CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 155 / DICIEMBRE / 2012

Sr. Director: circula por Internet un email en el que un profesor llamado Vicente Tortosa Pérez que trabaja en la Universidad de Almería (España) -concretamente en la Unidad de Extensión Universitaria adscrita al Vicerrectorado de Servicios Generales con sede en Camino del Pozuelo s/n de Cuenca- advierte de que un grupo de investigadores de la Universidad de Princeton (Nueva jersey, EEUU) ha descubierto algo aterrador. Según se explica en él estuvieron alimentando durante varios meses a dos grupos de ratones, uno con comida guardada en una heladera o freezer (nevera) y otro con comida guardada también en un freezer pero con varios imanes decorativos pegados en su puerta. La idea era ver cómo afectaban las radiaciones electromagnéticas de los imanes a los alimentos y tras rigurosos estudios clínicos constataron que los que consumieron la comida irradiada por imanes tenía un 87% más de probabilidades de contraer cáncer. Asimismo se asegura que adherir imanes a cualquier electrodoméstico conectado a la corriente eléctrica hace aumentar su consumo porque incrementa la fuerza electromagnética del campo eléctrico. En suma, que poner imanes en la nevera puede ser letal por lo que se sugiere quitarlos y tenerlos además lejos de cualquier alimento. Mi pregunta es obvia: ¿es verdad?

Carlos Jiménez
(Madrid)

Se trata de uno de tantos bulos o hoax. Para empezar no hay en la Universidad de Almería ningún profesor con ese nombre y apellidos aunque sí una persona en la ciudad que no tiene nada que ver ni con la universidad ni con el email que comentamos. Por otra parte la Universidad de Almería no tiene ningún departamento en Cuenca y por consiguiente ningún vicerrectorado. Lo que hay en el Camino de Pozuelo -y no “del” Pozuelo- de Cuenca es el vicerrectorado del Campus de Cuenca y Extensión Universitaria de la Universidad de Castilla-La Mancha. Y ningún almeriense habla de “heladera” o “freezer” sino de “nevera”, “frigorífico” o “congelador”. Cabe añadir que en la Universidad de Princeton no se ha hecho nunca un estudio sobre la posible influencia en alimentos de unos imanes colocados en la puerta de una nevera. Claro que un imán no genera “radiación electromagnética” sino un simple “campo magnético”. Y eso de que un imán pequeño puede aumentar el consumo eléctrico de un electrodoméstico si se coloca sobre él no se lo cree más que alguien lego en la materia. Esperamos haber satisfecho su curiosidad.


Sr. Director: mi consulta es muy breve. He leído que comer ortigas puede ser incompatible con algunos fármacos y yo estoy tomando Dumirox (50 mg) y Rivotril (0,5 mg). ¿Son estos medicamentos incompatibles con la ingesta de ortigas? Es todo.

Francesc Prims
(Barcelona)

En efecto, las ortigas son incompatibles con ambos fármacos que, por otra parte, son puro veneno (léase los prospectos y comprobará que sus posibles efectos secundarios son un auténtico catálogo de horrores). El Dumirox es un inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina (ISRS) y las ortigas tienen serotonina. Y el Rivotril es una benzodiazepina de efectos anticonvulsivos que fue diseñada como presunto preventivo de los ataques epilépticos aunque hoy día se receta para tratar la ansiedad, la depresión, el THDA, los mareos y el estrés (siendo igual de inútil y peligrosa en todos los casos). Las ortigas en cambio contienen de forma natural inhibidores de la COX-1 y la COX-2 y, por tanto, son antiinflamatorias.


Sr. Director: he estado unos días tomando agua de mar mezclando un vaso de la misma con dos de agua mineral pero me produce una fuerte diarrea y sensación de aturdimiento. ¿Es normal? ¿Se debe a que me estoy depurando? ¿Es quizás excesiva la dosis? Quiero seguir tomándola pero necesito conocer ese dato.

Alicia Oltra
(Barcelona)

¿Agua de mar? Pues mire, depende de dónde la haya obtenido. Si utilizó ampollas comercializadas como Plasma de Quinton puede usted estar segura de que el agua no está contaminada y la causa de su diarrea no es ésa. Si la obtuvo usted de otra fuente o la extrajo directamente del mar sin haberla dejado decantar adecuadamente puede estar contaminada. Nosotros lo ignoramos. Lo más importante pues es asegurarse ante todo de que no está contaminada. Porque una cosa es extraer agua de mar de un lugar razonablemente limpio de contaminación y otra extraerla de cualquier lugar sin tener en cuenta eso. Y dudamos de que donde usted vive haya muchos lugares donde extraerla con tranquilidad. Lo hemos explicado claramente en nuestros artículos. En cuanto a la dosis eso depende de nuevo del tipo de agua de mar, de su singularidad personal y de su estado físico. Hay quien se bebe uno o dos vasos al día y le sienta bien y quien se toma un par de sorbos y sufre diarrea y/o hipertensión. En todo caso lo razonable es ingerir sólo unos 40-50 ml diarios de forma continuada.


Estimado Sr. Campoy: hace ya tres años que descubrí Discovery DSALUD y desde entonces espero cada mes su aparición en el kiosco. El caso es que a mi esposa le han diagnosticado una distonía que denominan Blefaroespasmo bilateral. Tiene 62 años y tres hijos pero el segundo embarazo fue gemelar con alguna complicación al final y como consecuencia uno de los bebés nació muerto. Por lo demás no ha tenido problemas de salud a lo largo de su vida salvo algún periodo de gripe o similar. Sin embargo a mediados de 2011 comenzó a notar molestias en los ojos y cansancio al ver la tele lo que atribuyó a un exceso de sequedad por lo que intentó solucionarlo aplicándose suero fisiológico sin resultado. Como las molestias fueron creciendo decidimos acudir a nuestro médico de familia que diagnosticó el problema como doloroso y de fotofobia; y con las mismas nos remitió al oftalmólogo de zona que se limitó a comprobar que veía bien para, a renglón seguido, enviarnos al oftalmólogo de nuestro hospital de referencia: el Hospital Universitario Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes. El examen de este especialista determinó un “Blefaroespasmo bilateral, intensa grasa en borde libre con lágrima muy grasa y córnea sin queratoplastia; no cede el blefaroespasmo con anestesia. Blefaritis posterior + ojo seco evaporativo y blefaroespasmo bilateral. Tratamiento: Estila toallitas 3 veces al día, Hyabak protector a demanda y Tobradex (una gota cada 6 horas durante 4 semanas). Si no existe mejoría enviar al neurólogo (valorar toxina botulínica)”. Todo ello, como podrá imaginar, nos sonaba a chino. Y aunque alguna explicación se nos dio no quedamos suficientemente satisfechos por lo que requerimos una segunda opinión en otro hospital próximo (La Paz). Allí primero nos atendió el oftalmólogo de zona en el ambulatorio donde se le explicó la dificultad que mi esposa tenia para mantener los ojos abiertos; y luego se le comentó que antes de la aparición de esos síntomas había vivido un periodo prolongado de estrés como consecuencia de la enfermedad de su padre (cáncer de colon-pulmón con 90 años y cuidando de él) hasta que falleció a finales de febrero de 2011. El oftalmólogo le propuso un tratamiento a base de higiene en los párpados, un colirio y un gel oftálmico. Además solicitaba al MAP que gestionara una valoración del Blefaroespasmo (parpados) y otra del neurólogo. Nos remitieron pues al neurólogo de zona que mantendría el diagnóstico y le prescribió un tratamiento a base de toxina botulínica cuya primera dosis recibió el 2 de diciembre de 2011 en la consulta de Neurología-Espasticidad del Hospital Universitario La Paz. En esa visita se nos hablaría de la toxina, de su nivel de eficacia y de sus escasos efectos secundarios citándola para tres meses después a fin de darle una segunda dosis. Mi esposa acudiría para recibir la segunda dosis el 24 de febrero de 2012 sin apenas haber notado mejoría. Ante lo que se nos indicó que hasta encontrar la dosis adecuada los resultados no llegarían. La historia se volvería a repetir con una tercera inyectada el 22 de junio de este año y una cuarta dosis el 28 de septiembre aunque tras los escasos resultados de la tercera ya se nos dijo que solicitásemos una nueva consulta con el oftalmólogo especializado en párpados para que hiciera su propia valoración y aportase otras alternativas a la toxina (pastillas, cirugía etc.). Así que con el fin de mejorar nuestro conocimiento sobre esta patología nos afiliamos a ALDE (Asociación de Lucha contra la Distonía de España) cuyo personal atendería nuestras dudas. Pues bien, en ese intermedio del proceso y ayudados por la información de su revista acudimos a la consulta del Centro ITAKA de Madrid donde dieron a mi esposa diez sesiones de acupuntura, un tratamiento homeopático y una dieta sin gluten y sin lactosa durante 3 meses sin que hasta ese momento notara tampoco mejoría. Posteriormente circunstancias familiares nos hicieron cambiar de domicilio y tuvimos que cancelar el tratamiento. En fin, se nos ha asegurado en varias ocasiones que no se conocen ni las causas ni las soluciones de esta patología. ¿Es así? Le agradeceríamos, si es posible, que nos aportara algo de luz. Debido a la situación familiar a la que me refería nuestra residencia habitual es muy probable que esté pronto en las inmediaciones de Barcelona por lo que en el caso de que nos indique acudir a algún profesional preferiríamos que éste estuviera en la zona. Gracias por su ayuda y un cordial saludo.

Andrés Cea Serna
Alcobendas (Madrid)

Médicamente se llama Blefaroespasmo a la contracción espasmódica involuntaria y repetitiva del músculo orbicular –el que está alrededor del ojo- provocando movimientos anormales –a eso se llama distonía-; y se dice que es bilateral cuando afecta a los dos ojos. Contracción que a veces viene acompañada de movimientos involuntarios de cuello, cabeza o boca que sólo desaparecen mientras se duerme. Y puede derivar en alteraciones como ojo seco o visión borrosa o doble. ¿Y a qué se debe? Pues está constatado que a veces lo provoca una alteración neurológica funcional en el sistema nervioso central, en otras la falta de lubricación de la superficie ocular siendo eso lo que provoca que aumente el parpadeo en un intento de distribuir uniformemente la lágrima y en algunas más los efectos secundarios de diversos medicamentos. En cuanto a la toxina botulínica se inyecta para relajar temporalmente los músculos y evitar que se contraigan; es pues un tratamiento meramente paliativo y a menudo ineficaz. En los casos más severos los espasmos pueden ser frecuentes e invalidantes porque los ojos permanecen cerrados la mayor parte del tiempo y entonces algunos oftalmólogos optan por hacer lo que se denomina miectomía del músculo orbicular y de la musculatura depresora que consiste en extraer quirúrgicamente -de forma parcial o total- fibras de uno de los músculos del párpado superior para intentar evitar que se siga cerrando espasmódicamente. Ahora bien, el blefaroespasmo puede ser asimismo consecuencia de una conjuntivitis, del llamado Síndrome de Sjögren o de otra alteración inflamatoria pero, sobre todo, de una blefaritis, nombre que recibe la inflamación del párpado -justo donde están las pestañas- a causa de una dermatitis seborreica que afecte también a las glándulas del párpado (entonces se llama blefaritis seborreica) o por la presencia de bacterias -normalmente estafilococos- que den lugar a la infección que conocemos como orzuelos (cuyos síntomas son dolor, hinchazón, picor intenso, irritación de la conjuntiva y ojo seco por falta de lubricación). Nuestro consejo es pues que se limpie bien a diario la zona de los párpados –procurando no tocar los ojos- con un algodón bien empapado en agua oxigenada y/o zumo de limón (tres o cuatro veces diarias durante una semana) y que luego se aplique en la zona plata coloidal (nunca iónica). Debe asimismo seguir una alimentación equilibrada asegurándose de que no tiene deficiencias nutricionales. Evitando ante todo los medicamentos –colirios farmacológicos incluidos-, el alcohol, el tabaco, la leche y sus derivados, los hidratos de carbono refinados (pan, pasta, bollería, dulces, pasteles, etc.), las grasas saturadas y “trans” y la comida frita. Aumente en cambio la ingesta de vegetales amarillos y rojos por su concentración en carotenos. Son especialmente útiles la acerola, los cítricos, las grosellas y arándanos -rojos y negros- y las hortalizas en general -ajos, cebollas, rábanos, tomates y zanahorias en particular- así como el pescado azul. En cuanto a posibles suplementos le sugerimos muy especialmente tomar a diario cloruro de magnesio y apoyarlo con cápsulas de aceite de krill, un compuesto que lleve glutatión, ginkgo biloba, quercitina, luteína, zeaxantina, rutina, zinc y selenio y, por último, un multivitamínico así como un complejo de vitaminas del grupo B. Es asimismo útil aplicarse en los ojos una cataplasma hecha de dos conocidas plantas: la eufrasia y el mirtilo. No estando de más que se someta a un tratamiento con el Par Biomagnético. Y si esto no diera resultado –que nos extrañaría- plantéese consultar su caso con el Dr. Arturo Solís, oftalmólogo mexicano creador del QIAPI1 –producto del que hablamos en el nº 143- cuyo email es comagua2000@yahoo.com


Sr. Director: el 15 de marzo de 2010 fui operada de pseudoartrosis y me pusieron la proteína ósea BMP2. Sufrí muchas complicaciones, movilización del implante 3 veces con infección fistula del LCR. Tengo dañado el nervio con inflamación residual y una sacroileitis por sobrepeso debido al material. Son ya en total 6 operaciones y me gustaría recibir información porque estoy segura de que todas las complicaciones se deben a dicha proteína. Muchas gracias.

Belén Martínez

Los médicos llaman Pseudoartrosis a la fractura ósea que no se consolida habiendo transcurrido tiempo suficiente para ello; situación que si se prolonga mucho rebautizan como Pseudoartrosis atrófica recalcitrante. En cuanto a la proteína ósea 2 –abreviadamente BMP2- pertenece a la súper-familia de proteínas TGF-beta y juega un papel importante en el desarrollo del hueso y el cartílago. Implicada en la ruta de señalización hedgehog así como en la interacción citoquina-receptor de citoquina es osteogénica e induce la diferenciación de los osteoblastos en diversos tipos celulares. Pues bien, implantada en una esponja de colágeno induce la formación de hueso nuevo. Y esa es la técnica que han intentado con usted sin éxito. Nosotros vamos a sugerirle, para empezar, que elimine de su dieta el café, el alcohol y el tabaco porque producen un desequilibrio negativo en los niveles de calcio, las bebidas de cola porque son muy ricas en fósforo, azúcares y cafeína y si bien el fósforo es necesario para los huesos una ingesta elevada bloquea la absorción del calcio, que evite la sal ya que es responsable de la eliminación urinaria de calcio, que elimine los antiácidos basados en aluminio porque causan pérdida de masa ósea, que tenga en cuenta que los corticosteroides, las tetraciclinas y los preparados tiroideos pueden ser responsables de la pérdida de calcio y que recuerde que la actividad física es fundamental tanto para mantener como para restaurar la densidad ósea; actividad moderada pero mantenida en el tiempo. Consuma en cambio alfalfa –es remineralizante por su equilibrado contenido en calcio, fósforo y magnesio y además contiene vitamina K, sustancia que potencia la actividad de la vitamina D y mejora la disposición del calcio-, piña –contiene manganeso, sustancia que participa en el metabolismo óseo-, almendras, brécol, coles de bruselas, semillas de girasol, cacahuetes, nueces, higos, cebollas, alubias secas, hortalizas, cereales, granos de sésamo, sardinas y salmón –todos ellos son alimentos ricos en calcio biodisponible, en algunos casos hasta ocho veces más que la leche-, tofu -proporciona isoflavonas cuyos efectos estrogénicos favorecen la mineralización ósea y previenen la osteoporosis- y verduras crudas -por su contenido en vitaminas, minerales y fitonutrientes-, especialmente nabos. En cuanto a posibles suplementos sepa que además del calcio es importante asegurarse de que no le falte magnesio -actúa equilibrando el suministro de calcio evitando que éste sea eliminado y además su deficiencia conlleva una reducción de la concentración sanguínea de la forma más activa de la vitamina D-, zinc, cobre y manganeso -un déficit de cualquiera de estos tres minerales tiene una acción negativa sobre la salud ósea-, boro -mineral indispensable en la activación de algunas hormonas cuya acción es regular la formación de masa ósea-, vitamina K -sin suficiente cantidad de esta vitamina no se puede formar osteocalcina, proteína no colágena que está presente en la matriz del hueso alrededor de cuya estructura se fija el calcio-, vitamina D -facilita la absorción del calcio a nivel gastrointestinal y moviliza los minerales de otras zonas del organismo dirigiéndolos hacia los huesos-, antocianinas y proantocianidinas -flavonoides necesarios para que el organismo forme estructuras colágenas que estabilicen la masa ósea-, silicio -indispensable para la absorción del calcio- y lisina -aminoácido necesario para el transporte y la absorción del calcio-. En otras palabras, siga la dieta adecuada y pida a un buen experto en Nutrición Ortomolecular que le sugiera un tratamiento lo más completo posible. Lamentablemente a los médicos no les ha explicado sobre todo esto casi nada en las facultades de Medicina. Le sugerimos que pregunte por algún experto en la Asociación Española de Nutrición Ortomolecular llamando al 96 392 54 55.


Estimado Sr. Campoy: escribo para solidarizarme y felicitar por su valor a Ernesto Carvajal Pabón que nos contó en esta sección el caso de su madre así como a todas las personas que alzan su voz para manifestar claramente el pésimo estado de algunas instituciones sanitarias y el nulo grado de humanidad de algunos médicos. Me gustaría asimismo alabar la gran labor que realiza esta magnífica revista permitiendo la libre expresión de sus lectores. Además, ¡qué más quisiera más de una universidad, academia o institución en mostrar siquiera la mitad de los hermosos conocimientos que nos hace llegar cada mes! Yo personalmente realizo mis propias pesquisas e investigaciones sobre salud, naturopatía y medicinas naturales y puedo constatar por experiencia propia la gran efectividad de los métodos naturales. Así como puedo afirmar que el 85% de los alimentos que encontramos en los supermercados son no ya innecesarios sino perjudiciales para nuestro organismo (eso sí, beneficiosos para las grandes empresas). El problema de todo esto es que las personas de “a pie” siguen sin abrir sus ojos a estas cosas y en el peor de los casos incluso no les importa. Me parece tan triste que cuando alguien fuma y se le advierte de lo que hace responda De algo hay que morir, ¿no? Porque esto me hace preguntar: ¿tan poco aprecian y valoran algunas personas su vida? En fin, me gustaría decirles a ustedes y a sus lectores que acabo de escribir un libro titulado Hola Tierra… ¿podremos ayudarte? que cualquiera puede descargarse gratuitamente escribiendo en Google lo siguiente: Hola tierra bubok. Me despido con una genial frase de Jimmi Hendrix: “Cuando el poder del amor supere al amor por el poder el mundo hallará la paz”.

Víctor Jiménez Sepúlveda
Vitoria (Álava)


Estimado Director: soy lectura habitual de la revista y alguien muy satisfecha de todo lo que aprendió leyendo La Dieta Definitiva. En esta ocasión os escribo para ver si me podéis ayudar con lo siguiente: mi abuela padece Xerostomía desde hace once años -ahora tiene 81- y quisiera saber si hay algún tratamiento natural que pueda ayudarla porque hemos estado en varios hospitales y en todos nos dijeron que no hay tratamiento. Probamos con acupuntura pero no funcionó. Y he hecho una búsqueda en vuestra web pero no he encontrado nada. ¿Conocéis a alguien que pueda darle algún tratamiento o al menos pueda aliviar su dolor? Está sufriendo mucho a diario y son ya muchos años. Saludos cordiales,

Gemma Eugenio

Xerostomía es el nombre que dan los médicos a la sensación subjetiva de sequedad de la boca. Pudiendo objetivarse si realmente se detecta una disminución del flujo de saliva tanto en reposo como con estímulo lo que para poder valorar hay que hacer una sialometría. Debemos decirle en cualquier caso que asegura sufrirla casi una de cada dos personas de más de 60 años, porcentaje que llega al 90% entre los pacientes hospitalizados. Y se achaca a muy diversas causas; como una disminución de estímulos o la pérdida de dientes -en ambos casos al ser menor la información aferente hay menor producción de saliva-, el estrés, la ansiedad, la depresión, sufrir anorexia nerviosa, alteraciones de las vías eferentes vegetativas que inervan las glándulas, una infección, el tabaquismo, el alcoholismo, el consumo de drogas, la deshidratación, un problema de inmunodeficiencia, una disfunción del sistema nervioso, la ingesta de diuréticos, padecer diabetes mellitus, la destrucción del parénquima salival, sufrir una enfermedad autoinmune -como el síndrome de Sjögren, la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, la esclerodermia o la dermatomiositis-, haber recibido quimioterapia y/o radioterapia, una obstrucción de los conductos de drenaje… Y, por supuesto, puede deberse al deterioro del organismo por envejecimiento. Pero la causa más frecuente es la ingesta de fármacos, especialmente los antihipertensivos, los antidepresivos tricíclicos, los antiparkinsonianos, las fenotiacinas, las benzodiacepinas, los anticolinérgicos, los antihipertensivos, los antihistamínicos, los antipsicóticos y los diuréticos. Tratándose de un problema que puede provocar la alteración del sentido del gusto con apreciación de sabores desagradables, ardor y dolor bucal, dificultad para formar el bolo alimenticio, masticar y deglutir, dificultad en el uso de la prótesis dental, halitosis, fisuras en la lengua, candidiasis oral, erosiones bucales, caries, faringitis, laringitis, dificultad para expectorar y alteraciones gastrointestinales como dispepsia y estreñimiento. Y lo que los médicos sugieren habitualmente es estimular la secreción de saliva masticando enérgicamente zanahorias o alimentos ácidos o amargos, beber agua a sorbos o mascar chicles sin azúcar. Igualmente proponen usar sustitutos salivales como las llamadas soluciones acuosoiónicas y de carboximetilcelulosa o bien preparaciones ricas en enzimas. Recetando los más osados fármacos como la pilocarpina, la anetoletritiona, el betanecol, la carbacolina, la neostigmina o la distigmina, todos ellos ineficaces y con efectos secundarios inasumibles. Sepa asimismo que la producción de saliva se produce básicamente durante el día y de ello se encargan las glándulas parótida y submaxilar en un 80%-90% siendo el 99,5% agua y el resto iones cloruro -que activan la amilasa salival o ptialina-, bicarbonatos y fosfatos -que neutralizan el pH de los alimentos ácidos y la corrosión bacteriana-, mucina -glicoproteína que produce la viscosidad necesaria para las funciones lubricantes y la formación del bolo alimenticio-, lisozima -sustancia natural antimicrobiana-, enzimas -como la ptialina, amilasa que hidroliza el almidón parcialmente en la boca-, estaterina -además de antibacteriana y antifúngica inhibe la precipitación de fosfato cálcico al unirse a los cristales de hidroxiapatita-, las inmunoglobulinas transferrina y lactoferrina y una sustancia llamada opiorfina seis veces más potente que la morfina para calmar el dolor. Pues bien, nuestro consejo es que ante todo deje de ingerir fármacos si los está tomando: son la principal causa de este problema. Y luego que elimine de su dieta los alimentos salados, la leche y sus derivados -quesos incluidos-, el azúcar, los hidratos de carbono refinados, las sodas, las colas, las bebidas azucaradas, el café, el té rojo, el alcohol y el tabaco. Siga además hasta que se resuelva el problema una dieta a base de frutas -de forma moderada pero no en forma de zumos-, verduras, hortalizas, huevos, pescado, marisco, jamón york, carne blanca e infusiones. Beba asimismo mucha agua de baja mineralización a diario (entre 2,5 y 3 litros diarios al menos). Y finalmente ingiriera cada día durante un par de meses un preparado que contenga a partes iguales carbonatos de potasio, magnesio y calcio.


Estimado Director: ante todo le felicito por tan magnífica revista. La leo desde hace años y aun recuerdo cuando leí lo que publicaron sobre la Simvastatina porque me entró una angustia tremenda ya que llevaba 20 años tomándola. Ese mismo día dejé de ingerirla. El caso es que cuido mucho la alimentación pero el colesterol no me baja de 300. Tengo arritmias y tomo Emconcor. Así que tengo que luchar con médicos y familiares por el tema de no tomar la medicación del colesterol. No sé si estoy equivocada pero creí entender leyendo la revista que el colesterol no tiene importancia y sí las consecuencias de la Simvastatina… pero al mismo tiempo veo en ella publicidad para bajar el colesterol. Es más, en la última revista, al hablar de las propiedades del kéfir se dice que es anticolesterolemiante. Estoy tomando en la actualidad un producto que contiene -entre otros principios- levadura roja, berberis, etc., y nada. Además he tomado otros productos y ninguno me hizo efecto. ¿Hago bien? Debo añadir que el colesterol bueno o HDL está muy bajo. ¿Debo preocuparme? Le agradecería en el alma que me ayudara pues no sé qué hacer al estar de por medio el corazón. ¿Hay algo realmente efectivo? De antemano le agradezco su atención y en espera de sus noticias le saluda,

María P. García
(Bilbao)

El Emconcor es un betabloqueante que se limita a reducir la frecuencia de los latidos del corazón y que además de numerosas interacciones y contraindicaciones puede provocar náuseas, vómitos, mareos, dolor de cabeza, cansancio, diarrea y/o estreñimiento, debilidad muscular, calambres, alteraciones del pulso, bajada de la presión arterial, alteraciones del sueño, dificultad para respirar, pesadillas, picores, enrojecimiento de la piel, disfunción eréctil, pérdida de audición, rinitis, sensación de frío en manos y piernas, entumecimiento y disminución del lagrimeo… ¿De verdad cree que se justifica ingerirlo? Por otra parte, ¿por qué relaciona su nivel de colesterol con la arritmia? Mire, si quiere nivelar su nivel de colesterol -que no reducirlo porque el verdadero nivel de riesgo de padecer un problema cardiovascular está en el exceso de triglicéridos y en un déficit de nutrientes -lo que no sabemos si es su caso porque no nos da datos- siga simplemente una temporada La Dieta Definitiva. Resolverá su problema sin más. Eso sí, tiene usted razón cuando no entiende por qué hay empresas que comercializan productos alabando su condición de anticolesterolemiantes -incluso en nuestra revista- si el exceso de colesterol no es por sí mismo un factor de riesgo. Nosotros tampoco pero no nos dedicamos a censurar las convicciones de los demás. Puede que lo hagan porque no piensen como nosotros… o porque aunque piensen como nosotros saben que su producto reduce el nivel de colesterol en sangre y así se lo dicen a quienes creen que eso es algo a valorar y tener en cuenta. Es decir, dejan que los demás decidan según su propio criterio. Lo que no impide que nosotros digamos una y otra vez desde hace años lo que pensamos al respecto. Por lo que se refiere a su arritmia le sugerimos ante todo que descarte que no se la provoca una infección pues la causa puede ser tanto el Estafilococus auerus como el Rubeola virus; un buen experto en el Par Biomagnético puede decírselo y resolver el problema rápidamente si se tratara de ello. Cabe recordarle asimismo que en su día ya explicamos que las arritmias parecen deberse en ocasiones a un déficit de yodo por lo que le sugerimos que pruebe a ingerir la llamada Solución de Lugol (lea en nuestra web –www.dsalud.com- el artículo que con el título El corazón, mucho más que una bomba de sangre publicamos en el nº 144). Y si le sorprende quizás le anime saber que el fármaco más utilizado hoy para las arritmias es la amiodarona, un compuesto orgánico sintético del que el 37% es ¡yodo! Solo que en su caso, como pasa con casi todos los medicamentos, su ingesta provoca numerosos efectos secundarios indeseables. En cambio ese problema no lo tendrá ingiriendo la Solución de Lugol en las dosis adecuadas. Complete todo esto con un buen tratamiento ortomolecular y verá cómo mejora.


Sr. Director: padezco desde hace bastantes años un virus genito-urinario (con vesículas en el pene, en los testículos e incluso debajo de la lengua) que hace cinco me provocó un cáncer. Soy lector de su revista desde el nº 90 y trato de seguir sus consejos y recomendaciones en lo posible. Desayuno fruta y zumo de limón, tomo vitamina C, germen de trigo, té verde, cocino con cúrcuma y jengibre, tomo espárragos, ensaladas de lechuga, tomate y cebolla, gazpacho a menudo y desde el reportaje sobre la apigenina procuro comer a diario perejil, apio y tomillo. He probado para eliminar el virus el ajo y el aceite virgen antes de acostarme, el extracto de semillas de pomelo y la plata coloidal pero tengo un problema: a los tres o cuatro días de empezar a tomarla en ayunas -como se indicaba en el artículo- empieza mi cuerpo a mejorar pero entonces tengo una polución nocturna y el tratamiento pierde efectividad. Voy rotando por dichos remedios pero en cuanto mejoro me sucede eso y el virus vuelve a proliferar, bajan mis defensas y el cáncer avanza. No sé si existe alguna solución para no tener poluciones y así poder acabar con el virus. He visto en su revista el anuncio del Varizapper pero tengo otro problema: soy parado de larga duración y mi economía es muy precaria. He mirado en Internet -en la ciudad donde compro en el herbolario pues vivo en un pueblo pequeño- pero no he visto su precio para calcular si me lo puedo permitir aunque también creo que elimina las bacterias “buenas” del organismo y es necesario tomar abundantes probióticos. ¿Y si empiezo a usarlo y tengo una polución nocturna y todo se me va al traste otra vez? Desearía algún consejo pues este año he adelgazado, siento mucho el frío, he cogido más resfriados y por ello estoy preocupado y con la moral por los suelos. He preguntado en el herbolario por algo para subir las defensas y me han enseñado dos productos: Defensiste e Inmuvital ¿Merece la pena que haga el esfuerzo económico y los tome? ¿Y cuál sería mejor? También me gustaría comentarle dos noticias que he leído en prensa hace poco tiempo y que podría ser interesante analizaran en su revista. La primera es que han curado una infección con dosis muy altas de vitamina B3 inyectada. La segunda es que la toma de cerveza reveló el aumento de neutrófilos en el organismo lo cual indica la importancia de las vitaminas del grupo B en las defensas del cuerpo humano cuando siempre se resalta ese papel en la vitamina C. Muchas gracias.

A. J. M.
(Asturias)

No entendemos la relación entre sus poluciones nocturnas y el virus que según usted le afecta. En todo caso siga con la terapia que está haciendo y para acabar con el virus opte por una de estas soluciones: cómprese un aparato para fabricar plata coloidal e ingiera ésta durante una temporada, sométase al Par Biomagnético -pero asegurándose de que lo hace un buen terapeuta- o busque a algún buen profesional que utilice un MORA. De cualquiera de las tres maneras podrá acabar con el virus que le preocupa. Y si tiene aún problemas en la zona genital aplíquese en ella ozono y lávela con plata coloidal y/o bicarbonato sódico.


Estas cartas aparecen en
155
Diciembre 2012
Ver número