CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 162 / JULIO / 2013

Sr. Director: tengo 45 años, tuve un accidente a los 25 y desde entonces el latigazo cervical que sufrí ha ido degenerando en una hernia discal entre C5 y C6 que es ya de gran tamaño y presiona levemente la médula -sin mielomalacia- así como la raíz nerviosa del brazo izquierdo y el nervio radial por lo cual sufro dolores y ha llegado a dormírseme media mano izquierda. Con acupuntura he superado los dolores pero he perdido algo de fuerza en alguna posición del brazo izquierdo. Tengo sensación de pinchazo en la espalda, a veces en la zona C5-C6 pero otras llega hasta media espalda, siempre en la parte izquierda. Un médico en Marbella me ha recomendado no operarme salvo que pierda sensibilidad y fuerza en las piernas. Y además me dice que en caso de operarme lo haga usando la técnica de inyectar en el disco intervertebral una sustancia llamada Discogel que al parecer carece de efectos secundarios y disuelve el cuerpo pulposo del disco creando así un vacío que absorbe la hernia haciéndola muy pequeña y, por tanto, liberando la presión que ejerce sobre la médula y las raíces nerviosas. Mis preguntas son: ¿se puede convivir con una hernia como ésta y hacer vida normal o me arriesgo a una mayor degeneración con la edad? ¿Sería recomendable operarme ahora que soy joven? ¿Tiene esta técnica efectos secundarios o es mejor que la de incrustar un trozo de hueso entre las vértebras y fijarlo con tornillos que inmovilicen parte de las cervicales? Les adjunto archivos gráficos de la hernia y el tratamiento. Mido 170, peso 69 kg y no padezco otra enfermedad pues únicamente soy alérgico a los ácaros; me trato con Nasonex 1 vez al día (desde hace 20 años). Mi dieta incluye mucha verdura, pescado y pollo o pavo dos veces por semana, huevos y algo de pasta. No fumo y solo tomo cerveza o vino en las reuniones (una vez al mes), tomo un par de cafés solos americanos al día, camino a diario un par de kilómetros y emocionalmente me mantengo lo más equilibrado que puedo –tengo dos niñas con mi esposa- y soy en general bastante feliz aunque puntualmente me saquen de mis casillas. Nada fuera de lo normal. Gracias.

Paco Q.

Mire, se llama hernia de disco –o discal- al desplazamiento de una vértebra hacia la raíz nerviosa que es así presionada provocando dolor al inflamarse el periostio, las articulaciones, la duramadre, el anillo fibroso, el ligamento vertebral longitudinal posterior y los músculos lumbares de la columna; y entre otras cosas puede ser la causa de patologías tan corrientes como el lumbago o la ciática. Es más, puede dar lugar incluso a lesiones neurológicas. Si se deforma porque se produce una fisura en el tejido conectivo del anillo fibroso –en sus fibras colágenas- se le llama protrusión; si éstas se rompen –normalmente sin atravesar el ligamento longitudinal anterior o posterior- prolapso; si el núcleo pulposo atraviesa el anillo fibroso y el ligamento longitudinal extrusión; y si se rompe el segmento extruido –habiendo a veces desplazamiento del fragmento libre al canal espinal- secuestro. Y la causa puede estar en algún golpe traumático –lo que le han dicho a usted-, en un esfuerzo, movimiento o torsión brusca –habituales en determinados trabajos o deportes-, en una mala postura mantenida en el tiempo durante el trabajo y hasta en un calzado inadecuado pero a nuestro juicio la principal es un debilitamiento de los tejidos y músculos de la espalda (por la edad, por la falta de ejercicio, por una deficiente alimentación que lleve a una carencia de algunos nutrientes o por déficit de líquidos ya que todos deberíamos beber al menos dos litros diarios de agua de buena calidad). Hernia de disco que al igual que la compresión o pinzamiento del nervio ciático puede dar lugar a una lumbalgia -que se acompaña de dolor, sensación de hormigueo o dificultad para el movimiento de la pierna del mismo lado- o a una ciática -si afecta al nervio lumbar (L5) o ciático (S1) provocando dolor y debilidad así como parestesia local-. El tratamiento más habitual consiste en traccionar a diario la zona lumbar por medio de un equipo o correa portátil –durante al menos 3 meses- para intentar que las vértebras se separen lo suficiente como para no ejercer presión sobre los discos y éstos puedan recuperarse de manera natural al mejorar así la irrigación sanguínea. Otros expertos optan por tumbar al paciente en una camilla giratoria y ponerle lentamente en vertical hasta que cuelgue de los tobillos a fin de separar así las vértebras gracias a la simple fuerza de la gravedad y el espacio intervertebral se llene de agua y se oxigene. En todo caso la mayoría de los traumatólogos opta por operar quirúrgicamente a fin de extraer el disco dañado o parte de él -a eso se le llama hacer una disquectomía– y unir las vértebras afectadas para que no se muevan con injertos de hueso o implantes, tornillos y varillas (lo que recibe el nombre de artroplastia). Las otras posibilidades son hacer una nucleoplastia -desecar el disco mediante radiofrecuencias- o una coblación –extirpar la lámina (parte del hueso de la vértebra) para aliviar la presión de los nervios raquídeos. Y salvo excepciones no nos parece precisamente una buena idea. Lo más eficaz suele ser inyectar ozono en la zona. Lo explicaría detalladamente el Dr. Ángel Portela -especialista en Ortopedia y Traumatología que trabaja en la madrileña Clínica Ruber– en el reportaje que con el título El ozono resuelve las hernias sin cirugía apareció en el nº 34 y puede usted leer en nuestra web: www.dsalud.com. En cuanto al DiscoGel no es sino un compuesto de etanol gelificado con etilcelulosa y un agente de contraste (tungsteno) para el tratamiento percutáneo no invasivo de las hernias discales que suele aplicarse de forma ambulatoria con anestesia local pero no es más que un potente antiinflamatorio y analgésico; no suele pues resolver el problema. Nuestra sugerencia es que averigüe hablando con un experto –al antes citado es uno de los pioneros en España de la técnica pero hay ya muchos otros traumatólogos que la utilizan- si en su caso el ozono puede resolver el problema. Y si le dicen que no sería eficaz pruebe acudiendo a algún experto en Reeducación Postural Global, terapia de la que hablamos en el nº 49 en un artículo titulado Reeducación Postural Global: un tratamiento muy eficaz en las enfermedades reumáticas en el que explicamos que hace ya más de 25 años el francés Philippe Souchard demostró que problemas aparentemente inconexos como las contracturas, la inversión de curvaturas vertebrales, la cifosis, la escoliosis, la artrosis, la tendinitis, las hernias discales, el genu valgo o varo, los pies cavos o planos y ciertos vértigos o cefaleas tienen a menudo un denominador común: la rigidez de los músculos estáticos, No teniendo sentido según él atribuir pues las llamadas enfermedades reumáticas a la debilidad muscular cuando normalmente sucede todo lo contrario, que es el exceso de fuerza y rigidez de los músculos estáticos lo que da lugar a las mismas. Siendo a veces el ejercicio periódico, continuado e intenso el responsable de la rigidez de los músculos estáticos del cuerpo y ello, a su vez, causa de buena parte de las enfermedades reumáticas que por tanto deberían tratarse mediante estiramientos suaves de los músculos pero de forma global. Le sugerimos pues que busque a alguien especializado en esta terapia o, en su defecto, contacte con la Dra. Montserrat Palacín –miembro de nuestro Consejo Asesor- que pasa consulta en Barcelona (93 487 73 86). Como asimismo le sugerimos que paralelamente alimente sus tejidos y músculos ingiriendo durante una temporada colágeno hidrolizado, vitamina C –entre tres y cinco gramos diarios-, un buen complejo de aminoácidos -que incluya al menos lisina, prolina, arginina, carnitina, cisteína y taurina-, uno de minerales –con al menos magnesio, cobre, potasio y calcio-, coenzima Q-10, bioflavonoides y un complejo de vitaminas A, B, D, E y H. Siempre de origen natural, no sintético. Por lo que se refiere al fármaco que toma para su alergia a los ácaros piense que el principio activo de Nasonex es el furoato de mometasona, un corticoide antiinflamatorio que se usa a nivel local para mejorar los síntomas en casos de rinitis de tipo alérgico que cursen con obstrucción nasal (congestión), prurito y estornudos y debería usted intentar no tomarlo por costumbre sino solo cuando lo necesita. Aunque no parece ser su caso se trata de un fármaco al que mucha gente es intolerante –e incluso alérgica- que puede provocar broncoespasmos y disneas severas.


Estimado Director: quería comentarle un problema que no he visto tratado en la revista y padecemos muchos. Me refiero a la “estenosis de canal” por desplazamiento parcial (hacia dentro) de una de las vértebras de la columna que provoca el pinzamiento de alguno de los nervios que van a las piernas y hace que sólo se pueda andar unos cientos de metros. Los médicos desconocen cómo se produce y la única solución que dan es abrir, romper parte de la vértebra y poner una chapa metálica con cuatro imponentes tornillos en una complicadísima operación que en algunos casos produce mejoría pero que, al parecer, en la mayoría de los casos no elimina los dolores y limitaciones e incluso provoca con el tiempo que otras vértebras adjuntas sigan el mismo camino y necesiten más operaciones del mismo calibre. Soy bastante creativo y he estado pensando en otras posibles soluciones. ¿No se podría hacer volver la vértebra a su estado de normalidad utilizando algún potente imán desde fuera del cuerpo mientras el paciente está sujeto a una silla o a una cama? Se podría traccionar o tirar de la vértebra hacia fuera mediante un pequeño enganche, grapa metálica o similar sujeto a la esquina de la vértebra para que vaya actuando o tirando de ella poco a poco y de forma natural a lo largo del tiempo necesario. Sin prisa pero sin pausa. Pienso que moverla unos pocos milímetros podría ser suficiente. ¿Qué les parece?

Miguel N. Cuesta
(Valencia)

Se llama estenosis raquídea o estenosis de columna al estrechamiento del canal espinal que, en un momento determinado, empieza a presionar bien la médula, bien las raíces nerviosas provocando dolor -a veces muy intenso- así como entumecimiento, debilidad y sensaciones de quemazón, hormigueo y pinchazos en los brazos. Estrechamiento que habitualmente se debe a un proceso de calcificación de los ligamentos de la columna que engrosan y se endurecen pudiendo unas veces alargarse anormalmente o dar lugar a ostoefitos (espolones) o a hernias discales; o bien a una espondilolistesis (deslizamiento de una vértebra sobre otra). Y todo indica pues que no es más que otro nombre para definir un problema cuya causa tiene que ser similar a la que provocan las hernias discales; la diferencia es que en este caso el problema se desarrolla más lentamente y que quienes lo padecen pueden sentir también el hormigueo o el dolor en nalgas y piernas -especialmente cuando caminan- así como debilidad. Y al uso de analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos, corticosteroides, reposo y fisioterapia los médicos solo agregan como solución operar quirúrgicamente para ensanchar el canal raquídeo recortando o realineando las zonas afectadas que provocan la presión; con resultado incierto. Bastando a menudo quitar las láminas de las vértebras para que los nervios tengan mayor espacio (a eso se llama Laminectomía descomprensiva). Fusionando luego o no las vértebras con tornillos o barras o quitando parte del disco. En otras ocasiones solo se quita el foramen (zona por la que las raíces nerviosas salen del canal raquídeo) –a ese se llama Foratectomía-, la carilla articular o faceta –lo que recibe el nombre de Foratectomía medial-, algún disco que se sustituye por un pequeño tapón de hueso –Discectomía y Fusión cervical anterior le llaman a esto- o parte de alguna vértebra y los discos adyacentes sustituyéndolos bien por un injerto óseo, bien por placas y tornillos metálicos –esto recibe el nombre de Corpectomía cervical-. Si luego se decide reconstruir de forma más extensa la zona se habla de Laminoplastia.
Agregaremos que si los nervios están ya dañados se podría seguir teniendo entumecimiento y dolor sin notar mejoría alguna tras cualquiera de esas intervenciones. Y en cualquier caso el proceso degenerativo continuaría produciéndose. ¿Qué debería hacer entonces? Pues vamos a aconsejarle que haga exactamente lo mismo que sugerimos al anterior lector. Añadiendo que en su caso le vendría bien hacer además un ayuno terapéutico durante varios días (lea el reportaje que sobre ello publicamos en este mismo número para saber por qué). En cuanto a su propuesta nos va a perdonar pero no creemos que funcione. Su problema es mecánico pero no el origen del mismo. Suele deberse al deterioro del organismo por envejecimiento… o acidificación. Requiere pues un tratamiento integral y no local.


Sr. Director: he leído en la revista un artículo sobre la leche de soja en el que se dice que ni ésta ni los productos elaborados con soja sin fermentar son aconsejables pero que sí lo es la lecitina de soja. El caso es que he estado años tomando leche de soja –concretamente Vive soy de Pascual– y la he suprimido radicalmente sustituyéndola por leche de avena. Sin embargo hay algunas cosas que no tengo claras. Por ejemplo, ¿por qué es desaconsejable la lecitina de soja al hacer La Dieta Definitiva? Y si es así, ¿debo suprimir también mientras la siga los productos farmacéuticos o de herbolario que la incluyan en su composición? ¿Y los brotes tiernos de soja? ¿Se pueden tomar? De hecho, como experiencia, había puesto en remojo algunas semillas de herbolario -no transgénicas- para que germinaran. ¿Los suprimo? A fin de cuentas los germinados no son productos fermentados. ¿Y qué me dice de la soja tomada como legumbre y cocida? Gracias anticipadas y un afectuoso saludo.

Fernando

La lecitina es una sustancia natural presente en nuestras membranas celulares y en la bilis que juega un importante papel en el metabolismo de la grasas, aporta elasticidad, protege de los radicales libres y facilita la nutrición celular siendo esencial para la estructura de los tejidos nerviosos y para el correcto funcionamiento de las glándulas y del cerebro. Y puede ingerirse directamente con la alimentación pero cuando ello no sucede se encarga de fabricarla el hígado a partir de los huevos, los aceites no refinados y prensados en frío, los frutos secos –especialmente las nueces de Brasil-, los cereales integrales o el germen de trigo. Y una vez ingerida parte se transforma en colina, vitamina del grupo B básica para la formación de la acetilcolina que es el principal neurotransmisor cerebral en la transmisión de impulsos nerviosos. Su consumo es asimismo interesante en caso de problemas hepáticos pues al facilitar la metabolización de las grasas impide que éstas se depositen en el hígado dando lugar a una esteanosis. Asimismo ayuda a proteger los órganos y las arterias de la acumulación de la grasa y por eso en muchas dietas de adelgazamiento se recomienda tomar unas cucharaditas de lecitina de soja. De ahí que se añada a numerosos productos, desde los embutidos hasta los pasteles. ¿Y por qué no se aconseja mientras se hace La Dieta Definitiva? Pues porque es un alimento lipido-glucídico -solo tiene un 8% de carbohidratos pero es que el resto es pura grasa que se asimila por ello rápidamente- y, sobre todo, porque contiene un alto nivel de fosfatos y purinas lo que puede afectar a los riñones y elevar el ácido úrico. Y la mayor parte de quienes necesitan adelgazar ya tienen muy elevados los niveles de triglicéridos y ácido úrico y su consumo habitual puede terminar llevándoles a sufrir cálculos y afecciones renales, ataques de gota y problemas artríticos. Además es desaconsejable en casos de gastritis, úlceras, diarrea y otros problemas intestinales, dolencias habituales entre las personas con sobrepeso u obesidad. En cuanto a la presencia de lecitina de soja en otros productos no se preocupe porque la cantidad en ellos no es importante. Por lo demás nosotros hemos desaconsejado la ingesta de leche de soja y tofu aclarando en cambio que los productos fermentados de soja -el miso, el tempeh, la salsa de soja y el natto- sí se pueden ingerir aunque con moderación porque si no también son dañinos. Por lo que se refiere a las semillas contienen un 35% de carbohidratos y por eso no se permite su consumo mientras se sigue la dieta. En cambio en los brotes tiernos de soja la cantidad de carbohidratos no llega al 5% y sí pueden ingerirse. Si quiere más información lea en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos que con los títulos La leche de soja y los productos elaborados con soja sin fermentar no son aconsejables y Las propiedades de la lecitina de soja aparecieron –respectivamente- en los números 121 y 123.


Estimado Director: en primer lugar quiero felicitarle por su prestigiosa y valiente revista de la que soy suscriptor desde hace tiempo y después pedirle que me aconseje. Hace unos quince días me salió un abultamiento -doloroso al tacto- debajo de la mandíbula inferior derecha. Fui al dentista, me examinó la zona y me dijo que era una piedra en la glándula salival submaxilar derecha y debería tomar antibióticos (Augmentine) durante al menos cinco días así como antiinflamatorios durante cierto tiempo pero no me dijo ni cuánto ni la marca. Le dije que no quería tomar medicamentos -el Augmentine lo tomé hace unos años y me dio diarrea -y me respondió que entonces no me curaría nunca. Así que dígame: ¿hay algún medio natural de curar esta enfermedad sin tener que acudir a los antibióticos y a los antiinflamatorios? Por otra parte quería decirle que tengo piedras de oxalato cálcico en los riñones y la vesícula biliar y por más agua que bebo no me las quito de encima. ¿Tendrá la misma causa la piedra de la mandíbula y la de los riñones? ¿Puede perjudicarme la ingesta de algún alimento? He oído hablar de una infusión que se llama chanca piedra. ¿La conoce? Y otra cosa: si toda inflamación indica que hay infección, ¿cómo puedo saber si es así en mi caso? Dándole por anticipado gracias por su ayuda me despido con un fuerte abrazo

J. L.

Su problema ha sido bautizado como Sialolitiasis, nombre que recibe la aparición en la glándula salival -normalmente a nivel submandibular- de todo cálculo o piedra que básicamente está compuesto de calcio. A menudo el organismo lo termina expulsando de forma espontánea sin tratamiento pero otras veces hay que extirparlo recomendándose antes beber dos litros de agua diarios e ingerir alimentos ácidos que provoquen una fuerte salivación así como masajear las glándulas. No precisa usted pues ingerir ni antibióticos ni antiinflamatorios aunque se lo diga su dentista. Añade usted que tiene además oxalato cálcico en los riñones y la vesícula biliar y se pregunta si la causa de la piedra de la mandíbula puede ser la misma. Y la respuesta es afirmativa. Ahora bien sepa que aunque es cierto que toda sustancia rica en calcio es potencialmente productora de cálculos ello no implica que los provoque necesariamente. Eso sólo suele ocurrir cuando la persona ingiere poca agua y sigue una dieta con un fuerte contenido de bases xánticas, alcaloides entre los que destacan la cafeína, la teobromina y la teofilina. Nuestra sugerencia en todo caso es que restrinja drásticamente el consumo de proteínas animales y la sal, elimine todas las comidas acidificantes -y por tanto los cereales, las legumbres, el azúcar blanco, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas (incluido el vino y la cerveza), el café, el té, las colas, el chocolate, las bebidas estimulantes, la grasa saturada animal y la leche y sus derivados-, deje de tomar durante un tiempo espinacas, remolachas, acelgas y escarolas. no fría durante una temporada los alimentos, ingiera un suplemento que contenga quercitina, vitaminas B6, C, D, E y K y minerales de hierro, magnesio y zinc y tome tres conocidos productos homeopáticos útiles en estos casos: Calcárea Carbónica y Licopodium –ambas a la 30CH- y Berberis a la 7CH; una sola vez al día durante dos semanas. En cuanto a las plantas útiles para ayudar a eliminar arenilla y cálculos destacan la Lepidium Latifolium o rompepiedras, la zarzaparrilla, la cola de caballo, el diente de león, la ulmaria, la milenrama, el ortosifón, el abedul y el pino. Todo ello sin olvidar que hay un producto natural e inocuo en farmacias sumamente útil del que ya hablamos en el nº 44 con el título Las sorprendentes propiedades terapéuticas del agua dialítica; nos referimos al Slackstone II. Tiene pues opciones suficientes para afrontar su problema.


Estimado Sr. Campoy: tengo una hija de 20 meses que tiene la piel atópica y no he conseguido encontrar en sus revistas ningún artículo dedicado a este tema aunque está a la orden del día ya que cada vez lo sufren más personas. Como podrá imaginar he buceado en cientos de páginas de internet para encontrar tratamientos naturales sin éxito. La única solución rápida son las cremas con corticoides pero sé por experiencia que quitan el eczema rápido pero luego vuelve a salir otro brote; a mi juicio peor que el anterior. Hemos probado ya con varias cremas muy caras -sin parabenos ni perfumes- de venta en farmacias, aceite de almendras, geles sin jabón, harina de avena y hasta una crema que hace una conocida amiga mía a base de caléndula y espliego. Y nos ha resultado imposible eliminar el problema. También cuidamos mucho su alimentación; los cereales se los damos integrales y la leche, como ya es mayor, he dejado de dársela en polvo para empezar a proporcionarle leche fresca de cabra. Agregaré que come bastante bien la fruta y la verdura. En fin, ¿conoce algo eficaz para tratar la dermatitis atópica sin corticoides? Le agradezco de antemano su respuesta y le felicito por la revista. Un saludo.

Eva López Cabellos

La Dermatitis atópica suele provocarla una reacción de alergia o intolerancia del organismo a algún alimento o producto por mucho que algunos “expertos” digan que lo genera “un trastorno funcional de las glándulas sebáceas. Incluso se ha especulado con que la causa puede ser genética pero tal hipótesis no se justifica. Inicialmente la dolencia se conocía como Prúrigo de Besnier y como eccema constitucional pero hoy la han rebautizado como Neurodermatitis diseminada. Caracterizándose por picor continuo y pequeñas ampollas que supuran y forman costras con enrojecimiento o inflamación a su alrededor. A veces incluso aparece pus y sangrado del oído. Y los médicos la tratan normalmente con corticoides tópicos, inhibidores de la calcineurina y antibióticos. A nuestro juicio sin embargo la causa más habitual es la ingesta de algún alimento y ello puede detectarse porque en tal caso hay en sangre altas cantidades de inmunoglobulinas E. Siendo los alimentos más implicados los tomates y, sobre todo, la leche de vaca y sus derivados. Ha hecho pues muy bien en suprimirla. Pero también puede deberse a la presencia en la cuna o cama de ácaros, epitelio de animales o al polen de determinadas plantas (como el cenizo o la flor del olivo). E incluso a productos de higiene o limpieza. No use pues detergentes, suavizantes o aromatizantes químicos en su ropa, toallas, servilletas o ropa de cama. Y que no duerma o descanse en sábanas o mantas sintéticas. Mientras pruebe a ayudarle con Blue Cap, crema de Laboratorios Catalysis.


Sr. Director: soy asiduo lector de la revista y aprovecho para felicitarle por ella, siempre interesante, instructiva y amena. Verá, he conocido el hongo Ganoderma lucidum a través de un amigo y parece ser que posee numerosas propiedades; entre ellas 150 antioxidantes. El caso es que lo estoy consumiendo desde hace varios meses pero desconozco realmente sus propiedades curativas o preventivas y sus contraindicaciones si es que existen; y como tengo intención de consumirlo a largo plazo me gustaría que me informaran respecto a la conveniencia de su consumo y de los posibles riesgos. Muchas gracias por su colaboración. Un afectuoso saludo.

Juan Ballesté

El Ganoderma lucidum no es sino la seta conocida como Reishi de la que hemos hablado en varias ocasiones. Lea en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos que con los títulos Los hongos Shiitake, Reishi, Maitake y Kombucha, eficaces en el tratamiento del cáncer y El enorme poder curativo de las setas aparecieron en los números 79 y 115 respectivamente.


Sr. Director: me gustaría saber que opinan del cigarrillo electrónico. He consultado en su página web pero no he encontrado nada. Compro la revista mensualmente pero no puedo acceder a todo su contenido porque no tengo dinero para suscribirme. Un saludo y muchas gracias

Julia

Hablamos de ellos en la sección de Noticias del nº 132. Los cigarrillos electrónicos llevan una batería y una recarga -con o sin nicotina- en los que se introducen diversas sustancias -los fabricantes no explican cuáles-, entre ellas “aromas” (vainilla, menta, tabaco…). Pues bien, ya en el 2009 la FDA analizó varias marcas y encontró sustancias cancerígenas -además de la nicotina llevan nitrosamina- y tóxicas -como el dietilenglicol-. Y hace ahora dos años y medio se acusó a sus fabricantes de “realizar afirmaciones no probadas” y “recurrir a prácticas de fabricación inadecuadas». De hecho la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) manifestó públicamente hace casi 5 años que no hay evidencia alguna ni de la seguridad ni de la eficacia de esos cigarrillos. Nuestro consejo es pues simple: no inhale sustancias sin saber siquiera cuáles son y si son inocuas o peligrosas.


Estas cartas aparecen en
162
Julio 2013
Ver número