede llevar no sólo a un hígado graso sino, incluso, a una cirrosis. De ahí que en ese centro se dé absoluta preferencia a la salud de la flora bacteriana e intenten que el enfermo mantenga un pH metabólico equilibrado. Si no mejora nuestro consejo es pues que se ponga en contacto con la doctora Teresa Añón Marín que es quien lo dirige. Su web es www.ima-valencia.com.


Estimado Director: llevo varios meses tomando Pradaxa, fármaco que me ha producido en algunas ocasiones pequeñas hemorragias en la micción. Pues bien, en el número 140 de la revista responden a una lectora de Vizcaya que “este medicamento puede sustituirlo, con el mismo resultado, por dos cucharaditas diarias de chocolate puro y sin efectos secundarios”. Con objeto de poder tomarlo y abandonar el Pradaxa consulté el asunto con un eminente doctor que colabora con la revista y me dijo que eso no estaba demostrado. Estoy pues muy confundido y no me he atrevido a sustituir el Pradaxa por el chocolate. ¿Pueden aclararme esta cuestión? Atentamente,

Fernando Benítez Valdivia
San Roque (Cádiz)

Omite usted que en nuestra respuesta explicamos a esa lectora que el Dabigatrán etexilato, anticoagulante oral que se comercializa como Pradaxa, está sólo aprobado para la prevención primaria de eventos tromboembólicos venosos en pacientes adultos sometidos a intervenciones programadas de artroplastia total de cadera y rodilla… y nada más. Aunque haya médicos que estén recetándolo en lugar de los fármacos aprobados para ello –que nosotros tampoco tomaríamos nunca- en una práctica éticamente vergonzosa. Porque como efectivamente afirmamos se obtiene un efecto similar con dos simples cucharaditas diarias de chocolate puro hecho con extracto seco de granos de cacao (sin leche pues), ingerir huevos enteros -sus proteínas retrasan la coagulación sanguínea y demoran la conversión del fibrinógeno en fibrina, base estructural de los coágulos de sangre- o tomar cápsulas con ácidos grasos esenciales omega 3 como las del Aceite de Krill NKO y el Lyprinol. Bueno, pues que el chocolate negro -sin leche ni azúcar- reduce la posibilidad de sufrir trombos lo constató un equipo de investigadores de la Universidad de California (EEUU) hace ya más de diez años y así lo dimos en conocer en la sección de Noticias del nº 34. Éstos constataron que bastan 25 gramos para que en apenas unas horas el nivel de agregación plaquetaria en sangre disminuya y, por tanto, el riesgo de sufrir un coágulo. Posteriormente una investigación efectuada por el Dr. Christian Heiss –médico del Heinrich-Heine University– que se publicaría en Journal of the American College of Cardiology (JACC) constataría que el consumo diario de cacao logra que haya en sangre el doble de células angiogénicas encargadas de reparar los vasos sanguíneos cuyo deterioro puede dar lugar al desarrollo de patologías cardiovasculares. En ese ensayo –aleatorizado y a doble ciego- los participantes ingirieron dos veces al día durante un mes una bebida hecha con cacao rica en flavonoides y otra igualmente de cacao pero con niveles inferiores de los mismos. Constatándose que entre quienes ingirieron el cacao más puro mejoraba la función de los vasos sanguíneos en un 47% y se reducía significativamente la presión arterial sistólica (estudios anteriores ya habían sugerido que el cacao relaja las paredes de los vasos sanguíneos). Y más recientemente Norman Hollenberg -miembro de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard (EEUU)-, tras investigar durante 15 años a centenares de personas mayores de diferentes culturas, afirmaría en un artículo publicado en International Journal of Medical Sciences su convencimiento de que el cacao previene las patologías cardiovasculares, el cáncer y la diabetes no sólo por su riqueza en bioflavonoides sino merced a su alto contenido en epicatequinas. Hollenberg –como en su día explicamos- contaría que su interés por el cacao comenzó al saber que los kunas, indígenas panameños que tienen por costumbre beberse cinco o seis tazas diarias de chocolate puro, apenas padecen esas enfermedades, no hay entre ellos casos de demencia y prácticamente no hay tampoco personas con la presión sanguínea alta. Al principio pensó que tendrían algún gen que les protegía pero pronto comprobaría que en cuanto un kuna emigraba y se iba a vivir a una ciudad occidental y moderna la hipertensión pasaba a ser en él algo común lo mismo que los casos de isquemia, infartos, diabetes mellitus y cáncer. Fue entonces cuando averiguó que lo único que muchos kunas beben a lo largo de su vida, además de agua, es chocolate. Siendo así como coligió que en él estaba la clave. Cabe añadir que las epicatequinas son un tipo de flavonoides entre cuyas propiedades está el de elevar los niveles de óxido nítrico en sangre, algo que ayuda a relajar los vasos sanguíneos y mejorar el flujo sanguíneo. Lo lamentable es que la mayoría de las empresas chocolateras las eliminan al fabricar industrialmente sus productos porque dan sabor amargo. Y encima suelen añadir a sus productos leche de vaca y azúcar. Así que ya lo sabe: el chocolate puro -sin leche ni azúcar- hecho de cacao al que no le han quitado las epicatequinas es excelente para la salud cardiovascular. Los demás chocolates no tienen esas propiedades.


Estas cartas aparecen en
144
Diciembre 2011
Ver número