CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 145 / ENERO / 2012

Sr. Director: adquirí hace tiempo su excelente libro La Dieta Definitiva y mi única consulta es sobre los carbohidratos complejos. Queda claro que se aconseja no combinar proteína concentrada con, por ejemplo, arroz o pasta. Entiendo que la mejor manera de combinar los carbohidratos complejos es pues con verduras o ensaladas. ¿Estoy en lo cierto? Porque en ese caso las teorías de Shelton se confirman bastante ya que él también recomendaba comer la fruta sola y en ayunas. Permítame finalmente una consulta: sufro de dermatitis seborreica, picores en el cuero cabelludo y tengo zonas enrojecidas en la frente, a los lados de la nariz y el pecho por lo que quisiera saber si llevar el cabello muy corto puede ser de alguna ayuda a fin de evitar los picores y el enrojecimiento. Y también qué tipo de alimentos debo evitar y cuáles consumir con más frecuencia. Muchas gracias por su atención.

Javier Fontán
(Barcelona)

En La Dieta Definitiva no se habla de “proteína concentrada”. En cambio sí se dice que la ingesta de carne o pescado, alimentos ricos en proteínas, es mejor acompañarlos con verduras (tampoco se distingue entre “ensaladas” y “verduras” aunque las ensaladas se hagan con hortalizas, término que incluye a las verduras y a las legumbres verdes). En cuanto a la proposición de comer la fruta sola y en ayunas sí hay una evidente coincidencia; con el Dr. Shelton y con otros nutricionistas conocidos aunque en La Dieta Definitiva se incluye la conveniencia de no ingerir simultáneamente las dulces con las ácidas. Sobre si es mejor llevar el pelo corto padeciendo dermatitis seborreica, ¿qué opina usted que es quien la sufre? Nosotros sólo podemos decirle que los médicos llaman así a la aparición en el cuero cabelludo, las cejas, las pestañas, los párpados, los pliegues nasolabiales, los labios, la zona de detrás de las orejas, el oído externo o la mitad del pecho de escamas gruesas con costra de color entre blanco y amarillento que cursan a menudo con inflamación y unas veces se acompaña de pérdida de cabello, picazón y/o enrojecimiento cutáneo y otras no. Y cada vez más expertos lo achacan a una infección por hongos, especialmente del llamado Malassezia furfur cuya presencia es habitual en la piel y al que también se achaca la Pitiriasis versicolor que normalmente no causa problemas hasta que es afectado por algunos de los principios activos de muchos cosméticos. De ahí que deba plantearse dejar de usar champús, geles, acondicionadores y otros productos sintéticos que pueden haber provocado o agravado el problema. De hecho el pelo mejora usando champús que contengan ácido salicílico, alquitrán de hulla, zinc, resorcina, ketoconazol o selenio e, incluso, corticosteroides. No le aconsejamos en cambio el uso de esas cremas clasificadas como “inmunomoduladoras tópicas”. Agregaremos que si bien los dermatólogos la consideran una patología crónica sin cura se ha constatado que en muchos casos hay un déficit de biotina o vitamina B7; así sucede por ejemplo cuando se padece fenilcetonuria, desorden metabólico por el que el organismo no puede metabolizar el aminoácido fenilalanina. Nuestra sugerencia pues es que evite una temporada los alimentos que lo contienen como es el caso de la carne, el pescado, los huevos, los lácteos, los espárragos, los garbanzos, las lentejas, los cacahuetes y la soja así como los dulces. Sepa además que la fenilalanina se encuentra presente en muchas de las drogas psicotrópicas usadas habitualmente, como los antidepresivos. Asimismo está presente en el aspartamo, edulcorante artificial que se usa en numerosos alimentos dietéticos y bebidas, especialmente en las colas. Conviene pues que ingiera un complejo B rico en biotina o vitamina B7. Agregaremos que la arcilla ha demostrado ser útil aplicada sobre las escamas lo que a nuestro juicio se debe sobre todo a su riqueza en sílice. De ahí que le sugiramos la ingesta de silicio orgánico y que se aplique en la zona afectada una crema que contenga ese mineral. Y por si acaso la causa es efectivamente un hongo lávese la zona afectada –cuero cabelludo incluido- con zumo de limón y/o agua ozonizada y aplíquese un emplaste hecho con simple bicarbonato sódico y agua. Puede asimismo ayudarle un buen experto en el Par Biomagnético.


Sr. Campoy: ante todo quiero darle las gracias por su recomendación para la depresión de mi madre. Y luego decirle que he leído en la sección de Cartas que el Sintron puede suplirse con la ingesta de cacao pero yo no me atrevo a hacer eso con ella y sustituir el Clopidogrel que toma desde que el pasado 2 de julio le diera un infarto. Entonces la pusieron un stent y todo un protocolo de medicinas que luego se comprobaría no necesitaba porque nunca tuvo colesterol, ni tensión alta, ni azúcar elevado. Sólo tenía 89 años y unas venas que se estrechan por arteriosclerosis. De hecho al final el cardiólogo le retiró todo menos el Clopidogrel. Dijo que ese fármaco no podía dejar de tomarlo. Añadiré que lleva 25 años tratándose una hepatitis C con buena calidad de vida… hasta ahora. Claro que nunca había tomado medicamentos. El caso es que su homeópata no sabe tampoco cómo suplir el Clopidogrel y por eso me dirijo a usted ya que cada vez está peor. Tiene las transaminasas en 600, el nivel de hematíes bajo, los glóbulos blancos en 800 y el sodio inferior a lo normal. Y la ecografía no aporta datos relevantes según el médico de digestivo. Actualmente lleva una dieta blanda sin grasas y además del Clopidogrel está tomando omegas 3, 6 y 9, coenzima Q-10 en forma de ubiquinol, Coencyme de papaya, Ocoxin + Viusid para el hígado, Floradix para la anemia y Ginkgo Biloba. Y de Homeopatía Hamamellis 200 CH, Ácido Phosphoricum 9 CH, Kali Carbonicum 15 CH, Kali Phosphoricum 9 CH, Ferrum Phosphoricum 6 DH, Thuya 9 CH, Kali Muraticum 7 CH, Pulsatilla 15 CH, Nux Vómica 30 CH, Lycopodium 9 CH y Stannum Metalicum 15 CH. Le agradezco su ayuda si es posible porque todo esto me está produciendo ansiedad al pensar que una pastilla que quizás se pueda suplir ha dejado sin calidad de vida a mi madre pero ya no sé a qué puerta tocar. Mil gracias.

Esther E.
(Madrid)

El Clopidogrel es un agente antiplaquetario del tipo tienopiridina que inhibe la formación de coágulos al inhibir de forma irreversible un receptor llamado P2Y12 y comercializan Bristol-Myers Squibb y Sanofi-Aventis como Plavix, Sun Pharmaceuticals como Clopilet, Ranbaxy como Ceruvin e Intas Pharmaceuticals como Clavix. Solo que puede provocar hemorragias, hematomas, epistaxis, hemorragias gastrointestinales, dispepsia, dolor abdominal y diarrea que aumenta el riesgo de sangrado si se toma conjuntamente con AAS, AINE, heparina, inhibidores de la glucoproteína IIb/IIIa, trombolíticos o inhibidores del CYP2C19 como el omeprazol y el esomeprazol -no excluyéndose la posibilidad de interacción con otros inhibidores de la bomba de protones por ser metabolizador lento del CYP2C19-, fluvoxamina, fluoxetina, moclobemida, voriconazol, fluconazol, ticlopidina, ciprofloxacino, cimetidina, carbamazepina, oxcarbazepina y cloranfenicol. Y no se puede administrar de forma simultánea con anticoagulantes orales. Además puede provocar púrpura trombótica trombocitopénica, una patología mortal. ¿Y sabiendo todo esto –que aparece en los prospectos- y viendo el estado de su madre desde que lo toma tiene miedo a que deje de tomarlo cuando es un simple preventivo que por lo que nos cuenta dudamos sinceramente que necesite? A nosotros los que nos daría terror es tomarlo. Entre otras razones porque hemos explicado numerosas veces que hay alternativas naturales carentes de efectos secundarios y porque la arterioesclerosis no la provoca el colesterol como nos hemos tardado de decir. Lea en nuestra web –www.dsalud.com– el texto que con el título El método más eficaz para prevenir y tratar los problemas cardiovasculares apareció en el nº 64 y el titulado La injustificable demonización del colesterol que se publicó en el nº 90. Mire, para prevenir los problemas cardiovasculares lo que hay que hacer es asegurarse de que con la comida tomamos suficientes nutrientes –sobre todo las cantidades mínimas diarias de vitamina C- y asegurarnos de que no tenemos carencias de lisina, prolina y coenzima Q-10. Y, sobre todo, porque eso sí es peligroso y no el colesterol, vigilar el nivel de triglicéridos. Y éstos se mantienen en los niveles adecuados simplemente haciendo algo de ejercicio a diario y reduciendo o eliminando de la dieta el azúcar, el alcohol, los carbohidratos refinados y las grasas trans y saturadas así como tomando a diario dos gramos de ácidos grasos omega 3. Por lo demás nos sorprende que su madre ingiera tantos productos homeopáticos a la vez. No se justifica en absoluto. Ahora la decisión es suya.


Estimado Sr. Campoy: quiero en primer lugar felicitarle por la revista y agradecerle que nos haya dado a muchos la oportunidad de abrir los ojos frente a la medicina convencional dándonos alternativas fiables. En cuanto al motivo de mi consulta es el siguiente: tos y mocos. Vengo sufriendo ambos desde hace muchos años porque soy profesor y director de escuela infantil, colegio e instituto pero además desde hace cinco lo vivo a diario en casa con mi hijo mayor. Una tos seca, nerviosa y desesperante, sobre todo por las noches en las que hay veces en que no dormimos ni él ni nosotros. Y los mocos, eternos; una agüilla que no cesa. Antes de haber terminado de sonarle ya está otra vez sorbiéndolos. En verano -julio y agosto- los síntomas prácticamente desaparecen pero a partir de septiembre y hasta mayo no cesan. Hemos probado de todo empezando por ir al pediatra -cuyas respuestas eran del estilo de “Yo, cuando mis hijos tenían tos, pedía guardia” o “Si tiene mocos pues suénelo” (¡qué profesional!) y luego le recetaba todo tipo de jarabes infructuosamente- siguiendo por productos de Naturopatía, Homeopatía, infusiones, cebolla cortada, vapores de eucalipto, caramelos y jarabes naturales, baños en el mar y en piscinas de agua salada y todo lo que se puso a nuestro alcance. Incluso cambiamos los hábitos alimenticios reduciendo al mínimo los fritos y los azúcares y sustituyendo la leche de vaca y sus derivados por la de cabra, oveja o soja. Le hicimos pruebas de alergia a los 2 años pero salieron todas negativas aunque no sé si a esa edad son válidas o convendría volver a hacerlas. Con lo único que mejora algo la tos es con el Vicks Vaporub puesto en la planta de los pies y con los supositorios de Pilka (Drosera y Tomillo) pero sólo durante unas cuatro horas; a partir de entonces empieza otra vez. Hasta ahora nos habíamos resistido a los aerosoles aunque hace unos meses le recetaron Salbutamol 100 microgramos y Budesonida 200 microgramos y le ayudó bastante. Le agradecería nos diese algunas indicaciones porque después de cinco años no vemos salida a esta situación que está afectando ya a su salud pues al no dormir bien está más cansado e irritable. El problema está afectando incluso a la salud de mi familia y hasta a mi matrimonio. Así que, ¿a quién podemos acudir para que nos dé un diagnóstico fiable y una solución? Vivimos en Tenerife pero no tendríamos inconveniente en trasladarnos a cualquier sitio para resolver el problema. ¿Puede ser una alergia lo de la tos o una rinitis alérgica lo de los mocos? Y si es así, ¿qué nos recomienda? ¿Habría que hacerle otra vez las pruebas de alergia ahora que tiene 5 años? ¿Seguimos con los aerosoles? ¿Tienen efectos sobre la salud a largo plazo? Le agradeceremos cualquier orientación que pueda darnos.

Héctor López Izquierdo
(Tenerife)

El salbutamol o albuterol es un agonista β2 adrenérgico de efecto rápido utilizado para el alivio del broncoespasmo en padecimientos como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) pero puede producir una broncoconstricción grave en asmáticos que usen ß-bloqueantes no cardioselectivos por antagonismo además de interactuar con xantinas, glucocorticoides, diuréticos, glucósidos digitálicos y laxantes de uso prolongado pudiendo producir hipocaliemia y aumentar el riesgo de manifestaciones cardiovasculares si interactua con IMAO y antidepresivos tricíclicos. Y encima puede provocar malestar general, tos, diarrea, mareos, vómitos, cefalea, espasmos musculares, temblor de extremidades, dolor de estómago, cansancio, sueño, granos, agitación, excitación, aumento de la presión arterial, náuseas, nerviosismo epistaxis (sangramiento nasal), taquicardia, rash cutáneo, tinnitus, somnolencia, irritación faríngea, constipación, dolor torácico, dificultad para orinar, decaimiento, boca y garganta seca, hipertensión arterial, sudoración, alteraciones del gusto, vértigo, insuficiencia cardíaca, fallo cardíaco, angina de pecho, diabetes y tirotoxicosis en mujeres. En cuanto a la budesónida es un glucocorticoide indicado en el tratamiento del asma, la rinitis no-purulenta y los pólipos nasales que a veces se receta para tratar el Síndrome de Crohn y puede provocar sequedad de boca, mal sabor, picor en la garganta, tos, carraspera, dolor de estómago, irritación o ardor nasal, acné grave, sangrado y escoriaciones de las fosas nasales, rash, cambios en la coloración del mucus, dificultad para respirar, hinchazón de cara, aparición de manchas blancas en garganta, boca y/o nariz, trastornos menstruales y hasta cambios de conducta. Así que ingerir cualquiera de esos dos productos para lograr una mejoría momentánea se nos antoja irracional. Dicho esto es obvio que usted sí ha probado con alternativas naturales sin que funcionen por lo que vamos a sugerirle que ante todo busque la causa. Porque casi todo lo que ha probado son productos naturales en lugar de fármacos pero que simplemente suelen aliviar el problema; es decir, “productos de Naturopatía, Homeopatía, infusiones, cebolla cortada, vapores de eucalipto, caramelos y jarabes naturales, baños en el mar y en piscinas de agua salada”. En cambio sí intentó afrontar la causa cambiando los hábitos alimenticios y pidiendo para él pruebas de alergia. Ahora bien, se trata de ver si es alérgico o intolerante –que no es lo mismo- a algún alimento o a algún otro producto: ácaros, cosméticos, productos de limpieza o higiene, tintes o materiales de la ropa, aditivos… Desgraciadamente la lista hoy es amplia. Puede serlo hasta a las radiaciones electromagnéticas. Hemos explicado varias veces que en nuestro cuerpo hay unas proteínas llamadas inmunoglobulinas que se conocen por cinco letras. Hablamos de las inmunoglobulinas G, A, M, E y D -por eso se las conoce memotécnicamente como GAMED- que de forma abreviada se denominan IgG, IgA, IgM, IgE e IgD. Se trata de anticuerpos que el organismo utiliza para defenderse de agresiones externas. Pues bien, cuando se introduce en él una sustancia extraña éste activa -entre otros mecanismos de defensa- esas inmunoglobulinas y el “combate” -para entendernos- que entonces se produce da lugar a muy diversas reacciones o síntomas. Se sabe así que cuando en alguien se manifiesta rápidamente asma, rinitis alérgica (fiebre del heno) o dermatitis atópica, por ejemplo, hay en sangre altas cantidades de inmunoglobulinas E. Luego si en un análisis de sangre se encuentran altas cantidades de IgE es evidente que se trata de una reacción del organismo a algo que éste quiere combatir; normalmente a algún alimento, algún fármaco, ácaros, una picadura de insecto, polen contaminado por hidrocarburos… Este descubrimiento es relativamente reciente ya que se hizo en 1968. Ahora bien, a veces esas reacciones no son tan contundentes y el organismo no reacciona de forma tan llamativa. Se dice entonces que uno es sensible o intolerante -en mayor o menor medida- a algo en lugar de alérgico. Y se constata porque las inmunoglobulinas que entonces aparecen en sangre en mayor cantidad son las G en lugar de las E. Agregaremos que hoy pueden identificarse qué alimentos específicos hacen reaccionar al cuerpo para producir ambos tipo de inmunoglobulinas y que una veintena causa la mayor parte de este tipo de problemas. Siendo dos de ellos los más importantes: la leche -y sus derivados- y los cereales (trigo, avena, centeno, mijo, cebada y maíz), muy especialmente los no integrales (el arroz y el trigo sarraceno no suelen en cambio causar problemas). En muchos casos basta suprimir ambos tipos de alimentos para que muchas patologías se resuelvan. Por otra parte recuerde que no se deben preparar los alimentos por encima de 90-100 grados centígrados porque se desnaturalizan y ello puede generar también un problema de intolerancia. A menudo evitando simplemente eso desaparece o mejora sin más no sólo la llamada enfermedad de Crohn sino también otras como la colitis ulcerosa, la diverticulitis, el asma y la rinitis alérgica además de lograrse mejorías notables en casos de artrosis, psoriasis, poliartritis reumatoide, reumatismos psoriásicos, el síndrome de Gougerot-Sjögren o la fibromialgia. Insistimos pues: las inmunoglobulinas son anticuerpos que el organismo utiliza para defenderse de agresiones externas así que su hijo debería someterse a un test que indique si tiene exceso de ellas y, sobre todo, de qué tipo. Pudiendo ayudarle en esa búsqueda de causas de forma importante tanto un buen experto en el Par Biomagnético –no vale cualquiera- como un profesional que use la Moraterapia.


Sr. Director: me gustaría dar a conocer una conversación que mi hermano y yo escuchamos hace poco en el Hospital Reina Sofía de Murcia. Resulta que mi hermano se rompió una cadera hace unos meses y al no tener claro cómo actuar el médico rehabilitador -una persona magnífica- nos mandó subir en ese momento -serían las ocho de la mañana- a que lo viera el equipo de Reumatología y Traumatología que estaba en su reunión matutina antes de empezar la jornada. Con el escáner y las radiografías hechas. El caso es que esperando en el pasillo de Secretaría vimos que había cinco personas más; tres chicos y dos chicas que por cómo iban vestidos, sus maletas y demás se notaba que eran visitadores médicos. De hecho éstos -los médicos- al pasar por el pasillo les saludaban afablemente mientras ellos sacaban agendas y demás regalándoselas. Y entonces un médico de los que había hablado con mi hermano antes se para con una de las chicas -debía tener mucha confianza con ella- y ésta le dijo textualmente: “Me alegro de pillarte al fin, que contigo cuesta. Mira -saca un folleto de su maletín-, ya hemos sacado la nueva versión del… (no capté el nombre del medicamento). Ahora ya viene en inyectable también. ¡Ah¡, y ya no tienes que preocuparte por el cargo de conciencia de los efectos secundarios de la versión anterior. En ésta los hemos depurado y son muchos menos los posibles”. A lo que el médico respondió: “Ya, ya, pero ¿no sabes que el mes que viene tenemos que prescribir ya genéricos? ¡Vaya rollo!” Y la visitadora: “Por eso no te preocupes. Ya hemos estudiado la normativa y no hay problema. Además, que ni vas ni vamos a perder porque hemos conseguido la licencia del genérico, del principio activo. Vamos, que nuestro laboratorio fabrica los dos, el de marca y el genérico, y son prácticamente iguales”. Mi hermano y yo nos quedamos de piedra. Nos verían incultos o yo que sé pero ni se molestaron en hablar separándose de nosotros. En fin, cada vez siento -y me da lástima- más asco de cierta clase médica -no de toda obviamente-. Pienso que nuestro testimonio puede servir para lanzar un llamamiento para que particulares o gente que trabaje en hospitales -éstos anónimamente- os faciliten pruebas de todo este tinglado. Un saludo.

Carlos Gómez

Que muchos de los médicos que trabajan en la Seguridad Social están corrompidos por los laboratorios farmacéuticos lo hemos denunciado ya varias veces. No es pues ninguna sorpresa para nosotros lo que nos cuenta. En todo caso publicamos su carta para que quede de nuevo constancia de lo que lamentable y vergonzosamente sigue sucediendo. Porque no es necesario ser muy inteligente para entender que si los laboratorios siguen pagando “visitadores” es porque les resulta “rentable”. De lo contrario no lo harían.


Sr. Director: tengo una hija de dos años y medio a la que vacuné hasta los 7 meses aunque luego suspendí las demás vacunas en cuanto leí lo que decían de ellas los doctores Ghislaine Lanctot, Jane Burgermeister y Andrew Moulden además de webs como www.pandemianohay.tk y otras. Pero ahora tengo dudas. Mi pregunta es pues si debería seguir vacunándola con los refuerzos y ponerle las que le faltan. Además mi esposa espera a nuestro segundo hijo. ¿Debería vacunarle? ¿Y si no puedo evitarlo? Porque en la clínica lo vacunan nada más nacer. Creo que en ella ponen a todos los recién nacidos dos vacunas, la de la tuberculosis y la de la hepatitis B. Por otra parte me han hablaron de Nosode? ¿Qué tan efectivo es? Y de Galdepur LHA, un medicamento homeopático. A mi sobrino -un niño, el hijo de mi hermana- le pusieron todas las vacunas y en comparación con mi hija enferma mucho más a menudo. Argumenta ella que es porque está en el colegio y mi hija no. Pero ella, que ya tiene dos años y medio, solo ha tenido fiebre tres veces y gripe dos. Eso sí, aunque a mi sobrino no le ha dado nada raro, a pesar de que le pusieron todas las vacunas sufre gripe y fiebre mucho más a menudo que mi hija que, por cierto, es muy inapetente aunque no creo que eso sea relevante. ¿Qué pueden decirme? Gracias.

Lug López Florez

Lo hemos dicho tantas veces que vamos a resultar reiterativos: en España ninguna vacuna es obligatoria, estén o no incluidas en el llamado Calendario Vacunal. Y ningún médico ni profesional sanitario de otro tipo puede vacunar a un niño –incluidos los bebés- sin permiso expreso de los padres. ¿Que en un hospital se hace con todos los recién nacidos sin permiso según usted? Los padres pueden –a nuestro juicio deberían- denunciarlo. Y llegar hasta el final con todas las consecuencias. Lo diremos una vez más: ninguna vacuna –convencional u homeopática- ha demostrado jamás su eficacia. En ninguna patología. Retamos a quien afirme lo contrario –laboratorios incluidos- a que demuestre que estamos equivocados. En cuanto a su pregunta sobre el “Nosode” no se trata de una vacuna sino de un sistema desarrollado por el Dr. Jean Elmiger para desactivar los efectos adversos de las vacunas –que ésos sí están demostrados- que consiste en dar al vacunado la misma vacuna pero en diluciones homeopáticas; eso es lo que se conoce como nosode. Lo explicamos en el nº 102 de la revista en un artículo titulado ¿Es posible desactivar los efectos negativos de una vacuna? que puede leer en nuestra web: www.dsalud.com.


Sr. Director: mi cuñado murió el 14 de septiembre de cáncer de hígado. Empezó un año antes con cáncer de colon, le operaron en un hospital de la Seguridad Social y le recomendaron que siguiera tratamiento con quimioterapia aunque no le dieron muchas esperanzas de que así pudiera vencer la enfermedad. Fue por lo que él y mi hermana buscaron otras alternativas y a través de su revista se pusieron en contacto con el doctor Santiago de la Rosa quien le estuvo tratando durante un año. Y todo iba bien hasta que diez meses después de iniciar el tratamiento el médico fue sincero, le dijo que la metástasis en el hígado se resistía y que con los medios que él tenía a su alcance ya no podía hacer más por lo que le aconsejó probar con una vacuna llamada CIMT-54 cuyos resultados eran muy prometedores. Y para ello se puso en contacto en Madrid con una asociación llamada ACOESCAN que se autodefine como asociación sin ánimo de lucro y sirve de intermediaria entre los enfermos españoles de cáncer y el hospital de Colombia en el que aplican dicha vacuna. Pues bien, me dirijo a usted porque era voluntad de mi cuñado contar su experiencia a otros enfermos de cáncer que quieran hacer ese tratamiento. El viajó dos veces a Colombia. La primera vez el Dr. Segura le aplicó varias dosis de la vacuna por lo que tuvo que permanecer un mes en ese país. Pero como no dio el resultado esperado a pesar que el doctor le había dado muchas esperanzas en julio pasado volvió de nuevo a repetir el tratamiento. Bueno, pues la primera vez que fue pagó el tratamiento y le aseguraron que si hubiera que repetirlo más veces no tendría que pagar nada más; sin embargo no fue así. Esa segunda vez tuvo que pagar otros 3.000 euros lo que supuso un varapalo para su bolsillo, mermado en gran parte por los tratamientos que había seguido y los correspondientes viajes. Tampoco entendió que desde la mencionada asociación le insistieran en que durante su estancia en Colombia se alojara en un hotel determinado pero era un momento de desesperación en el que lo más importante era salvar su vida. En suma, eso le hizo sospechar que ACOESCAN no es en realidad una asociación sin ánimo de lucro y le indignó la posibilidad de que quienes la llevan se estén de alguna forma aprovechando de las personas que padecen esta terrible enfermedad. Le pido pues por favor que publique esta carta ya que era la voluntad de una persona que estaba a punto de morir. Un saludo.

Angus Galdran
Jerez de la Frontera (Cádiz)

Publicada queda su carta aunque no entendemos por qué su cuñado al regresar de su último viaje a Colombia en julio no nos envió una sola nota si realmente se sentía “engañado”. O que esa queja no nos la haga llegar su mujer. Claro que estamos ya acostumbrados a que no sean ni los enfermos ni los parientes más cercanos quienes cuando alguien muere nos escriban. Normalmente lo hacen parientes descontentos con la decisión del enfermo de recurrir a tratamientos alternativos porque ellos hubieran apostado por los convencionales que, como cualquiera medianamente informado sabe, son tan eficaces que en España apuesta por ellos el 99% de los cancerosos y los resultados son públicos y oficiales: muere la inmensa mayoría. Más de 100.000 españoles al año mientras están siendo tratados por los oncólogos. Sólo en los hospitales, sin contar a quienes mueren en sus casas. Tiene los datos en la web del Instituto Nacional de Estadística (www.ine.es). Eso sí, son entre diez y cien veces más caros pero como los paga “la Seguridad Social” –es decir, todos los españoles- y no el enfermo hay quien lo “justifica”. Pues bien, estamos aún esperando alguna carta de cualquiera de los parientes de esos enfermos fallecidos protestando porque se halla sometido a sus familiares a tratamientos que no han demostrado jamás ni prevenir el cáncer ni curarlo. Mire, la vacuna a la que decidió someterse voluntariamente su cuñado y de la que hablamos extensamente en el nº 126 de la revista en un reportaje titulado Prometedores resultados de una vacuna biológica autóloga contra el cáncer cuya información se complementó con otro texto aparecido en el nº 135 bajo el título Tras ser desahuciado mejora espectacularmente con la vacuna biológica autóloga CIMT-54 (pueden leerse en nuestra web: www.dsalud.com) está en experimentación en una universidad privada de reconocido prestigio en Colombia y quienes la aplican con apoyo institucional son médicos convencionales como en esos textos se explica. Ni siquiera es pues un tratamiento “alternativo” propiamente dicho aunque pudiera considerarse así porque a diferencia de la quimioterapia y la radioterapia –que tienen graves efectos secundarios- la vacuna es inocua, no hace daño al paciente. Y su cuñado lo sabía. Como sabía que en realidad el 90% de lo que pagó se fue en costear el billete de ida y vuelta en avión, los demás desplazamientos, las comidas y el mes de estancia en el hotel donde fue atendido. Así que mal puede hablarse de “negocio” por parte de alguien salvo que ignore lo que vale todo eso. Ni por parte de la universidad ni de ACOESCAN que lo que buscó es un lugar donde todos los enfermos españoles vivieran juntos con un trato preferente precisamente por su condición de enfermos pero cuya elección es voluntaria. Uno puede ir a él o no. Respecto al dinero en la entrevista que con D. José Acevedo publicamos en el nº 135 ya se decía que el tratamiento con viaje y estancia de un mes salía en torno a los 4.500 euros. Difícilmente puede nadie llamarse a engaño pues cuando se advierte desde el principio lo que cuesta todo. Y si a su cuñado le costó el segundo viaje 3.000 euros es obvio que pagó los billetes, la comida y la estancia. Pero es que además todo el que acude allí sabe desde el principio que el tratamiento se hace por fases y no basta acudir una sola vez. El protocolo al respecto es claro y público. Ése es el procedimiento habitual y todo el que acude hasta allí lo sabe. Mire, nuestro compañero Antonio Muro viajó hasta Colombia en compañía del Dr. Santiago de la Rosa –entre el primer y segundo viaje de su cuñado- para conocer de primera mano y no por referencias lo que se estaba haciendo allí. Y hablaron personalmente con varios de los médicos y con las principales autoridades académicas de la universidad que es –no se olvide- quien financia y respalda la investigación. Y pudieron conocer los éxitos que se obtienen en unos casos y los fracasos que se producen en otros. Razón precisamente por la que se sigue investigando. ¿Qué hace que en unos casos la vacuna funciones y en otros no? Se ignora. El propio doctor Mauricio Ospina, miembro de nuestro Consejo Asesor y que falleciera por cáncer en julio pasado, recibió la vacuna y en su caso lamentablemente tampoco funcionó. ¿Por qué no con él y en otros casos, como el del mencionado empresario español José Acevedo, sí? Sencillamente no lo saben los investigadores colombianos ni lo sabemos nosotros. Por lo que se refiere a su comentario de que en ACOESCAN le “insistieron” en que se alojara en el hotel que ellos habían buscado dando a entender que eso hizo “sospechar” a su cuñado de que el móvil era “lucrarse” nos parece indignante. Dudamos mucho de que su cuñado pensara eso; en cambio sí parece claro que usted lo piensa. Y se equivoca rotundamente. ACOESCAN buscó esa solución porque los enfermos de cáncer –especialmente los más graves- suelen requerir una atención que no les van a dar en un hotel convencional. Y además en grupo viven mejor su experiencia, se apoyan unos a otros y pueden desplazarse juntos al centro de vacunación mientras que viajando por su cuenta tendrían que moverse al margen del grupo una y otra vez para recibir el tratamiento. Lo que en Bogotá no es muy recomendable si no se conoce bien la ciudad o se va acompañado de alguien que la conozca. Y esas razones y no la del ánimo de lucro que usted sugiere es lo que hace que desde esa asociación se anime a los pacientes a optar por el hotel elegido al efecto. De hecho nuestro compañero Antonio Muro y el Dr. De la Rosa pudieron comprobar en persona cómo sus empleados están siempre pendientes de cualquiera de las necesidades de los enfermos allí alojados asegurándonos que el comportamiento que se da en él es no ya profesional sino cercano, entrañable. Así que nos va a perdonar pero genera usted con su carta sin aportar la más mínima prueba o indicio en que basarse sospechas sobre una investigación y una asociación que no se justifican. Agregaremos que además de su cuñado y del Dr. Ospina otros pacientes españoles han muerto tras ser vacunados y ninguno de ellos en vida ni sus familiares cercanos han osado decir que se sintieron utilizados o engañados. Todos sabían cómo iban y a lo que iban. En cuanto a su cuñado la segunda vez viajó acompañado de su esposa a la que animó a ir –según él mismo contaría- “para que pudiese así conocer Colombia”. No intente usted hacer creer pues que estaba poco menos que en la ruina. Por lo que se refiere al Dr. Santiago De la Rosa usted mismo explica que se comportó con su cuñado de forma impecable pero por si le quedara alguna duda sobre las razones por las que le animara a probar con la vacuna le diremos que se debió al hecho de que ya había constatado su eficacia en otros enfermos. Y tenga la certeza absoluta de que no se lleva ni un céntimo por sugerir a un paciente que pruebe con ella. Su labor profesional nada tiene que ver con ACOESCAN. Algo que no pueden decir por cierto la mayoría de los oncólogos respecto de los grandes laboratorios. En suma, entendemos que esté usted dolido -y hasta suspicaz- con la muerte de su cuñado pero verter sospechas infundadas sobre otras personas excusándose en ese dolor no es de recibo.


Sr. Campoy: ¿podría indicarme cuál es el procedimiento a seguir cuando una persona sufre de osteofitos y tiene estrecho el canal raquídeo? No se imagina los dolores que está padeciendo mi esposa y no hemos encontrado una solución efectiva. ¿Existe algún tratamiento o aparato para esta clase de patología?

Hernán Jiménez
(Colombia)

Los médicos llaman osteofitos a las protuberancias óseas que con forma de espuela aparecen a veces en las articulaciones, muy especialmente en las vértebras. Y aunque hay quienes aseguran que se producen por golpes otros la consideran en cambio la manifestación de una artrosis –también llamada osteoartritis o artropatía degenerativa- provocada por un anormal desgaste mecánico y las malas posturas. De ahí que sea más habitual donde mayor movimiento y flexión se producen: entre la quinta y sexta vértebras cervicales y entre la 5 y la S1 dorsales. Problema que se agrava cuando el osteofito roza los nervios de la zona causando dolor o se pinza alguna raíz impidiendo la movilidad. Lo singular es que está constatado que sufren más este problema quienes hacen movimientos repetitivos con frecuencia o abusan de los videojuegos y los teléfonos móviles habiendo además más casos entre los diabéticos o hipertensos. Cabe añadir que no desaparecen de forma espontánea y la única solución es extirparlo quirúrgicamente lo que puede tener su riesgo según la localización. Nuestra sugerencia es pues que su mujer se opere y siga durante una temporada una dieta a base de frutas, verduras, frutos secos, cereales, legumbres y gelatina -preferentemente ecológicos-, beba agua de calidad y se someta a un tratamiento ortomolecular que le garantice la ingesta adecuada de ácidos grasos omega 3, bioflavonoides, bromelaína, calcio, cartílago de tiburón –es rico en sulfato de condroitina y glucosaminoglicanos-, cúrcuma, enzimas proteolíticas, magnesio, manganeso, MSM (Metilsulfonilmetano), PABA, SAM (S-adenosil-L-metionina), selenio y vitaminas A, C y E junto a las del complejo B. Y, por supuesto, que ingiera colágeno hidrolizado. En suma, debería ponerse en manos de un buen profesional que paute las dosis y los tiempos. Cabe agregar que hay varias plantas antiinflamatorias útiles en la artrosis: el sauce, el harpagofito, la ulmaria o reina de los prados y la manzanilla. En todo caso sepa que alivia asimismo las molestias aplicar hielo y posteriormente calor en la zona afectada así como un paño caliente empapado en aceite de lino. Y ante todo un consejo: que su mujer deje de ingerir lácteos y todo otro alimento acidificante.


Estimado Sr. Campoy: ante todo gracias por la extraordinaria revista que dirige. Nuestro caso es el siguiente: tenemos una hija de 22 años que estuvo ingresada 17 días en un hospital. Entró por Urgencias con fuertes dolores de abdomen y a nivel de la cintura. El primer diagnóstico fue una fuerte infección de orina de origen ginecológico (probablemente de ovarios). Cuarenta horas después, estando ya ingresada, tuvo un fuerte dolor en la pierna izquierda con hinchazón por lo que se le hizo enseguida una ecografía y un escáner que confirmaron lo que temía la doctora: un trombo. El caso es que le dieron el alta hospitalaria el 15 de noviembre con este diagnóstico: Enfermedad tromboembólica extensa (afectación poplítea izquierda, iliaca izquierda, cava inferior a nivel infrarrenal) y tromboembolismo pulmonar de arteria pulmonar derecha. Alergia al Sintrom. Tratamiento: reposo relativo y lenta incorporación a una actividad física normal. Aldocumar según hoja de Hematología”. Como comprenderá nuestra preocupación es máxima. No queremos que sea una enferma crónica de por vida. Le pedimos pues que nos diga qué doctor de su equipo de colaboradores puede tratarla; aunque vivimos en Asturias nos podemos trasladar a Madrid sin problema o donde sea necesario. No hace falta que publique la carta en la revista pues nos interesa sobre todo su consejo. Gracias de antemano por la respuesta y por la magnífica labor de información que realizan.

Manuel Martin Redondo
Cudillero (Asturias)

Suponemos que cuando esta carta aparezca usted habrá recibido nuestra sugerencia de consultar al D. Taher Abbas (93 456 96 34) y tendrá ya su parecer pero nos pareció ciertamente sorprendente que se le dé a alguien el alta padeciendo una “enfermedad tromboembólica extensa” y “un tromboembolismo pulmonar” y la recomendación terapéutica fuera sólo la de que hiciera “reposo relativo” y se fuera luego sin más reincorporando paulatinamente a la actividad normal. Es más, nos parece inconcebible. A fin de cuentas la warfarina –principio activo que en España comercializa Aldo-Union como Aldocumar- no es más que un anticoagulante con claros efectos secundarios como hemos denunciado muchas veces explicando que hay productos naturales al menos igual de eficaces pero con muchos menos efectos iatrogénicos. Dos simples cucharaditas diarias de extracto seco de cacao, dos cápsulas de Aceite de Krill o tomar huevos enteros -sus proteínas retrasan la coagulación sanguínea y demoran la conversión del fibrinógeno en fibrina, base estructural de los coágulos de sangre- son igual de útiles. Además debieron advertirle como mínimo de que mientras se ingiere no se puede tomar alcohol y explicarle que no procede ingerir alimentos como la coliflor, las espinacas, las acelgas, los espárragos o la carne de hígado ya que podría haber posibles interacciones. En fin, esperamos que el doctor haya podido orientarles convenientemente.


Hola. Me gustaría saber si pueden orientarnos. Verán, mi mujer y yo estamos intentando tener un hijo pero a pesar de que se queda embarazada lo pierde antes del mes. Ella lleva una dieta bastante sana y vamos a un acupuntor. El periodo lo tiene bien, no tiene desarreglos. A veces está estreñida y baja de hierro pero tiene 40 años y está muy sana. Además hizo una dieta depurativa antes de los intentos y se quitó las amalgamas de la boca. ¿Qué más cosas podemos mirar? Yo me hice un espermiograma y dio bien. El caso es que no tiene problemas en quedarse embarazada pero lo pierde muy rápido; son varias veces ya y no queremos acudir a técnicas de reproducción asistida. Aparte del tema genético, ¿hay más cosas en las que podamos incidir? ¿Conocen a alguien a quien consultar? Si puede ser en el País Vasco mejor. Muchas gracias. Un saludo

Alex del Cura

Puede deberse a muy diversas causas por lo que hay que intentar identificarlas. Es habitual que el organismo de la madre rechace el feto si hay incompatibilidad Rh, si tiene alguna aberración cromosómica o sufre una enfermedad congénita -como la hipoplasia pulmonar-, el útero está infectado -normalmente por bacterias-, uno o los dos progenitores consume habitualmente tóxicos -alcohol, tabaco, drogas (fármacos incluidos)- o ha sido irradiado (en el caso del hombre puede afectar al semen y en el de la mujer a todo el organismo dependiendo de la frecuencia e intensidad de las radiaciones), hay problemas con el cordón umbilical, la mujer sufre de alguna patología grave, hay déficit acusado en la madre de algunos nutrientes (vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas…), padece problemas hormonales, diabetes no controlada, obesidad, pre-eclampsia o colestasis (obstrucción del flujo de la bilis del hígado), hay algún problema en los órganos reproductores o el sistema inmune de la madre rechaza al feto por alguna de las razones mencionadas o por otras. El médico debe valorar todo eso tras examinarse el tejido que sale por la vagina con el aborto para determinar si la placenta era o no normal. Agregaremos que un estudio reciente ha descubierto que entre las mujeres que consumen al día 200 miligramos de café (una taza mediana) hay un riesgo dos veces mayor de sufrir un aborto espontáneo. Le sugerimos que algún médico valore todo eso, se hagan un estudio genético para valorar posibles incompatibilidades y se haga un cultivo de flujo vaginal y una endocérvix para descartar una infección.


Estas cartas aparecen en
145
Enero 2012
Ver número