CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 177 / DICIEMBRE / 2014

Sr. Director: el Consejo Superior de Deportes -evidentemente amparado por el ministerio correspondiente- está avalando a Novartis -empresa farmacéutica privada- en su campaña Ejercicio por un tubo, aplicación que dicen está dirigida a quienes practican deporte y participan en competiciones (correr, ciclismo o triatlón, etc.) e incluye consejos de calentamiento, estiramientos y nutrición deportiva. Es decir, con el dinero de todos los españoles se apoya a una empresa privada. Y es igual que sea el estado el que aporte el dinero de la campaña o la multinacional farmacéutica: tal apoyo es éticamente reprobable. ¿Por qué los representantes del estado apoyan la publicidad de una empresa privada? ¿Qué pactos o intereses personales o comerciales hay detrás? Para cualquier fisioterapeuta, osteópata, masajista o quiropráctico la documentación que se les ha enviado es un insulto. Es como si a un licenciado en Medicina le hacen llegar la cartilla que utilizó para aprender a leer. La citada documentación no aporta nada nuevo, no aumenta los conocimientos de ningún profesional y se puede encontrar en cualquier libro dedicado al tema; por tanto es un gasto innecesario de difícil justificación. Gasto que se triplicará ya que anuncian tres entregas. Les envío escaneada la documentación que me ha llegado a mí. En fin, creo que sería interesante realizar una investigación periodística a fondo para saber qué hay detrás todo esto, especialmente tratándose de una empresa que fue una de las primeras en comercializar las inútiles vacunas para la gripe A. Un saludo.

Angel Reija Martín

Los acuerdos «discretos» entre las multinacionales farmacéuticas y personajes influyentes de la Administración son vox populi desde hace décadas. Es más, ya en su día explicamos que financian discretamente a casi todos los partidos políticos; nos lo confesó hace años un diputado de Izquierda Unida-Los Verdes mientras almorzábamos con él en el comedor del Congreso de los Diputados. Es más, el estado paga a las farmacéuticas tal burrada de dinero cada año por sus inútiles fármacos que no entendemos cómo la ciudadanía no ha montado ya en cólera ante tamaño despilfarro. De hecho habría que investigar judicialmente todo ello pero nadie quiere dar el primer paso porque casi todos están «pringados».


Sr. Director: en enero pasado me operaron de una esfinterotomía debido a una fisura anal y estuve poniéndome una pomada llamada Rectogesic que no me hizo efecto. Tras varios meses medicado con la medicina convencional acudí a la naturista -precisamente al Dr. Navarro sobre el cual publicaron ustedes hace poco un reportaje- pero también sin resultado. El caso es que hace poco me han diagnosticado que lo que tengo es un DACI (dolor anal crónico idiopático) o un Síndrome del Periné Descendente puesto que cuando más me duele la zona anal es cuando hago de vientre. Estoy ya un tanto desesperado con la situación puesto que he perdido mucha calidad de vida. Tengo 56 años y hasta ahora no había tenido problemas serios de salud. ¿Pueden darme algún consejo para este problema? Mañana tengo cita para hacerme una sesión de Par Biomagnético y si esto no da resultado estaba pensando en acudir a la Medicina Ortomolecular o a la Acupuntura. Gracias de antemano y un cordial saludo.

Antonio Parra Molina

Hemos explicado muchas veces que no contestamos directamente las consultas que nos llegan y solo respondemos y publicamos aquellas que tienen interés general tras asesorarnos con alguno -o algunos- de los miembros de nuestro Consejo Asesor. Aclaración que hacemos dada la «premura («mañana tengo cita para…») que requiere su pregunta. Somos periodistas especializados en salud, no médicos; no tratamos pacientes. Dicho esto le diremos que un Dolor Anal Crónico Idiopático (DACI) significa exactamente lo que la expresión indica: que a usted le duele la zona del ano de forma constante sin que se sepa la causa (que eso significa idiopático: «de origen o causa desconocida«). Luego decir que eso es un «diagnóstico» resulta absurdo. Quien le dijo eso lo que le estaba explicando es que no tiene la más remota idea de lo que le pasa a usted y por tanto no sabe qué hacer para ayudarle. Por lo que al Síndrome del Periné Descendente se refiere se diagnostica así a la persona cuyo perineo -la zona que está entre el ano y los testículos o la vagina- sobresale -«desciende»- por debilidad de los músculos de la pelvis. Y médicamente solo se resuelve con una intervención quirúrgica o, previamente, intentando fortalecer los músculos pélvicos y el pubocoxígeo para lo cual se recomiendan los mismos ejercicios que desarrolló el doctor Arnold Kegel en 1940 para controlar la incontinencia urinaria. Como es prolijo de explicar le facilitamos un enlace en el que puede informarse de ello: http://es.wikipedia.org/wiki/Ejercicios_de_Kegel. Por nuestra parte le sugerimos que consuma algún suplemento con vitamina C, taurina, magnesio y coenzima Q10 así como silicio orgánico (en este último caso le sugerimos el Silicium G5 Siliplant).


Estimado Sr. Campoy: somos lectores habituales de la revista desde hace dos años así como de algunos de los libros que ha publicado y desde hace un tiempo estamos acudiendo a las llamadas “medicinas alternativas” para solucionar problemas de salud que, por fortuna, son pasajeros y habituales en el ser humano. Hemos probado así la Homeopatía, la Osteopatía, la Acupuntura y la Reflexoterapia encontrando en ellas solución para una sinusitis crónica, el lumbago, la ansiedad… Además somos cada vez más conscientes de la enorme importancia que la alimentación tiene en la salud y la vida. Educados en la cultura de la sobrealimentación y la ingesta de proteínas animales hemos tratado de adoptar nuevos hábitos alimenticios más acordes con la concienciación que estamos llevando a cabo: ya no tomamos productos lácteos, hemos eliminado de la dieta las carnes rojas y reducido de manera considerable las carnes blancas, compramos huevos de numeración 0, no solemos tomar pescado y cada vez comemos más arroz integral de cultivo ecológico acompañado de vegetales. En su momento leímos con interés su libro La dieta definitiva que durante un tiempo seguimos y tan buen resultado nos dio pero la cuestión es que usted, en un determinado momento, refleja en esa misma obra su preferencia por la dieta vegetariana así que quisiéramos preguntarle: ¿podría darnos algunas pautas para que nuestra dieta vegetariana fuera lo más completa posible? Verá, hemos leído libros y consultado en nuestra tienda de productos ecológicos, en nuestra herboristería y en internet pero en ocasiones encontramos informaciones contradictorias. Somos una familia que está empezando a conocer este mundo y realmente nos resulta complicado saber cómo hacer bien las cosas. Además en mi caso particular -acabo de cumplir 47 años- sufro anemia desde hace ya no sé cuánto tiempo; anemia que mejora tras tomar hierro (Tardyferon) unos meses pero que reaparece en cuanto dejo de tomarlo. Entiendo que comienza a ser una edad compleja. Mi marido, 10 años más joven que yo, goza de buena salud. Disfrutamos de una vida muy ajetreada pues ambos somos profesores en centros educativos y además tenemos una academia a la que dedicamos las fuerzas que aún nos quedan; en definitiva, apenas tenemos tiempo para otras cosas pero somos felices así porque disfrutamos con nuestro trabajo y por ello queremos estar activos, fuertes, vigorosos y con entusiasmo por lo que necesitamos alimentarnos bien. De ahí nuestras dudas. Gracias por adelantado.

Carmen Giral

La Dieta Definitiva tiene como objetivo principal hacer adelgazar rápidamente sin pasar hambre y sin hacer ejercicio; en suma, con muy poco esfuerzo. Además ayuda a resolver muchas patologías. Pero tiene sentido seguirla durante unos meses (depende de lo que se necesite perder); luego, tras hacer brevemente la fase de mantenimiento, hay que volver a alimentarse de forma «normal». De hecho en el libro se dice textualmente lo siguiente al hablar de la carne: «Deberíamos ser ovolacteovegetarianos. La carne de todo animal muerto comienza de inmediato –en mayor o menor grado, en función del tiempo que transcurra desde su muerte– a descomponerse. Y contiene toxinas que nuestro organismo debe luego eliminar. En cualquier caso soy consciente de que mucha gente está dispuesta a adelgazar pero no a hacerse vegetariana. Y de ahí que se incluya ese alimento en la dieta». Está comprobado que un régimen rico en carne favorece la flora de putrefacción mientras un régimen rico en vegetales induce la proliferación de una flora de fermentación. Es más, la proteína animal puede terminar agrediendo la mucosa del intestino delgado provocando a través de la destrucción o deterioro de los enterocitos hiperpermeabilidad intestinal y la filtración de residuos de origen alimentario y bacteriano a la circulación general. Residuos que cuando sobrepasan la capacidad de eliminación de los emuntorios –aparato digestivo, riñones, hígado y piel principalmente– se acumulan ensuciando el espacio intersticial. En suma, lo ideal es consumir frutas crudas -solo en ayunas, de forma moderada y nunca en forma de zumo-, verduras y hortalizas crudas y ecológicas (sin pesticidas), arroz integral, legumbres (de forma moderada), pescados pequeños (los grandes contienen hoy demasiado mercurio) y libres de anisakis, cereales integrales, frutos secos (sin tostar y solo de forma moderada), setas y algas. Y como condimentos aceites de primera presión en frío -de oliva virgen extra, de lino, de coco, de nuez o de comino negro-, especias -las que se quiera pero especialmente cúrcuma, curry, jengibre, canela, cayena (guindilla), pimentón, rúcula, comino negro y azafrán-, pimienta, ajo, limón, perejil y finas hierbas (nada de sal y vinagre). Por lo que a los endulzantes se refiere no se debería tomar ni sacarina, ni sucralosa, ni aspartamo, ni ciclamatos; solo productos elaborados con stevia o xilitol. Bebiendo solo agua de grifo -en caso de ser de buena calidad-, agua mineral de muy baja mineralización, agua destilada y luego dinamizada, horchata de chufa -de forma moderada- e infusiones (ninguna bebida más). Consumiendo todo fresco -nada de conservas- y crudo -o bien ligeramente hecho a la plancha o asado- y de temporada. No preparando jamás ningún alimento a más de 80º para no desnaturalizarlo. Añadiremos que pueden ser aceptables la leche y los derivados lácteos de cabra y oveja pero no los de vaca. En cuanto a su anemia intente resolverla ingiriendo de forma habitual alimentos ricos en hierro como almejas crudas, hígado de cerdo, frutos secos, legumbres, cereales integrales, espárragos, patatas, col, perejil, harina de maíz, yemas de huevo, ostras, cerezas y peras. Y por supuesto -porque provocan su déficit- no abusar -o mejor dejar de ingerir hasta resolver el problema- azúcar, harinas refinadas, té, café, bebidas alcohólicas y grasas saturadas. En cuanto a los déficits de vitaminas y minerales que se dice puede llegar a tener una persona vegetariana le diremos que tal posibilidad se reduce a dos: la vitamina D -que se obtiene tomando el sol y solo sería preciso ingerir en caso de vivir en un lugar sin él (bastan 15 minutos diarios)- y la vitamina B12 que, por cierto, agota en el organismo la ingesta de alcohol y tabaco y numerosos fármacos (como los anticonceptivos, los reductores del colesterol, los anticonvulsivos, los utilizados para favorecer el sueño…).


Sr. Director: en el nº 175 les escribió un lector llamado Ernesto Carvajal que mostraba su extrañeza ante el hecho de que en el artículo que sobre la esclerosis múltiple publicó usted en dos partes -números 172 y 173- no se citara un producto natural tan útil como la melena de león. Explicando usted en su respuesta las muchas propiedades que se le reconocen a este hongo pero añadiendo que la de la regenerar la mielina se había constatado solo in vitro y por eso no la incluyó. Pues bien, a mí se me diagnosticó esclerosis múltiple hace 36 años y nada de lo que hice o tomé me procuró bien alguno -más bien al contrario- hasta tomar ese hongo -que por cierto me recetó el Dr. Javier Aizpiri– con el que he logrado una mejoría importante. Bueno, debo decir que tomé simultáneamente MMS (dióxido de cloro). Os lo cuento por si os parece importante y por si le sirve de informacion a otras personas con la misma enfermedad.

Raúl Díaz Prendes
(Gijón)

Las propiedades de la melena de león (Hericium Erinaceus) están ampliamente constatadas como ya dijimos, especialmente como regulador de los niveles de lípidos en sangre y reductor del exceso de glucosa así como su utilidad en los cánceres de esófago y estómago. Es más, se sabe que en animales estimula las células nerviosas mejorando su capacidad cognitiva. Y ya in vitro que estimula el factor de crecimiento nervioso -con células de astrocitoma- y que ayuda em la formación de mielina. Esto último -básico en el caso de la patología que nos ocupa- lo comprobó un equipo coordinado por E. V. Kolotushkina en un trabajo titulado The influence of Hericium erinaceus extract on myelination process in vitro (Influencia in vitro del extracto de Hericium Erinaceus en el proceso de mielinización) publicado en PubMed (Medline) en 2003. Por lo que se refiere a su mejoría nos congratula sinceramente pero usted mismo ignora si el efecto positivo se ha debido a la melena de león o al MMS que ha ingerido conjuntamente. Un producto éste al que hemos dedicado dos extensos artículos; uno publicado en el nº 130 con el titulo El MMS o Solución Mineral Milagrosa y otro en el nº 152 titulado ¿Ayuda el MMS a recuperar niños autistas? Textos en los que dimos a conocer que el MMS no es sino clorito sódico diluido al 28% que al mezclarse con un ácido débil -como el ácido cítrico, el limón o el vinagre- se transforma en dióxido de cloro (CLO2), gas que si se ingiere diluido -en agua o zumo- provoca un potente efecto desinfectante que según Jim Humble elimina todo agente patógeno anaeróbico que vive en terreno ácido sin afectar ni a las bacterias benéficas ni a las células sanas. Y como el dióxido de cloro sólo acaba con los microorganismos cuyo pH es inferior a 7 ello implica en principio que, siendo inocuo, es eficaz para resolver todas las patologías de origen parasitario, bacteriano, vírico o fúngico además del cáncer. Luego al menos en su caso la causa de su esclerosis múltiple podría ser infecciosa.


Sr. Campoy: tengo hepatitis C desde hace 40 años -me la contagiaron en una transfusión sanguínea con motivo de una operación de amígdalas- y veo que hace tiempo publicaron un artículo sobre esta enfermedad pero supongo que desde entonces habrá habido novedades y de ahí mi interés. ¿Hay algo hoy que pueda ayudarme? Muchas gracias. Y sigan con la revista: es fantástica.

Francoise Vicent
(Gerona)

Existen varias formas eficaces de tratar la hepatitis C… y todas las demás patologías infecciosas. La primera es la ozonoterapia endovenosa directa, la segunda inyectar vitamina C en la cantidad adecuada y lentamente mediante goteo, la tercera ingerir MMS -producto del que hemos hablado en una respuesta precedente-, la cuarta ingerir plata coloidal, la quinta someterse a un MORA para eliminarlo por biorresonancia y la sexta usar el Par Biomagnético. Siendo útiles asimismo como tratamientos complementarios la ingesta de ácido cítrico, el extracto de semilla de pomelo, el Viusid (Catalisys) y un producto de Microinmunoterapia conocido como 2LCH. De todas estas posibilidades hemos hablado ampliamente en la revista.


Estimado Sr. Campoy: tengo osteoporosis y leyendo La Dieta Definitiva comprobé que en ella no se aconseja compensar posibles desequilibrios nutricionales mediante la ingesta de suplementos sino ingiriendo Plasma de Quinton. El caso es que lo compré y me disponía a tomarlo cuando vi que en una de las cartas de la revista se aconseja a una lectora con mi mismo problema el consumo de algunos preparados minerales y vitamínicos lo que me ha dejado muy desorientada. Le escribo porque supongo que habrá una explicación lógica que a mí se me escapa. Atentamente,

Ángela Facal
Perillo-Oleiros (La Coruña)

Ante todo recuérdese que la osteoporosis no la produce normalmente una insuficiente ingesta de calcio sino su utilización por el organismo para equilibrar el pH cuando hay excesiva acidificación al ser el mineral alcalino más abundante en nuestro interior. De ahí que consumir leche y sus derivados sea un tremendo error ya que su consumo acidifica el organismo y es pues más bien causa de osteoporosis. Como se explica en el libro que está usted leyendo si consumir más calcio fuera la solución no sería en los países donde más calcio se consume donde mayor número casos de osteoporosis hay. Lo que contribuye a la pérdida de calcio es la falta de actividad física, las grasas saturadas, el exceso de proteínas, el tabaco, el café, el alcohol, la sal, el azúcar, los productos refinados, todos los alimentos dulces o azucarados (pasteles, helados, bollería, etc.)… y los fármacos. Y el déficit de un mineral muy distinto: el manganeso. Y lo que el libro dice al respecto -lo citamos textualmente- es esto: «En cuanto a la posibilidad de compensar los desequilibrios de minerales en el cuerpo mediante la ingesta de preparados no se lo aconsejo. Eso debe controlarlo un profesional cualificado –y no son muchos los que realmente saben– porque el riesgo de crear un problema intentando arreglar otro es grande. Salvo que tome usted el conocido Plasma de Quinton –que no es sino agua de mar purificada– único producto natural que contiene todos los minerales en la misma proporción que nuestro organismo». Es decir, no se aconseja la ingesta de suplementos para equilibrar posibles desequilibrios minerales salvo que el lector se ponga en manos de un experto en Nutrición Ortomolecular. No hay pues contradicción; nosotros damos a conocer en esta sección muchas sustancias cuya ingesta puede ser beneficiosa para problemas concretos de salud pero, salvo excepciones justificadas, no indicamos ni las dosis ni el tiempo que debe seguirse un posible tratamiento. Eso debe pautarlo un profesional cualificado de forma individualizada y personalizada.


Sr. Director: les felicito sinceramente por sus artículos sobre el ébola; una vez más han dado una lección de periodismo. Dicho esto les agradeceré me digan si pueden facilitarme la forma de contactar en Galicia con el Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo y si hay alguien también en Madrid ya que tengo allí un amigo interesado en someterse a Ozonoterapia. Un abrazo y adelante con su magnífica labor.

Carlos Teixeira
(Lugo)

El Dr. Pérez Olmedo tiene su consulta en Pontevedra y puede usted localizarle en el 986 10 10 76. Y en Madrid su amigo puede acudir a la consulta de la Dra. Marta Donato cuyo número es el 91 501 85 19.


Estas cartas aparecen en
177
Diciembre 2014
Ver número