CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 137 / ABRIL / 2011

Sr. Director: vivo en Barcelona, tengo 42 años y sufro hipertensión emocional. Estoy tomando tres pastillas diarias y una aspirina infantil para mejorar la circulación de la sangre. También tengo los triglicéridos altos. Llevo luchando contra los atracones nocturnos más de 20 años. He acudido a médicos y a medicinas alternativas. Después de dos meses -en verano- pensé que había ganado la guerra a este problema pero no fue así. He vuelto a recaer. Es decir, me vuelvo a dar atracones cada noche y he vuelto a engordar 6 kilos. Es la pescadilla que se muerde la cola. Actualmente soy pensionista y amo de casa. Tengo mucha faena y eso me altera más. Desearía saber si conoce en Barcelona a algún profesional que sea especialista en temas como el mío. Muchas Gracias.

Juan Antonio
(Barcelona)

Mire, su problema se resuelve dejando de tomar fármacos, desintoxicándose a fondo y siguiendo La Dieta Definitiva. Lisa y llanamente. Mientras, si tiene demasiada ansiedad tome 3 mg melatonina media hora antes de dormir -ya es legal en España- y una cápsula de triptófano hasta equilibrarse emocionalmente. En cuanto a la circulación de la sangre camine a diario e ingiera en el almuerzo un par de cápsulas de Aceite de Krill. Debería ser suficiente.


Sr. Director: tengo un sobrino de cinco años diagnosticado de Púrpura de Schoniein Henoch con proteinuria de rango nefrótico. Sigue un tratamiento con Enalapril y Losartan. Presenta edemas y exantemas con orina colúrica. Las pruebas complementarias muestran la siguiente bioquímica hemática: urea 41 mg/dl.; Cr. 0,28 mg /dl.; colesterol total 313 mg/dl (LDL -C 230 mg/dl.); albúmina 2.950 mg/dl. En orina elemental: proteinuria y hematuria. En orina de 24 h. proteinuria 1.580 mg (equivalentes a 90 mg/m2/h) y albúmina 1381 mg/24 h. No se sabe la procedencia pero llevamos un tiempo en que no mejora. El niño está como inerte, sin ganas de moverse. Tiene las articulaciones algo hinchadas y casi no se tiene en pie. El cuerpo presenta granos por toda su superficie. Me gustaría que me indicara algún camino a seguir. Sobre todo qué alimentación llevar porque tiene los dos riñones muy tocados y orina sangre. Le dicen que si no ven mejoría en un tiempo le tendrán que hacer una biopsia y un tratamiento con corticoides. Un cordial saludo.

Santos

Los médicos llaman Púrpura o Síndrome de Schönlein-Henoch -y Púrpura anafilactoide, Púrpura reumatoidea, Peliosis reumática o Púrpura alérgica (¡será por nombres!)- al padecimiento de vasculitis -inflamación de vasos de pequeño calibre- con aparición en la piel (generalmente en glúteos, piernas y codos) de unos puntos de color púrpura que cursan con sensibilidad o dolor articular, dolor abdominal, náuseas, diarrea o estreñimiento, vómitos o heces en sangre (no siempre aparecen todos los síntomas). A veces afectando a los riñones y provocando una glomerulonefritis generalmente asintomática que cursa efectivamente con hematuria y proteinuria en el sedimento. Afortunadamente no suele dar lugar a insuficiencia renal. Y como en los casos de casi todas las demás llamadas “enfermedades” se ignora la causa y por eso los médicos no saben ni cómo prevenirla ni cómo tratarla así que se limitan a sugerir la ingesta de corticosteroides. Se considera una enfermedad “autoinmune” perteneciente al grupo de las vasculitis leucocitoclásticas. Ahora bien, como en ocasiones aparecen simultáneamente infecciones respiratorias algunos investigadores se plantean si hay implicados estreptococos pero no está constatado. En cuanto al Enalapril y el Losartan se trata en ambos casos de antihipertensivos diuréticos que también se usan en la insuficiencia cardíaca congestiva cuya ingesta puede provocar tos, mareos, sarpullido, inflamación de la cara, la garganta, la lengua, los labios, los ojos, las manos, los pies, los tobillos o las pantorrillas, ronquera, dificultad para respirar o tragar, coloración amarillenta en la piel o los ojos, fiebre, dolor de garganta, escalofríos, vértigo, hipotensión y… ¡debilidad, aturdimiento, desvanecimiento y fatiga o astenia! ¿Le suena? A nuestro juicio no se justifica pues que su sobrino los ingiera. Nuestro consejo es que se someta a sendos test de alergia e intolerancia alimentarias para eliminar de su dieta todo lo que pueda hacerle daño -que empiece dejando la leche y los lácteos de inmediato-, se compruebe si está intoxicado por metales pesados –y en tal caso que le hagan una quelación-, se averigüe si el problema empezó poco después de recibir alguna vacuna –y si es así entonces hay que contrarrestar los efectos-, se le teste si tiene algún tipo de infección –por ejemplo con el Par Biomagnético– y siga un proceso general de desintoxicación con una dieta equilibrada libre de azúcares, hidratos de carbono refinados, chuches, grasas saturadas y carne roja procurando no tomar alimentos enlatados o envasados con conservantes u otros aditivos. En todo caso y teniendo en cuenta que orina sangre le sugerimos que su sobrino acuda a consulta con el Dr. Diego Jacques (91 799 14 79).


Sr. Director: gracias por compartir sus conocimientos con todo el mundo. Vivo en Colombia y quisiera consultarles lo siguiente: ¿ustedes no sufren en España de hipertensión arterial? Por aquí la tasa de mortalidad a causa de este problema es grande. ¿Qué recomiendan ustedes para tratarla? Yo tomo a diario un gramo de vitamina C, ajo, prolina, lisina, zinc, magnesio y lecitina de soja evitando todo lo que tenga sal. Además hago ejercicio y no fumo. Recuerdo haber leído en la revista que con 10 gotas de cloruro de magnesio al acostarse se controla. ¿Es así? ¿Y es lo mismo tomar magnesio? Mil gracias por su respuesta.

Hernán Jiménez
Manizales (Colombia)

La hipertensión arterial puede tener muy diversas causas: la ingesta excesiva o habitual de café, alcohol, sal, tabaco o drogas (y los fármacos son drogas duras), el sobrepeso, la obesidad, el sedentarismo, el estrés, problemas medioambientales (sobre todo la exposición a radiaciones telúricas y electromagnéticas), la apnea del sueño, una nefritis, la gota, la diabetes, el llamado síndrome de Cushing, la coartación de la aorta, un tumor cerebral, una disfunción en el metabolismo del calcio o hasta la ingesta de patatas, tomates, pimientos o berenjenas crudas ya que contienen alcaloides (concretamente glicoalcaloides). De hecho cuando los médicos ignoran qué la produce se la denomina hipertensión esencial. Debe pues valorarse cada caso personalmente. Ahora bien, normalmente se debe a un déficit de nutrientes debido a una alimentación inadecuada que hace que las paredes arteriales se deterioren. Por lo que nuestra sugerencia –como ya en su día explicamos- es que adelgace si lo necesita, se alimente de forma equilibrada, haga algo de ejercicio a diario, reduzca la ingesta de sal, limite o suprima el consumo de azúcar e hidratos de carbono refinados, las grasas saturadas, los lácteos, el alcohol, el café, el tabaco y las sustancias excitantes, evite el agua clorada y con gas, siga una dieta rica en fibra, aumente la ingesta de vegetales crudos y frutas en general -las cebollas y los ajos son especialmente útiles-, ingiera tres o cuatro veces a la semana pescado azul, elija para cocinar o aliñar las ensaladas aceite de oliva virgen extra y no fría nunca los alimentos. En cuanto a posibles suplementos útiles le sugerimos que se asegure de ingerir de forma habitual ácidos grasos esenciales –el ácido linoleico provoca una acción hipotensora importante desencadenada por su actividad sobre las prostaglandinas de la serie E-, vitaminas E y C -ésta conjuntamente con bioflavonoides (la vitamina C es hipotensora y reduce la agregación plaquetaria cuando se ingiere conjuntamente con vitamina E)-, cloruro de magnesio –veinte gotas al acostarse-, coenzima Q-10, alimentos ricos en yodo como los mariscos, el ajo, el mero, las acelgas o las judías verdes -su deficiencia favorece la aparición de hipertensión-, alimentos ricos en potasio como los plátanos, los melones dulces o los albaricoques -su carencia lleva a que aumente la presión sanguínea-, bromelaina -es un inhibidor de la agregación plaquetaria- y betacarotenos -fundamentales en la prevención de las patologías cardiacas y arteriales-. En cuanto a la fitoterapia hay multitud de plantas con efectiva y reconocida actividad hipotensora como el espino blanco, el olivo, el muérdago, la pervinca, la agripalma y el crisantelo. Por lo que se refiere al magnesio y ya que lo pregunta lo más eficaz es en forma de cloruro pero si no soporta el sabor puede tomarlo en forma de carbonato de magnesio.


Sr. Director: me han diagnosticado intestino espástico, sufro intolerancias a varios alimentos -entre ellos a los lácteos- y mis defensas están muy bajas por lo que decidí tomar Ergyphilus Confort, un producto que aparece en la sección de Escaparate de la revista pero al pedirlo en la farmacia me dijeron que no puedo tomar ningún probiótico que lleve Lactobacillus porque éstos derivan de la lactosa a la que soy intolerante. ¿Es eso cierto? Yo creo que todos los probióticos llevan Lactobacillus. Y una segunda cuestión: ¿está la Semilla de Chía indicada en caso de intestino irritable? ¿Es verdad que combate el estreñimiento? Gracias por su atención y enhorabuena por la revista.

Marcos
(A Coruña)

La intolerancia a la leche se debe a la lactasa -su azúcar natural-, a la caseína o a las proteínas del lactosuero (betalactoglobulina y alfalactoalbúmina) y, por tanto, no creemos que la ingesta de un producto con Lactobacillus –bacterias que no “derivan de la lactosa” como a usted le han dicho- vaya a hacerle daño. Por lo que a su segunda pregunta se refiere le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que con el título Las semillas de chía, un alimento supercompleto publicamos en el nº 116 donde entre otras muchas cosas se explicaba que al ingerirse forman un gel que provoca una liberación lenta de los hidratos de carbono y una igualmente lenta conversión de sus carbohidratos en glucosa al obtener energía. Y que al ser ricas en fibra soluble muciloide crean una barrera física entre los carbohidratos y las enzimas digestivas que hace que se digieran de forma uniforme y lenta. Por eso puede ser útil en las personas con problemas de intestino irritable o estreñimiento.


Sr. Campoy: soy suscriptora desde el comienzo y en estos años no he visto nada publicado sobre la apnea del sueño por lo que me gustaría saber si hay algún remedio natural ya que la sufro y me preocupan bastante las consecuencias que de ella se derivan. Resido entre Asturias y Granada por lo que me vendría bien un profesional de alguna de esas dos zonas. Confío en que me responda e investiguen sobre este tema para publicarlo en la revista. Gracias anticipadas a todo el equipo.

Marga
(Granada)

Se dice que alguien sufre apnea del sueño –médicamente Síndrome de Apnea Obstructiva de Sueño- cuando se le obstruyen las vías respiratorias altas mientras duerme –a veces de forma sólo intermitente- haciendo que el flujo de aire hacia los pulmones se interrumpa (si sólo disminuye se habla de hipopnea) lo que le lleva a despertarse para respirar. Y quien la padece suele tener por eso menos oxígeno y más anhídrido carbónico en sangre de lo normal. Pudiendo desembocar con el tiempo en latido irregular del corazón, presión arterial alta y, en casos graves, llevar a un ataque cardiaco o a una apoplejía. Y se sabe que tienen mayor riesgo de padecerla las personas con exceso de peso y/o hipertensión, los fumadores y las personas de cuello ancho o anormalidades de las vías respiratorias. Siendo los síntomas más comunes somnolencia diurna, dolor de cabeza, jadeos y ronquidos fuertes y sonoros durante el sueño. Pues bien, la razón parece estar en la acumulación de grasa en el cuello o una musculatura excesiva aunque a veces se debe a una comprensión patógena del opérculo torácico (lo que en este último caso puede resolverse quirúrgicamente). En cuanto a posibles tratamientos lo más recomendado es la terapia denominada CEPAP que consiste en una mascarilla que inyecta a través de la nariz un flujo continuo de aire a una presión mayor que la del ambiente para salvar las obstrucciones (obviamente la presión debe estar ajustada para cada paciente.) Otra posibilidad es utilizar –en los casos que procede- la férula diseñada en España por el Dr. Pedro Mayoral; se trata de un dispositivo bautizado como Lirón que cuenta con el aval de instituciones como la European Academy of Dental Sleep Medicine, la American Academy of Dental Sleep Medicine y el Instituto de Investigación del Sueño. Eso sí, la acción de ese dispositivo es puramente mecánica ya que lo que hace es simplemente sujetar la lengua e impedir que caiga hacia atrás obstruyendo el paso del aire. Y funciona tanto si se respira por la nariz como por la boca pudiéndose ajustar en cualquier momento para obtener el máximo confort. Otra posibilidad es operarse pero sólo se justifica cuando la causa es la obesidad o una musculatura excesiva. Pero ante todo la persona afectada debe adelgazar si está con sobrepeso o es obesa.


Sr. Director: tengo 41 años y le escribo porque soy una de las afectadas por el jarabe Broncofenil Forte que se comercializó entre 1974 y 1977. Lo recetaban para catarros y gripes a menores de 8 años, contenía tetraciclina y dejó los dientes gris-amarillentos a todos los niños que en esa época lo tomamos. Pero además del color nos dejó los dientes débiles y ahora se rompen. Yo, por ejemplo, ahora los estoy arreglando y tengo que hacer frente a un presupuesto de 12.000 €. Llevo toda la vida indignada por el desastre que me produjo ese jarabe y supongo que alguien se tendrá que hacer responsable. ¿A dónde podría recurrir para poner una reclamación? Un saludo.

Carolina Casado
San Sebastián (Guipúzcoa)

Las tetraciclinas se siguen usando pero el prospecto ya avisa hoy que durante el desarrollo dental -segunda mitad del embarazo, lactancia y niños menores de 8 años- puede causar decoloración permanente de los dientes (de gris parduzco a amarillento). Los fabricantes lo reconocen aunque los pacientes y muchos médicos lo ignoren o hagan caso omiso. Y las autoridades sanitarias lo permiten a pesar de que hay numerosas alternativas. Luego es legal. Y está advertido para que nadie pueda reclamar. ¿Qué ni a usted, ni a sus padres, ni a los millones de personas que hoy tienen ese problema de coloración dental se les advirtió entonces? Se alega que no se sabía. Y como además ha pasado tanto tiempo las posibles responsabilidades han prescrito. Los responsables se irán pues “de rositas”; como en tantos otros casos. En cuanto a que la dentadura se le esté deteriorando por esa misma razón y no por otras es más discutible; o, al menos, más difícilmente comprobable. Nos tememos pues que no podrá hacer gran cosa. Lo sentimos.


Queridos amigos: ante todo quiero agradeceros el trabajo que hacéis pues me ha enseñado muchísimo. Os escribo porque nunca he leído nada en la revista sobre la enfermedad mental llamada “neurosis obsesiva”. Según tengo entendido no tiene cura. Tengo una hermana que desde los 18 años la padece. Ahora tiene 52. Durante todos estos años ha sufrido mucho. Ha pasado por los mejores psiquiatras, Vallejo-Nájera, entre otros, pero ninguno dio con lo que tenía. Sin embargo después de muchos años un psiquiatra le mandó Anafranil -de diferentes mg, según su estado- que junto con Orfidal por la noche le ha permitido hacer una vida relativamente normal. Lleva tomando este medicamento unos 25 años pero ahora le dice el médico que después de tanto tiempo le puede afectar al corazón. Ha pasado por un cáncer de mama, radioterapia y 5 años de medicación quimioterápica. Mi pregunta es si Anafranil lo podría sustituir por algún producto natural. Muy agradecida por su ayuda.

Isabel Álvarez
(Madrid)

A lo largo de siglo y medio los médicos usaron el término neurosis para describir determinados comportamientos anómalos pero hoy la Psicología científica y la Psiquiatría lo usan para referirse a muy diversos cuadros clínicos. Y así, se habla hoy de desórdenes o trastornos depresivos, de ansiedad, somatoformes, disociativos, sexuales, del sueño, ficticios, del control de impulsos, adaptativos… Estando el llamado Trastorno obsesivo-compulsivo entre los de ansiedad… junto a las crisis de angustia, el trastorno por estrés postraumático, el trastorno de ansiedad generalizada y las fobias (desde la fobia social a la agorafobia). Y se entiende por obsesiones las ideas, pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes y persistentes no experimentados voluntariamente sino que invaden la conciencia y se viven como algo repugnante o sin sentido por lo que quienes los sufren intentan ignorarlos o rechazarlos, a menudo sin éxito. Y por compulsiones las conductas repetitivas estereotipadas. En la actualidad se piensa que hay una base biológica pues una serie de estudios indican que en muchos casos existe mayor volumen de sustancia gris en los núcleos lenticulares -que se extienden a los núcleos caudados- mientras hay menor materia gris en los giros frontal medial dorsal/cingulado anterior bilaterales. Otros estudios indican en cambio posibles problemas con los neurotransmisores, especialmente con la serotonina; por eso se usan “psicofármacos” que no son sino inhibidores de la recaptación de serotonina (entre ellos, la fluoxetina (Prozac), la fluvoxamina (Dumirox o Luvox), la paroxetina (Neurotrox o Seroxat) y la sertralina (Zoloft o Besitrán). Los psiquiatras alegan que alivian los síntomas al disminuir la frecuencia e intensidad de las obsesiones y compulsiones pero es rotundamente falso. Y ni el Psicoanálisis ni la Terapia Conductista, ni la Psicoterapia de orientación psicoanalítica ni la Psicoterapia Cognitiva logran resultados convincentes aunque al menos motivan al paciente que tiene una actitud más positiva. Agregaremos que el Anafranil es básicamente un ansiolítico y por eso se encuentra mejor tomándolo: porque se encuentra menos nervioso. Pero, ¿a costa de qué? Lea el prospecto y sabrá por qué no tienen sentido ingerirlo. ¿Y entonces? Pues no sabríamos qué decirle, honestamente. Su hermana lleva ya 34 años con ese problema e ignoramos cómo le habrán afectado todos los fármacos que lleva ingeridos. Eso debe valorarlo algún médico que la trate de forma holística e individualizada; por ejemplo el Dr. Jorge Carvajal (91 307 72 08). Darle consejos de carácter general no procede.


Sr. Director: le escribo esta carta para informarme de algún remedio natural para evitar las pulgas y garrapatas ya que tengo una perra y los medicamentos que me ofrece el veterinario le sientan mal. Por ejemplo, este verano me dijo que le pusiera una pipeta en el cuello pero le quemó el pelo en la zona y le salieron unas llagas en el cuerpo que todavía no le han desaparecido del todo. También le doy cada tras meses una pastilla de Zipyran plus para desparasitarla. Sin embargo me gustaría darle un producto natural. En su revista he leído muchas veces que las vacunas no son buenas y supongo que tampoco lo serán pues para los animales. Además tengo interés en informarme acerca de las pegatinas para móviles, colgantes, etc. que anuncian en su revista. Me gustaría saber si son o no eficaces ya que he oído que no sirven para nada. Es que las acabo de comprar. Le rogaría una respuesta. Muchas gracias.

T. G.
(Cuenca)

De a comer diariamente a su perro levadura de cerveza y durante unos días un complejo de vitaminas B. Asimismo para evitar las pulgas mezcle 80 cc de aceite de oliva con 20 gotitas de aceite esencial de lavanda y una taza de agua y masajee al perro con ella. Por lo que a las garrapatas se refiere use eso mismo o vaselina. La otra alternativa es usar el Zapper (el aparato que inventó la Dra. Hulda Clark y puede adquirir en www.drclark.es).


Sr. Director: quisiera hacerles dos preguntas. La primera está relacionada con las amalgamas de mercurio ya que tengo 9 piezas -algunas desde hace 25 años- y quiero cambiarlas. ¿Se puede cambiar la amalgama y conservar la pieza dental? ¿Durante el proceso de retirada existe la posibilidad de ingerir restos de mercurio? ¿Me puede dar algún consejo o indicación? En cuanto a la segunda cuestión yo suelo tomar muchas verduras con cereales y legumbres. Preparo una cantidad importante y la guardo en un tapper que meto en la nevera para ir sacando la cantidad que necesito a lo largo de 2, 3 o 4 días. ¿Pierden muchas propiedades las verduras de esa forma? ¿Creen que merece la pena sacrificarse -no dispongo de mucho tiempo- y cocinarlas en el momento de tomarlas? Gracias por adelantado y un saludo a todo el equipo.

A de Santos
(La Coruña)

Las amalgamas pueden obviamente quitarse sin extraer la pieza dental pero asegúrese de que lo haga un dentista que sepa realmente hacerlo porque existe l riesgo de que le intoxiquen al hacer el cambio. En cuanto a las verduras y legumbres ya cocinadas aguantan bien ese tiempo… si se conservan en frascos de vidrio –no de plástico- y sin que les de la luz.


Estimado Sr. Campoy: soy fiel seguidor de su maravillosa revista y me gustaría saber si me puede orientar ya que mi mujer lleva desde hace años sufriendo unos terribles dolores maxilofaciales, de cabeza y de cuello. Viene peregrinando por la medicina tradicional desde hace mucho tiempo y no le dan ninguna solución. Es lo que sucede cuando se trata de enfermedades raras. Lo cierto es que la única solución que le ofrecen es acudir a la unidad del dolor y darle un producto que después de haber investigado un poco aporta más daños que beneficios. Quisiera saber si nos puede indicar algún camino dentro de la medicina alternativa que termine con el sufrimiento de mi mujer. Le doy de antemano las gracias y le felicito por la labor que está desempeñando.

Raúl Garzón Pinilla

Lo que su mujer padece se conoce como Síndrome de Articulación Temporomandibular (ATM) y suele deberse a una disfunción de la articulación que une la mandíbula con el cráneo. Y puede acabar dificultando o impidiendo hasta abrir la boca o masticar. La verdad es que se desconoce la causa aunque se piensa que puede provocarla alguna disfunción hormonal y agravarla hábitos como comer pipas o chicle así como las uñas u objetos (lápices, bolígrafos…). Nuestra sugerencia es que acuda a un experto en Terapia Sacrocraneal y, si no funcionara, a uno en Reeducación Postural Global o a un buen quiropráctico. Y como última solución si aún así no resolviera el problema a la cirugía. Un buen cirujano maxilofacial puede ayudarla con cirugía endoscópica por artroscopia (la hacen por ejemplo en el Hospital La Princesa de Madrid).


Sr. Director: antes de nada felicitarle por la revista y por lo mucho que me ha ayudado con mi problema de sensibilidad química. Ahora me dirijo a Ud. para ver si se puede ayudar a mi hijo de 28 años que sufre epilepsia desde los 8 meses. Le diagnosticaron Polimicrogiria -una pequeña lesión en el hemisferio derecho (neonatal)- y está tomando medicación desde los 6 años. Durante un tiempo estuvo con homeopatía y consiguió estar bastante controlado. Le recetaron Tegretol y después Trileptal (de este medicamento tomaba 1.800 mg y lo combinaba con Kepra 2000 mg). Como el hígado “protestó” le dieron Lamictal y tuvo problemas de piel. Ahora toma Topamax pero he investigado sobre este producto y es brutal. La medicación de base es Trileptal y la segunda medicación es para evitar pequeños agarrotamientos que le ocurren varias veces al mes. En cuatro años sólo ha tenido una crisis fuerte. No logro contactar con neurólogos que intenten otras alternativas menos tóxicas para controlar la enfermedad. Yo sufro de Sensibilidad Química Múltiple y con los recursos alternativos que he utilizado –Quantum SCIO, Par Biomagnético, Medicina Ortomolecular, Moraterapia, Cristaloterapia, meditación- mi situación ha mejorado mucho. Nos visitamos con el Dr. Manuel Huertas que hace Ortomolecular. Me gustaría saber si conoce a algún especialista que pudiera tratar a mi hijo para evitar la alta toxicidad de los medicamentos que está tomando. También podría ser algún neurólogo que combine la medicina alopática con la alternativa. Es más, pienso que debe existir alguna forma de tratar la enfermedad que sufre de manera natural pues cada vez sabemos más de la capacidad que tiene la mente para superar los problemas físicos. Es la conclusión que he sacado al leer su revista. Gracias de antemano. Un saludo.

Maria Margarit

Ante todo debería asegurarse de que su hijo padece Polimicrogiria. Porque ese nombre se aplica a una malformación cerebral que se caracteriza por excesivos pliegues corticales y surcos poco profundos. Su severidad depende de la localización y tamaño del área cerebral afectada y se suele manifestar efectivamente con epilepsia pero también con retraso mental leve y parálisis pseudobulbar que causan dificultades de aprendizaje y del lenguaje así como alimentarias. Y se cree que las causas pueden ser dos: un problema genético hereditario o una infección intrauterina durante el embarazo por un citomegalovirus. Si su hijo solo padece epilepsia dudamos que tenga esa patología y lo que debe hacer es buscar lo que realmente le pasa. De eso dependería el posible tratamiento. Le sugerimos que consulte en algún centro especializado; como el de la Clínica Euroespes de La Coruña que dirige el Dr. Ramón Cacabelos (981 78 05 05).


Sr. Director: en junio de 1991 me dieron invalidez de grado total. Todo empezó con una brucelosis (fiebres de Malta) que me ocasionó problemas en toda la columna, mareos, etc. Desde entonces me encuentro mal a pesar de que todas las semanas me dan un masaje y procuro hacer yoga. También desde mi juventud he sido propenso a tener diarreas. Me dijeron que tenía el colon irritable. El problema fue a más hasta el punto de que muchas veces salía de casa y tenía que entrar en un bar para ir al baño. Me hicieron todo tipo de pruebas: varias colonoscopias, análisis de sangre… En fin, todo lo habido y por haber. Me dijeron que todo estaba bien. Llevé un régimen pero no me ayudó demasiado. El 25 de abril de 1997 me ingresaron de urgencias con una bola en el estómago y me hicieron más pruebas. Por casualidad pasó por allí un psiquiatra y me dijo que tenía depresión. Durante dos años estuve muy mal… Me pasaba el día en la cama. Hoy, después de dos años, todavía estoy con pastillas. Estoy tomando para dormir Dormodor y Orfidal. El psiquiatra también me ha mandado Tranxilium 10 y aunque estoy intentando no tomarlo hay días en que me siento con mucha ansiedad y tomo una pastilla. Además de todo lo relatado a los 22 años me dio el primer cólico al riñón. Hasta hace tres años tenía varios cólicos al año. Ahora llevo tres tomando Herbernsurina en hierbas y me siento mejor. Suelo leer su revista y dicen que cuando se sufren varias cosas a la vez pueden estar relacionadas con un origen común. Estoy cada día más cansado y dormido, tengo 65 años y me gustaría que me indicasen algún médico para mi diarrea y depresión. Me olvidaba decirle que tengo prostatitis. El médico me ha dicho que tengo los niveles muy altos, la ecografía ofrece un resultado no muy bueno y me han sugerido hacerme una biopsia. Espero que me puedan ayudar.

Primo Jesús Gómez Tadeo
(Bilbao)

La brucelosis -enfermedad infecciosa que cursa con fiebre, debilidad, sudoración y dolores vagos- la causa un microorganismo llamado Brucella que suele adquirirse al ingerir leche no pasteurizada de vaca, oveja y cabra o alguno de sus derivados, por contacto directo con las secreciones y excrementos de esos animales (de ahí que tantos veterinarios, carniceros, granjeros y ganaderos la contraigan) o por ingerir carnes, verduras o agua contaminada; hay también casos por inhalar lana y por contagio entre personas pero son casos raros. Y puede ser en efecto la causa de todos los problemas que luego ha sufrido (diarreas, colon irritable…). En cuanto a que un psiquiatra le diagnosticara depresión simplemente viéndole porque causalmente pasaba por allí perdónenos pero no vamos a comentarlo para no ser más irrespetuosos de lo necesario pero es la ingesta de Dormodor, Orfidal y Tranxilium 10 lo que puede estar causándole todos sus problemas de salud: cólicos nefríticos, prostatitis, cansancio, somnolencia… Nuestro consejo es que acuda a alguien que pueda valorar integralmente su estado. Le sugerimos que contacte en Pamplona con el Dr. Alberto Martí Bosch (94 823 24 88).


Sr. Campoy: hasta hace apenas unas semanas desconocía la existencia de la revista que dirige y ha sido la circunstancia de la “enfermedad” de mi mujer –un supuesto cáncer- la que nos ha puesto de manifiesto a ambos tanto los despropósitos de la medicina convencional como el amplio abanico de medicinas alternativas (algunas tan antiguas como el hombre mismo), las cuales con mucho mayor rigor y sentido ofrecen una extensa panoplia de remedios, casi todos complementarios y compatibles entre sí, al tiempo que adolecen de los efectos nocivos y, a veces letales, de los fármacos en uso. Y todo esto gracias a la información proporcionada por la revista que dirige. Es más, en el editorial del nº 106 usted criticaba con ardor los fundamentos erróneos de la ciencia médica occidental con razones que yo encuentro muy acertadas. Mientras otras disciplinas han avanzado acordes con los últimos descubrimientos científicos -en especial de la Física Cuántica- parece un contrasentido que la Medicina se apegue cada vez más a los presupuestos cartesianos cuando si hay una cosa clara hoy día para realizar cualquier investigación es que nos encontramos en un universo trabado en el que el todo está en cada una de las partes, imposible de comprender fuera de un análisis sistémico. De hecho hasta las antiguas prácticas médicas, como la Acupuntura, partían de este supuesto al considerar el cuerpo como un sistema de corrientes y a la enfermedad como un desajuste producido por el desequilibrio general de este todo orgánico y energético. Encuentro que perseverar en el propósito de la revista le fortalecerá en ética y razón dado que los enemigos a los que se enfrenta son de gran fuste y poder por lo cual le animo a que continúe con esta labor clarificadora en aras de que los humanos podamos disfrutar cada día más de una vida sana. Como muchos de los postulados que defiende coinciden con los míos le envío mi libro El síndrome de Epimeteo en el que encontrará muchas sugerencias y postulados acordes con su visión del mundo. En particular, espero que le interese el capítulo La ciencia occidental y el paradigma mítico del saber donde el mito de Asclepio nos ilumina sobre muchos de los laterales del saber y del sentido de la propia ciencia médica aunque todo el contenido de este ensayo gira sobre las mismas ideas que no son otras que la felicidad y el propio sentido de la vida. Le saluda atentamente,

Diego Quintana de Uña
Las Matas (Madrid)

Le agradecemos sinceramente sus palabras y nos congratula la coincidencia de convicciones. Y tenga la seguridad de que nos leeremos el libro que tan gentilmente nos ha hecho llegar.


Sr. Director: permítame ser concreto pues sé que reciben muchas cartas. Tengo un pólipo de nariz muy inflamado y casi no respiro. Necesito saber cuál puede ser la causa y cómo tratarlo. Gracias.

Antonio Campos
(Madrid)

Un pólipo es una pequeña masa tumoral que aparece en los senos cuando la mucosa que los recubre crece y se llena de un líquido claro y espeso. Y, obviamente, si ocupa buena parte de la cavidad nasal impide respirar bien. Habiéndose comprobado que aparecen sobre todo cuando se sufren enfermedades respiratorias ya que se alteran las glándulas productoras de moco y su movilidad. Y se ignora por qué aparecen pero se ha constatado que el número de eosinófilos es muy elevado siendo su presencia lo que probablemente causa la inflamación. Por eso normalmente se tratan con corticoides mediante nebulizadores o ingiriendo comprimidos para disminuir su tamaño (en casos excepcionales llegan así a desaparecer). También se utilizan antibióticos -cuando se comprueba que hay infección- y antihistamínicos. En casos extremos puede recurrirse a la cirugía pero ésta no resuelve el problema: sólo sirve para que el paciente pueda volver a respirar… hasta que los pólipos aparecen de nuevo. ¿Y cuál es nuestra opinión? Pues teniendo en cuenta que una cantidad anormalmente alta de eosinófilos en sangre indica habitualmente la presencia de células anormales, parásitos o alérgenos nuestra sugerencia es que siga usted un tratamiento para eliminar de su organismo todo posible parásito, bacteria, hongo o virus de los que pueda estar contagiado. Hemos hablado ya ampliamente en la revista de cómo pueden tratarse todo ese tipo de infecciones. Debe asimismo averiguar si es usted intolerante o alérgico a algún polen o alimento (hay tests para ello de los que también hemos hablado). Y otro tanto cabe decir de los fármacos pues se sabe que hay medicamentos que producen reacciones alérgicas, entre ellos uno muy conocido: la aspirina. Porque eliminada la causa es de esperar que el pólipo desaparezca.


Estas cartas aparecen en
137
Abril 2011
Ver número
Última revista
Último número Marzo 2020 de la revista mensual Discovery DSalud
235 | Marzo 2020
Cartas al director Editorial Ver número