CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 168 / FEBRERO / 2014

Sr. Director: hace un año me diagnosticaron una hiperplasia benigna de próstata que me trataron con Cardura (doxazosina) sin que haya mejorado en absoluto; al contrario, ha crecido de tamaño y los problemas van a más empezando a tener dificultades serias para orinar por lo que ahora me proponen una recesión transuretral; es decir, operarme quirúrgicamente. Y aunque no estoy por la labor me dicen que ya no hay otra solución. ¿Es así? Es más, me gustaría saber si ustedes conocen algo que hubiera podido evitar llegar a esta situación. Les he conocido hace poco tiempo, me encanta su seriedad y quisiera saberlo. Atentamente,

Juan Carlos López
(Madrid)

Cuando la glándula prostática aumenta de tamaño –algo que se achaca a una subida del nivel de estrógenos en relación a la testosterona que inflama la zona- la uretra se comprime dificultando que la orina fluya desde la vejiga. Y ello da lugar a retenciones de orina o bien al reflujo de ésta hacia los riñones provocando la necesidad de orinar frecuentemente. Pudiendo bloquearse por completo el sistema urinario si la inflamación es excesiva. Un problema tan común hoy que se calcula que, en mayor o menor medida, afecta a más de la mitad de los hombres de entre 60 y 70 años y al 90% de quienes tienen más edad. En cuanto a lo que le mandaron para tratar su problema se trata de un alfa bloqueante –lo mismo que la terazosina, la alfuzosina, la tamsulosina y la silodosina– que lo que hace es relajar la musculatura lisa de la próstata y el cuello de la vejiga para que la orina pueda fluir. La otra opción farmacológica –que no han probado con usted- es un inhibidor de la 5α-reductasa –como finasteride y dutasteride– que suelen usarse junto con los alfa bloqueadores. En cuanto a la recesión transuretral de próstata se trata de extirpar quirúrgicamente parte del tejido de la misma a través de la uretra –endoscópicamente- aunque hoy se utilizan también otros métodos: la electrovaporización, la ablación con láser, la termoterapia de microondas, la ablación térmica con Holmium, la inyección de etanol y otros. Considerándose las más “novedosas” la ablación con un láser YAG y la vaporización fotoselectiva con un láser de luz verde que se inserta en el interior de la próstata. Que su problema requiera ya esa solución debe decírselo obviamente su médico. En cuanto a si sabemos cómo prevenir y/o mejorar el problema cuando éste empieza a aparecer es evidente que sí. En tales casos lo que hay que hacer es ejercicio físico moderado -lo mejor es caminar a diario a buen paso-, ingerir abundantes frutas y verduras, no consumir comida basura, precocinada o rica en grasas saturadas, evitar las grasas hidrogenadas y reducir al máximo o eliminar de la dieta el azúcar, los hidratos de carbono refinados, las bebidas alcohólicas, gaseosas y estimulantes, los fritos, el café y el tabaco además de dormir suficientemente. Hay asimismo que consumir a diario tomates, frutos secos y pipas de calabaza (éstas últimas contienen esteroles que reducen la tasa plasmática en la hiperplasia benigna de próstata). En cuanto a los suplementos son útiles el zinc -la sustancia más importante para la salud de la próstata-, los ácidos grasos omega 3 y los aminoácidos glicina, alinina y ácido glutámico. Asimismo se aconseja tomar sabal –también llamada palmerita o palmito de sierra- pues son numerosos los estudios que indican que reduce eficazmente el crecimiento de la próstata y la sintomatología al reducir la producción y actividad de la dihidrotestosterona. Es útil asimismo la ingesta de bayas de goji, el zumo de noni y las infusiones de la planta Lepidium latifolium, popularmente conocida como rompepiedras. Y otro producto natural que ha demostrado notable eficacia es Prostatix que no es sino una fórmula con plantas medicinales adaptógenas cuya ingesta permite disminuir el tamaño de la próstata e incluso aumentar los niveles de testosterona mejorando el interés y desempeño sexual sin efectos secundarios adversos (en España la comercializa Naturmed: www.naturmed.com). Esperamos haberle ayudado.


Estimados señores: ante todo quisiera felicitarles por su publicación y agradecerles que nos aporten un punto de vista distinto al oficial. Y a continuación paso a comentarles mi caso: tengo 41 años y siempre he sido una persona sana -sigo muchas de las recomendaciones del libro La Dieta Definitiva– y deportista -en el más amplio sentido de la palabra-. Sin embargo últimamente he empezado a sufrir problemas con las articulaciones. Hace diez años me rompí el menisco de la rodilla derecha practicando deporte y hace año y medio el de la izquierda habiéndome sometido en ambos casos a una intervención quirúrgica mediante artroscopia para reparar los daños. Lo hice con la intención de poder volver a jugar al fútbol y hacer un poco más de deporte pero desde la última intervención -en julio de 2012- eso no ha sido posible; es más, actualmente tengo problemas para poder simplemente salir a correr de vez en cuando. Las rodillas se me inflaman, me duelen y las noto bastante calientes; unas veces la derecha y otras la izquierda. Y me ocurre lo mismo con los dedos de las manos: se me hinchan, me duelen y se me ponen rojos. He acudido al médico de cabecera que me ha solicitado una analítica con la intención de comprobar si puede haber origen reumatoide y me ha dado alto el valor de la Antiestreptolisina O (279 cuando lo máximo aconsejable es 200). Mi doctora me ha comentado que aunque el valor está elevado no es significativo, que está relacionado con la presencia de la bacteria del estreptococo y me comenta que puede haberse debido a que en el momento en que me hice la analítica estuviera con un proceso infeccioso aún sin haber sido consciente de ello y por eso haber salido alterado. Como los síntomas persisten y desconfiando que pueda ser algo reumatoide como consecuencia de la presencia del estreptococo he empezado a tomar por mi cuenta plata coloidal pero me gustaría conocer su opinión y saber si hay algún producto o terapia más indicado para tratar esta patología. Muchas gracias de antemano y un saludo.

Pablo C. P.

Los médicos han dejado de usar el nombre de reumatismo porque era un auténtico cajón de sastre en el que se englobaban diversos problemas de salud en las articulaciones, los huesos, los riñones, la piel, los pulmones y hasta el corazón; aunque la palabra se centrara sobre todo en la artritis y el llamado «reumatismo de partes blandas«. Solo que la artritis y el reumatismo abarcan en realidad dos centenares de condiciones diferentes; desde la artrosis hasta la espondilitis anquilosante pasando por la bursitis, la tendinitis, la capsulitis, la tenosinovitis, la miositis, la artritis reumatoide y psoriásica, el lupus, la fiebre reumática, la arteritis de células gigantes… Cuando lo único que tienen a menudo en común es el dolor crónico, en ocasiones intermitente. Y en casi todos los casos se tratan básicamente con analgésicos y anti-inflamatorios no esteroideos (AINEs). Mire, la causa real de muchas de las patologías para las que hoy no se encuentra explicación es el ensuciamiento celular que en gran parte se debe al hecho de que la mucosa del intestino delgado -de gran superficie (100 metros cuadrados) y extrema delgadez (0,025 milímetros)- puede volverse hiperpermeable cuando es sometida a la agresión de distintos agentes -como algunos estafilococos, colibacilos, estreptococos, etc.-, algunos medicamentos -antiinflamatorios no esteroideos, salicilatos y corticoides- y ciertos alimentos difícilmente digeribles, especialmente los cereales refinados y los lácteos. Es pues la alimentación «moderna» lo que más contribuye a deteriorar la permeabilidad de la mucosa. Siendo en función de la estructura de las moléculas procedentes del intestino, los mecanismos con los que éstas obstaculizan el funcionamiento de la célula, el tipo de enzimas afectadas y las distintas reacciones que generan lo que lleva a que se produzca un tipo u otro de patología. Puede sin embargo afirmarse que el ensuciamiento celular es la principal causa de la mayoría de las enfermedades autoinmunes y reumáticas -poliartritis reumatoide, espondilitis anquilosante, enfermedad de Gougerot-Sjögren, lupus eritematoso, esclerodermia, esclerosis múltiple, enfermedad celiaca, miastenia, enfermedad de Basedow-, las patologías por ensuciamiento -fibromialgia primitiva, tendinitis, artrosis, osteoporosis, gota, cefaleas, depresión nerviosa endógena, esquizofrenia, migrañas, parkinson, alzheimer, diabetes tipo 2, hipoglucemia, hipercolesterolemia, espasmofilia, arterioesclerosis, dispepsia, litiasis biliar, pancreatitis agudas, hemopatías no malignas, leucemias y algunos cánceres- y las patologías por eliminación –acné, psoriasis, eccemas, queratodermia, ictiosis, colitis, enfermedad de Cröhn, colopatía funcional, bronquitis crónica, asma, otitis, anginas, sinusitis, rinitis alérgica, infecciones repetitivas, la enfermedad de Behçet, conjuntivitis alérgica y aftas-. En suma, y por increíble que pueda parecer, todas esas disfunciones y patologías las causaría el ensuciamiento celular y pueden prevenirse, detener su avance e incluso revertirse en muchos casos siguiendo el Régimen Ancestral, Original o Hipotóxico que propuso el Dr. Jan Seignalet en su conocida obra La Alimentación, la 3ª Medicina. Le sugerimos que lea en nuestra web –www.dsalud.com– los dos artículos que con los títulos ¿Es el ensuciamiento celular la causa de muchos cánceres? y El Régimen Ancestral del Dr. Jan Seignalet aparecieron en los números 78 y 79. Lo singular es que lo que el Dr. Seignalet propone apenas difiere de lo que se plantea en el libro La Dieta Definitiva, publicada con anterioridad y de fundamentos similares que usted explica conocer pero seguir solo parcialmente. Nuestro consejo pues es que la siga a rajatabla al menos un par de meses y ante todo desintoxique y alcalinice su organismo, descarte de la dieta todo alimento que le pueda estar perjudicando -debe hacerse tanto un test de alergia como de intolerancia alimentarias-, beba a diario mucha agua de calidad -tres litros al menos, preferentemente agua de manantial de muy baja mineralización-, elimine cualquier fármaco que pueda estar ingiriendo y se deshaga de todo posible microbio patógeno -virus, bacteria u hongo- acudiendo a un buen terapeuta en el Par Biomagnético y tomando plata coloidal. En suma, lo idóneo es que siga una dieta basada principalmente en verduras y hortalizas y en su caso restrinja al máximo los zumos de frutas -contienen demasiada fructosa- así como la carne y los frutos secos -demasiado ricos en proteínas- pues su problema podría deberse también a acumulación de ácido úrico en tejidos y articulaciones.


Hola. Estoy suscrito online a la revista, me encantan vuestros artículos y he comprado el libro La Dieta Definitiva que me ha dado unos resultados espectaculares, muy por encima de las expectativas que tenía. Mi problema es que encuentro información sobre cómo alimentarse en estados de ansiedad y suplementos que tomar pero mi caso es por desgracia diferente: debido a un ataque de ansiedad bastante fuerte que me impedía incluso trabajar se me recetó Alprazolam y al menos empecé a ser persona. El problema es que yo no sabía ni me dijeron que creaba dependencia; lo pasé fatal intentando dejarlo pero lo conseguí. He de decir que probé Sofrología como aconsejáis en la web y me fue muy bien pero tuve que dejarla por problemas económicos así como la Medicina Ortomolecular porque no me daba resultado y además me creó un problema de arenillas en el riñón; posiblemente por la vitamina C en forma de ácido ascórbico (según me dijo un médico de urgencias). El caso es que se me volvió a repetir el ataque de ansiedad y, desesperado, empecé a tomar otra vez Alprazolam porque lo necesitaba y entonces se desató el infierno. Dejó de hacerme efecto fuera cual fuera la dosis pero tampoco podía dejarlo porque me causaba más ansiedad aun. Había desarrollado una especie de depresión y ansiedad todo en uno y desesperado busqué ayuda psiquiátrica. Empecé con Paroxetina que no me dejaba dormir pero que al mes hizo que empezara a ver la luz y seguí con Clonacepan para cambiar de benzodiacepina. Ni que decir tiene que el Clonacepán tampoco me hacía nada pero me lo tomaba de 2 g en 2 g cada 8 horas hasta que la Paroxetina me hiciera efecto. Y finalmente me hizo efecto pero no solo el que debería sino varios secundarios desagradables. Luego, cuando recuperé -dos meses más tarde- el ánimo suficiente, quise quitarme el antidepresivo y lo conseguí tras pasar tres semanas de auténtico infierno. Solo me quedaba el Clonacepán. Medio miligramo en dos tomas tenían la culpa de dejar de tomar medicación pero me ha sido imposible. Llegué a estar con solo medio al día pero me envalentoné, me lo quité de golpe y pasé por la peor semana de mi vida. Actualmente sigo con 0,5 mg por la mañana y 0,25 por la tarde; voy pues quitándolo poco a poco -aunque me es muy difícil- pero la verdad es que la recaída me dejó tocado. No me dio ningún ataque de ansiedad pero mi cabeza iba a mil por hora con tics nerviosos, dolores de tripa, desánimo y quizás depresión. Ningún profesional me sabe decir nada. Sólo que primero tome antidepresivos y cuando éstos me hagan efecto deje los ansiolíticos y luego los antidepresivos. Pero yo no estoy deprimido: ¡estoy enganchado! Tomo valeriana, tila, hipérico (Stopdep se llama el suplemento alimenticio, 1 al día) pero nada de vitaminas que me dejaron muy amargo con las arenillas en el riñón. Sé que no tienen consulta médica pero el tema de la deshabituación de este tipo de medicamentos no lo he visto tratado en la revista y estoy algo desesperado. No sé ni qué me pasa, ni por qué, ni cómo salir de ello; ni siquiera si algún día saldré. Solo sé que cada día tengo menos fuerzas para seguir luchando. Sigo bajando la dosis cada semana -1/8 de pastilla de medio miligramo de Clonacepán- pero queda más de un mes para terminar y mi moral está ya muy minada. ¿Podríais aconsejarme algo para poder paliar los efectos del Clonacepan y la ansiedad? O si no algún profesional en Zaragoza que pueda ayudarme con todo esto a la vez. No veo salida a mi situación. Un saludo a todos y gracias por la labor de divulgación que hacéis. Un saludo.

Jesús

Nuestra sugerencia es que evite ante todo cualquier sustancia que produzca excitación nerviosa, realice actividades al aire libre con regularidad, descanse de forma adecuada y suficiente de noche, se desintoxique a fondo y elimine de su alimentación el café y cualquier otra sustancia con cafeína así como el té con teína -estresan las cápsulas suprarrenales incidiendo directamente en la respuesta del sistema nervioso-, el tabaco y el alcohol -aumentan la secreción de adrenalina por lo que también alteran la función de las cápsulas suprarrenales-, los azúcares e hidratos de carbono refinados -irritan el sistema nervioso- y la grasa animal saturada (carne grasa, embutidos, quesos, mantequilla, margarinas, etc.) –acidifican el organismo y ensucian el espacio intersticial-. En cambio es buena idea consumir hidratos de carbono complejos no refinados -favorecen la síntesis del triptófano que luego se transforma en serotonina, transmisor de conocida actividad sedante-, los aguacates –son ricos en ácidos grasos esenciales omega-6, fosfolípidos, vitamina E, hierro y vitamina B6-, las almendras –favorecen el equilibrio del sistema nervioso-, los anacardos –son ricos en magnesio y vitaminas B1 y B2 cuya carencia produce nerviosismo e irritabilidad-, los cereales integrales -aportan hidratos de carbono y vitaminas del grupo B indispensables para el buen funcionamiento del sistema nervioso-, las espinacas, berzas, hojas de remolacha y brécol -por su riqueza en ácido fólico y otras vitaminas y minerales-, los garbanzos -aportan proteínas, hidratos de carbono y vitaminas del grupo B de forma bastante equilibrada-, las nueces y el germen de trigo -equilibran y tonifican el sistema nervioso-, la miel -ejerce un suave efecto sedante-, la jalea real -nutre y tonifica el sistema nervioso combatiendo la astenia y el cansancio-, la lechuga –contiene vitamina U de acción sedante-, la lecitina de soja –contiene fosfolípidos que forman parte de la membrana de las neuronas y facilita la transmisión de los impulsos nerviosos-, la levadura de cerveza -tonificante y revitalizante-, las nueces de brasil –son ricas en vitamina B1, necesaria para la estabilidad del sistema nervioso-, los piñones -contienen vitamina B1, hierro y proteínas siendo muy nutritivos y tonificantes-, los plátanos -ricos en vitamina B6, hidratos de carbono, potasio y magnesio cuya carencia favorece la ansiedad-, el polen –se trata de un concentrado de nutrientes con efectos tonificantes y revitalizantes- y el yogur -contiene bacterias que aumentan la producción de factores vitamínicos del grupo B, indispensables para el sistema nervioso-. En pocas palabras, elimine los alimentos antes citados y consuma durante una buena temporada frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, frutos secos, miel y jalea real, germen de trigo, levadura de cerveza, huevos, marisco, pescado, jamón ibérico curado y carne blanca; ahora bien, hágase antes un doble test de alergia e intolerancia alimentarias para ver si hay algún nutriente que pueda estar provocándole una reacción autoinmune a fin de eliminarlo de la lista. Asimismo le aconsejamos que averigüe si está parasitado o infectado (que se lo teste un buen profesional del Par Biomagnético), si su cerebro está contaminado con algún metal pesado -por ejemplo con un MORA- y si es así sométase a una desintoxicación y quelación profundas o si está sometido a contaminación telúrica o electromagnética en su casa y/o lugar de trabajo. Y si necesita hablar con algún médico en Zaragoza le sugerimos que llame al Dr. Mariano Bueno (976 22 11 33). No olvide por último que el hipérico está totalmente contraindicado cuando se toman simultáneamente antidepresivos.


Estimado Sr. Director: soy lector de su revista desde los inicios y ante todo quiero felicitarles y animarles a seguir con la magnífica y valiente labor que hacen y que poco a poco está ayudando a abrir los ojos a gran parte de la sociedad en un tema tan importante y complejo como es la salud. Bien, el motivo de la presente tiene relación con la noticia sobre la migraña publicada en el nº 166 de la revista. Me indigna leer cosas como ésas que tratan de convencer a la gente de que la migraña no tiene cura. Es una pena que la Sociedad Española de Neurología esté tan influenciada por la poderosa industria farmacéutica y no haga pruebas clínicas con la Acupuntura porque no harían falta décadas para demostrar que es mucho más eficaz que los medicamentos meramente paliativos que se suele dar a las personas que la padecen. Me dedico desde hace 24 años al mundo de la salud con terapias como el masaje, la Reflexología y la Acupuntura y debo decir a sus lectores que la migraña se cura o, en el peor de los casos, sus síntomas se reducen significativamente llegándose a pasar de dos o tres crisis semanales a una sola mensual. Primero las empecé a tratar con Reflexología y aunque los resultados eran buenos desde que la combino con Acupuntura han pasado a ser excepcionales. Es muy gratificante ver la cara de los pacientes -algunos llevaban más de veinte años sufriéndolas- cuando los ataques se van espaciando en el tiempo y su intensidad suavizando lo que suele ocurrir a partir de la cuarta o quinta sesión. Les cuesta creérselo pues su médico les había convencido de que debían resignarse. “Tendrás que aprender a convivir con tu enfermedad” es su frase favorita. Es evidente que quien hoy se dedica a formar a nuestros médicos es la industria farmacéutica y a ésta no le interesa que se dejen de vender sus medicamentos. Quiero animar pues a sus lectores a que no se resignen y busquen un buen profesional en su zona para que les trate porque merece la pena.

Miquel Ruiz Lorente
(Lleida)

Nos congratula que obtenga tan buenos resultados con ambas terapias pero a nuestro juicio siguen siendo soluciones paliativas por eficaces que resulten en comparación con los tratamientos convencionales. Nosotros entendemos que la causa puede estar en muy distintos factores pero los más habituales son la ingesta de fármacos, un problema de cervicales –y entonces conviene acudir a un buen osteópata, a un quiropráctico, a un fisioterapeuta o a un experto en Reeducación Postural Global-, una vasoconstricción de las arterias craneales, una hiperexcitabilidad de la corteza cerebral que active las terminaciones del nervio trigémino, una disfunción hormonal por exceso de estrógenos circulantes en sangre, un problema de intoxicación -normalmente por algún metal pesado y lo que procede es una quelación-, un problema geopático o electromagnético (gas radón, corrientes de agua subterránea o radiaciones electromagnéticas artificiales (líneas de alta tensión, transformadores, radares, Wi-Fi, antenas, móviles…), un mal funcionamiento hepático, una infección microbiana -y en tal caso el Par Biomagnético puede ayudar-, cambios bruscos de la presión atmosférica (lea en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que con el título Los increíbles efectos del ruido en la salud apareció en el nº 34) y, sobre todo, una intolerancia alimentaria (lea el texto La causa de numerosas patologías se debe a procesos de histaminosis alimentaria aparecido en el nº 121) siendo los alimentos que más dan lugar a migrañas el queso, el chocolate, el café, la fruta y las bebidas alcohólicas (sobre todo el vino tinto por la presencia en él de sulfitos); algo, por cierto, que habitualmente se debe a un déficit del nivel de la enzima Diaminooxidasa (DAO) como explicamos en la noticia que con el título Aseguran que la migraña es de origen digestivo en la gran mayoría de los casos apareció en el nº 165. Sin olvidar que puede asimismo deberse a beber menos agua de la necesaria y a un déficit nutricional (son los casos del magnesio, el cobre y los aceites grasos esenciales omega-3). Terminamos indicando que en raras ocasiones se debe a bloqueos energéticos que pueden efectivamente tratarse con Acupuntura y, especialmente, con Terapia Neural. Ayudando asimismo en ocasiones la ingesta de melatonina cuando hay un grave desajuste en los horarios de sueño que agrava el problema.


Estimado Director: me gustaría decir a Fulgencio Gomez, que en una carta que publicaron ustedes en el nº 166 preguntaba dónde podía conseguir en España trigo que no dañe a los humanos, que hay una tienda en Vitoria que vende pan y harina de trigo de la variedad candeal no modificados genéticamente. Es de un productor que proporciona un análisis genético del trigo para demostrarlo. Su web es www.ecocandeal.es y en ella viene la dirección, el teléfono, la carta de panes, etc. Un saludo

Alex del Cura

Le agradecemos sinceramente la información que damos a conocer sin problema en la revista por su evidente interés para otros muchos lectores.


Apreciado Sr. Campoy: cuando mi marido tiene síntomas de resfriado añade al agua que bebe un poco de bicarbonato y le va muy bien; descubrió que desaparecía así hasta la comezón de invierno que padeció desde siempre y no resolvía a pesar de las innumerables cremas, pomadas y geles que le recetaron y usó durante años. La pregunta es pues si el bicarbonato puede tomarse regularmente sin consecuencias, aunque sea en pequeñas cantidades, ya que los picores le duran todo el invierno. Y de paso aconséjenme sobre cómo mejorar de forma natural la alopecia que padezco, fruto de un hipotiroidismo importante y que la medicina oficial me ha tratado con Complidermol, Aspolvit, Placentrix y otros productos similares sin ningún éxito. Gracias anticipadas por su amabilidad.

G. Barea

En su momento explicamos que basta echar en un litro de agua un poco de bicarbonato sódico- la puntita de una cucharilla pequeña- para alcalinizarla permitiendo ello ayudar a desacidificar el organismo además de ayudarle en la digestión. Y no hay problema en tomarlo en tan pequeña cantidad a lo largo del tiempo; siempre pues que no se ingiera en demasía para no provocar un posible desequilibrio de la bomba sodio-potasio. Por lo que se refiere a la alopecia hemos respondido a una pregunta similar hace apenas siete meses -salió en el nº 160- por lo que a ella nos remitimos ya que no podemos estar dando una y otra vez respuesta a las mismas preguntas.


Sr Director: hace años me operaron de varicocele pero se me han reproducido. También tengo varices en las piernas -alguna vena muy marcada con bolsas claras- y hemorroides. Además se me duermen porque no tengo buena circulación. Incluso de vez en cuando sufro en ellas dolor interno de difícil conciliación. El caso es que no logro mejorar con nada y poco a poco mi problema va empeorando. Hasta afecta a mi vida sexual, algo que a mi parecer debe estar relacionado aunque en la Fundación Puigvert me aseguren que una cosa no tiene nada que ver con la otra. ¿Hay alguna solución? Muchas gracias.

N. Texmari

Varicocele es el nombre que recibe en el caso de los varones la dilatación de las venas del cordón espermático que drena la sangre de los testículos y puede provocar atrofia testicular (y de ahí que se opere siendo la recidiva mucho más habitual de lo que se reconoce, normalmente porque no se ligaron bien las venas paralelas inguinales, colaterales retroperitoneales y colaterales transescrotales) y en el caso de las mujeres la dilatación de la vena ovárica dando ello lugar a varices uterinas, vaginales, vulvares, rectales o anales así como en las piernas. Achacándose en general el problema a que las válvulas de la zona están dañadas, a menudo porque las estructuras adyacentes las comprimen -es más habitual tras varios partos-, a alguna infección que haya inflamado largo tiempo la zona, a alguna intervención quirúrgica o a un tumor. La verdad es que se ignora. Hasta hace poco simplemente se operaban pero hoy lo más eficaz parece la embolización, procedimiento no quirúrgico por el que se introduce un pequeño catéter a través la región inguinal -basta anestesia local- que se lleva por las venas gonadales -ováricas- hasta el varicocele y se colocan unos diminutos hilos de aleación metálica que bloquean el flujo sanguíneo para disminuir la presión de las venas dilatadas; en poco más de una hora. Y por supuesto que el varicocele puede afectar a la función sexual. ¿Alguna sugerencia? La misma que ante cualquier dolencia física: equilibrar el organismo y hacer lo que hemos recomendado en respuestas anteriores para otras patologías. Y algo importante: evite la ropa que comprima la zona. Dicho esto añadiremos que una de las Sales de Schuller, la Calcium fluoratum, Calcarea fluorica o Fluoruro de calcio, ayuda en estos casos porque actúa como regulador del grado de tensión de los tejidos de forma que los ablanda si están endurecidos -como en el caso de las cicatrices- o los reafirma si están laxos -como ocurre con las varices y las hemorroides-; está pues indicada en casos de pérdida de elasticidad de los vasos sanguíneos. Y hay algunas plantas igualmente indicadas: el Naranjo amargo y el Limonero (Citrus aurantium y Citrus limonum) -son ricos en flavonoides de acción protectora capilar y venotónica-, el Ginkgo Biloba -es vasoprotector-capilarotropo, venotónico y vasodilatador arterial-, el Castaño de Indias -tonifica las paredes venosas además de ser antiinflamatorio-, el Hamamelis -estimula la circulación venosa-, el Meliloto -activa la circulación venosa, fluidifica la sangre y estimula la circulación linfática-, el Ruscus -mejora la circulación venosa y fortalece las paredes de los capilares- y la Vid roja (Vitis vinifera) -desinfectante urinario además de vasodilatadora.


Estas cartas aparecen en
168
Febrero 2014
Ver número