CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 166 / DICIEMBRE / 2013

Estimado Director: me dirijo a usted por los recientes artículos publicados en la revista sobre el trigo. Han puesto la «pieza» que faltaba a mi sentir. Veo lo que hacen los genetistas –Monsanto y demás- y me siento abrumado ante los daños que están ocasionando. Nosotros hacemos pan desde hace más de 80 años -ya empieza a colaborar la tercera generación- con el amor y la conciencia que heredamos de nuestro padre y me siento impotente ante la actual «prostitución» del pan. Sabemos que las grandes empresas de pan pre-cocido congelado compran la harina por barcos a precios que los panaderos artesanos jamás podremos alcanzar; de hecho sus robotizadas líneas de fabricación son capaces de hacer un millón de barras al día trabajando solo 6 o 7 personas. Y es obvio que quienes lo compran ignoran que se trata de pan pre-cocido congelado fijándose solo en el precio sin valorar su calidad. Y sin entender que con los precios de venta de ese pan industrial se destruye además a quienes, como nosotros, lo fabricamos con procesos naturales y masa madre sin utilizar prácticamente máquinas y empleando a muchas personas. De hecho me gustaría saber si la congelación tras ser precocido no afecta a los nutrientes del pan y si éstos, al descongelarse y volverse a cocer, no pierden propiedades. En fin, no estoy dispuesto a claudicar ante la barbarie industrial de ese tipo de empresas que con su inconsciencia e ignorancia están ayudando a destruir nuestro hogar (la Tierra) y nuestra profesión. Sé que mi única arma es la conciencia y el amor, hacer el pan con harinas ecológicas sin casi maquinas, con masa madre, cociéndolo sobre piedra y utilizando vehículos eléctricos para distribuirlo desde mi panadería hasta los pequeños despachos de pan. Sin embargo ahora, al hacerme saber ustedes en los dos artículos que aparecieron en los números 163 y 164 con el título La intolerancia al pan y a los productos hechos con trigo es cada vez mayor, me han dejado desorientado porque me pregunto si también las harinas con las que trabajo dañan a mis clientes al saber que el trigo que se cultivaba hace solo 50 años apenas se comercializa ya y el actual trigo hexaploide es tan distinto que es incapaz de crecer en estado salvaje y probablemente por eso son cada vez más las personas que no toleran ni el pan ni sus derivados. Les pido pues ayuda. ¿Pueden indicarme algún trigo que no dañe a los seres humanos y si se puede conseguir en España? Gracias por su trabajo y por ser instrumentos para una mayor compresión de lo que nos rodea. Un fuerte abrazo.

Fulgencio Gómez

En primer lugar le felicitamos por tomarse con tanta filosofía la información que hemos dado a conocer teniendo en cuenta su personal situación. En cuanto al pan industrial es evidente que no tiene en modo alguno la calidad del que se hace como ustedes explican. De hecho lo contamos en un reportaje anterior que quizás usted no leyera y que apareció en el nº 157 con el título ¿Qué ingerimos realmente cuando compramos pan? En él explicamos claramente que la mayor parte de los productos que compramos como “pan” –barras, baguettes, hogazas, chapatas, pan de molde, integral, etc- en panaderías, tiendas de ultramarinos, supermercados y gasolineras no sólo carecen de las propiedades nutritivas esperadas -son menos ricos en proteínas, minerales y vitaminas del que usted fabrica con masa madre y de modo artesanal- sino que apenas contienen fibra por lo que provocan estreñimiento cuando no dañan los intestinos y el colon o causan problemas de intolerancia o alergia. Y es que buena parte se hace con levadura industrial refinada, blanqueantes -como el dióxido de cloro-, propilenglicol, aceite de coco –pura grasa saturada-, propionato de calcio -antibacteriano y fungicida que destruye enzimas-, aluminio –tóxico para el cerebro-, bromato de potasio –prohibido en Europa-, cloruro de amonio, tartrato, cloruro de amilasa, emulgentes, conservantes, potenciadores del sabor… Por eso a las pocas horas está duro y resulta indigerible. Y pusimos algunos ejemplos bien gráficos como el experimento efectuado por Roger Williams para averiguar las diferencias nutricionales entre el pan blanco y el integral para lo que dividió a sus ratas de laboratorio en dos grupos alimentando a unas sólo con pan blanco y a las otras con pan integral. ¿El resultado? Dos de cada tres de las alimentadas con pan blanco había muerto a los 90 días estando las demás muy enfermas mientras que las alimentadas con pan integral vivieron largo tiempo. En fin, lo cierto es que cada vez hay más casos de problemas estomacales, intestinales, úlceras, procesos inflamatorios, intolerancias, alergias… tras consumir pan industrial. Además se sabe que en el caso de las personas sensibles hasta los aditivos aprobados legalmente pueden ser dañinos. Y son muchos como ya explicamos. Como conservantes el E-226 (sulfito cálcico), el E-227 (sulfito ácido de calcio) y el E-228 (sulfito ácido de potasio) sospechándose que los tres pueden irritar el tubo digestivo y provocar dolores de cabeza, náuseas, vómitos, alergia, irritación de los bronquios y asma; asimismo se utiliza el E-236 (ácido fórmico) hoy prohibido en varios países por sospecharse que es tóxico para los riñones y cancerígeno. Como antioxidantes se usan el E 320 (butilhidroxianisol), sustancia sintética procedente del petróleo especialmente desaconsejada en niños, ancianos, embarazadas y mujeres en lactancia que se sospecha puede provocar hiperactividad, asma, urticaria, insomnio, aumento del colesterol en sangre, problemas de metabolismo en el hígado, adormecimiento y hasta tumores cancerígenos. También de origen petrolífero se usa el E -321 (Butilhidroxitolueno) que ha sido relacionado con reacciones cutáneas y problemas en el sistema reproductivo y sanguíneo. Como regulador de la acidez encontramos el E-341 (ortofosfato de calcio) que ha sido relacionado con problemas digestivos. Como estabilizadores se usan el E-450 (difosfato disódico) -se ha asociado a una mala asimilación de minerales y a problemas digestivos-, el E-516 (sulfato de calcio) -usado también para preparar escayolas, yeso, cemento e insecticidas puede provocar obstrucción intestinal-, el E-520 (sulfato de aluminio) y el E-541 (fosfato ácido de aluminio y sodio) –estos dos últimos productos contienen aluminio, conocido neurotóxico, el segundo de los cuales puede además provocar reacciones cutáneas e irritar las mucosas. Y como emulsionantes el E-442 (fosfátido de amonio) -derivado de grasas alimenticias que a veces procede de oleaginosas transgénicas-, el E-471 (mono y diglicéridos de ácidos grasos) que puede provocar una mala asimilación de ácidos grasos esenciales y afectar al hígado, los riñones, los testículos y el útero- y el E-510 (cloruro de amonio) -además de en levaduras se utiliza en la industria para la fabricación de pilas, barnices y explosivos y puede provocar náuseas, vómitos, reacciones cutáneas y efectos nocivos-. Y casi todo ello se lo suele uno encontrar en el pan precocido congelado. Sin olvidar que al perder humedad pierde elasticidad y sabor y además se reseca y endurece mucho antes; es corriente que hasta la corteza se vuelve blanda y chiclosa. En suma, el pan industrial –como la bollería- tiene en general muy mala calidad. Y no sólo por los aditivos y demás sino por su rápido proceso de elaboración. Fíjese que el pan semicongelado es tan malo para la salud que en países como Francia a los establecimientos donde sólo se cuece el pan porque se lo llevan semicongelado ¡no se les permite llamarse panaderías! Y eso sin tener en cuenta el tipo de trigo actual que ya es de por sí difícilmente metabolizable por el ser humano como hemos explicado de forma amplia. En fin, respondiendo a su última pregunta añadiremos que aunque es bastante difícil de encontrar es aún posible elaborar pan con triticum monococcum o trigo diploide (14 cromosomas) que es el trigo más primitivo ya que se cultiva minoritariamente en Francia, Bulgaria, Turquía y algunos otros países pero carecemos de la relación de empresas que lo comercializan. Su otra opción es hacer pan con trigo sarraceno o alforfón mezclado en proporciones variables con el degenerado trigo moderno hexaploide. Le sugerimos pues que investigue ambas posibilidades ya que está usted en el sector y le será más sencillo averiguarlo que a nosotros.


Estimado Director: tengo 51 años y hace tres me diagnosticaron bocio nodular (3 nódulos en el tiroides). Mi endocrina me ha estado controlando mediante analíticas periódicas pero como en la última el valor de la tiroglobulina salió muy elevado me aconsejó operarme -de hecho llevo ya en lista de espera tres meses- para extirpar los nódulos y, posiblemente, la totalidad del tiroides. El problema es que la doctora me ha dicho que si me extirpan totalmente la tiroides debo medicarme hormonalmente de por vida y eso no me hace mucha gracia dados la cantidad de efectos secundarios que según he leído ello conlleva. ¿Existe alguna solución distinta a la quirúrgica o en mi caso la única es la operación? Y en caso afirmativo, ¿podrían indicarme algún profesional al que acudir? Muchísimas gracias.

Mari Carmen Rodríguez
Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Ya explicamos en su día que se llama Bocio coloideo nodular o Bocio endémico al aumento de tamaño de la glándula tiroides y que suele ocasionarlo un déficit de yodo. De hecho se piensa que se produce para intentar producir más hormona tiroidea y compensar la insuficiencia (solo que a veces en demasía y entonces al exceso de secreción se le llama tirotoxicosis y al problema bocio nodular tóxico). Debería pues bastar ingerir yodo y tirosina -aminoácido que al combinarse con el yodo da lugar a la Tiroxina o Tetrayodotironina (T4)- para resolver el problema. Le sugerimos que tome a diario un poco de sal yodada con las comidas e ingiera paralelamente unas cápsulas de L-Tirosina, vitamina B6 y magnesio. Y si la sal le sienta mal ingiera entonces alimentos ricos en yodo como las cebollas, los rábanos, las algas kelp, el fucus y el marisco así como plátanos y peras. Elimine además de su dieta durante unos meses la ingesta de mostaza, repollo, nabos, nueces, yuca, alubias de soja y coles. Asimismo debe averiguar si tiene algún otro déficit nutricional, si hay un problema de acumulación de tóxicos y, sobre todo, si sufre alguna infección bacteriana porque puede ser también la causa (se lo pueden testar y tratar con el Par Biomagnético, uno de cuyos profesionales con más experiencia es Juan Carlos Albendea: 91 704 57 81). Aunque en su caso, dado el tamaño del bocio y de que quieren operarla ya, la mejor opción sea probablemente ingerir la llamada Solución de Lugol –bebida hidroalcohólica que contiene un 5% de diyodo y un 10% de yoduro de potasio que puede encontrar en farmacias y herbolarios (eso sí, no se le ocurra ingerir más de una gota diluida en un vaso de agua al día)- además de tirosina. Sepa para finalizar que el bocio aparece también en algunas mujeres durante la perimenopausia cuando han tomado isoflavonas de soja; téngalo en cuenta.


Sr. Director: hace unos días recibí la presente carta de la que me gustaría se hiciera eco: “Estimado Sr./Sra.: desde el Departamento de Salud del Gobierno Vasco nos ponemos en contacto con usted para informarle de que a partir del próximo 23 de septiembre y hasta el 8 de noviembre se desarrollará la campaña de vacunación contra la gripe en Euskadi. La prevención es el mejor tratamiento del que disponemos y en este caso la vacunación antigripal es una medida de eficacia demostrada que nos permite disminuir la probabilidad de enfermar, limitar la importancia de sus síntomas y prevenir sus posibles complicaciones. Como sabe la gripe suele ser una enfermedad benigna pero prevenirla resulta fundamental ya que la gripe en personas mayores o en personas con determinadas enfermedades crónicas puede complicarse y ocasionar consecuencias graves. Por ello, siguiendo las recomendaciones de Osakidetza, le animo a que se vacune. Tan sólo debe solicitar una cita para ello en su centro de salud o ambulatorio sin pasar por su médico de familia. Aprovecho la ocasión para agradecerle su confianza en Osakidetza y reiterarle que en el Servicio Vasco de Salud seguiremos trabajando por y para las personas. Jon Darpón Sierra Consejero de Salud del Gobierno Vasco.” ¿Qué opinan? A mí me ha parecido vomitiva. Y me resulta sospechosa la cicatería sanitaria en tantos asuntos y la esplendidez en la vacunación, incluso con “campaña de ánimo”. Yo tengo dos amigos que se vacunaron el año pasado y no lo van a volver a hacer porque pasaron una post-vacunación en estado lamentable. Un abrazo.

Emilio Rodríguez Tagarro
Santa María de Getxo (Vizcaya)

Tiene usted razón: es vomitivo. De hecho en este mismo número damos cuenta en la sección de Noticias de que el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín, ha reconocido públicamente que entre los propios médicos hay ya posiciones contrapuestas muy marcadas respecto a las vacunas y son muchos los que han decidido no vacunarse de la gripe rechazando que se les exija hacerlo por ética y “para dar ejemplo” ya que las justificaciones de tal exigencia no cuentan con la evidencia necesaria«. Nosotros ya lo hemos denunciado muchas veces: la vacuna de la gripe –distinta cada año- no solo no es eficaz sino peligrosa. De hecho lo son TODAS LAS VACUNAS.


Sr. Campoy: un sobrino mío ha nacido con una mancha en la cara, un angioma tipo “vino de Oporto”. La tiene delante la oreja derecha bajando parte por el cuello. Los pediatras dicen que no tiene secuelas, que sólo es algo estético y que a partir de los dos meses se puede empezar un tratamiento láser para eliminarla. Qué opinan ustedes de ello? ¿Cuál es la causa de que algunos niños nazcan con estas manchas y cuál sería a su parecer el mejor tratamiento? Un abrazo.

Ana
(Barcelona)

Lamentablemente la causa de los angiomas se desconoce; tanto la de los hemangiomas -incluyendo los llamados clásicamente “angioma fresa” o tuberoso y el angioma cavernoso- como la de las malformaciones vasculares que incluyen el nevus flameus o “mancha salmón” y la “mancha vino de oporto”. Tratándose ésta última –que es por la que pregunta- de una malformación vascular de coloración roja o rojo-azulada que suele localizarse en la cara y el cuello pero también en piernas y brazos y ya con menor frecuencia en boca y nariz; pudiendo ser muy pequeños o cubrir gran parte de la cara o el cuerpo. Se trata pues de una neoplasia o tumor benigno de los vasos sanguíneos que puede desaparecer sin tratamiento pero también crecer súbitamente y ulcerarse, infectarse, sangrar y alterar las estructuras vecinas. Y hasta hoy se trata con corticoides, abrasión, rayos X, aplicación de nitrógeno líquido, cirugía plástica, láser y, recientemente, con Propranolol, betabloqueante no selectivo usado principalmente en el tratamiento de la hipertensión que bloquea la acción de la epinefrina tanto en los receptores adrenérgicos β1 como en los receptores adrenérgicos β2 y que a altas dosis posee fuerte actividad estabilizadora de las membranas. En suma, aunque nos gustaría ofrecerle explicaciones y soluciones alternativas no conocemos desgraciadamente ninguna. Lo sentimos.


Estimado Sr. Campoy: tengo una amiga de 14 años con una grave escoliosis –la columna vertebral desviada lateralmente casi 50 grados- y la familia está desesperada porque no parece haber nada que pueda ayudarla de verdad. Dicen que es idiopática –es decir, de causa o etiología desconocida- porque se ha descartado que se deba a una pierna más corta, a vértebras en cuña o a otras malformaciones óseas que pudieran justificarlo aunque al parecer también puede deberse a problemas en los nervios y/o músculos oculomotores, a una tortícolis congénita y a otras causas; hasta a un trauma emocional debido a abusos en la infancia. Y lo peor es que según los médicos la torsión puede llegar hasta los 100 grados en pocos meses por lo que quieren operarla lo antes posible. ¿Qué opinan ustedes?

Carmen Quintanilla
(Barcelona)

Se dice que la escoliosis puede deberse a un problema genético, a un golpe traumático, a una malformación muscular u ósea provocada por una infección –es el caso de la polio- o a un déficit nutricional acusado en un momento determinado. Y se clasifica su gravedad en función del ángulo de curvatura. Cuando éste es menor de 25-30 grados y el niño aún está creciendo lo que se aconseja es ponerle un corsé ortopédico nocturno para intentar evitar que la curvatura vaya a más. Y se recurre a la cirugía cuando la curvatura supera ya los 45 grados y sigue empeorando a fin de fusionar dos o más huesos de la columna y, si se entiende que procede, colocar una placa de metal o un implante permanente que ayude a mantener la columna derecha tras la cirugía. Lo que los expertos recomiendan en cualquier caso es hacer ejercicios que ayuden a mantener los huesos y músculos fuertes: caminar, correr, hacer gimnasia, practicar deportes… Pues bien, la doctora Montserrat Palacín –miembro de nuestro Consejo Asesor que pasa consulta en Barcelona (93 487 73 86)- difiere en aspectos importantes de lo que en general se está haciendo. Para empezar entiende que la escoliosis debe tratarse en cuanto empieza a manifestarse sin esperar a que el problema se agrave colocando al enfermo un corsé las 24 horas del día y no solo de noche y sometiéndole a sesiones periódicas de Reeducación Postural Global, método de rehabilitación creado por el fisioterapeuta francés Philppe Souchard según el cual es falso que en la escoliosis haya debilidad muscular y de ahí que entienda que los ejercicios para reforzarlos sean ¡contraproducentes! (lea en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que apareció en el nº 49 con el título Reeducacion Postural Global: un tratamiento muy eficaz en las enfermedades reumáticas) Según explicaría –y así lo ha constatado en su práctica diaria la Dra. Palacín- los músculos esqueléticos -en su mayor parte estáticos- tienen en realidad tendencia hacia la rigidez, hipertonía y acortamiento, algo que aumenta con la edad, el entrenamiento físico y todo tipo de lesiones y agresiones. Por eso la vida profesional de los deportistas es tan corta: el entrenamiento continuo termina llevando a la rigidez muscular al mermar la capacidad contráctil produciendo de forma lenta y progresiva una pérdida de recorrido de las miofibrillas y aumentando el grado de penetración de la actina y la miosina que forman -entre otras proteínas- la sarcómera, unidad contráctil del músculo. De hecho la tendencia de los músculos estáticos hacia la rigidez progresiva constituye a su juicio el denominador común de la mayoría de los problemas del aparato locomotor y lo que hay que hacer en tales casos es plantearse un método de alargamiento global y simultáneo de las cadenas de coordinación motora. Lo que puede afrontarse con los ejercicios propios de la Reeducación Postural Global. Otra buena alternativa es la Quiropráctica cuya eficacia dependerá de cuál sea la causa real del problema. Por nuestra parte debemos añadir que al igual que en la mayor parte de las demás patologías la escoliosis puede provocarla una infección pero, sobre todo, la acidificación del organismo y un déficit nutricional. Ésta es la causa más probable de la escoliosis. Y la razón de que se dé sobre todo en niños con una alimentación rica en alimentos acidificantes: azúcar, pizzas, hamburguesas, bollería industrial, galletas, donuts, caramelos, chocolatinas, pasteles, dulces, chuches, bombones, helados, palomitas, lácteos, grasas animales saturadas (chorizo, salchichón, salami, bacon, lomo curado…), grasas “trans”, aditivos alimentarios (conservantes, colorantes, espesantes, aromatizantes, acidificantes, potenciadores del sabor y edulcorantes), conservas en lata, mantequilla, margarina, aceites no vegetales de primera presión en frío, patés, carnes rojas, colas y bebidas con gas, platos preparados o precocinados, alimentos fritos, agua clorada… Una lista interminable de productos que termina intoxicando al organismo acidificándolo e impidiendo su correcto funcionamiento. Luego ante cualquier patología –escoliosis incluida- lo primero que hay que hacer es ¡modificar la alimentación! Todo lo demás puede ser también importante pero secundario.


Estas cartas aparecen en
166
Diciembre 2013
Ver número